×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ANOUSHKA SHANKAR, El viaje flamenco

Surfeando estilos.

Foto: Óscar García

 
 

ENTREVISTA (2011)

ANOUSHKA SHANKAR El viaje flamenco

En el mestizaje andaluz que dio origen al flamenco, los ingredientes básicos los pusieron los gitanos, un pueblo errante que tiene su origen en la India. Es lógico, pues, que alguien como Anoushka Shankar (hija de Ravi Shankar; por tanto, hermanastra de Norah Jones), virtuosa del sitar y una artista con una mente abierta, acabara recalando en su vereda de la mano de Javier Limón, un experto productor acostumbrado a navegar entre dos aguas. “Traveller” (2011) fue el disco surgido de esta colaboración y el motivo de esta conversación entre Ramon Súrio y Anoushka Shankar.

Tuvimos oportunidad de hablar con Anoushka Shankar (Londres, 1981) justo después del estreno mundial en directo de su nuevo disco, “Traveller” (Deutsche Grammophon-Universal, 2011), que se produjo en el Festival de Músiques Religioses i del Món de Girona el pasado 3 de julio. Un trabajo que es un notable acercamiento al flamenco sin renunciar a las ragas que aprendió de su padre Ravi Shankar. La hermanastra de Norah Jones fue una niña prodigio que debutó en los escenarios a los 13 años y publicó su primer disco, “Anoushka” (Angel, 1998), a los 17. Tras editar otros dos centrados en los modos de la música clásica india, “Anourag” (Angel, 2000) y “Live At Carnegie Hall” (Angel, 2001), empezó sus pinitos en la fusión con “Rise” (Angel, 2005), donde ya aparecía una “Soleá”. Su quinta entrega, “Breathing Under Water” (Angel, 2007), la compartió con Karsh Kale para mezclar downtempo, Bollywood, ragas y mainstream.

“En la tradición musical india siempre decimos que el objetivo de cada músico es sonar como la voz; la imitamos, la seguimos, y las partes instrumentales están concebidas para doblarla y fluir como ella. Pero también me he esforzado en ser muy técnica de una manera flamenca, y eso tiene que ver más con la guitarra que con el cante”

Fruto de su relación con el cineasta británico Joe Wright, nació en febrero su primer hijo, Zubin, cuyo nombre lleva tatuado en el brazo. Y, para dejar constancia de que cuando recaló en Casa Limón estaba preñada, decidió titular la primera canción “Inside Me”, cuyo estribillo, en la voz de Sandra Carrasco, repite “Baila dentro de mí / La vida baila”. “Toda la música se realizó cuando estaba en esta fase nueva, maravillosa y a la vez turbadora de mi vida”, confirma. “Normalmente, hacer un disco era la cosa más importante, y de pronto dejó de serlo para ocupar su lugar el tener un hijo. Fue decisivo, porque estaba en un momento radiante de mi vida y me sentía conectada a algo nuevo y misterioso. La inspiración fluía de manera diferente, y pienso que el disco respira esa felicidad”. El gozo por la maternidad se traslada a una música que refleja sumo respeto por el flamenco. “Conecté pronto con su profundidad y, especialmente, con la manera de cantar. También me he fijado en Paco de Lucía, que para mí es sinónimo de flamenco. Él se convirtió en una gran influencia durante la grabación, ya que pude verlo tres veces en directo, en Berlín, Londres y Madrid, lo cual fue muy revelador”. ¿Para acercarte al flamenco has estudiado la manera de tocar de los guitarristas? “Sí, pero fue un reto, porque el sitar se construyó para otros propósitos y, aunque pueda intentar reproducir lo que hace un guitarrista, nunca podrá igualar su rasgueo y los acordes armónicos, columnas vertebrales frente a las cuales es algo endeble, ya que nuestras formas musicales son modales, no armónicas. No se trató de imitar el sonido, sino de buscar una manera de acoplarme”.

