USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ALELA DIANE, La ruta natural

El encanto de la vida normal.

Foto: Paco y Manolo

 
 

PORTADA ROCKDELUX (RDL 275)

ALELA DIANE La ruta natural

Juan Manuel Freire conversó con Alela Diane cuando descorchó el espléndido “To Be Still” en el Primavera Sound 2009. “Creo que, simplemente, es resultado de estar en el lugar adecuado en el momento correcto”, le dijo sobre su éxito. La modestia es solo una entre sus mil virtudes anacrónicas, de tiempos mejores; otras serían esa paciencia y serenidad impropias de una persona que, en aquel momento, no llegaba a la treintena. En el sublime “To Be Still”, Alela Diane abogaba por bajar el ritmo y oler las flores. Quizá sea el camino. Esta entrevista fue el tema de portada del Rockdelux 275 (julio-agosto 2009).

A veces se cuela a Alela Diane, quizá por cuestión generacional, bajo el paraguas del freak folk. Sin embargo, nada más lejos de la psicodelia o la rareza –y menos premeditada– que la música de esta joven californiana, cuyo camino pasa en mayor medida por la voluntad de preservar en el presente la esencia primitiva del folk, una fuerza que emana del contacto con la naturaleza y el respeto a los mayores: piensen menos en Joanna Newsom, aunque fueran juntas al colegio en Nevada City, y más en Gillian Welch, por ejemplo. Esto no es surrealismo ácido, sino emotiva nostalgia pastoral.

Apegada a la tierra, Alela Diane es una de las pocas personas que conozco que ve la recesión con buenos ojos: “Ayudará a la gente a ver la vida con su verdadero rostro”, me comenta. “Hay que vivir la vida de la forma más sencilla posible, ser feliz con ello, no ser excesivo con las cosas. Habíamos caído en una espiral de consumismo y codicia que no podía acabar de otra manera. Si no me gusta salir de gira es, entre otras cosas, por la cantidad de gasolina que usamos”.

“Estaba pasando por un momento duro, mis padres habían decidido saltar de las discusiones al divorcio. También acababa de terminar una relación amorosa. Escribir canciones me ayudó a pasar por esta mala temporada; las escribía para sacar estas nubes negras de mi pecho, poder respirar de nuevo”

Conversamos con ella pocas horas antes de su debut en Barcelona, en el programa del reciente Primavera Sound. La artista debió haber actuado en la ciudad en 2008, en el BAM, pero la salud se puso por medio. “Me dolía la garganta, así que no podía cantar. ¡Estoy feliz de estar aquí por fin!”. Le digo: “También nosotros”. Porque se la esperaba y porque, además, trae bajo el brazo un disco, “To Be Still” (Fargo-Naïve, 2009), todavía superior a su excelente y exitoso primer álbum “The Pirate's Gospel” (Holocene, 2006); el segundo si tenemos en cuenta el autoeditado “Forest Parade” (2003). Su voz soprano también se ha escuchado en el disco de versiones “The Silence Of Love” (Names, 2008), de Headless Heroes, un proyecto de pop-rock atmosférico de los productores angelinos Eddie Bezalel y Hugo Nicolson (Björk, Radiohead, Primal Scream).

Quienes echaran de menos los elementos naturales en “The Silence Of Love” deberían vibrar con el paisaje de zarzamoras, hierba seca y sombras que pinta este memorable “To Be Still”, “un disco sobre la serenidad de la vida normal. En Occidente tenemos la manía de pedir y pedir cuando todo lo que podemos necesitar está ante nuestros ojos”.

¿Es cierto que llegaste a la música por casualidad, cuando un día cayó una guitarra en tus manos? La música siempre ha tenido una gran presencia en mi vida, porque mis padres son músicos: mi padre toca en una banda de tributo a Grateful Dead y mi madre, además de pintora, es instrumentista de bluegrass. Pero lo cierto es que de pequeña, pese a esta presencia o quizá justo por ella, nunca quise ser intérprete o compositora. Mis padres eran gente muy relajada. Mi rebelión adolescente se basó en estudiar mucho, sacar buenas notas (risas)... A los 19 ó 20 me dio por coger una guitarra, empezar a aprender algunos acordes para pasar el rato. Y me sorprendió que me resultara fácil y me gustara: me pregunté por qué había sido tan tonta de no haber probado a hacerlo antes. Las canciones empezaron a salir solas, no podía hacer mucho por retenerlas en mi interior.

