USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
TED LEWIS, La ley de Carter
 

LIBRO (2018)

TED LEWIS La ley de Carter

Sajalín

El impacto generado por “Carter” (1970) y su subsiguiente película –“Asesino implacable” (Mike Hodges, 1971)– tuvo mucho que ver en la decisión de Ted Lewis (1940-1982) a la hora de escribir las andanzas pasadas de su personaje más icónico en “La ley de Carter” (“Jack Carter’s Law”, 1974; Sajalín, 2018). De nuevo, la descripción, tan fotográfica, discurre a través de la mirada de Jack. Casi se puede oler la mezcla de humo y decadencia de los clubes del Soho donde va fluyendo la acción. La prosa es taquicárdica, afilada. Los diálogos se clavan como cuchillos, pero aún más los pensamientos de Jack, expresados en voz en off, que nos transportan por los estertores del Swinging London. Pero, al igual que el Nueva York de Hubert Selby Jr., Londres es desposeída de todo encanto o muestra de afecto. Todo rastro de alegría es fumigado por un crisol de personajes secundarios, grotescos pero creíbles, que hace tiempo han traspasado el límite de su propia humanidad.

De Peter el Holandés a la orgullosa madre de Charlie, los impulsos vitales se ciñen a un profundo desprecio por todo acto moral que se precie. Incluso el Jack de esta ocasión es más violento que nunca. Su agresividad roza la autoparodia, aunque sin llegar jamás a traspasarla. Sus desventuras a la caza de Jimmy Swann van adquiriendo dinámicas cada vez más siniestras con el paso de los capítulos. Jack está abocado a una situación sin salida. La corrupción policial y los movimientos inesperados de la mafia guionizan sus actos, cada vez más desesperados.

El marco dispuesto ya no necesita de planos dedicados al kitchen sink drama. Esto es la hipérbole del noir británico. Un novelón de tacto crudo y pulso frenético. Definitivamente, pocas precuelas están tan justificadas como la aquí presente.

COLSON WHITEHEAD, El ferrocarril subterráneo
Por David Morán
CARL FRODE TILLER, Cerco

LIBRO (2016)

CARL FRODE TILLER

Cerco

Por Oriol Rodríguez
ALEKSANDR CHUDAKOV, El abuelo
Por Juan Cervera
WELLS TOWER, Todo arrasado, todo quemado
Por Juan Manuel Freire
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 1
Por Juan Cervera
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 2
Por David Morán
DON WINSLOW, El poder del perro
Por Juan Cervera
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
ZADIE SMITH, Tiempos de swing
Por David Morán
WILLIAM FINNEGAN, Años salvajes
Por David Morán
JONATHAN FRANZEN, Libertad

LIBRO (2011)

JONATHAN FRANZEN

Libertad

Por Ruben Pujol
KATE TEMPEST, Cuando la vida te da un martillo
Por David Morán
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
MICHEL HOUELLEBECQ, El mapa y el territorio
Por Eduardo Guillot
CORMAC McCARTHY, La carretera
Por Miguel Martínez
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
SIMON ROY, Mi vida en rojo Kubrick
Por Álvaro García Montoliu
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
PAUL AUSTER, 4 3 2 1

LIBRO (2017)

PAUL AUSTER

4 3 2 1

Por David Morán
Arriba