×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
BATIDA, Nuevo tropicalismo africano

Pedro Coquenão: aromas de pistas de baile contemporáneas y pespuntes sonoros rescatados de grabaciones añejas de los setenta. Foto: Manuel Lino

 
 

ENTREVISTA (2013)

BATIDA Nuevo tropicalismo africano

Invento de francotirador para un siglo nuevo, Batida es el proyecto personal del portugués de raíces angoleñas Pedro Coquenão. Una audaz batidora de folclore africano cocinado con aromas de pista de baile global. Con apenas un disco homónimo, el músico radicado en Lisboa trazó una hoja de ruta sin visados para superar anacrónicas fronteras culturales y alimentar públicos nuevos. Carlos Fuentes lo entrevistó.

Antes, mucho antes de que las músicas africanas fueran redescubiertas por el público grande del norte de Europa, Portugal ya ejercía como puerta de entrada de los sonidos del continente negro. Cuestión de herencia: la presencia colonial en África hilvanó intensos lazos de comunicación cultural entre ambas orillas. Y el lisboeta Pedro Coquenão es hijo de este acervo. Criado con un pie en cada lado, este músico también conocido como DJ Mpula ha ensamblado con éxito aromas de pistas de baile contemporáneas y pespuntes sonoros rescatados de grabaciones añejas de los setenta. Batida, álter ego que también titula su disco de estreno, rebosa tropicalismo africano sin concesión alguna a la melancólica saudade. “La cultura portuguesa está presente en algunos países de África y rasgos de esos países también están en nuestra cultura, y yo lo único que hago es intentar potenciar la comunicación entre ambas partes”, afirma Batida.

“La cultura portuguesa está presente en algunos países de África y rasgos de esos países también están en nuestra cultura, y yo lo único que hago es intentar potenciar la comunicación entre ambas partes”
(Pedro Coquenão)

Todo empezó en la radio. En 2006 Pedro Coquenão propuso al canal nacional un programa de música enfocado a la investigación y el rescate de grabaciones antiguas que mostraran el vínculo emocional entre Portugal y los cuatro países africanos con raigambre lusa. Era un buen plan, pero la música presente acabó por imponerse a la historia. “De pronto”, explica el músico desde Lisboa, “me di cuenta del empuje de la nueva electrónica que se está haciendo ahora en las ciudades de África”. Eran años de eclosión para ritmos como el kuduro, cóctel de hip hop, house y kizomba angoleño que invitó a mirar a África con ojos de modernidad. Batida ya estaba en camino. Coquenão comenzó a grabar bases instrumentales para enviar por la red a jóvenes raperos de Luanda, la capital efervescente de Angola. Pronto comenzaron a llegar de vuelta pistas de sonido alimentadas con la vehemencia rapera de los africanos. “No estaba buscando algo en particular, más bien una vía de expresión personal para crear algo que sienta de veras. Porque la música africana forma parte de mí desde que tengo uso de razón. Mi madre dice que ella solía cantar cuando estaba embarazada, así que esa influencia siempre estuvo ahí. Luego apareció la primera banda de África que recuerdo, el dúo Ouro Negro, y también el angoleño Bonga, que me llamó la atención de niño por su figura elegante y ese nombre tan poderoso”.

Vídeo del propio Pedro Coquenão para su tema “Alegria”, gran éxito de Batida: guitarras africanas y ambiente de psicodelia electrónica con un claro aire al tropicalismo que inspiró a El Guincho.

“Batida” (Soundway-Music As Usual, 2012) fue el primer capítulo de la alianza luso-angoleña. Ocho canciones repletas de aportaciones de artistas urbanos desconocidos fuera de las fronteras culturales de África como Circuito Feixado, Ikonoklasta, MCK, Ngongo y Bob da Rage Sense, más dos piezas propias (“Alegria”, “Bazuka”). Todo fue procesado, con vocación híbrida, en los estudios del productor Beat Laden en Lisboa. “Como músico y como persona me siento cómodo oscilando entre géneros, y creo que no estoy obligado a elegir. Porque la música electrónica puede ser tan tradicional como el folclore. Y como las tradiciones pueden llegar a ser tan sofisticadas como la electrónica, no tengo por qué elegir entre una y otra”, indica Batida, convencido de que “lo contemporáneo será la tradición del futuro”. En esta dirección, Coquenão reivindica influencias seminales del rock y del pop de su época, de The Clash a New Order, del jazz al house noctámbulo. “El vínculo entre culturas no es algo nuevo ni tiene una ruta que trazar con facilidad. ¿Quién empezó qué? No lo sé, porque incluso el fado tiene unos orígenes variados a partir del diálogo entre Portugal, los países africanos e incluso Brasil. Y ahora las influencias de países como Angola o Cabo Verde están muy activas en muchos barrios de Lisboa”.