¿Quizá porque tenías experiencias que exorcizar? Estaba pasando por un momento duro, mis padres habían decidido saltar de las discusiones al divorcio. También acababa de terminar una relación amorosa. Escribir canciones me ayudó a pasar por esta mala temporada; las escribía para sacar estas nubes negras de mi pecho, poder respirar de nuevo. Fue el medio que utilicé para procesar todo lo que estaba pasando, para superarlo, crecer...

 
ALELA DIANE, La ruta natural

Como hada folk.

Foto: Patricia de Gorostarzu

 

“To Be Still”, en cambio, demuestra que la serenidad de la vida normal también puede inspirar. El dolor me ayudó a aprender a hacer canciones. Pero ahora puedo hacerlas en cualquier momento, aunque mi vida ya no sea como antes. Tampoco es que ahora sea más fácil. Es más fácil en algunas cosas, pero más difícil en otras. Sobre todo por el tema de los viajes y todo esto... Nunca imaginé todo lo que iba a pasarme.

¿Te disgusta entonces tener que salir de gira? Me gusta, pero no es fácil, tiene sus desafíos. No es fácil para ser un humano estar cambiando de lugar casi cada día, ser transportado a cada rato de aquí para allá... Simplemente a un nivel físico, es duro: nunca estás del todo tranquila, no tienes nada que sea estable. Estás en todas partes a la vez.

Se te ve sana y contenta, ¿has encontrado alguna táctica para superar las giras? Leer. Es interesante porque hasta hace muy poco no había leído demasiado. Leí libros en la escuela, como todo el mundo. Pero hubo temporadas en que, a lo mejor, leía un libro cada uno o dos años, lo que realmente no es demasiado. Y hace poco me he dado cuenta de que las giras mejoran cuando tienes algo para hacer, así que he estado leyendo más últimamente.

“En realidad, lo que me gusta hacer, aunque no tengo mucho tiempo, son cosas de casa: coser, mover muebles por la casa, colgar cortinas, montar cenas, cocinar galletas... El hogar es muy importante y me gusta sentirme cómoda en él”

¿Algún volumen que quieras recomendar? Acabo de terminar “Las uvas de la ira”, de John Steinbeck, que había leído ya en el instituto; me puedo relacionar realmente con él, con ese estilo de escritura y esa época. No sé, soy bastante nostálgica, así que me gusta leer sobre todas estas penurias americanas. Pero no uso la literatura como inspiración para mis letras, sino historias que han pasado a través de mi familia, o gente que conozco a lo largo del camino. Quién sabe, quizá ahora empiece a leer más y más, y la inspiración llegue de eso.

Un amigo dice que te ve como un personaje de una novela de Jim Harrison. No he leído nunca nada de él. Debo leer algún libro suyo, a ver si soy como uno de sus personajes... (risas).

¿Y qué haces cuando no te dedicas a la música? Si me preguntas por el cine, te diré que tampoco veo muchas películas; ni veo muchas películas ni leo muchos libros. Simplemente hago otras cosas. Cuando no estoy de gira, que es muy aburrido y consiste, en fin, en pasarse dentro de una caravana todo el día, hago comida, paseo, tomo té... En realidad, lo que me gusta hacer, aunque no tengo mucho tiempo, son cosas de casa: coser, mover muebles por la casa, colgar cortinas, montar cenas, cocinar galletas... El hogar es muy importante y me gusta sentirme cómoda en él.

Volviendo a “To Be Still”, un elemento llamativo es el cambio en el sonido, de mayor diversidad y delicadeza de matiz... Sí, es algo que quería hacer. Es un sonido, digamos, más grande, aunque no pasaré de aquí. Podría hacer crecer la producción, pero ¿es necesario? Prefiero pensar en términos discretos, dar a cada canción lo que requiere. Lo siguiente no será un disco de rock’n’roll, aunque si me ofrecen hacerlo como algo paralelo... ¿Quién sabe?

