×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ANTI, Amores alucinados

Tito Pintado o el concepto de “menos es más”.

Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2010)

ANTI Amores alucinados

En los conciertos de Penelope Trip, grupo clave del indie español de los noventa, había momentos en que daba la impresión de que Tito Pintado cantaba en estado de trance. En “Antiaventura” (2009), su segundo disco como anti (tras el mini-LP homónimo de 1998), transmitió una impresión similar: la de estar ante alguien medio grogui que intentara explicar secretos emocionales. Pop minimal, intuitivo y psicodélico. Víctor Lenore lo entrevistó.

Ha tardado una década, pero ha vuelto con inspiración redoblada con “Antiaventura” (Federación de Universos Pop, 2009). Finalmente se anima a pasarse al castellano, firmando unas letras ensoñadoras, que más que contar historias dejan entrever estados de ánimo. Aunque no sepas del todo de qué hablan “Diamantes” o “Lovers Rock”, te quedas escuchando y dando vueltas a las frases. Canciones de amor febril que contagian calidez, evitando las fórmulas habituales. Historias hipnóticas como un caleidoscopio: anti.

Leyendo las reseñas de “Antiaventura”, veo que las influencias que se citan para describirte son muy dispares, desde Thom Yorke hasta el Iván de “Fotonovela”. ¿Cuáles citarías tú? Me resulta muy difícil hablar de mis influencias, creo que no tienen tanto que ver con la música que escucho como con mis limitaciones a la hora de componer o los instrumentos que utilizo. Pienso que la mejor definición de mi música es: “a ver hasta dónde puede llegar alguien que no sabe tocar un instrumento, con la única ayuda de un secuenciador y poco más”. Sí que veo influencias claras de los Young Marble Giants, del “Satélite 99” de Ana D, un disco muy importante para mí, y de algunas canciones de R&B moderno. La conexión entre estos tres estilos tan dispares es un tipo de producción muy desnuda, con muy pocas cosas sonando a la vez. Por ejemplo, hay muchas canciones de R&B en las que apenas hay un ritmo, una voz y poco más. Claro que estamos hablando de producciones y voces excepcionales, que con muy pocos elementos consiguen rellenar todos los huecos. Yo no llego a tanto, pero ese concepto de “menos es más” lo he tenido muy presente.

“Pienso que la mejor definición de mi música es: ‘a ver hasta dónde puede llegar alguien que no sabe tocar un instrumento, con la única ayuda de un secuenciador y poco más’. Sí que veo influencias claras de los Young Marble Giants, del ‘Satélite 99’ de Ana D, un disco muy importante para mí, y de algunas canciones de R&B moderno”
(Tito Pintado)

¿Nos pones un par de ejemplos de canciones R&B que te hayan influido? A principios de la década pasada se hacían unas producciones increíbles, muy avanzadas y a la vez muy pop. Las producciones de Timbaland de aquellos años ahora parecerán muy obvias porque él se ha sobreexpuesto mucho, pero creo que nadie las ha superado todavía. Dos canciones que me gustan y que no son de Timbaland: “What About Us” de Brandy, porque parece una mezcla entre Janet Jackson y Autechre. Una más reciente: “Lip Gloss” de Lil’ Mama; suena tremenda y solo tiene voces y palmas.

¿Dirías entonces que la música negra ha tenido influencia en tu música? A partir de la escucha de mi disco, nadie podría deducir que me gusta tanto la música negra. Es una influencia importante pero no evidente. Y esto es en parte buscado, porque no me gustan las cosas demasiado evidentes, y en parte una consecuencia de que no sé integrar elementos de soul en mi música sin que el resultado suene forzado, aunque espero conseguirlo algún día. Con todo, estoy convencido de que si no me gustase tanto el soul, mi música sonaría completamente distinta, y que es algo que me diferencia mucho de otros artistas que solo escuchan pop y rock. Es una especie de “ingrediente secreto”: no se puede ver, pero está ahí.

