×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
 

LIBRO (2010)

SHALOM AUSLANDER Lamentaciones de un prepucio

Blackie Books

Shalom Auslander (Monsey, Nueva York, 1970), como él mismo reconoce en las páginas de este magnífico, irreverente y desternillante libro –y muy a su pesar–, cree en Dios. Aunque se trate de un dios caprichoso, cruel, vanidoso, rencoroso y cabrón. Precisamente de esta fe ciega nace su principal y recurrente obsesión: se siente observado por esa deidad omnipresente y metomentodo. Y del drama que supone la revelación de que el dios venerado en el que nuestro protagonista deposita toda su fe podría no ser tan bueno como lo han pintado a través de los siglos, nuestro hombre extrae la lectura más risible y ácida posible. Por ello, su actitud, desde una perspectiva filosófica y pese a su tono entre cómico y confesional, es más drástica que la de otros disidentes del pensamiento religioso (de Jean Meslier al indispensable Michel Onfray). Porque Auslander planta cara a algo que considera de probada existencia.

Como un Woody Allen punk o un Philip Roth radical, en “Lamentaciones de un prepucio” (“Foreskin's Lament. A Memoir”, 2007) este neoyorquino repasa con sorna sus años de infancia y adolescencia, marcados por la lucha entre la obsesión religiosa y el impulso de rebelarse contra ese dios que prohíbe las delicias de la comida no kosher, la masturbación o fumar marihuana a cambio de una vida marcada por la represión y el culto ciego a la religión. Así, el humor en estas lamentaciones nace del sufrido desastre espiritual de su autor, logrando un discurso que, huyendo de los lugares comunes, se mueve entre las memorias confesionales y el (falso) libro de autoayuda con un resultado sorprendente y, repito, desternillante.

Auslander es judío a su pesar y para regocijo de todos los lectores que, como quien suscribe, aprecian el trabajo de aquellos que ven en lo más sagrado un material de primera para la carcajada sin complejos. Un libro más que recomendable que supondrá una muy agradable sorpresa para ateos y creyentes con sentido del humor. Y es que, sin duda, una cosa tan divertida tiene que ser pecado.

Etiquetas: 2010
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
FÉLIX ROMEO, Amarillo

LIBRO (2008)

FÉLIX ROMEO

Amarillo

Por Jesús Llorente
TOM PERROTTA, La señora Fletcher
Por Juan Manuel Freire
GEORGE PLIMPTON, El hombre que estuvo allí
Por David Morán
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
JUNOT DÍAZ, Así es como la pierdes
Por David Morán
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
DAVID VANN, Acuario

LIBRO (2016)

DAVID VANN

Acuario

Por Oriol Rodríguez
JAVIER VALDEZ CÁRDENAS, Malayerba. La vida bajo el narco
Por Juan Cervera
J. R. MOEHRINGER, El bar de las grandes esperanzas
Por Gerardo Sanz
DON DeLILLO, Punto omega

LIBRO (2010)

DON DeLILLO

Punto omega

Por Juan Manuel Freire
TED LEWIS, Carter

LIBRO (2017)

TED LEWIS

Carter

Por Marcos Gendre
NICKOLAS BUTLER, El corazón de los hombres
Por Juan Manuel Freire
JAMES ELLROY, Perfidia

LIBRO (2015)

JAMES ELLROY

Perfidia

Por David Morán
WELLS TOWER, Todo arrasado, todo quemado
Por Juan Manuel Freire
CARLOS ZANÓN, Taxi

LIBRO (2017)

CARLOS ZANÓN

Taxi

Por David Morán
CARLOS ZANÓN, Yo fui Johnny Thunders
Por Kiko Amat
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
Arriba