×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
AUSTRA, El futuro es ahora

Revolución permanente.
Foto: Renata Raksha

 
 

ENTREVISTA (2017)

AUSTRA El futuro es ahora

“Future Politics” es electrónica de dormitorio cantada con voz de soprano, feminismo y destrucción constructiva del sistema, melodías a bajas revoluciones que incitan a la alta revolución y ciencia ficción para soñar (y crear) nuestra próxima realidad. El proyecto de Austra apostó por la comunión entre personas y sintetizadores, atmósferas envolventes y un discurso filosófico y económico poco común en la electrónica. “There’s only way, future politics”. La esperanza nos aguarda en la pista de baile. Marta Pallarès entrevistó a Katie Stelmanis.

La coincidencia une en el espacio-tiempo la consciencia social de los himnos surgidos de Nashville con la nueva revolución que busca Katie Stelmanis con su proyecto Austra. Nos atiende en plena gira por los Estados Unidos, a bordo de un autobús que la acerca a esa ciudad de históricas guitarras para presentar un tercer disco que bascula alrededor de una máxima de Malcolm X: “El futuro pertenece a aquellos que se preparan para él hoy”. Su “Future Politics” (Pink Fizz-Domino-Music As Usual, 2017) suena a profecía, y fue publicado el mismo día en que Donald Trump se proclamó presidente, aunque la canadiense lo escribiera antes de que el nuevo líder fuese elegido en las urnas. Sus letras suenan premonitorias aun sin haberlo pretendido: “Es una sensación extraña. Lo compuse mucho antes de las actuales circunstancias políticas, y ahora en este tour norteamericano mucha gente viene a los shows con mis canciones en mente. Es un álbum que quizá será más relevante ahora por el panorama actual, aunque no lo busqué”. Su intención era puramente emocional, íntima, “a partir de sentimientos universales como el respeto al medio ambiente o circunstancias personales como afrontar la depresión de un ser querido”. El resultado, cuenta, es todavía mejor que el esperado.

“Lo compuse mucho antes de las actuales circunstancias políticas, y ahora en este tour norteamericano mucha gente viene a los shows con mis canciones en mente. Es un álbum que quizá será más relevante ahora por el panorama actual, aunque no lo busqué”
(Katie Stelmanis)

“Future Politics”, de todos modos, tiene profundas raíces filosóficas y económicas. Stelmanis indagó en el #Accelerate Manifesto, que elabora un panorama donde la tecnología eventualmente avanzará lo suficiente para liberarnos del sistema capitalista, eliminando el trabajo como necesidad. Todas sus lecturas sobre teorías poscapitalistas le sirvieron, dice, en un momento de escritura “inicialmente desesperanzado sobre la situación actual, mientras que a la vez intentaba ayudar a varias personas de mi entorno a avanzar”.

Para hacerlo, dispara un trabajo donde son esenciales tanto la cultura de club europea como pesos pesados de la reivindicación como Massive Attack, y todo ello conducido por su voz, modulada en la música clásica. La producción se vuelca entera en las manos de Stelmanis, quien se declaró una “control freak” en su debut, “Feel It Break” (Paper Bag-Domino, 2011), y abrió un poco el cerco con su segundo LP, “Olympia” (Paper Bag-Domino, 2013), solo para regresar de nuevo al dominio férreo que le da su ordenador. En este proyecto de dormitorio afirma que “aunque sea extenuante intentar controlarlo todo, no me sentí cómoda dejando ámbitos como el de la escritura al grupo. Ahora quería recuperar mi independencia, lo que me ha forzado a mejorar en todos los aspectos y tener que conocer mucho más los procedimientos técnicos”. Durante las mezclas contó con Alice Wilder, su pareja en ese momento, lo que la ayudó a tener un conocimiento más profundo del mundo de la producción: “Fue un proceso maravilloso y, además, mucho más barato. En mi anterior disco hubo muchas personas opinando sobre mi música y no quería que eso ocurriera de nuevo, así que ahora he aprendido todo sobre los más mínimos sonidos que hay en este trabajo”.