En el disco titulas una canción “Hollywood Babilonia", como el famoso libro de escándalos de Kenneth Anger sobre el lado oscuro de la industria de cine. ¿Tienes algún personaje favorito entre los que aparecen? Cuando lo leí por primera vez, con 16 años, me impresionaron mucho las historias más truculentas, como la de Fatty Arbuckle. Aunque mi foto favorita es la de Joan Crawford en su cama, durmiendo agarrada al Oscar que acababa de ganar.

Las letras me transmiten cierta fascinación con el mundo de la fama con minúsculas, en un sentido parecido al de Andy Warhol o John Waters. ¿Es así? No especialmente, soy muy poco mitómano y el glamour me interesa cero. A mí me fascinan mucho más los desconocidos que los famosos. Creo que mis letras hablan de ver a alguien por la calle o en el metro y que te deslumbre. Es un tema recurrente en varias de mis canciones, pero tampoco tenía planeado hacer especial hincapié en ello, fue mucho más espontáneo. O quizás me repito tanto porque no se me ocurrió nada mejor: prácticamente acabo de empezar a escribir en castellano y no es que ande sobrado de recursos.

 
ANTI, Amores alucinados

“A mí me fascinan mucho más los desconocidos que los famosos. Creo que mis letras hablan de ver a alguien por la calle o en el metro y que te deslumbre”.

Foto: Alfredo Arias

 

¿Cuál dirías que es tu motivación para hacer canciones? Pues es una pregunta complicada. Una de las cosas que me hace más feliz en la vida es terminar una canción y que me guste. A mí hacer música me cuesta mucho, sufro un montón cuando las cosas no salen como quiero... que es la mayor parte de las veces. Pero cuando lo consigo, es muy gratificante. Y si a otra gente le gusta, más aún. Así que cuando hago una canción, pienso en mí, y luego un poco en los demás. Le he tenido que dar mil vueltas a esta respuesta porque cuando hago música no me planteo cuál es mi motivación ni nada... Es un poco antinatural darle vueltas a estas cosas, acabas respondiendo cosas un poco artificiales cuando en realidad hacer canciones, en mi caso, es poco más que sentarte en una habitación a pulsar botones y teclas. Desde luego acaba siendo mucho más que eso, pero mientras las hago esa es la sensación que tengo, es algo muy primitivo.

“Una de las cosas que me hace más feliz en la vida es terminar una canción y que me guste. A mí hacer música me cuesta mucho, sufro un montón cuando las cosas no salen como quiero... que es la mayor parte de las veces. Pero cuando lo consigo, es muy gratificante. Y si a otra gente le gusta, más aún. Así que cuando hago una canción, pienso en mí, y luego un poco en los demás”
(Tito Pintado)

Creo que siempre has buscado un sonido entre hipnótico y ensoñador. Me gustaría saber cuáles son los últimos artistas o discos que han conseguido crear este efecto en ti. Me refiero a hipnotizarte y hacerte sentir como en otra dimensión. No son recientes, pero ahora se me ocurre el “Come To My Garden” de Minnie Riperton, algunos de los Cocteau Twins, el primer volumen de “El misterio de las voces búlgaras”... My Bloody Valentine, por supuesto... Como ocurre con el soul, no son influencias especialmente evidentes en mi música, ¿o sí?

¿Nos hablas un poco sobre tus conciertos? ¿Los disfrutas?¿Qué parte juegan las películas y qué pretendes crear con ellas? Si se dan las condiciones adecuadas, es decir, si suena todo bien tanto dentro como fuera del escenario, los disfruto y me suelto. El último concierto que he dado fue en Logroño, en el Doble Programa Triple. Fue con Hidrogenesse y Mano de Santo, dos grupos que me gustan mucho. El sonido era impecable, el público estaba atento...  Lo de proyectar películas comenzó como un apoyo, para que en el escenario hubiese algo más que un chico sentado en un taburete cantando sobre unas bases musicales, porque eso no es un gran espectáculo. Pero me gusta la sensación que se crea al combinar imágenes y música. Proyecto cosas de Kenneth Anger, Maya Deren y gente así...