“La música electrónica puede ser tan tradicional como el folclore. Y como las tradiciones pueden llegar a ser tan sofisticadas como la electrónica, no tengo por qué elegir entre una y otra”
(Pedro Coquenão)

Consciente del público creciente que atesoran las músicas de África, Batida se ha propuesto ampliar el eco de los sonidos negros contemporáneos. De hecho, su último proyecto combina música e imágenes en el documental “É dreda ser angolano”, la historia de una ficticia estación de radio en Luanda que se grabó sobre el terreno, sin apoyo comercial, y en una suerte de ágil ejercicio Dogma. “Primero pensamos en recolectar imágenes para ilustrar un vídeo del Conjunto Ngonguenha, pero luego terminamos acumulando diecisiete cintas con material de Ikonoklasta”, explica Pedro Coquenão, “así que decidimos fusionar todo en una especie de documental hilvanado con ‘samples’ de mi disco y de algunos conciertos. Fue una suerte dar con este material callejero porque, además de ayudar a que la nueva música angoleña sea más conocida fuera de África, creo que también ofrece una perspectiva diferente del trabajo de Batida”. Porque las músicas de África han vuelto para quedarse. “Ahora hay público más pendiente de las músicas que se están haciendo en todo el mundo y eso ha generado unas audiencias más abiertas en gustos, sin muchos prejuicios al encontrarse con otras culturas. Y ahora la gente viaja más, así que buscar fuera es más fácil que antes. Puede que sea una moda, realmente no lo sé, pero es positivo”. Y en el creciente interés africano de disqueras europeas, ¿no se esconde cierto oportunismo? “No lo creo, yo pienso que es genial que un artista y un sello se encuentren y trabajen al mismo nivel. Al menos es lo que ha ocurrido conmigo en Soundway Records. Yo creo en las personas, no en países ni en mercados”.

Publicado en la web de Rockdelux el 20/9/2013
YO LA TENGO, Así que pasen otros veinte años
Por César Estabiel
TINDERSTICKS, Pura medicina

ENTREVISTA (2012)

TINDERSTICKS

Pura medicina

Por Gabriel Núñez Hervás
GRAVENHURST, Sonidos de una cartografía imaginada
Por Óscar García
THE ORCHIDS, Los chicos “malos” de Sarah
Por Kiko Amat
JOSELE SANTIAGO, Absurdo sin dramatismos
Por David Saavedra
BORED NOTHING, Las antípodas. Lo contrario
Por David Saavedra
TWEEDY, Asuntos de familia

ENTREVISTA (2015)

TWEEDY

Asuntos de familia

Por Eduardo Guillot
KETAMA & TOUMANI DIABATÉ & DANNY THOMPSON, Cruce de razas
Por Miquel Botella y Ramon Súrio
FATHER JOHN MISTY, The Bright Side Of Life
Por Pablo Gil
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (1ª parte)
Por Santi Carrillo
CRISTINA LLISO, Una sorpresa

ENTREVISTA (2012)

CRISTINA LLISO

Una sorpresa

Por César Estabiel
JUVENTUD JUCHÉ, Esa extraña inercia
Por César Luquero
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
JUNIP, Los límites sin límites

ENTREVISTA (2010)

JUNIP

Los límites sin límites

Por David Saavedra
PATTI SMITH, El compromiso

ENTREVISTA (2004)

PATTI SMITH

El compromiso

Por Ben Edmonds
DESTROYER, La vida adulta

ENTREVISTA (2011)

DESTROYER

La vida adulta

Por Juan Monge
PAUL HAIG, Nanorobótica independiente
Por José Manuel Caturla
RAMONCÍN, … Bravo por la música!
Por Santi Carrillo
HECTOR ZAZOU, El sentir del geógrafo
Por Ramon Súrio
JOAQUÍN PASCUAL, Una cierta mirada
Por David Saavedra
MAURICE LOUCA, Buenos tiempos para la lírica
Por Llorenç Roviras
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
Arriba