×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Veep, La política como numerito

En un papel, tras demasiado tiempo, a la altura de su talento, Julia Louis-Dreyfus (Elaine en “Seinfeld”) encarna a la neurótica vicepresidenta Selina Meyer, que no es exactamente Sarah Palin.

 
 

SERIE TV (2012)

Veep La política como numerito

Mensajes equivocados, discursos famélicos, un presidente que nunca llama: la política vicepresidencial no es tarea fácil. Pero Armando Iannucci (“The Thick Of It”, “In The Loop”) prefierió el tono de comedia screwball al de sátira oscura en esta absurda y crítica sitcom. Juan Manuel Freire informó aquí sobre la primera temporada de “Veep” (HBO; 2012).

Desde hace más de dos décadas, Armando Iannucci ejerce desde púlpitos mediáticos, televisivos o cinematográficos como un fiero observador de la sociedad británica; y por extensión, de la absurda condición humana que todos compartimos. Como diría otro misántropo ejemplar, David Sedaris, “por mucho que digamos, lo único que nos distingue de verdad son las huellas dactilares”.

Iannucci ha salvado vidas (relativizando su significado) desde los periódicos –recomiendo “The Audacity Of Hype” (2009), serie de digresiones extraídas de ‘The Daily Telegraph’ y ‘The Observer’–, la radio (“On The Hour”) y, sobre todo, la televisión: en su currículo-milagro figuran genialidades como “The Day Today” (1994), noticiario paródico adaptación de “On The Hour”, las diversas sagas del presentador imaginario Alan Partridge o la serie que cimentó definitivamente su reputación como azote de la estupidez, “The Thick Of It” (2005-2009), comedia oscura y cáustica con el pulmón político de Whitehall como paisaje.

Los norteamericanos quisieron llevarse la serie y a su héroe, el gran artista del insulto Malcolm Tucker, al otro lado del charco. El piloto de ABC resultó ser un fiasco –poco insulto, poca improvisación, dijo Iannucci en las entrevistas–, pero al menos la experiencia sirvió para que nuestro hombre escribiera y codirigiera el largometraje “In The Loop” (2009), en esencia, una historia sobre un grupo de británicos que viaja a Estados Unidos y queda decepcionado por la incompetencia reinante.

Como aquella, “Veep”, su primera experiencia feliz en Estados Unidos, de la mano de HBO, es ante todo una diatriba hilarante sobre la política y el lenguaje. Pero no es “The Thick Of It” en Washington. Iannucci ha preferido, de forma inteligente, renovar un poco su estilo y acercarse a los modos de su industria de adopción en una propuesta poco o nada redundante. No hay un equivalente de Malcolm Tucker. Es otra historia: una exploración menos feroz, pero igualmente inteligente, de la figura vicepresidencial, esa entidad poderosa pero menos que manda solo de aquella manera.

 

En “Veep”, donde reina el caos y la estrella verdadera es el lenguaje, se hace sorna de los procesos y los comportamientos de la política con un reparto que se acerca a un “who's who” del humor estadounidense.

 

En un papel, tras demasiado tiempo, a la altura de su talento, Julia Louis-Dreyfus (Elaine en “Seinfeld”) encarna a la neurótica vicepresidenta Selina Meyer, que no es exactamente Sarah Palin, como tampoco Joe Biden. Simplemente, una mujer capacitada pero complicada que, además, debe enfrentarse a un ambiente laboral cruzado de protocolos ridículos y profesionales de dudosa eficacia. Menos sátira política afilada que brillante screwball comedy, “Veep” hace sorna de los procesos y los comportamientos de la política, igual que “Seinfeld” arremetía dulcemente contra las imposiciones categóricas de la cotidianidad. Selina Meyer espera, en vano, cualquier llamada de más arriba –“¿Ha llamado el Presidente” es la broma recurrente por excelencia– mientras se desespera lidiando con una agenda letal y un equipo de asesores siempre en fase de derrape: la jefa de gabinete Amy (una sorprendente Anna Chlumsky), el portavoz Mike (Matt Walsh, un icono de la comedia yanqui, fundador de Upright Citizens Brigade), el ayudante Gary (Tony Hale, “Buster” en “Arrested Development”)…

Como puede verse, el reparto se acerca a un who's who del humor estadounidense, pero en realidad la estrella verdadera de “Veep” es otra: el lenguaje. Iannucci aún apoya la improvisación, pero los guiones de esta serie son, en esencia, una sucesión sublime de filigranas verbales marca de la casa, construcciones a menudo profanas de poder absoluto (por echar un piropo de aire político). Si me apuran, diré que “Veep”, como las películas de Tarantino, habla del lenguaje, sobre todo. Hay un momento clave en que Selina se encuentra con un discurso tan censurado que se ha quedado en casi nada. “Esto es todo el discurso, OK. ¿Qué queda aquí? Tengo ‘hola’ y tengo... preposiciones”. Y hasta vemos crearse nuevos idiomas: “Hablo bastardo con fluidez, es uno de mis idiomas”, dice la VP.

Por algún extraño motivo, esta serie histéricamente genial no se ha hecho con el favor masivo ni de crítica ni de público, y desde aquí uno se lamenta y lo seguirá haciendo hasta que todo el mundo la empiece a ver. Es fácil de disfrutar, créanme. El mundo de “Veep” puede parecer lejano, aunque en realidad está muy cerca: a ver quién no ha estado alguna vez en un lugar de trabajo donde reina el caos pero al final del día no se ha conseguido demasiado.

Publicado en la web de Rockdelux el 5/7/2012
Girls, Algunas chicas de hoy en día
Por Juan Manuel Freire
Muerte en León, Donde nunca pasa nada
Por Álvaro García Montoliu
Homeland, Brody, Mathison y el post 11-S
Por Juan Manuel Freire
True Detective, Un modelo a seguir
Por Juan Manuel Freire
Mildred Pierce, Toda una mujer

SERIE TV (2011)

Mildred Pierce

Toda una mujer

Por Joan Pons
The Leftovers, Lo que queda de la vida
Por Juan Manuel Freire
Masters Of Sex, Ciencia entre sábanas
Por Susana Funes
Boardwalk Empire, Deseos humanos
Por Juan Manuel Freire
Treme, Let The Good Times Roll

SERIE TV (2012)

Treme

Let The Good Times Roll

Por Miquel Botella
Bron/Broen (El puente), Intersecciones
Por Juan Manuel Freire
Fargo, Violencia y absurdo en tierra nevada
Por Quim Casas
Mad Men, Colores diluidos (T1, T2)
Por Joan Pons
Boardwalk Empire, La sangre llama a la sangre
Por Quim Casas
Olive Kitteridge, Crosby, Maine
Por Juan Manuel Freire
Orange Is The New Black, La revolución naranja
Por Montse Virgili
The Night Of, En el sitio equivocado
Por Álvaro García Montoliu
Breaking Bad, The one who knocks
Por Daniel P. García
The Americans, Paranoia soviética entre latas de Coca-Cola
Por Montse Virgili
The Wire, Tribulaciones de una ciudad posindustrial
Por Joan Pons
Boardwalk Empire, Gánster, gánster
Por Montse Virgili
Utopía, Violencia Plastidecor

SERIE TV (2013)

Utopía

Violencia Plastidecor

Por Montse Virgili
Treme, Ciudad herida (T1, T2)

SERIE TV (2011)

Treme

Ciudad herida (T1, T2)

Por Joan Pons
Arriba