Para terminar, me gustaría que nos hablaras del último disco, película y libro que te han enganchado. Ninguno de los tres son recientes. Disco: “Lady In Satin”, de Billie Holiday. Nunca había sido muy fan, pero estas canciones me impresionan porque su voz está muy rota; creo que fue de los últimos que grabó. Transmite mucha tristeza. Película: “Tres mujeres”, de Robert Altman. Es muy extraña, como una mezcla de “Persona”, de Bergman, y “Mulholland Drive”, de Lynch. Las protagonistas son unos personajes imposibles cuyas vidas cotidianas se convierten en una especie de alucinación. Uno de sus fotogramas estuvo a punto de ser la portada de mi disco, pero al final elegí “Las margaritas”, de Vera Chytilová, que también me gusta mucho. Libro: “La vida perra de Juanita Narboni”, de Ángel Vázquez. Lo descubrí por un reportaje de la tele sobre Tánger. Es un monólogo interior de una señorita de clase alta que ve cómo su mundo se va desmoronando poco a poco. Está escrito fantásticamente bien. Es mi novela española favorita.

En la entrevista en la web ‘Jenesaispop’ decías que el disco que más has regalado en tu vida es “La question” de Françoise Hardy. ¿Qué tiene de especial? Es muy distinto a todo lo de Françoise Hardy: lo compuso a medias con una chica brasileña llamada Tuca, que poco después publicó un álbum llamado “Dracula, I Love You”, que me gusta muchísimo también. “La question” entraría en esa categoría de discos hipnóticos de los que hablábamos antes.

JANELLE MONÁE, Ha nacido una estrella
Por Juan Manuel Freire
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
ALLEN TOUSSAINT, Piano añejo

ENTREVISTA (2009)

ALLEN TOUSSAINT

Piano añejo

Por Ramón Fernández Escobar
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (2ª parte)
Por Santi Carrillo
EMMY THE GREAT, La guerra tranquila
Por Juan Manuel Freire
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
LEONARD COHEN, El arte del susurro
Por Diego A. Manrique
LÜGER, Krautrock con torreznos

ENTREVISTA (2010)

LÜGER

Krautrock con torreznos

Por César Estabiel
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
AUSTRA, El futuro es ahora

ENTREVISTA (2017)

AUSTRA

El futuro es ahora

Por Marta Pallarès
BABY DEE, Gran circo

ENTREVISTA (2007)

BABY DEE

Gran circo

Por Víctor Lenore
MAZONI, Disparen al profesor Keating
Por Dimas Rodríguez
XENIA RUBINOS, La aldea global

ENTREVISTA (2012)

XENIA RUBINOS

La aldea global

Por Eduardo Guillot
LA ESTRELLA DE DAVID, El Nota

ENTREVISTA (2011)

LA ESTRELLA DE DAVID

El Nota

Por Pablo Gil
JOE BOYD, La edad de oro

ENTREVISTA (2007)

JOE BOYD

La edad de oro

Por Jordi Bianciotto
SHARON JONES, El camino difícil

ENTREVISTA (2010)

SHARON JONES

El camino difícil

Por Ramón Fernández Escobar
ANOUSHKA SHANKAR, El viaje flamenco
Por Ramon Súrio
ALEX ROSS, La clásica como nunca la has leído
Por Juan Manuel Freire
JOSETXO EZPONDA, Los Bichos

ENTREVISTA (2007)

JOSETXO EZPONDA

Los Bichos

Por Víctor Lenore
ORNETTE COLEMAN, El sonido de la libertad
Por Roger Roca
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
Arriba