Cargando...
 

PELÍCULA (2005)

WERNER HERZOG Grizzly Man

 

Algunos de los grandes documentales de Werner Herzog, y éste es uno de ellos, tienen la apariencia de ser transparentes, de prescindir casi del estilo y de la mirada. Pero bajo ese aspecto inocente se esconde una trampa implacable. Contienen una mirada escrutadora, obsesiva, extática, que espera pacientemente a que de lo normal y regular emerja lo alucinatorio, lo transgresivo, lo aún nunca visto. El instante embriagador en que un límite humano está siendo rebasado y una nueva frontera de conocimiento está siendo ganada. Pero en “Grizzly Man” (2005), sobre la historia de un hombre fascinado por los osos, va todavía más lejos: recoge los momentos en que esa revelación está a punto de producirse y finalmente no se produce. Y reflexiona así muy directamente acerca de la capacidad del cine para registrar lo invisible y hacerlo visible.

Si además tenemos en cuenta que la película trata sobre un hombre que mediante su cámara, fundido con ella, pretende explorar esas regiones limítrofes –las que separan al hombre de la naturaleza en estado salvaje, de su posible y desconocido significado para nosotros; pero también las barreras interiores–, nos encontramos con el fascinante bucle de un documental que se piensa a sí mismo. En algunos compases del filme se tiene la asombrosa sensación de que nadie se ha acercado más que Herzog a la puesta en marcha de una obra inteligente y autónoma, capaz de autoenunciarse.

Y hay algo de amarga y a la vez gozosa resignación en eso. La imagen es un lugar término del pensamiento. El cinematógrafo, nos explica Herzog, es el más poderoso espejo que tenemos los hombres para mirarnos e interrogarnos, pero el sentido de lo que nos dice es intraducible. O puede incluso que no nos diga nada, porque no existe tal sentido. “Grizzly Man” tiene así algo del fútil y grandioso pintar el blanco de Malevich. No hay más allá. Y por ello es uno de los documentales más lúcidos y aterradores que se hayan filmado.

Etiquetas: 2005
YORGOS LANTHIMOS, Canino

PELÍCULA (2009)

YORGOS LANTHIMOS

Canino

Por Desirée de Fez
MALIK BENDJELLOUL, Searching For Sugar Man
Por Ricardo Aldarondo
KATHRYN BIGELOW, En tierra hostil
Por Juan Manuel Freire
PABLO LARRAÍN, No

PELÍCULA (2012)

PABLO LARRAÍN

No

Por Gerard Casau
PEDRO ALMODÓVAR, La piel que habito
Por Eulàlia Iglesias
WIM WENDERS, Pina

PELÍCULA (2011)

WIM WENDERS

Pina

Por Ramón Ayala
WES ANDERSON, Fantástico Sr. Fox
Por Julián García
PETER WEIR, El camino de vuelta

PELÍCULA (2010)

PETER WEIR

El camino de vuelta

Por Àlex D'Averc
ANG LEE, Brokeback Mountain (En terreno vedado)
Por Desirée de Fez
BIGAS LUNA, Bilbao

PELÍCULA (1978)

BIGAS LUNA

Bilbao

Por Pablo G. Polite
MARCO BELLOCCHIO, Vincere

PELÍCULA (2009)

MARCO BELLOCCHIO

Vincere

Por Hilario J. Rodríguez
APICHATPONG WEERASETHAKUL, Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas
Por Gerard Casau
BEN AFFLECK, The Town (Ciudad  de ladrones)
Por Juan Manuel Freire
CLINT EASTWOOD, Más allá de la vida
Por Beatriz Martínez
ANTON CORBIJN, El americano

PELÍCULA (2010)

ANTON CORBIJN

El americano

Por Juan Manuel Freire
JOSÉ LUIS BORAU, Furtivos

PELÍCULA (1975)

JOSÉ LUIS BORAU

Furtivos

Por Luis Carrizo
SIDNEY LUMET, Antes que el diablo sepa que has muerto
Por Ramón Ayala
STEVE McQUEEN, 12 años de esclavitud
Por Alejandro G. Calvo
ANG LEE, La vida de Pi

PELÍCULA (2012)

ANG LEE

La vida de Pi

Por Joan Pons
PEDRO ALMODÓVAR, Los amantes pasajeros
Por Beatriz Martínez
JOEL COEN & ETHAN COEN, A propósito de Llewyn Davis
Por Desirée de Fez
MICHEL HAZANAVICIUS, The Artist

PELÍCULA (2011)

MICHEL HAZANAVICIUS

The Artist

Por Eulàlia Iglesias
GUILLAUME CANET, Pequeñas mentiras sin importancia
Por Desirée de Fez
Arriba