Javier Limón afirma que Anoushka toca el sitar como una cantaora, no como un guitarrista. “Es un gran cumplido, porque en la tradición musical india siempre decimos que el objetivo de cada músico es sonar como la voz; la imitamos, la seguimos, y las partes instrumentales están concebidas para doblarla y fluir como ella. Pero también me he esforzado en ser muy técnica de una manera flamenca, y eso tiene que ver más con la guitarra que con el cante”. ¿El dueto con Pepe Habichuela en el tema “Boy Meets Girl” fue como una jam? “Sí y no, porque no se trataba de ‘ahora tocas tú y luego yo’. Mi parte está basada en una raga, pero no podía tocarla con plena libertad ya que a la vez tenía que estar dentro de su granaína. Y lo mismo él. Tuvimos que corregirnos ambos y trabajar de manera muy cuidadosa para poder producir algo que sonara respetuoso y a la vez improvisado”.

Anoushka Shankar se vuelve a encontrar con el pianista Pedro Ricardo Miño en la “Bulería con Ricardo”. Da la casualidad de que se trata del hijo del guitarrista sevillano Ricardo Miño, quien grabó con Gualberto “Puente mágico” (1983) y “Con trastes” (1998). El ex-Smash también tiene otro recomendable disco de sitar flamenco junto al cantaor Agujetas, “Gualberto y Agujetas” (1978). Anoushka conoce a Gualberto, pero no lo ha escuchado. También sabe quién es Camarón, pero cuando le mostramos “La leyenda del tiempo” (1979) no lo reconoce. “Nunca había visto la portada, pero tengo a Camarón en el ordenador. Ahora se puede tener mucha música sin saber qué imagen tiene el disco”. Aprovechamos para decirle que en la “Nana del caballo grande” también puede escuchar a Gualberto acompañando al cantaor.

 
ANOUSHKA SHANKAR, El viaje flamenco

“En India tenemos una vasta cantidad de formas de música clásica, algunas religiosas, otras no, algunas nuevas, otras milenarias. Hay cincuenta mil estilos diferentes”.

Foto: Óscar García

 

El cante jondo tiene más similitudes con el qawwali pakistaní que con las ragas indias. Y se lo decimos enseñándole el disco “Qawwali flamenco” (2006) que comparten Faiz Ali Faiz, Chicuelo, Miguel Poveda y Duquende. “Me encanta ese disco”, exclama, y añade: “Pero también puedes encontrar similitudes con el flamenco en la música clásica de la India; si escuchas canciones devocionales que tienen cientos de años, suenan espirituales de una manera similar al qawwali. En India tenemos una vasta cantidad de formas de música clásica, algunas religiosas, otras no, algunas nuevas, otras milenarias. Hay cincuenta mil estilos diferentes. En cambio, el qawwali es una forma musical más reducida y definible. Cuando hablas de qawwali sabes lo que significa, puedes ver fácilmente la conexión con el cante flamenco”.

Es precisamente la poesía sufí medieval la que está detrás de la letra del “Si no puedo verla” que canta Duquende. “La escribió Amir Khusrow”, instruye, “un músico, erudito y poeta del siglo XIV. Decidí incluir algo de él porque representa la esencia de un tipo de canción refinada, llamada ghazal, que puede tener temática religiosa, romántica o festiva, cuyos versos pareados y fraseos vocales conectan con el compás y el sentimiento del flamenco. El hecho de que ambas tradiciones sean orales es un factor que nos une. Así, en el flamenco los músicos tocan y cantan respondiéndose unos a otros, lo mismo que hacemos nosotros. Creo que esto hace más fácil trabajar juntos. En cambio, con otras tradiciones que usan partituras es más complicado. Otra parte importante de nuestras similitudes con el flamenco es el ritmo, las dos culturas nos acercamos a él de una forma cíclica. Por eso, para los músicos es fácil adaptarse al mismo compás”.

“Ravi Shankar, además de mi padre, es mi maestro. Toco en su estilo y estoy muy influenciada por él, incluso como compositora, porque he estudiado a su lado desde el principio. Él forma parte de mi identidad, pero sé que si toco es porque me gusta hacerlo, porque forma parte de mí, no solo como una proyección suya”

¿Cuál es el equivalente a la música pop en India? “El término música popular puede significar allí muchas cosas, pero, de lejos, lo más conocido son las músicas de las películas. Aunque la música hecha para el cine, llámalo Bollywood o como quieras, es un término complicado que pienso que realmente carece de significado y que, en todo caso, tiene solo un valor literal, porque la música que se compone para las bandas sonoras tiene influencias de todo, sea rock, pop, electrónica, clásica, hip hop, bhangra o folk”.

