USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
091, Spanish Bombs

Los Cero, la gran esperanza blanca del rock español a mediados de la década de los ochenta. Desde Granada, eterna ciudad musical.

Foto: Michael Selley

 
 

ENTREVISTA (1986)

091 Spanish Bombs

Documento Rockdelux: los 091 en 1986, recién publicado su segundo álbum, “Más de 100 lobos”, producido por Joe Strummer. Santi Carrillo entrevistó a dos de sus componentes, José Ignacio Lapido y Tacho Aníbal, en Barcelona. Estrenaban nueva compañía discográfica y lo celebraban con un vinilo rojo en una limitada edición de 6.000 copias. Eran 091 en su momento de esplendor: apúntate el número.

Concertaron unirse en enero de 1982, más de cuatro años los contemplan, y desde entonces han ido toreando lo difícil de su emplazamiento del mejor modo posible, del único que saben: con buenas intenciones y mejores canciones. De Granada son y por 091 se les conoce. Siempre han sido cuatro y cuatro son sus discos prioritarios; dos primerizos singles –“Fuego en mi oficina”/“Llamada anónima” (1983) y “Lágrimas en el paraíso”/“El deseo de ser piel roja” (1984)– y dos elepés bien diferenciados –“Cementerio de automóviles” (1984) y el reciente “Más de 100 lobos”–.

Eso de la promoción debe ser duro y francamente aburrido. Contestar una y otra vez las mismas (poco ocurrentes) preguntas no parece, a simple vista, muy gratificante que digamos. Para la ocasión presente, no obstante, el despliegue imaginativo con el que Zafiro preparó el evento (una maletilla plastificada con una camiseta veraniega marcada con el emblema del producto a vender, 091) hace pensar en una mejor predisposición de la gente del medio con respecto al grupo a tratar; aunque solo sea por aquello de corresponder al vacile presupuestario. Digo yo que este verano mucho disc-jockey moderno de la FM se paseará al sol con la camisetilla de marras. A mí, mala suerte, me tocó una de color rosa magenta. La lleva Cristina, la secretaria.


EL SACROMONTE

Bueno, pues la cosa va de que José Ignacio Lapido (guitarra y casi absoluto responsable de las composiciones) y Cayetano ‘Tacho’ Aníbal (batería) se acercaron hasta Barcelona para, eso que se dice, mover su novísimo segundo LP, “Más de 100 lobos”, con la garantía de ofrecer al personal un cartel estelar a la producción: Joe Strummer, de los Clash. Ahí es nada.

“Al principio se nos englobó a los tres grupos en el mismo saco. Y, la verdad, no teníamos mucho que ver. Aunque éramos y somos amigos, cada cual tiró por su lado. Los TNT tuvieron muchos problemas, distintas formaciones y cambios. Llegaron a grabar un LP que no les fue en absoluto promocionado. Los KGB ahora parece que vuelven a la carga; habían aflojado después de sacar un single que no tuvo continuidad”
(Tacho Aníbal)

José Antonio García (voz y armónica) y Antonio Arias (bajo) se quedaron en Granada por aquello de repartir esfuerzos. Y más en verano; el calor, ya se sabe. Cerveza para ellos dos, Coca-Cola para mí, Francesc Fàbregas mirando y los de la compañía observando distantes. Se comprueban las pilas, se coloca la casete y se aprietan al unísono el play y el rec. Así de fácil. On.

Oye, una duda para empezar: vosotros, ¿cómo templáis eso del acento al cantar? Me intriga el asunto. En las canciones apenas se os notan ceceos ni seseos. En cambio, al hablar… (Tacho): Eso le pasa a todos los grupos andaluces, con la excepción de los que se dedican exclusivamente al flamenco, claro. No es una cosa forzada. Sale así. Y es que desde chiquillos, en el coro de la iglesia o en el colegio, ya te enseñan a cantar con las “s” finales y eso. (José Ignacio): ¿Tú no has ido de chico a la iglesia a cantar? Es una gran escuela de rock and roll. Pura tradición góspel, vamos. No sé, en los colegios de curas ya cantas así de pequeño.

Ya, colegios de curas. ¿Os ha marcado mucho eso? (Tacho): No, qué va, no marca en absoluto… No es ningún trauma infantil ni nada. Al menos, el 70% de los españoles está en las mismas condiciones que nosotros. O sea, que si nos ha marcado a nosotros, también ha debido marcarle a mucha gente. Además, en Granada, aparte de dos colegios…

… Bueno, bueno, es igual. ¿Y cómo se ven las cosas desde Granada? Lo hubierais tenido más fácil desde Madrid o Barcelona? (José Ignacio): Quizá hubiera sido más rápido.

No os creáis. Por ejemplo, aquí, en Barcelona, aparte de cinco grupos, el resto lo tiene bastante crudo… (José Ignacio): Ojalá pudiese tener cada ciudad cuatro o cinco grupos importantes.

