×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ANNA CALVI, A veces veo canciones

“Los intérpretes que me hicieron interesarme por la guitarra fueron Jimi Hendrix y Django Reinhardt, y aún hoy están entre mis preferidos, aunque yo lucho por crear mi propio estilo”.

Foto: Emma Nathan

 
 

ENTREVISTA (2011)

ANNA CALVI A veces veo canciones

Por Pablo Gil

A través de esta entrevista, Pablo Gil nos explicó los inicios de Anna Calvi. Oscura rockera y aventurera del sonido, esta británica está aún en el camino de confirmar las expectativas que generó su debut, pero al menos puede presumir de haber sido apadrinada por Nick Cave, Brian Eno y Rob Ellis, el hombre que ha grabado toda la discografía de PJ Harvey, el espejo donde más se refleja la música de la Calvi, quiera ella o no. Aquí empezó su aventura, que es más bien un reto: conseguir afianzarse con una personalidad propia. Determinación no le falta.

Si fuera cierto el refrán “dime con quién andas y te diré quién eres”, Anna Calvi sería a partes iguales una oscura rockera, una aventurera del sonido y una retratista de la debilidad más recóndita del ser humano, audaz en todos los casos. En realidad, esta veinteañera británica está aún en el camino de tan altas expectativas, pero al menos puede presumir de haber sido escogida por Nick Cave como telonera de Grinderman, de que Brian Eno la haya apadrinado y de que le produzca su primer disco Rob Ellis, el hombre que ha grabado toda la discografía de PJ Harvey. “Brian Eno no es un mentor, como se ha sugerido”, explica por teléfono. “Lo conocí a través de un amigo común y me ha invitado a comer varias veces. Hablamos de música de un modo general y me reafirma en la idea de que la misión del artista es expresarse libre y honestamente, crear algo que salga del corazón. Nick Cave fue muy generoso. PJ Harvey, bueno...”. PJ es la eterna sombra, la típica comparación que ya empieza a fastidiarle.

Cuando descuelga el teléfono, hay que preguntar dos veces si realmente uno está hablando con Anna. La hembra que ruge sobre deseos desmelenados y pasiones fuera de control en su disco de debut, “Anna Calvi” (Domino-[PIAS] Spain, 2011), no se parece en nada a la vocecilla aniñada que apenas se vislumbra al otro lado de la línea. Anna Calvi se explica con frases tímidas, no exentas, todo hay que decirlo, de una seguridad lapidaria. La señorita Calvi, ya sea con melena rubia de starlette o en plan dominátrix en su versión moño, es una de las nuevas sensaciones de la temporada inglesa, como ya anticiparon las mil y una listas de promesas que se publicaron a finales de 2010, muchas de las cuales incluían su exótico nombre. Ahora el álbum refrenda tanto interés, con un rock sinuoso, expresivo y grandilocuente en el que se conjugan los muchos intereses de esta ambiciosa chavala.

“A Brian Eno lo conocí a través de un amigo común y me ha invitado a comer varias veces. Hablamos de música de un modo general y me reafirma en la idea de que la misión del artista es expresarse libre y honestamente, crear algo que salga del corazón. Nick Cave fue muy generoso. PJ Harvey, bueno...”

“Mi padre es italiano y mi madre suiza. No crecí en un hogar típicamente inglés y supongo que mi música tampoco es lo típico por eso. Mi padre es muy aficionado a la música, así que desde pequeña he tenido la oportunidad de conocer muchos discos y muchas músicas distintas, desde el rock clásico de los años cincuenta hasta la ópera”. Dos buenos ejemplos escoge la Calvi, quien asegura que le han influido tanto músicos como David Bowie o Roy Orbison como compositores clásicos. “Empecé a tocar la guitarra a los 8 años y he recibido clases de interpretación y composición clásica”, explica. “Conozco bien y me encanta la obra de Stravinsky, Messiaen y sobre todo de Ravel y Debussy. En mi música no me influyen de un modo directo, pero sí que he utilizado algunas ideas al concebir el sonido de los instrumentos como si fueran toda una orquesta. En la clásica, los sentimientos de tensión y liberación son esenciales, y yo intento aplicarlos en mis canciones”.

Es esta, no lo dudes, una música épica. En ella, Calvi, que estudió un grado de música en la universidad mientras se obligaba a practicar canto seis horas diarias (aunque ahora en su conversación se adivinan, tsk tsk, caladas a un cigarrillo), presume de guitarrista y rechaza todo virtuosismo. “Lo que busco en la música y lo que quiero transmitir es expresividad. Mi principal objetivo es la emoción, la intensidad emotiva”, sentencia. “En general, me gustan los guitarristas que desafían las ideas preconcebidas, que van un paso más allá e intentan hacer algo nuevo. Los intérpretes que me hicieron interesarme por ese instrumento fueron Jimi Hendrix y Django Reinhardt, y aún hoy están entre mis preferidos, aunque yo lucho por crear mi propio estilo”.

