×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ANIMAL COLLECTIVE, A 20.000 leguas

Atención al momento crucial de Animal Collective.

Foto: Liberto Peiró

 
 

PORTADA ROCKDELUX (RDL 269)

ANIMAL COLLECTIVE A 20.000 leguas

Este reportaje fue el tema de portada del Rockdelux 269 (enero 2009). ¿Había vida después de “Strawberry Jam”? Sin duda. Respondía al nombre de “Merriweather Post Pavilion”, obra editada en España el 12 de enero de 2009 que situó al inclasificable Colectivo Animal en el centro de todas las miradas. ¿Respondió a las expectativas creadas? ¿Marcó un nuevo kilómetro cero en su libérrima concepción del pop? David Portner (Avey Tare), Noah Lennox (Panda Bear) y Brian Weitz (Geologist) tenían las respuestas para Eduardo Guillot, quien los entrevistó en Valencia a su paso por el Heineken Greespace 2008, dos meses antes de que el disco viese la luz. “Merriweather Post Pavilion” supuso la cima en la trayectoria inmejorable de Animal Collective, grupo de referencia desde su surgimiento en las catacumbas del underground hasta su entronización como espejo para una generación de bandas de todo tipo. Hoy actúan en Madrid interpretando completo “Sung Tongs” (2004).

Acaban de regresar al hotel después de la prueba de sonido y no se sientan en los sofás: se desploman en ellos. El último tramo de la gira 2008 está siendo agotador para Animal Collective. Acaban de actuar en Israel y Turquía, hacen una breve escala en España y después emprenden camino a Sudamérica. Una auténtica locura para un grupo que no frecuenta los grandes circuitos. “Tratamos de organizar las cosas, especialmente de cara a 2009, porque la vida hogareña es muy importante para todos nosotros y contribuye a mantener la cordura en la banda”, asegura Panda Bear. “Esta gira ha sido increíble, porque hemos ido a países que no habíamos visitado nunca. La única pega es que los únicos vuelos directos que existen entre muchas ciudades coinciden con el anochecer o el amanecer, así que, fundamentalmente, tenemos un problema de sueño. En los últimos tres días no hemos dormido más de nueve horas”.

“El proceso de composición no ha variado en exceso. El tráfico de maquetas entre los tres es muy frecuente, así que cuando nos juntamos, el ochenta por ciento de los temas está muy perfilado, incluso muchos de los arreglos”
(Geologist)

Quizás ese trasiego por aeropuertos y salas de embarque, y la sensación de deriva que provoca el hecho de mantenerse en constante movimiento, sea la razón de que “Merriweather Post Pavilion” (Domino-[PIAS] Spain, 2009), el nuevo disco de Animal Collective, pueda escucharse como si fuera un viaje. “Siempre tratamos que el oyente tenga esa sensación. O, al menos, que el orden de las canciones responda a cierta lógica”, confirma Avey Tare. “Al principio pensamos en secuenciar el disco en el orden en que interpretábamos las canciones en vivo, pero era complicado: en el escenario podemos enlazarlas mientras que en el estudio hay que hacer tomas diferentes. De todas formas, creemos que suena muy fluido”.

Más que eso. El noveno álbum de la banda hace gala de una cohesión interna asombrosa teniendo en cuenta que, con Panda Bear instalado en Lisboa, se multiplicaban los interrogantes sobre el nuevo material. Según Geologist, “el proceso de composición no ha variado en exceso. El mayor cambio tiene que ver con el modo de organizarnos, porque componemos cruzándonos mails. El tráfico de maquetas entre los tres es muy frecuente, así que cuando nos juntamos, el ochenta por ciento de los temas está muy perfilado, incluso muchos de los arreglos”. Avey añade otro importante elemento: “En este disco hemos trabajado mucho a nivel individual, porque hay que tener en cuenta que en los dos anteriores éramos un cuarteto. Después de grabar el disco precedente“Strawberry Jam” (Domino, 2007)–, Deakin decidió que quería tomarse un respiro, pero nosotros tres necesitábamos tocar el nuevo material, así que fuimos trabajando en melodías vocales, partes individuales, ‘samples’... Lo pusimos todo en común unos doce días antes de la gira”.

 
ANIMAL COLLECTIVE, A 20.000 leguas

Geologist, Panda Bear y Avey Tare, en Valencia.

