USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
W.G. SEBALD, Austerlitz
 

LIBRO (2002)

W.G. SEBALD Austerlitz

Anagrama

La muerte prosaica y absurda de W.G. Sebald el 17 de diciembre de 2001 –se lo llevó un accidente de tráfico– no hizo más que ilustrar el pensamiento que subyace a su escritura: la idea de que bajo la fina tela que separa nuestra vida cotidiana (nuestro ser en el mundo) de la realidad profunda se esconde un terreno pantanoso y movedizo donde el horror, la aleatoriedad y, obviamente, la muerte se nos muestran con claridad cegadora como los verdaderos motores de la vida. Su empeño no sólo estuvo en describir la pulsión negativa del ser humano, sino en narrar la zozobra, la bilis negra y el desarraigo de quien anda (o mejor dicho, vaga) con los ojos destapados. La voz de “Austerlitz”, como la del resto de su obra, es la de un espectro crepuscular y melancólico, un ser desamparado que, a través de las epifanías, las premoniciones y la observación mágica de su entorno –nunca del amor, atención– busca reconstruir su pasado. Jacques Austerlitz, arrancado de Praga a los 5 años, es una víctima más del nazismo obligada a reencontrarse a sí misma.

“Austerlitz” constituye el último y más brillante eslabón de su narrativa a la deriva, guiada tan sólo por la razón meditabunda y el anclaje emocional de las fotografías en blanco y negro (que logran expresar lo que ni la frase más explícita podría) y dotada, en esta ocasión, de un nivel de concreción y depuración formal insólito. El estilo de Sebald –su magistral uso de las comas– es tan musical, hipnótico y envolvente que, sin comerlo ni beberlo, puedes llegar a leer sin leer páginas y páginas, para despertar luego en un punto muy lejano, sin saber qué ha ocurrido. Aun así, por primera vez Sebald consiguió expresar la ensoñación sin perder un ápice de tensión narrativa, convirtiendo la transmisión de la palabra de Austerlitz en un tour de force literario plagado de reflexiones arquitectónicas, cavilaciones psicogeográficas (¿por qué nadie le ha relacionado con el situacionismo?) y evocación histórica.

Aunque publicada originalmente en 2001, “Austerlitz” puede considerarse la última gran novela del siglo XX, quizá una de las mayores muestras de literatura finisecular que ha dado la humanidad. Parece que, por fin, alguien consiguió armonizar la libertad post-moderna con la verdad y el humanismo, superando de una vez por todas el “agotamiento” que nos diagnosticó John Barth y preparando el futuro. Alguien deberá contar su historia, la historia de W.G. Sebald.

Etiquetas: 2002
DENNIS LEHANE, Ese mundo desaparecido
Por Juan Manuel Freire
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 3
Por David Morán
EDWARD BUNKER, La fábrica de animales
Por Eduardo Guillot
DAVID VANN, Acuario

LIBRO (2016)

DAVID VANN

Acuario

Por Oriol Rodríguez
GEORGE PLIMPTON, El hombre que estuvo allí
Por David Morán
EDITH PEARLMAN, Visión binocular
Por David Morán
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
JONATHAN FRANZEN, Las correcciones
Por Sílvia Pons
ROBERTSON DAVIES, El quinto  en discordia
Por Gerardo Sanz
RICHARD BRAUTIGAN, Un general confederado de Big Sur
Por David Morán
EMMETT GROGAN, Ringolevio

LIBRO (2017)

EMMETT GROGAN

Ringolevio

Por Aïda Camprubí
JOE PERNICE, Esta canción me recuerda a mí
Por David Morán
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
JUAN PABLO VILLALOBOS, No voy a pedirle a nadie que me crea
Por David Morán
NACHO VEGAS, Reanudación de las hostilidades
Por Juan Cervera
SIMON ROY, Mi vida en rojo Kubrick
Por Álvaro García Montoliu
OWEN JONES, Chavs: La demonización de la clase obrera
Por Víctor Lenore
RICHARD YATES, Vía revolucionaria
Por Sílvia Pons
KIKO AMAT, Antes del huracán
Por David Morán
ALEKSANDR CHUDAKOV, El abuelo
Por Juan Cervera
PHILIP ROTH, La humillación
Por Juan Cervera
Arriba