USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
 

LIBRO (2010)

VICENÇ PAGÈS JORDÀ Los jugadores de whist

Juntando Palabras

Biel, protagonista ausente de esta melancólica pero radiante novela de Vicenç Pagès Jordà (Figueres, 1963), jibariza libros. Se trata de un poético intento de capturar en un concepto, a menudo una sola palabra, las ideas y sensaciones que le transmiten las lecturas de su adolescencia. Es precisamente a esa voluntad de síntesis a la que escapa “Los jugadores de whist”, una obra que, aunque se desarrolla en un escenario físico –el Empordà– y mental –cierta catalanitat de provincias en la línea del existencialismo de un Josep Pla posmoderno– concretos, posee un alcance universal y una ambición expansionista.

Desde un punto de vista argumental, la novela –publicada originalmente en catalán en 2009; la edición en castellano, con traducción a cargo de Flavia Company, neutraliza su riqueza dialectal, si bien incluye un prólogo del siempre incisivo Eloy Fernández Porta– alterna un relato de resonancias proustianas con un ágil retrato generacional que, sin sentimentalismos ni lugares comunes, conecta el paisaje de la adolescencia, definido como un juego libre de reglas inventadas, con el entorno hostil de la madurez, un juego impuesto cuyas normas se revelan crueles y absurdas.

En la prosa de Vicenç Pagès Jordà, los procesos representativos del paso a la edad adulta –el dolor apagado, la crisis de identidad y la aceptación de la propia decadencia– no están reñidos con la búsqueda de la belleza y el entusiasmo. Con las dosis precisas de una metaliteratura al servicio de la historia y no a la inversa –una estructura en espiral formada por una miscelánea de registros y voces y un name-dropping de referencias pop nada forzado–, “Los jugadores de whist” tiene todos los elementos necesarios para convertirse en un hito de nuestra narrativa reciente. Hasta tiene una muerte en extrañas circunstancias que ejerce de anclaje emotivo. Lo único que no ofrece esta novela es la posibilidad de ser jibarizada. Es demasiado compleja y, sin embargo, demasiado buena.

Etiquetas: 2010
SHALOM AUSLANDER, Lamentaciones de un prepucio
Por JuanP Holguera
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
JONATHAN FRANZEN, Libertad

LIBRO (2011)

JONATHAN FRANZEN

Libertad

Por Ruben Pujol
AMÉLIE NOTHOMB, Ordeno y mando
Por Juan Cervera
JUAN PABLO VILLALOBOS, No voy a pedirle a nadie que me crea
Por David Morán
DENNIS LEHANE, Ese mundo desaparecido
Por Juan Manuel Freire
DOMINICK DUNNE, Una temporada en el purgatorio
Por Juan Cervera
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
AMY HEMPEL, Cuentos completos
Por JuanP Holguera
JEFFREY EUGENIDES, La trama nupcial
Por Ruben Pujol
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
ALEKSANDR CHUDAKOV, El abuelo
Por Juan Cervera
HARRY CREWS, El cantante de gospel
Por David Morán
TOM PERROTTA, La señora Fletcher
Por Juan Manuel Freire
JIM HARRISON, Dalva

LIBRO (2018)

JIM HARRISON

Dalva

Por David Morán
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 3
Por David Morán
ZADIE SMITH, Tiempos de swing
Por David Morán
NACHO CARRETERO, Fariña

LIBRO (2015)

NACHO CARRETERO

Fariña

Por Oriol Rodríguez
JAMES ELLROY, Perfidia

LIBRO (2015)

JAMES ELLROY

Perfidia

Por David Morán
JORDI NOPCA, Vente a casa

LIBRO (2015)

JORDI NOPCA

Vente a casa

Por David Morán
HARRY CREWS, Cuerpo

LIBRO (2011)

HARRY CREWS

Cuerpo

Por Juan Cervera
Arriba