×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
VINCENT MOON, Un explorador con cámara

La nueva cara del realizador musical. Foto: Inma Varandela

 
 

ENTREVISTA (2010)

VINCENT MOON Un explorador con cámara

El adalid de La Blogothèque es un fotógrafo del sonido en movimiento que tasa la belleza en bruto de un grupo. Sin aderezo tecnoemocional ni flashes deslumbrantes. Grabaciones de campo, a tiempo real. En su objetivo, el guapo natural de una canción. Recuperamos esta entrevista de Abel González, quien habló con Vincent Moon a su paso por el In-Edit 2009.

Que Vincent Moon sea el realizador musical del momento, ¿significa que algunos artistas se han hartado de contraponer su música a la hiperimaginación más o menos arbitraria de la parte visual del clip? Su estilo viene a confirmar que la canción no necesita entrar por los ojos en colapso, exagerando, epatando, como en la publicidad. 

“Quería capturar imágenes y sonido y hacerlos interaccionar, y me di cuenta de que solo había intercambio posible si los trataba exactamente al mismo nivel, de igual a igual”

“Acabo de estar tres semanas seguidas en París y lo he pasado fatal. No suelo quedarme más de una semana en un mismo sitio. ¿Hablamos mientras paseamos? Lo prefiero”, suelta. Acaba de llegar a Barcelona para presentar el artefacto “R.E.M. This Is Not A Show” (2009), invitado por el festival In-Edit Beefeater, junto a Jeremiah (coautor del filme). Le da pereza hablar una vez más acerca de la cinta de R.E.M.: “Creo que solo gustará a los fans de la banda”, opina. Prefiere explicar otros proyectos: “Me gusta descubrir cosas nuevas porque el mundo está lleno de músicos ‘craaaazy’. Ya acabé mi película sobre el japonés Kazuki Tomokawa”. Se trata del documental “La faute des fleurs”. “Tomokawa es un cantautor increíble: aunque ha grabado decenas de discos, sigue siendo un músico de la calle. Su forma de vivir ha cambiado mi manera de ver muchas cosas. Y eso que no nos entendíamos hablando. Pero, bueno, pregúntame otras cosas, lo que quieras”. De acuerdo. Bajo un momento la marcha. “¿Por qué nos paramos? Caminemos, caminemos”. De acuerdo, de acuerdo. Le persigo por la calle con la grabadora, igual que él ha hecho con decenas de músicos.

Hace unos años que el parisino Mathieu Saura (es su nombre de verdad) vive en todas partes. Cuando no anda con la cámara al hombro, o acaba de llegar o se tiene que marchar. Desde que descubrió la vida nómada propia de una touring band siguiendo la gira de Arcade Fire, tiene la ropa en maletas y confía en unas pocas bases en casas de amigos. Quizá pasa más tiempo en Nueva York que en cualquier otro lugar, pero vive en constante desplazamiento, in motion, persiguiendo música para filmarla, allá donde ocurra. Su cámara es algo así como un cazamariposas y a él solo le falta el salacot. “Lo que en realidad me gusta es hacer de explorador”, confiesa. Explorador a lo Alan Lomax, se entiende.

Desde que R.E.M. y Arcade Fire quedaran prendados de su trabajo pionero con sus “Les concerts à emporter” para La Blogothèque (ya saben: una canción tomada a lo gonzo), le llueven propuestas de todas partes. Pero él sigue buscando. Su auténtico proyecto, actualizado, sería “rodar en absolutamente todos los países del mundo”, dice.

 
VINCENT MOON, Un explorador con cámara

De visita en Barcelona (Plaça Universitat). Foto: Inma Varandela

 

Cambio de tercio a la hora de filmar una canción: vuelta a lo básico. Desde Vincent Moon, la hegemonía del videoclip queda en entredicho. La obligación de ingeniarse un guión, de tener “ideas” audiovisuales a espaldas (o en armonía) con la canción, las artimañas habituales para vender un pedazo de música, eso no va con él. “Siempre me ha jodido ver videoclips –reconoce–. Noto una gran jerarquía que me molesta mucho en la que la canción manda porque ya estaba grabada antes y las imágenes deben acoplarse a algo que ya existía. Me parece un planteamiento injusto y aburrido”.