En el disco más pop de Anoushka, “Breathing Under Water”, colabora su hermanastra Norah Jones en un tema. ¿No os habéis planteado hacer algo más ambicioso? “Solo para que la gente dejara de preguntármelo todo el tiempo. Adoro su música y creo que es una artista asombrosa, aunque no soy una gran fan del country. Del mismo modo, a ella le gusta lo que yo hago, pero no es una apasionada de la música de India. Por eso no es probable que nos juntemos más allá del ámbito familiar. Aunque nunca se sabe”.

En tus últimos discos te has distanciado del concepto de sitarista clásica. ¿Ser hija de alguien tan relevante como Ravi Shankar supone algún problema para desarrollar una personalidad artística propia? “Es una pregunta difícil de responder. Podría serlo porque él, además de mi padre, es mi maestro. Toco en su estilo y estoy muy influenciada por él, incluso como compositora, porque he estudiado a su lado desde el principio. Creo que no se trata de que esté intentando distanciarme. Él forma parte de mi identidad, pero sé que si toco es porque me gusta hacerlo, porque forma parte de mí, no solo como una proyección suya. La independencia artística se puede comparar a la necesidad que tienen los adolescentes de rebelarse, de explorar las posibilidades de hacer las cosas por sí mismos. Aunque la razón última es porque, como persona, escucho y me gustan muchos estilos de música. No solo crecí envuelta en ragas, tengo otras influencias. Y, cuando empiezas a componer, todo este bagaje aflora en lo que haces. Soy yo sola aprendiendo a sentirme libre en lo que es un proceso natural. Eso no descarta que siga colaborando con mi padre, todavía en activo a los 91 años a pesar de sus problemas de salud”.

ALEJANDRO ESCOVEDO, Llorar, ganas de amar y colocarse
Por Ramón Fernández Escobar
SUICIDE, Jinetes fantasmas

ENTREVISTA (1988)

SUICIDE

Jinetes fantasmas

Por Juan Cervera
JANELLE MONÁE, Ha nacido una estrella
Por Juan Manuel Freire
KETAMA & TOUMANI DIABATÉ & DANNY THOMPSON, Cruce de razas
Por Miquel Botella y Ramon Súrio
AUSTRA, El futuro es ahora

ENTREVISTA (2017)

AUSTRA

El futuro es ahora

Por Marta Pallarès
TORTOISE, Las piezas del puzle

ENTREVISTA (2016)

TORTOISE

Las piezas del puzle

Por Eduardo Guillot
JAMES RHODES, Las teclas de la vida
Por Javier Blánquez
JOANA SERRAT, Sin tu latido

ENTREVISTA (2016)

JOANA SERRAT

Sin tu latido

Por César Luquero
PXXR GVNG, Arriba las manos

ENTREVISTA (2015)

PXXR GVNG

Arriba las manos

Por Jesús Llorente
ASHLEY KAHN, Salvado por el jazz

ENTREVISTA (2006)

ASHLEY KAHN

Salvado por el jazz

Por Roger Roca
ESPLENDOR GEOMÉTRICO, Autarquía de ritmo y ruido
Por Óscar García
CHICHARRÓN, La luz en tus entrañas
Por Fernando Fernández Rego
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
ALARMA!!!, Quieren su parte

ENTREVISTA (1985)

ALARMA!!!

Quieren su parte

Por José Antonio Maíllo
SMOG / PALACE, Magia cotidiana

ENTREVISTA (1996)

SMOG / PALACE

Magia cotidiana

Por Jesús Llorente
KING MIDAS SOUND & FENNESZ, 3 + 1 = 1
Por Carles Novellas
ROCÍO MÁRQUEZ, Entre dos aguas

ENTREVISTA (2014)

ROCÍO MÁRQUEZ

Entre dos aguas

Por Luis Troquel
JULIO BUSTAMANTE, Brisa vespertina
Por Eduardo Guillot
SR. CHINARRO, Pequeño circo

ENTREVISTA (2013)

SR. CHINARRO

Pequeño circo

Por Jesús Llorente
JEFF TWEEDY, No soy la flor, soy el tiesto
Por Víctor Lenore
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
DON THE TIGER, Sabotaje

ENTREVISTA (2013)

DON THE TIGER

Sabotaje

Por Ruben Pujol
ULTIMATE PAINTING, Menos es todo

ENTREVISTA (2015)

ULTIMATE PAINTING

Menos es todo

Por Juan Manuel Freire
Arriba