USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
 

LIBRO (2010)

VICENÇ PAGÈS JORDÀ Los jugadores de whist

Juntando Palabras

Biel, protagonista ausente de esta melancólica pero radiante novela de Vicenç Pagès Jordà (Figueres, 1963), jibariza libros. Se trata de un poético intento de capturar en un concepto, a menudo una sola palabra, las ideas y sensaciones que le transmiten las lecturas de su adolescencia. Es precisamente a esa voluntad de síntesis a la que escapa “Los jugadores de whist”, una obra que, aunque se desarrolla en un escenario físico –el Empordà– y mental –cierta catalanitat de provincias en la línea del existencialismo de un Josep Pla posmoderno– concretos, posee un alcance universal y una ambición expansionista.

Desde un punto de vista argumental, la novela –publicada originalmente en catalán en 2009; la edición en castellano, con traducción a cargo de Flavia Company, neutraliza su riqueza dialectal, si bien incluye un prólogo del siempre incisivo Eloy Fernández Porta– alterna un relato de resonancias proustianas con un ágil retrato generacional que, sin sentimentalismos ni lugares comunes, conecta el paisaje de la adolescencia, definido como un juego libre de reglas inventadas, con el entorno hostil de la madurez, un juego impuesto cuyas normas se revelan crueles y absurdas.

En la prosa de Vicenç Pagès Jordà, los procesos representativos del paso a la edad adulta –el dolor apagado, la crisis de identidad y la aceptación de la propia decadencia– no están reñidos con la búsqueda de la belleza y el entusiasmo. Con las dosis precisas de una metaliteratura al servicio de la historia y no a la inversa –una estructura en espiral formada por una miscelánea de registros y voces y un name-dropping de referencias pop nada forzado–, “Los jugadores de whist” tiene todos los elementos necesarios para convertirse en un hito de nuestra narrativa reciente. Hasta tiene una muerte en extrañas circunstancias que ejerce de anclaje emotivo. Lo único que no ofrece esta novela es la posibilidad de ser jibarizada. Es demasiado compleja y, sin embargo, demasiado buena.

Etiquetas: 2010
HARRY CREWS, El cantante de gospel
Por David Morán
COLSON WHITEHEAD, El ferrocarril subterráneo
Por David Morán
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
TIM O'BRIEN, Persiguiendo a Cacciato
Por Marcos Gendre
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
ROBERTO BOLAÑO, 2666

LIBRO (2004)

ROBERTO BOLAÑO

2666

Por Sílvia Pons
OSAMU DAZAI, Indigno de ser humano
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
TED LEWIS, Carter

LIBRO (2017)

TED LEWIS

Carter

Por Marcos Gendre
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
MATTHEW WEINER, Absolutamente Heather
Por Quim Casas
NAM LE, El barco

LIBRO (2010)

NAM LE

El barco

Por David Morán
JONATHAN COE, El número 11
Por David Morán
NICK HORNBY, Juliet, desnuda
Por David Morán
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
W.G. SEBALD, Austerlitz

LIBRO (2002)

W.G. SEBALD

Austerlitz

Por Ferran Llauradó
OWEN JONES, Chavs: La demonización de la clase obrera
Por Víctor Lenore
TED LEWIS, La ley de Carter
Por Marcos Gendre
PETER KALDHEIM, El viento idiota
Por Juan Cervera
Arriba