Foto: Liberto Peiró

 

El nuevo método de trabajo rompe con la idea tradicionalmente aceptada de que Animal Collective construyen los cimientos de sus canciones a partir de improvisaciones, como si el caleidoscopio sonoro que despliegan fuera fruto de hallazgos fortuitos. “Cuando todos vivíamos en Nueva York improvisábamos mucho, aunque solo fuera por diversión, y de ahí salían canciones”, reconoce Geologist. “Hemos estado mucho tiempo haciendo eso, partiendo de la nada, sin que ninguno supiera qué podía salir de allí”. El último disco realizado de este modo fue “Sung Tongs” (FatCat, 2004). Panda Bear matiza: “En nuestro caso, la improvisación no consiste en una sesión de dos horas en la que todos tocamos juntos y obtenemos como resultado una canción, sino que tiene que ver con el período de ocho meses durante el que tocamos la canción en directo. Después de veinte veces, te das cuenta de que puedes hacer algo ligeramente diferente con ella, añadirle un ‘sample’ o un efecto que la modifique y la haga crecer en otra dirección. No la cambia radicalmente, pero la improvisación sigue siendo el camino que nos lleva a lo que la canción llegará a ser”. Y Avey Tare remata: “La gente puede pensar que ha habido más confusión en este disco, pero incluso en canciones de ‘Strawberry Jam’ como ‘#1’ y ‘Peacebone’, ya habíamos trabajado cada uno sus partes y después las habíamos puesto en común. Es un proceso largo”.

"Siempre nos hemos considerado una banda pop, y es posible que actualmente encontremos más satisfacción en los elementos pop de nuestra música, mientras que en el pasado nos parecían más interesantes los arreglos noise”
(Panda Bear)

Como consecuencia del trabajo previo en la estructura de los temas, se podría llegar a la conclusión de que el trío está cada vez más cerca de entregar canciones pop. En “Strawberry Jam” ya había estribillos reconocibles, y a nadie extrañaría que Van Dyke Parks hubiera firmado algunos de los arreglos de “Merriweather Post Pavilion”, que también exhibe orgulloso deudas con el tratamiento de voces típico de Brian Wilson. “Siempre nos hemos considerado una banda pop, y es posible que actualmente encontremos más satisfacción en los elementos pop de nuestra música, mientras que en el pasado nos parecían más interesantes los arreglos noise”, admite Panda Bear. “Pero no creo que el hecho de componer por correo tenga una incidencia especial en que hagamos temas más pop. De hecho, ‘Summertime Clothes’, que encajaría perfectamente en ese concepto, no la escribimos cruzándonos mails. Avey tuvo que salir del estudio mientras estábamos ensayando algunos temas, iba a pagar el alquiler o algo por el estilo, y cuando volvió nos dijo que se le había metido la melodía en la cabeza, así que nos pusimos a tocarla e improvisamos sobre la idea. Los mails son solo una parte del proceso”.

Otra parte de ese proceso, no menos importante, es el rodaje en directo, que puede modificar las composiciones hasta provocar su cambio de título. En las primeras filtraciones del nuevo repertorio por internet, “My Girls” era conocida como “House”, y la propia ”Summertime Clothes” se llamaba inicialmente “Bearhug”. Es una de las consecuencias de tocar los temas recientes en las giras: que están disponibles en la red en versiones primitivas meses antes de pasar por el estudio de grabación y, obvio es decirlo, de ser publicadas oficialmente. “La verdad es que no tienen título hasta que las grabamos”, explica Avey. “Muchas veces llego con una melodía vocal para una canción y nos ponemos a trabajar en ella, pero no siempre estoy del todo satisfecho con la letra, y en esos casos la modifico o cambio el sentido de lo que dice. Por eso varían algunos de los nombres. A veces, también trasciende un título porque es el que hemos escrito en el ‘set list’ de directo y alguien se ha llevado la hoja a casa y ha colgado la información en internet. No tiene importancia. Al tocar las canciones una y otra vez, te das cuenta de lo que funciona y lo que no, o de cómo responde la gente. Cuando ‘Bearhug’ cambió, lo hizo también la letra, y musicalmente resultó más fluida. Y luego, a veces de manera espontánea, se añaden nuevas partes en el estudio”.

"Summertime Clothes" (clip dirigido por Danny Perez, 2009).

Quienes quieran ver en “Merriweather Post Pavilion” el vehículo para que Animal Collective lleguen a audiencias mayores pueden añadir a la accesibilidad creciente de su sonido un factor no menos relevante: la elección de Ben Allen como mezclador del disco. Al ingeniero le avala su trabajo previo con Gnarls Barkley, pero tampoco le ha hecho ascos a estrellas como Christina Aguilera. “Escuchamos mucha electrónica, R&B y hip hop, y es importante para nosotros que nuestra música esté relacionada con todo eso de alguna manera. Obviamente, no vamos a hacer hip hop, pero podemos transitar un territorio similar en lo que respecta a los ritmos. Ben grabó el primer disco de Gnarls Barkley, pero viene del rock indie de Athens”, argumenta Geologist. Y Panda Bear añade: “Buscábamos que el disco sonara espacioso, cercano al directo porque, a veces, cuando se trabaja con electrónica o hip hop, el sonido es muy plano por la pulsión maquinal del estudio”.