 
ALELA DIANE, La ruta natural

Rockdelux 275 (Julio-Agosto 2009)

Foto: Paco y Manolo

Diseño: Nacho Antolín

 

¿Repetirías una experiencia como la de Headless Heroes? Mi único problema con este disco es que mucha gente piensa que es un proyecto mío. Yo solo prestaba la voz, era una intérprete... Es un disco especial, pero no me siento tan apegada a él como a los míos propios. Y me he encontrado con situaciones algo extrañas, justificando decisiones fuera de mi dominio, cuando yo solo seguía unas instrucciones... Fue una gran experiencia. Me apetecía la idea de ser dirigida, por una vez, en lugar de hacerlo todo yo; aquí solo tenía que cantar. Me grabaron unas canciones fantásticas en un CD, me las aprendí, pasé por el estudio y, nada, las grabé...

¿Y no escogiste ninguna versión? No, ninguna.

¿Tampoco la de Linda Perhacs? No, no. Y en realidad no tengo ningún disco suyo. ¡La gente me lo echa en cara! De hecho, solo he escuchado la canción que canto con Headless Heroes. Y esa canción es excelente. Pero, ¿por qué no tengo ningún disco suyo? No lo sé. Simplemente nunca me acuerdo de comprar uno cuando voy a las tiendas de discos. Pero la próxima vez no lo olvidaré...

“‘The Pirate's Gospel’ era un disco antiguo, al menos para mí, cuando empezó a tener resonancia. Salió tantas veces, de formas tan distintas, en tantos sitios distintos... Y yo solo tenía ganas de ir hacia delante; no iba a frenarme ni a darme miedo que a la gente le gustase ese disco. Me sentía más allá de él. Me estaba moviendo sin parar”

Uno pensaba en Perhacs como una de tus principales influencias, junto con Karen Dalton. Pues con Karen Dalton me pasa algo parecido. La escuché después de haber grabado “The Pirate's Gospel”. Y me gusta realmente la música que hace, tiene una voz asombrosa, única. Una voz con una historia triste detrás; es una de esas voces en las que puedes escuchar la oscuridad de la experiencia y eso, en fin, es algo que aprecio.

Supongo que dar continuación a un disco del éxito de “The Pirate's Gospel” debe conllevar presión. ¿Te ayudó un proyecto como Headless Heroes a aligerarla? En realidad no sentía presión. “The Pirate's Gospel” era un disco antiguo, al menos para mí, cuando empezó a tener resonancia. Salió tantas veces, de formas tan distintas, en tantos sitios distintos... Y yo solo tenía ganas de ir hacia delante; no iba a frenarme ni a darme miedo que a la gente le gustase ese disco. Me sentía más allá de él. Me estaba moviendo sin parar.

Gustó mucho, realmente. Sobre todo en Europa. En 2007, los empleados de la cadena Rough Trade eligieron “The Pirate's Gospel” como disco del año, y en Francia lleva vendidas, según tu sello, más de cincuenta y cinco mil copias físicas; “To Be Still” ya va por las veinticinco mil. Sí, aquí en Europa, y sobre todo en Francia, se me quiere. No sé por qué, la verdad. Creo que simplemente es resultado de estar en el lugar adecuado en el momento correcto. Mi sello europeo tiene sede en Francia; ellos insistieron en el territorio francés y, al parecer, tuvieron buena suerte con la radio. No lo sé, caí en gracia.

En Francia se te ha visto también en la televisión pública, como en aquella emisión de ‘Taratata’ (France 4) en la que compartiste escenario con Moriarty. Qué memorable versión del “Heart Of Gold” de Neil Young interpretaste con ellos... Sí, aquello estuvo bien. Me gustaría que Young me invitara a cantarla con él esta noche, pero seguramente ni siquiera llegaré a estrecharle la mano. ¿Estará alojado en nuestro hotel? Bueno, tampoco quiero ser un incordio. Que viva tranquilo.