El clip de “Future Politics”, dirigido por Allie Avital, y su mensaje de esperanza para un mundo mejor. “Es tiempo de construir visiones radicalmente diferentes a lo ya conocido”.

Este es un disco dual, escrito principalmente a caballo entre Montreal y México, y la vibra de ambas ciudades lo diferencia. Una mitad oscura y fría, la otra abierta y esperanzada: “Aunque la vida urbana empieza a parecerse en todo el mundo por culpa de las construcciones baratas y las mismas tiendas, irme a México fue muy estimulante. Allí me abrí después de un período sombrío de mi vida y eso se nota también en el álbum”. Su implicación con el país se terminó materializando en una canción, “43”, que habla del asesinato aún no resuelto de ese número de estudiantes en Ayotzinapa, y en un ritmo más pausado que en discos anteriores.

“La imaginación es una herramienta tremendamente poderosa a nuestro alcance, y me encantaría pensar que mi música puede animar a las personas a usarla”
(Katie Stelmanis)

A pesar de buscar un mañana sin género ni distinciones, Stelmanis cree que hay que crearlo hoy en femenino. Por eso su música está escrita, mezclada, producida y masterizada por mujeres que todavía ocupan roles poco visibles en la industria de la música. “Hay muchas cantantes e instrumentistas, pero la disparidad es enorme detrás del escenario y en la ingeniería de sonido. Los números son mucho menores de lo que cabría esperar”. Afirma no estar cansada de poner sobre la mesa el tema del género en la música, “porque yo no veré este problema solucionado mientras viva; llevará décadas cambiar el sistema imperante donde las oportunidades para las mujeres son aún mucho menores”.

Stelmanis nos entrega, pues, una caja cargada de promesas. Y se construyen gracias a esa imaginación que combate tiempos tenebrosos, creando realidades que todavía ni siquiera están esbozadas: “Esa es la idea. La imaginación es una herramienta tremendamente poderosa a nuestro alcance, y me encantaría pensar que mi música puede animar a las personas a usarla”. La esperanza radica en un mundo que todavía no existe. Tenemos que imaginarlo. Es el tiempo para las políticas futuras. Su valiente grano de arena, la semilla, está ahí.

MAD PROFESSOR, The Spanish Dub Invasion
Por Dr. Decker
THE TELESCOPES, Más allá de la visión natural
Por David Saavedra
CRISTINA LLISO, Una sorpresa

ENTREVISTA (2012)

CRISTINA LLISO

Una sorpresa

Por César Estabiel
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
TIM HECKER, Escala infinita

ENTREVISTA (2011)

TIM HECKER

Escala infinita

Por Juan Monge
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
RODDY FRAME, Elogio de la nostalgia
Por David Saavedra
CHUCK BERRY, Habló la leyenda

ENTREVISTA (1987)

CHUCK BERRY

Habló la leyenda

Por Joan Ribera
MAURICE LOUCA, Buenos tiempos para la lírica
Por Llorenç Roviras
SUNN O))), El ministerio del drone
Por Ruben Pujol
YUCK, La inconsciencia de la juventud
Por Juan Manuel Freire
RICKIE LEE JONES, Y el espíritu se hizo verbo
Por Ramón Fernández Escobar
COWBOY JUNKIES, Todas las cenas de Nochebuena
Por Nando Cruz
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
BENJAMIN CLEMENTINE, Buena historia, buen músico
Por Juan Manuel Freire
LOQUILLO vs. J PLANETAS, El mito y la leyenda
Por David Saavedra
TELEVISION PERSONALITIES, No llores… solo es un disco
Por César Estabiel
BEACH HOUSE, Mirar atrás, mirar adelante
Por Ramón Fernández Escobar
ANA BÉJAR, Rehaciendo el camino

ENTREVISTA (2016)

ANA BÉJAR

Rehaciendo el camino

Por Rubén Izquierdo
GREGORY PORTER, Be water, my friend
Por Oriol Rodríguez
BATIDA, Nuevo tropicalismo africano
Por Carlos Fuentes
MOTÖRHEAD, La fiesta de los 10 años
Por Luis Carlos Buraya
Arriba