“Escuchamos mucha electrónica, R&B y hip hop... Obviamente, no vamos a hacer hip hop, pero podemos transitar un territorio similar en lo que respecta a los ritmos”
(Geologist)

Sincronizado con sus compañeros, Avey Tare dice la última palabra: “Para nosotros es interesante trabajar con alguien que viene de un estado mental totalmente distinto al nuestro, porque es bueno que unas orejas diferentes puedan dar su opinión sobre lo que funciona o no en las canciones. Ben ofreció esa perspectiva diferente y aportó muchas ideas”. Así pues, “Water Curses”, el EP que publicaron en 2008, marca el fin de la relación con sus habituales Scott Colburn y Nicolas Vernhes. “Trabajan de otra manera a nivel sonoro. Cada uno graba con su personal estilo técnico. Scott es mucho más experimental, le gusta hacer cosas raras, y Nicolas es muy bueno mezclando, te hace sentir muy cómodo en el estudio”.

Finalmente, se impone el indefinible concepto sonoro del grupo, macerado a lo largo de una década, y ya que Geologist ha abierto la veda usando el término experimental, llega el temido momento de poner las etiquetas a lo que hacen. “Si me pidieran que rellenara un espacio con el estilo de nuestra música, lo dejaría en blanco”, afirma. “Nos hace sentir un poco incómodos cuando nos preguntan qué opinamos del freak folk. No nos parece mal que se usen ciertos términos para reconocer lo que pasa en la música actual”, añade Panda Bear. “Pero nuestros discos suenan muy distintos unos de otros, y si alguna vez nos encajó la definición de freak folk, ahora no es posible asociar nuestro sonido con ella porque utilizamos mucho más la electrónica que hace unos años”.

 
ANIMAL COLLECTIVE, A 20.000 leguas

Rockdelux 269 (Enero 2009)

Foto: Taka Imamura

Diseño: Nacho Antolín

 

El problema, en su caso, consiste en la imposibilidad de utilizar una sola denominación. Porque es evidente que les interesan compositores de vanguardia como Terry Riley y Brian Eno. “Yo lo escuchaba mucho cuando era joven”, admite Panda. “Nos sentimos muy relacionados con el sonido ambiental, que está en la base del techno”, subraya Geologist. Pero no es menos cierto que un tema como “Brothersport”, escogido para cerrar el disco, se fundamenta en la percusión tribal africana, como reconoce Avey. “Nos interesa mucho, porque está íntimamente relacionada con la música de baile electrónica: es regular, constante, palpitante, posee una rítmica muy simple. La percusión tribal y el techno se parecen mucho en eso, y se alejan del ritmo percusivo clásico del rock’n’roll y el jazz. Son más primitivos”.

“Cuando íbamos a mezclar el disco, estábamos en el aeropuerto y vimos una revista en un quiosco. El reportaje de portada trataba sobre las ilusiones ópticas, y tenía una imagen sorprendente, llena de puntos que se movían constantemente si no fijabas la vista en ellos. Era increíble, alucinante”
(Panda Bear)

Y, de perdidos al río, entramos en materia psicodélica. “Nuestra música tiene poco que ver con el género en su acepción más clásica, la de los años sesenta. Es un período muy concreto de la historia del rock, con un sonido muy característico, y no tenemos interés en emularlo, aunque nos gusta. Creemos que sonamos muy modernos”, comenta Geologist. Y nadie lo duda, pero seguir afirmando, como hacía Panda Bear en diciembre de 2007 (Rockdelux 257), que nunca han escuchado a Mercury Rev, sobre todo después de haber grabado una canción como “In The Flowers”, que abre su nuevo álbum, no parece de recibo. “Lo creas o no, es cierto que no supimos de su existencia hasta 2005 –cuando publicaron “Feels” (FatCat)–. El chófer de aquella gira llevaba un CD suyo y nos lo puso. Recuerdo que era ‘Yerself Is Steam’. Y si vas a preguntar por The Flaming Lips, solo hemos oído sus singles más populares. Los vimos en directo en 2001, en una de sus peores giras, así que no era el momento más adecuado para formarse una opinión sobre ellos”.

