USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
WELLS TOWER, Todo arrasado, todo quemado
 

LIBRO (2010)

WELLS TOWER Todo arrasado, todo quemado

Seix Barral

Aunque no son pocos quienes deciden abrazar la tradición del realismo sucio americano, raramente aparecen ya voces capaces de hacerlo con personalidad. Sucede lo mismo en el cine indie estadounidense de hoy en día, cuyos dramas de vida residencial parecen seguir a menudo un mismo patrón sin excesivo afán –o, simplemente, posibilidad– de trascenderlo de alguna manera.

Wells Tower (Vancouver, 1973) es esa extraña nueva voz que viene a arrojar luz sobre la implacable América fracasada con colores y tácticas absolutamente personales. En su primer libro de cuentos, “Todo arrasado, todo quemado” (“Everything Ravaged, Everything Burned”, 2009), bestiario de perdedores y glosario de relaciones infructuosas –entre padres e hijos, padrastros e hijastros, hermanos–, prolonga la conocida tradición con características propias: una tonalidad luminosa, pese a lo oscuro y deprimente de sus historias; una vibrante imaginería poética –como cuando compara los afloramientos de granito rosa con carne picada–; o una sintaxis plenamente musical en la que resulta fácil mecerse, perderse y dejar pasar las horas.

“Todo arrasado, todo quemado” se devora sin descanso como el thriller más adictivo no porque sus historias desemboquen en finales sorprendentes –los suyos son finales abiertos a la interpretación, a menudo previa decepción monumental de sus antihéroes–, sino, sencillamente, porque leerlo es todo un placer. Del revelador “La costa marrón” al sorprendente relato titular –con esos vikingos de la Edad Oscura hablando con expresiones del Medio Oeste–, pasando por el tristemente divertido “Ejecutores de energías importantes” y su imposible triángulo central, esta colección se presenta como uno de los eventos literarios del año, una serie de catastróficas desdichas explicadas con la sabiduría de John Cheever, la vida de Lorrie Moore y la osadía de Miranda July. Aunque sacar ahora mil referencias sería hacer flaco favor a un autor así de personal. Lo mejor, lo dicho, es leerlo. Es un hit.

Etiquetas: 2010
PATRICK MODIANO, La hierba de las noches
Por Juan Cervera
DONALD RAY POLLOCK, El banquete celestial
Por David Morán
SIMON ROY, Mi vida en rojo Kubrick
Por Álvaro García Montoliu
GEORGE PLIMPTON, El hombre que estuvo allí
Por David Morán
CARLOS ZANÓN, Taxi

LIBRO (2017)

CARLOS ZANÓN

Taxi

Por David Morán
CLARENCE COOPER JR., La Escena
Por David Morán
WILLIAM FINNEGAN, Años salvajes
Por David Morán
HARUKI MURAKAMI, Tokio Blues
Por Sílvia Pons
ROBERTSON DAVIES, El quinto  en discordia
Por Gerardo Sanz
TOM PERROTTA, La señora Fletcher
Por Juan Manuel Freire
CARL FRODE TILLER, Cerco

LIBRO (2016)

CARL FRODE TILLER

Cerco

Por Oriol Rodríguez
STEPHANIE VAUGHN, Alfa, Bravo, Charlie, Delta
Por Marcos Gendre
ALI ESKANDARIAN, Sexo, exilio y rock and roll
Por Juan Cervera
BERNARD QUIRINY, Cuentos carnívoros
Por Juan Cervera
STEWART HOME, Memphis Underground
Por Laura Sangrà
ANNE WIAZEMSKY, La joven

LIBRO (2008)

ANNE WIAZEMSKY

La joven

Por Juan Cervera
MARLON JAMES, Breve historia de siete asesinatos
Por David Morán
JULIO BUSTAMANTE, Dos novelas
Por David Morán
VICENÇ PAGÈS JORDÀ, Los jugadores de whist
Por Ruben Pujol
VIRGINIE DESPENTES, Vernon Subutex 1
Por Juan Cervera
ZADIE SMITH, Tiempos de swing
Por David Morán
JIM DODGE, No se desvanece

LIBRO (2017)

JIM DODGE

No se desvanece

Por Luis Costa
Arriba