USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
BOMBINO, Alma tuareg

Orgullo tuareg.

Foto: Ron Wyman

 
 

ARTÍCULO (2011)

BOMBINO Alma tuareg

Bombino, impetuoso guitarrista tuareg nacido en Níger, debería ser uno de los músicos con más proyección internacional. Recuperamos esta pieza de Vicenç Batalla de cuando la nueva sensación del desert blues se dio a conocer con “Agadez” (2011), la prueba de que el blues de Bombino hipnotiza y transforma el ánimo.

Hay que ir al desierto para escuchar cierta música. Y comprobar que, en esos sitios, la guitarra es sinónimo de revolución. Y, si es eléctrica, mejor. Así lo entendieron los pioneros Tinariwen y así lo empieza a propagar ya por las capitales del mundo Omara “Bombino” Moctar, quien, nacido hace 31 años en un campamento tuareg al norte de Agadez, dispone ahora de los medios suficientes para demostrar su dominio del instrumento más lejos de la arena de Níger y cantando en tamasheq.

“Estábamos rodeados de cabras y camellos. Y es el último lugar del mundo donde te puedes imaginar que te vas a encontrar con algo parecido”
(Carlos de Hita)

En directo, entra en trance y hace entrar en trance al público presente como si todavía estuviera bajo las estrellas, acompañado solo de otra guitarra rítmica, percusiones y coros. Fue el caso en el concierto de Banlieues Bleues, el festival de la periferia noreste de París en abril pasado, donde iniciaba su gira mundial, que le debe llevar por el norte de Europa, Estados Unidos y Japón, pero no aún por España.

Ese día, antes de empezar, apareció en el escenario el mánager inglés de Tinariwen, Andy Morgan, diciendo que desde que decidió hacerse cargo del grupo del norte de Malí hace una década no había visto algo parecido. El responsable es un estadounidense, Ron Wyman, que se fue a buscar a Bombino a la capital de Burkina Faso a principios de 2009 para llevárselo meses después a un estudio de grabación de Boston, donde registró buena parte de “Agadez” (Cumbancha-Karonte, 2011). El álbum se dio por terminado cuando el guitarrista pudo regresar a su país, en enero de 2010, tras el final de la segunda rebelión tuareg, y dio un concierto ante la Gran Mezquita de Agadez, del que se extrajeron dos temas del disco (“Adounia” e “Iyat idounia ayasahen”) que también integran el documental “Agadez, The Music And The Rebellion”, del propio Wyman.

Desde hace escasamente un año, además, se puede descargar un álbum acústico anterior, “Agamgam 2004” (2010), a través del sello francés por internet Reaktion. Su promotor es Sedryk, quien posee la mayor base de datos sobre los artistas tuaregs y sus últimas tres décadas de revolución musical (ver aquí). En las informaciones de unos y otros, se habla, sin citar su nombre, del ingeniero de sonido de un equipo español que, en noviembre de 2004, aprovechó un rodaje en el desierto del Teneré para captar la maravillosa guitarra y voz de su cocinero, que cada noche les animaba las veladas. Ese cocinero se hacía llamar entonces Bambino y ese ingeniero de sonido fue el segoviano Carlos de Hita, quien trabajaba para la película “La gran final” (2006), de Gerardo Olivares.

 
BOMBINO, Alma tuareg

“En Agadez se toca la guitarra eléctrica en las bodas o los bautizos. No se hace con la acústica”. Foto: Ron Wyman

 

“Estábamos rodeados de cabras y camellos. Y es el último lugar del mundo donde te puedes imaginar que te vas a encontrar con algo parecido”, recuerda un Carlos de Hita que no sabía nada de la proyección actual de Omara Moctar. Para grabarlo, lo situó a él y a varios de sus acompañantes formando un semicírculo en una duna. A ello, añadió en la posproducción las palabras de un poeta tuareg y los sonidos del crepitar del fuego, el viento y los camelleros.

En Agadez el CD se escucha por todos lados, tal como comprobó el propio De Hita cuando regresó en 2006. Este ingeniero de sonido tampoco se acababa de creer que Omara le dijera que, poco antes, había grabado con unos tal Stones. Efectivamente, a través de la ONG Nomad Foundation, y cuando estaba de gira por Estados Unidos con el grupo Tidawt, el saxofonista Tim Ries les hizo entrar en un estudio de Los Ángeles para hacer una “desert version” del “Hey Negrita” de los Rolling Stones. “Yo, la verdad, no sabía quiénes eran. Vimos llegar una limusina y descender de ella a dos tipos. Y nos dijeron que eran muy conocidos”, nos explicó medio riendo Bombino minutos antes de subir al escenario en las afueras de París. Eran, ni más ni menos, Charlie Watts y Keith Richards.