La influencia psicodélica sí es innegable, al menos, en la lisérgica portada de “Merriweather Post Pavilion”. “Cuando íbamos a mezclar el disco, estábamos en el aeropuerto y vimos una revista en un quiosco. El reportaje de portada trataba sobre las ilusiones ópticas, y tenía una imagen sorprendente, llena de puntos que se movían constantemente si no fijabas la vista en ellos. Era increíble, alucinante. Estábamos en el aeropuerto, insisto, así que no íbamos fumados, que conste”, relata Panda, entre risas. “Nos pareció que era una imagen muy simple y, al mismo tiempo, tremendamente poderosa. Un diseño que sugiere que dentro hay algo mágico. Es un patrón que se mueve en diferentes direcciones y de modos distintos, como nuestra música, que funciona como olas, ondas, tiene un carácter acuático. Y también la producción del disco va en esa dirección, crea una empatía relacionada con estar debajo del agua”. ¿Preparados para la inmersión?

DOMINIQUE A, ¡Luz, más luz!

PORTADA ROCKDELUX (RDL 307)

DOMINIQUE A

¡Luz, más luz!

Por Gerard Casau
LCD SOUNDSYSTEM, Pasado, presente y futuro

PORTADA ROCKDELUX (RDL 226)

LCD SOUNDSYSTEM

Pasado, presente y futuro

Por Joan Pons
VIC CHESNUTT, El filósofo del porche trasero

PORTADA ROCKDELUX (RDL 281)

VIC CHESNUTT

El filósofo del porche trasero

Por Nando Cruz
PONY BRAVO, Porque su rumba está buena

PORTADA ROCKDELUX (RDL 316)

PONY BRAVO

Porque su rumba está buena

Por Joan Pons
FLEET FOXES, La calma

PORTADA ROCKDELUX (RDL 295)

FLEET FOXES

La calma

Por David Saavedra
LOS PUNSETES, Los buenos salvajes

PORTADA ROCKDELUX (RDL 282)

LOS PUNSETES

Los buenos salvajes

Por Pablo Gil
ALELA DIANE, La ruta natural

PORTADA ROCKDELUX (RDL 275)

ALELA DIANE

La ruta natural

Por Juan Manuel Freire
CHRISTINA ROSENVINGE & NACHO VEGAS, Reunión (vampírica) en la cumbre
Por David Saavedra
THE STROKES, Tan fácil

PORTADA ROCKDELUX (RDL 194)

THE STROKES

Tan fácil

Por David S. Mordoh
MERCURY REV, La amistad es lo primero

PORTADA ROCKDELUX (RDL 160)

MERCURY REV

La amistad es lo primero

Por Nando Cruz
ARCTIC MONKEYS, Chúpate esa

PORTADA ROCKDELUX (RDL 297)

ARCTIC MONKEYS

Chúpate esa

Por Pablo Gil
MICAH P. HINSON, Gigante

PORTADA ROCKDELUX (RDL 244)

MICAH P. HINSON

Gigante

Por David Morán
BON IVER, Más números, otras letras

PORTADA ROCKDELUX (RDL 355)

BON IVER

Más números, otras letras

Por Eduardo Guillot y Juan Manuel Freire
MANEL, Sabotaje a la “gent normal”

PORTADA ROCKDELUX (RDL 349)

MANEL

Sabotaje a la “gent normal”

Por David Morán
PUBLIC ENEMY, Black & Brain

PORTADA ROCKDELUX (RDL 89)

PUBLIC ENEMY

Black & Brain

Por Miquel Botella
LEONARD COHEN, El burgués juglar

PORTADA ROCKDELUX (RDL 276)

LEONARD COHEN

El burgués juglar

Por Alberto Manzano
BABYSHAMBLES, Mañana, quién sabe

PORTADA ROCKDELUX (RDL 239)

BABYSHAMBLES

Mañana, quién sabe

Por Nando Cruz
APHEX TWIN, ¡Monstruo!

PORTADA ROCKDELUX (RDL 191)

APHEX TWIN

¡Monstruo!

Por Piers Martin
DAVID BOWIE, Serious Moonlight Tour

PORTADA ROCKDELUX (RDL 4)

DAVID BOWIE

Serious Moonlight Tour

Por David Bowie
BON IVER, Una buena historia

PORTADA ROCKDELUX (RDL 298)

BON IVER

Una buena historia

Por David Saavedra
JOANNA NEWSOM, Ella es única

PORTADA ROCKDELUX (RDL 283)

JOANNA NEWSOM

Ella es única

Por David Saavedra
EL GUINCHO, El gran salto

PORTADA ROCKDELUX (RDL 265)

EL GUINCHO

El gran salto

Por Jaime Casas
BENJAMIN BIOLAY, Confidencial

PORTADA ROCKDELUX (RDL 279)

BENJAMIN BIOLAY

Confidencial

Por Pablo Gil
Arriba