“De repente, llega una realidad con toneladas de posibilidades e impensable hace un tiempo. ¿Y qué hace la gente? Usarlo otra vez como una caja cuadriculada. Debería estar reventando jerarquías y lo estamos empleando igual que la tele de toda la vida. Terrible”

¿Cómo tratar entonces imagen y sonido como si estuviesen en el mismo rasero? Para empezar, haciéndolas ocurrir en el mismo momento, en el suelo y sin información previa de una disciplina sobre la otra. “Para mí era todo mucho más simple”, dice. “Quería capturar imágenes y sonido y hacerlos interaccionar, y me di cuenta de que solo había intercambio posible si los trataba exactamente al mismo nivel, de igual a igual”. Nada de trama, ideas visuales creadas a expensas del chispazo de ingenio o deberes hechos en casa. Nada de post-producción: solo algunos retoques de color y grano (ese blanco y negro con olor a trigo y nicotina) y una edición poco o nada marcada. “Sí, mi gusto concreto por el color y la textura de la imagen es algo personal, no tengo un porqué. Así me gustan mis imágenes. Me resulta imposible justificarlo”, confiesa. Qué distinto a la planificación de los Corbijn, Jonze, Gondry, Cunningham, etcétera. Vincent Moon captura música con la mirada. Él es quien se desplaza para entrar a formar parte del círculo compositivo. Apretar el interruptor dos veces: “rec” y “stop”, decidir dónde ubicar la cámara y buscar con ella. Seleccionar sobre la marcha: antes del montaje, eso es todo. “Es un juego de improvisación. Me obsesiona la improvisación. Siempre envidié la excitación del directo del músico. Me preguntaba cómo podría yo excitarme de esta manera filmando cine con mi cámara... Por eso me volqué en la idea del ‘one take-one shot’. Dependes cien por cien del momento. Tienes que contar una historia en una toma y no habrá otra oportunidad igual”.


La obra en curso de Vincent Moon se expande fundamentalmente en tres series. Aparte de los microconciertos para llevar, están sus Fiume Nights (un blog audiovisual) y la productora global Temporary Areas, una plataforma de nuevos realizadores que difunden su material a través de nuevas tecnologías. También atiende a encargos concretos si le gustan o le llevan muy lejos geográficamente. Es casi el filmmaker oficial del festival ATP y su penúltimo documental captura a músicos que encontró en Tanzania mientras perseguía inversiones de la Coca-Cola en el continente africano. Michael Stipe le encargó el clip de “Supernatural Superserious” y no acabó del todo satisfecho del resultado. “No se me da bien trabajar con demasiado dinero, ya ves“, bromea. “Prefiero ir a mi aire, descubriendo y difundiendo a gente excitante”.

¿Su herramienta imprescindible? Después de la cámara, internet. “Hasta ahora nos regíamos por la caja tonta. En la tele todo tiene que ser cuadriculado”, dice. “De repente, llega una realidad con toneladas de posibilidades e impensable hace un tiempo. ¿Y qué hace la gente? Usarlo otra vez como una caja cuadriculada. ¡Hey, tíos! Tenemos un nuevo formato y es... bueno, asusta solo de pensarlo. Debería estar reventando jerarquías y lo estamos empleando igual que la tele de toda la vida. Terrible”, se lamenta.

JULIEN TEMPLE, Un globo en el jardín con Joe Strummer
Por Ramón Ayala
LUIS LÓPEZ CARRASCO, Canciones para después de una transición
Por Gerard Casau
JONATHAN DEMME, Realismo musical

ENTREVISTA (2008)

JONATHAN DEMME



Por Ricardo Aldarondo y Quim Casas
OLIVIER ASSAYAS, La tristeza es de la juventud
Por Desirée de Fez
RODRIGO CORTÉS, Cómo encerrar la acción
Por Desirée de Fez
ABBAS KIAROSTAMI, El cineasta menguante
Por Àlex D'Averc
MIA HANSEN-LØVE, Alargar la noche hasta perder el sueño
Por Desirée de Fez
APICHATPONG WEERASETHAKUL, Partículas de polvo en un vaso de agua
Por Eulàlia Iglesias
MURRAY LERNER, Pionero a (re)descubrir
Por Eulàlia Iglesias
ISAKI LACUESTA, El camino difícil
Por Xavi Serra
SEAMUS MURPHY, Un fotógrafo en busca de preguntas
Por Llorenç Roviras
Arriba