Oye, ¿y cómo acabó aquella historia de vosotros, KGB y TNT? (Tacho): Al principio se nos englobó a los tres grupos en el mismo saco. Y, la verdad, no teníamos mucho que ver. Aunque éramos y somos amigos, cada cual tiró por su lado. Los TNT tuvieron muchos problemas, distintas formaciones y cambios. Llegaron a grabar un LP que no les fue en absoluto promocionado. Los KGB ahora parece que vuelven a la carga; habían aflojado después de sacar un single que no tuvo continuidad. Y es que los grupos, si no ven los frutos de los ensayos, se vienen abajo; es muy duro seguir pa’lante.

¿Os relacionáis en Granada con la gente de Diseño Corbusier, con Nueva Zelanda, etc.? (José Ignacio): Tenemos las relaciones propias de conocernos y saludarnos, y ya está. No es lo mismo que con los TNT o los KGB. Ellos, al formar más parte de lo que nosotros hacemos, pues… Es cuestión de círculos, simplemente.

De todas formas, es bastante curioso que dentro de la música vanguardista que se hace en España, Granada sea una de las plazas fuertes, ¿no? ¿Es más cosmopolita la ciudad de lo que la gente de fuera podamos creer? (José Ignacio): De siempre ha habido allí gente que ha estado al tanto de las cosas. Viajes a Londres y a Berlín para traerse información… Date cuenta de que hay muchos estudiantes, la universidad; tampoco es que estemos tan aislados, hombre.

 
091, Spanish Bombs

José Antonio García, José Ignacio Lapido, Antonio Arias y Cayetano ‘Tacho’ Aníbal. Así se presentaron en 1984, con “Cementerio de automóviles”. Foto: Carlos Bullejos

 

LA ALHAMBRA

Bueno, hablemos de vosotros. Ganáis el concurso de Jerez y, acto seguido, grabáis con DRO vuestro primer LP, disco que se queda ahí, colgado. ¿Fue acaso un mero pacto entre el Ayuntamiento de Jerez y DRO? (Tacho): Algo de eso hubo. Aunque nosotros teníamos firmado un contrato para grabar un LP (ya disponíamos de dos singles), se había superado ya el plazo fechado de antemano sin llegar a ningún acuerdo concreto. Así que, forzando un poco la situación, nos presentamos al concurso citado para ver si ganábamos y así motivábamos más a DRO. Lo ganamos y grabamos, efectivamente, pero después se desentendieron un poco del producto. Tuvo una distribución pésima que no nos ayudó a darnos a conocer, algo que precisamente no sabíamos y hemos descubierto ahora al ir por ahí promocionando este segundo disco.

No sé qué pasa, pero todo el mundo que sale rebotado de DRO acaba hablando mal de ellos. (José Ignacio): Oh, no. Allí hay gente muy buena trabajando. Además, les tenemos que dar las gracias por habernos dado la oportunidad de grabar cuando nadie nos quería. Lo que ocurre es que disponen de una energía limitada y la dedican a mover exclusivamente a los grupos que venden bien: es aquello del pez que se muerde la cola. Y así potencian a Siniestro y a Gabinete; el resto los tienen para abultar catálogo.

“No, Joe Strummer se oyó las canciones... Él lo que hizo primero fue producir la maqueta, sin conocer los temas. ‘En la calle’ le gustó muchísimo; en general, todo el repertorio. A raíz de ahí ya salió de un modo espontáneo el que él produjera el disco”
(Tacho Aníbal)

Venga, aunque ya estéis hartos de explicarlo, contadme lo de Joe Strummer. (José Ignacio): Fue en un bar de Granada, hace un par de años. El venía de Barcelona, le habían pasado nuestro primer single y preguntó por nosotros. Él iba por Granada porque estuvo casado, creo, con Palmolive, la batería de los Slits. Bueno, no sé exactamente qué tipo de relación legal mantenían. Solo sé que ella es malagueña y que tiene familia en Granada, de ahí que suela pasar temporadas por allí.

¿Y qué hace ahora Palmolive? ¿A qué se dedica? (Tacho): Creo que se casó y que ha puesto una granja o una guardería, no estoy muy seguro. Pero Joe ya no está con ella. Él tiene mujer y dos hijos.

Y después de ese primer contacto, ¿qué? (Tacho): El verano pasado, cuando ya habíamos roto con DRO, vino por allí justo cuando grabábamos la maqueta. Se metió en el estudio con nosotros.

… Pero ¿se lo propusisteis vosotros, lo de la producción? (Tacho): No, se oyó las canciones... Él lo que hizo primero fue producir la maqueta, sin conocer los temas. “En la calle” le gustó muchísimo; en general, todo el repertorio. A raíz de ahí ya salió de un modo espontáneo el que él produjera el disco.

Porque vuestras influencias de los Clash son anteriores a conocerlo, ¿no? (José Ignacio): Sí.

Entonces, supongo que para vosotros sería una gran sorpresa que Joe Strummer en persona se interesara por 091… (Tacho): Sí, imagínate… Uno de los mitos que tú tienes que aparezca delante de ti y pregunte por ti, pues… José Antonio, en su día, se fue haciendo autostop hasta Madrid para ver tocar a los Clash, durmió en una cabina; en fin, un historión. Cuando se lo encontró en Granada, pues se lo llevó a su casa alucinado, claro.

