USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
STEWART HOME, Memphis Underground
 

LIBRO (2012)

STEWART HOME Memphis Underground

Alpha Decay

En las historias de Stewart Home (1962) todo parece de lo más normal, incluso anodino, hasta que a uno le da por fotocopiar su falo en todas las hojas en blanco que quedaban en la oficina; otra funde el timbre de casa de su novio y grita en loop durante dos páginas su nombre, y el de más allá monta un club de intercambio de parejas para poder pagar las cantidades industriales de cocaína que consume.

Queda claro que este libro puede herir sensibilidades. Home, pesadilla del establishment literario encarnado en Martin Amis y Salman Rushdie –“escriben mal”, dice sin despeinarse–, ridiculiza esa intelectualidad desde dentro. Plagia su estilo, se pone a la altura y de repente, ¡pam!, lo tergiversa para demostrar que si quiere ser sesudo, él también puede, pero no, no quiere ser un plasta.

El protagonista de esta nueva entrega salvaje llamada “Memphis Underground” (2007; en España, 2012) es John Johnson, un bibliotecario freelance que tiene que hacerse pasar por un artista becado, pero odia lo burgués. Igual que el autor, pertenece a la clase trabajadora, y a mucha honra. Home, ex punk y con un currículo laboral de secano, encontró en la escritura su mejor empleo, para suerte nuestra.

En cada una de las píldoras de este artefacto antiliterario, Home coge al lector de los pelos y lo arrastra a lo hondo de una realidad descarnada en la que casi nadie hace pie, y donde la música es el único salvavidas. Mucho northern soul y jazz con espíritu rhythm’n’blues, como el álbum “Memphis Underground” (1969) de Herbie Mann, del que Home coge prestado el título y a cambio pone letra con esta bomba literaria, la número doce en su bibliografía. “Acelerados al máximo. Punk Rock y teoría del género”, editado en 1995 y publicado el año pasado en España por Libertos, es otra explosión a tener en cuenta.

Home, enfant terrible más británico que el té de las cinco, con cara de no haber roto un plato, voz susurrante y de escritura felizmente obscena, os revolverá las tripas. Descarado, extremo y pornográfico, boicoteado por todo esto en Rusia. Leedlo por vuestra cuenta y riesgo. Pero leedlo.

JIM HARRISON, Dalva

LIBRO (2018)

JIM HARRISON

Dalva

Por David Morán
CLARENCE COOPER JR., La Escena
Por David Morán
DENNIS LEHANE, Ese mundo desaparecido
Por Juan Manuel Freire
EDUARD LIMÓNOV, El libro de las aguas
Por David Morán
JAMES ELLROY, Perfidia

LIBRO (2015)

JAMES ELLROY

Perfidia

Por David Morán
PETER KALDHEIM, El viento idiota
Por Juan Cervera
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 1
Por Juan Cervera
HARRY CREWS, El cantante de gospel
Por David Morán
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
CRISTINA MORALES, Lectura fácil
Por David Morán
MATTHEW WEINER, Absolutamente Heather
Por Quim Casas
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
BEN LERNER, 10:04

LIBRO (2015)

BEN LERNER

10:04

Por Juan Manuel Freire
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
KIKO AMAT, Antes del huracán
Por David Morán
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
Por Eduardo Guillot
MARIANA ENRIQUEZ, Los peligros de fumar en la cama
Por Juan Cervera
COLSON WHITEHEAD, El ferrocarril subterráneo
Por David Morán
Arriba