La determinación de Anna Calvi se demuestra en la gestación de su primer disco, que empezó a dar forma en 2008 en el sótano de la casa de sus padres, con grabaciones artesanales en ocho pistas y composiciones siempre en desarrollo. “Desde el principio, tenía bastante claro el disco que quería hacer; en ese sentido, el gran logro ha sido alcanzar algo muy parecido a lo que imaginaba, en buena medida gracias a Rob Ellis”. Con una seguridad en sí misma propia del que no tiene nada que perder, durante más de dos años estuvo trabajando en solitario. Cuestionada sobre si pensó en algún momento en dejarlo o si flaqueó en sus ánimos, responde un “no” sin más, como si fuese la pregunta más tonta del mundo.

Uno de los aspectos que preocupaba especialmente a la joven artista londinense era crear un ambiente especial en cada canción, algo intangible y difícil de generar tras años de modelar las composiciones. “El aspecto visual de la música me preocupa tanto como cualquier otra cosa. Es fundamental. Las canciones se tienen que ver tanto como escuchar, son como cuadros sonoros o como minipelículas”. Así, se reconoce influida de manera decisiva por otras disciplinas artísticas aparte de la música. “Por supuesto, y no solo por el cine o la pintura, sino también por la literatura, por ejemplo”.

Todo ello se traduce sobre el escenario en un show de alto riesgo en el que ruidos y silencios extremos son devorados por una voz insaciable. Una puesta en escena, ojú, en la que, además, aplica su gusto por el flamenco. “Me encanta, es también pasional, muy emocionante”, asegura esta chica que parece querer ser Edith Piaf, David Bowie y Captain Beefheart al mismo tiempo, y no morir en el intento.

Etiquetas: 2010s, 2011, Inglaterra, rock
JAMBINAI, El nuevo chamanismo

ENTREVISTA (2016)

JAMBINAI

El nuevo chamanismo

Por Aïda Camprubí
PXXR GVNG, Arriba las manos

ENTREVISTA (2015)

PXXR GVNG

Arriba las manos

Por Jesús Llorente
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
MARONDA, Artesanía pop

ENTREVISTA (2013)

MARONDA

Artesanía pop

Por Eduardo Guillot
ULTIMATE PAINTING, Menos es todo

ENTREVISTA (2015)

ULTIMATE PAINTING

Menos es todo

Por Juan Manuel Freire
BOB STANLEY, Saint Etienne

ENTREVISTA (2008)

BOB STANLEY

Saint Etienne

Por Víctor Lenore
TRENTEMØLLER, Techno ficción

ENTREVISTA (2016)

TRENTEMØLLER

Techno ficción

Por Álvaro García Montoliu
VAMPIRE WEEKEND, Los rookies del año
Por David Saavedra
ANA BÉJAR, Rehaciendo el camino

ENTREVISTA (2016)

ANA BÉJAR

Rehaciendo el camino

Por Rubén Izquierdo
DANIEL JOHNSTON, Lejos, muy lejos

ENTREVISTA (2005)

DANIEL JOHNSTON

Lejos, muy lejos

Por Jordi Bianciotto
MAZONI, Contra la inercia

ENTREVISTA (2016)

MAZONI

Contra la inercia

Por Borja Duñó Aixerch
BEACH HOUSE, Tapar el sol con los dedos
Por Juan Monge
DANIEL MILLER, Perspectivas sobre una revolución
Por Jaime Casas
BEN FROST, Cazafantasmas

ENTREVISTA (2010)

BEN FROST

Cazafantasmas

Por Ruben Pujol
MOMUS, Diario de un narcisista

ENTREVISTA (2004)

MOMUS

Diario de un narcisista

Por José Manuel Caturla
BIGOTT, Al natural

ENTREVISTA (2010)

BIGOTT

Al natural

Por Julio A. Cuenca
EEF BARZELAY, Hiperactivo en tránsito
Por Ramón Fernández Escobar
VAN DYKE PARKS, ¡Música, maestro!
Por Ferran Llauradó
FUGEES, Hard-Rap Café

ENTREVISTA (1996)

FUGEES

Hard-Rap Café

Por Gerardo Sanz
THE ORCHIDS, Los chicos “malos” de Sarah
Por Kiko Amat
LEE FIELDS, Siempre estuvo ahí

ENTREVISTA (2012)

LEE FIELDS

Siempre estuvo ahí

Por Ramón Fernández Escobar
GREGORY PORTER, Be water, my friend
Por Oriol Rodríguez
CHUCHO VALDÉS, Sinfonía afrocubana
Por Barracuda
Arriba