“La música siempre me acompaña en mis pensamientos, en mis ideas. Intento hacer algo que no conozco. Y, sí, hago una música comprometida. Aunque, para mí, es un honor tocar para todo el mundo, no solo para tuaregs”

Las circunstancias en que se hizo esta entrevista no nos dejaron demasiado tiempo para hablar. Además, él es alguien más bien austero, fiel reflejo del entorno del que proviene. A los 10 años tuvo que emigrar con su padre y su abuela a Argelia por la primera rebelión tuareg y la represión del gobierno de Níger. Luego, a mediados de los noventa y con 16 años, se buscó la vida primero en Tamanrasset y Djanet, en Argelia, y más tarde cruzando clandestinamente la frontera libia para acabar trabajando de granjero en un desierto cerca de Trípoli.

Allí se empapó de vídeos de Jimi Hendrix y, atención, Mark Knopfler. Su técnica es un sabio equilibrio entre las tradiciones más antiguas de su pueblo y una voluntaria evolución occidental. Sigue, en este sentido, el mismo camino generacional que el malí Vieux Farka Touré, con quien comparte, por cierto, el mismo mánager. La diferencia es que, en 1997, tuvo que volver a exiliarse a Burkina Faso porque durante la segunda rebelión tuareg mataron a dos de sus músicos y él estaba asimismo en peligro.

“La música siempre me acompaña en mis pensamientos, en mis ideas. Intento hacer algo que no conozco. Y, sí, hago una música comprometida. Aunque, para mí, es un honor tocar para todo el mundo, no solo para tuaregs”. Estas son las palabras de alguien que no quiere volver a vivir más temporadas de exilio e infortunio a causa de la defensa de sus derechos como pueblo. Y lo reivindica en sus canciones, con letras suyas y de otros “ishumar” mayores que él, los jóvenes que hicieron la revolución con la guitarra. Hasta el punto de que este instrumento es ya algo familiar: “En Agadez se toca la guitarra eléctrica en las bodas o los bautizos. No se hace con la acústica”. Es todo un motivo de orgullo. 

JASON MOLINA, Un gótico tardío

ARTÍCULO (2013)

JASON MOLINA

Un gótico tardío

Por Beatriz G. Aranda
MICHAEL JACKSON, Amado monstruo

ARTÍCULO (2009)

MICHAEL JACKSON

Amado monstruo

Por Luis Lles
BUDDY HOLLY, Para acabar de una vez con la adolescencia
Por Marcos Ordóñez
KANYE WEST, Yes, Sir

ARTÍCULO (2005)

KANYE WEST

Yes, Sir

Por Roc Jiménez de Cisneros
ERYKAH BADU, Más allá del fantasma de Billie H.
Por Miquel Botella
HÉCTOR LAVOE, El hombre que respiraba bajo el agua
Por Ragnampiza
WILL JOHNSON + ANÍMIC, Un texano en Montserrat
Por Nando Cruz
RAMONES, Colegas de otro mundo

ARTÍCULO (2006)

RAMONES

Colegas de otro mundo

Por Pat Gilbert y Eduardo Guillot
LEAD BELLY, Rompiendo el grillete
Por Miguel Martínez
BROADCAST, Todas las voces dentro de una
Por Juan Monge
JOHN HIATT, Una esperanza lenta

ARTÍCULO (1989)

JOHN HIATT

Una esperanza lenta

Por David S. Mordoh
THE SMITHS, Coronation Street

ARTÍCULO (1986)

THE SMITHS

Coronation Street

Por Santi Carrillo
DEAD KENNEDYS, Punto final

ARTÍCULO (1987)

DEAD KENNEDYS

Punto final

Por Quim Casas
BILLIE HOLIDAY, Del sentimiento trágico de la vida
Por Mingus B. Formentor
MICHEL LEGRAND, Puente musical entre Europa y Hollywood
Por Vicenç Batalla
LOS MODELOS, Lágrimas sobre un grupo muerto
Por Diego A. Manrique
MORENTE, Esa curiosidad inacabable
Por Luis Clemente
SONIC YOUTH, Teenage film stars

ARTÍCULO (1993)

SONIC YOUTH

Teenage film stars

Por Juan Cervera
FRANK ZAPPA, De entre los muertos
Por Quim Casas
PACO DE LUCÍA, El genio “especial”
Por Silvia Cruz Lapeña
LOU REED, El explorador del abismo
Por David Morán
MERLE HAGGARD, Prisionero del viento
Por Miguel Martínez
MADELEINE PEYROUX, La dama canta blues
Por Peter Doggett
Arriba