LOS PUNSETES, Los buenos salvajes

PORTADA ROCKDELUX (RDL 282)

LOS PUNSETES

Los buenos salvajes

Por Pablo Gil
PULP, Reconstruyendo desde cero

PORTADA ROCKDELUX (RDL 150)

PULP

Reconstruyendo desde cero

Por Víctor Lenore
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Resistencia

PORTADA ROCKDELUX (RDL 317)

TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO

Resistencia

Por Iago Martínez
EDWYN COLLINS, Una historia de amor

PORTADA ROCKDELUX (RDL 288)

EDWYN COLLINS

Una historia de amor

Por David Saavedra y Ricardo Aldarondo
JOANNA NEWSOM, Etérea ambición

PORTADA ROCKDELUX (RDL 248)

JOANNA NEWSOM

Etérea ambición

Por Ramón Fernández Escobar
12TWELVE, Nuevo cuarteto catártico

PORTADA ROCKDELUX (RDL 238)

12TWELVE

Nuevo cuarteto catártico

Por Adrián de Alfonso
BOB DYLAN, Rebelde sin causa

PORTADA ROCKDELUX (RDL 241)

BOB DYLAN

Rebelde sin causa

Por Tom Doyle y Miguel Martínez
WILCO, Retrasando el reloj

PORTADA ROCKDELUX (RDL 251)

WILCO

Retrasando el reloj

Por Miguel Martínez
BON IVER, Más números, otras letras

PORTADA ROCKDELUX (RDL 355)

BON IVER

Más números, otras letras

Por Eduardo Guillot y Juan Manuel Freire
LOS PLANETAS, Zona de conflicto

PORTADA ROCKDELUX (RDL 359)

LOS PLANETAS

Zona de conflicto

Por Alfonso Méndez
SR. CHINARRO, Por la cara

PORTADA ROCKDELUX (RDL 296)

SR. CHINARRO

Por la cara

Por Antonio Luque
KENDRICK LAMAR, Chico de barrio

PORTADA ROCKDELUX (RDL 339)

KENDRICK LAMAR

Chico de barrio

Por Luis Lles
THE NATIONAL, El sueño de la otra América

PORTADA ROCKDELUX (RDL 364)

THE NATIONAL

El sueño de la otra América

Por David Saavedra
HERMAN DUNE, La vida es guay

PORTADA ROCKDELUX (RDL 266)

HERMAN DUNE

La vida es guay

Por Juan Manuel Freire
NOSOTRÄSH, Cuatro de las grandes

PORTADA ROCKDELUX (RDL 196)

NOSOTRÄSH

Cuatro de las grandes

Por Nando Cruz
(SMOG), Vuelve la gárgola

PORTADA ROCKDELUX (RDL 210)

(SMOG)

Vuelve la gárgola

Por Víctor Lenore y Joan Pons
SR. CHINARRO, En su máximo esplendor

PORTADA ROCKDELUX (RDL 249)

SR. CHINARRO

En su máximo esplendor

Por Àlex D'Averc
BABYSHAMBLES, Mañana, quién sabe

PORTADA ROCKDELUX (RDL 239)

BABYSHAMBLES

Mañana, quién sabe

Por Nando Cruz
SUFJAN STEVENS, Una nueva era

PORTADA ROCKDELUX (RDL 289)

SUFJAN STEVENS

Una nueva era

Por Ruben Pujol
PONY BRAVO, Porque su rumba está buena

PORTADA ROCKDELUX (RDL 316)

PONY BRAVO

Porque su rumba está buena

Por Joan Pons
BON IVER, Una buena historia

PORTADA ROCKDELUX (RDL 298)

BON IVER

Una buena historia

Por David Saavedra
NICK CAVE, Los fantasmas de la memoria

PORTADA ROCKDELUX (RDL 315)

NICK CAVE

Los fantasmas de la memoria

Por Adrián de Alfonso
NICK CAVE, La búsqueda interminable

PORTADA ROCKDELUX (RDL 133)

NICK CAVE

La búsqueda interminable

Por Jordi Bianciotto
Arriba