¿Os entendéis en inglés? (José Ignacio): Bueno, chapurrea español.

¿Simpático? (José Ignacio): Es una persona increíble, supercreativa.

 
091, Spanish Bombs

“José Antonio, en su día, se fue haciendo autostop hasta Madrid para ver tocar a los Clash, durmió en una cabina; en fin, un historión. Cuando se encontró a Joe Strummer en Granada, pues se lo llevó a su casa alucinado, claro”. Foto: Germán Salcedo

 

LOS CÁRMENES

Hay bastante diferencia entre el primer LP y el segundo... (José Ignacio): Aquel quedó un poco más flojo en cuestión de guitarras, más etéreas; pero en directo ya se demostraba que la cosa iba más fuerte. Ten en cuenta que “Cementerio de automóviles” abarca un período de tiempo muy grande en cuanto a composición. Al ser el primer disco hay canciones muy antiguas. Este nuevo es más espontáneo, más directo.

“Las letras hablan de estados de ánimo, quizá sean un poco negativas. No están hechas con guion, sino a través de sensaciones personales aisladas; de ahí lo raro, quizá”
(José Ignacio Lapido)

En aquel disco, de todas formas, se nota en la guitarra una clara influencia de U2; a mí me lo parece, por lo menos. Por eso, quizá, sí que suenan etéreas, pero nunca más flojas, según mi opinión. (José Ignacio): Los U2 tienen un par de buenos discos, pero ahora mismo ya no me interesan mucho. Antes me gustaban más. No sé…

¿Y las letras? Tienen un enfoque muy raro, ¿no? Parecen sensaciones casi intangibles narradas a golpe de flash visual que no sabes exactamente por dónde coger. (José Ignacio): Hablan de estados de ánimo, quizá sean un poco negativas. No están hechas con guion, sino a través de sensaciones personales aisladas; de ahí lo raro, quizá.

¿Y esa mezcla entre guitarra y armónica tan bien resuelta? (Tacho): Sí, le da un curioso timbre blues. Lo que pasa es que no puedes utilizar la armónica en muchos temas; no todos se prestan a ello.

Bien, acabemos ya. ¿Vais a salir por fin de esa segunda fila en la que os encontráis? ¿Saltaréis a la categoría de grandes de una vez? (Tacho): Yo estoy convencido de que el disco va a tener éxito. Estamos muy contentos de cómo ha quedado y a mí me gusta. Y como yo tengo unos gustos generales, pues seguro que a la gente también le gustará… Vamos, digo yo.

 
091, Spanish Bombs
 
Etiquetas: 1980s, 1986, Granada, rock
JUSTIN TOWNES EARLE, Su vida es suya y solo suya
Por Nando Cruz
GRANT HART, Contra el narcisismo

ENTREVISTA (2011)

GRANT HART

Contra el narcisismo

Por Víctor Lenore
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (1ª parte)
Por Santi Carrillo
EINSTÜRZENDE NEUBAUTEN, La voz clama contra la nueva Alemania
Por Jesús Rodríguez Lenin
MUJERES, En su sitio

ENTREVISTA (2017)

MUJERES

En su sitio

Por César Luquero
KITTY, DAISY & LEWIS, El pasado ya está aquí
Por Eduardo Guillot
LITTLE WINGS, Una compuerta secreta detrás del armario
Por Nando Cruz
JOE ARROYO, Arrollador

ENTREVISTA (1992)

JOE ARROYO

Arrollador

Por Luis Lapuente
KAMASI WASHINGTON, Todo por un sueño
Por Roger Roca
HECTOR ZAZOU, El sentir del geógrafo
Por Ramon Súrio
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
MARINA HERLOP, Un lenguaje propio

ENTREVISTA (2018)

MARINA HERLOP

Un lenguaje propio

Por Aïda Camprubí
SUPERORGANISM, El discurso del método
Por César Luquero
LIDIA DAMUNT, Material desclasificado
Por Marta Pallarès
ÓSCAR ABRIL ASCASO + SEDCONTRA AVEC LES AUTRES, El pop es cuestión de moral
Por Dimas Rodríguez
ELASTIC BAND, Pop total

ENTREVISTA (2018)

ELASTIC BAND

Pop total

Por JuanP Holguera
ANGELO BADALAMENTI, Terciopelo azul olímpico
Por Quim Casas
GABINETE CALIGARI, El diseño de la soledad
Por Diego A. Manrique
DON THE TIGER, Los tigres también mudan la piel
Por Carolina Velasco
JOAN MIQUEL OLIVER, El gran juego

ENTREVISTA (2015)

JOAN MIQUEL OLIVER

El gran juego

Por Donat Putx
TORTOISE, Las piezas del puzle

ENTREVISTA (2016)

TORTOISE

Las piezas del puzle

Por Eduardo Guillot
MARIE DAVIDSON, El alma de la máquina
Por Álvaro García Montoliu
DELLAFUENTE, La calle está hablando
Por Guillermo Arenas
Arriba