USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo

Fundamental en la identidad del pop norteamericano durante los años sesenta: instrumentista, compositor, productor y arreglista. Foto: Piper Ferguson

 
 

ENTREVISTA (2011)

BOOKER T. JONES Un sonido cálido y gordo

Por Pablo Gil

El mítico Booker T. Jones regresó a la actividad en 2009 con “Potato Hole” (ayudado por Drive-By Truckers y Neil Young) y en 2011 hizo lo propio con “The Road From Memphis” (en compañía de The Roots, convertidos en unos modernos MG’s), disco en el que el veterano organista y forjador del soul sureño rindió homenaje a sus raíces blues. Así se certificó la recuperación de esta leyenda del pop de Estados Unidos, un hombre humilde admirado por músicos de varias generaciones. Pablo Gil se quitó el sombrero antes de entrevistarlo por teléfono.

La música popular recuperó en 2009 a Booker T. Jones (Memphis, 1944), un hombre fundamental en la identidad del pop norteamericano por sus ingentes contribuciones como instrumentista, compositor, productor y arreglista, particularmente durante los años sesenta. Aunque él no lo tenga tan claro. “Oh, bueno, la gente dice esas cosas y a mí me alegra mucho”, dice desde su casa en Los Ángeles, al otro lado de una línea telefónica que envía su voz relajada y lenta, aunque firme en sus sentencias. “Soy una persona muy afortunada, porque a mí me encanta la música, la toco para mi propio placer, y soy muy feliz de haber podido contribuir a la historia de la música de algún modo, pero yo no me veo como un músico tan importante, honestamente”.

“Me siento tranquilamente, me aíslo un poco y espero a que llegue la inspiración, a que me vengan a la cabeza imágenes que intento convertir en música. Muy a menudo uso esa técnica. En esta ocasión, además, incluí otras canciones que surgieron de otro modo. Son con letra, se me ocurrieron en Memphis y tienen un trasfondo biográfico. Son sobre mis años de adolescencia allí y sobre la ciudad, que últimamente ha sido bastante criticada y faltada al respeto. Yo creo que es una ciudad estupenda con gente magnífica”

Sus discos no son hoy obras maestras ni subvierten ni reinventan ni nada de eso, pero tampoco son casposos arrebatos de nostalgia. Son simplemente dignos discos de género (el instrumental, en su caso), discos que se dejan escuchar, hechos con buen gusto. De nuevo ha sido Anti la compañía responsable del rescate de un veterano: primero con “Potato Hole” (Anti, 2009) y ahora con “The Road From Memphis” (Anti-[PIAS] Spain, 2011), un trabajo muy distinto. “El origen del disco se remonta al momento en que salió ‘Potato Hole’. Conocí a ?uestlove y desde entonces hemos seguido en contacto, trabajando juntos. Durante ese proceso tocamos un montón de canciones y compusimos algunas. Realmente he disfrutado mucho con él. Cuando pude volver a entrar a grabar quería hacer un disco más orientado al soul, así que The Roots eran una opción inmejorable”.

El grupo de Filadelfia es protagonista del álbum, pero de un modo subterráneo, como si sus miembros trataran de ofrecer una actualización natural de los MG’s, con ?uestlove a la batería, Captain Kirk a la guitarra y Hub al bajo. Breaks con músculo, blues de tomo y lomo y rhythm’n’blues funky para un sonido añejo capturado por el coproductor Rob Schnapf (Beck, Elliott Smith, Ricky Lee Jones) y el ingeniero Gabriel Roth (Sharon Jones, Amy Winehouse), sobre los que Jones se deshace en elogios, con esa bonita generosidad que algunas leyendas gustan de dispensar. Es, por tanto, un cambio con respecto a “Potato Hole”, registrado con Drive-By Truckers y con Neil Young como guitarrista invitado. “Ahora no quería volver a hacer un disco tan rock. Me gustó, pero me apetecía algo más cercano a mis orígenes”.

“Un mes antes de ir a grabar preparé maquetas de cada canción en el estudio de mi casa. Hice todas mis partes de órgano y luego añadí las de batería, bajo y guitarra. Además de ese esbozo ajustado de lo que quería, hice anotaciones en papel y, antes de entrar al estudio, pude explicarles cómo quería que sonara cada cosa a los músicos”. Queda claro que es un disco de Booker T. Jones con ayudantes, no una colaboración abierta a la expresividad de cada cual, aunque la improvisación dentro de ese marco era posible porque se grabó en directo durante tan solo siete días en Nueva York. “Grabábamos por la noche porque durante el día The Roots estaban participando en el programa de televisión de Jimmy Fallon (donde son la banda base). Luego se iban a cenar y después venían y trabajábamos cinco o seis horas. Yo diría que ese hecho no deliberado de grabar de madrugada ha quedado reflejado en las canciones”. Los vocalistas invitados en las piezas cantadas fueron Sharon Jones, a la que alaba nuestro protagonista, Jim James (My Morning Jacket), Matt Berninger (The National) y el inefable Lou Reed.

¿Cómo compusiste las canciones? Siempre compongo en mi estudio. Me siento tranquilamente, me aíslo un poco y espero a que llegue la inspiración, a que me vengan a la cabeza imágenes que intento convertir en música. Muy a menudo uso esa técnica. En esta ocasión, además, incluí otras canciones que surgieron de otro modo. Son con letra, se me ocurrieron en Memphis y tienen un trasfondo biográfico. Son sobre mis años de adolescencia allí y sobre la ciudad, que últimamente ha sido bastante criticada y faltada al respeto. Yo creo que es una ciudad estupenda con gente magnífica.

 
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo

Junto a la formación instrumental The MGs, una de las primeras bandas interraciales, consiguió éxitos universales como “Green Onions”, en 1962.

Foto: Piper Ferguson

 

¿Es difícil obtener un sonido clásico con grabaciones digitales? Nosotros en este caso grabamos en analógico y estoy entusiasmado. Para lograr este sonido particular, cálido y gordo, necesitas grabar en cinta, como hacíamos en los viejos tiempos. Después lo trasladamos todo a digital para las mezclas, así que supongo que ahora lo mejor es combinar ambas cosas.

¿Qué opinas de las grabaciones digitales? Yo creo que para una grabación como la nuestra, con batería, bajo, guitarra y órgano tocados en directo, todos juntos, lo mejor es la analógica. Grabamos igual que lo hacíamos en 1967 o 1968, sin usar nueva tecnología. La gente todavía puede hacer esas cosas, no es algo que se haya perdido. Pero, por supuesto, para otras cosas es mucho mejor la digital.

En el disco participan muy activamente varios miembros de The Roots. ¿Qué opinas sobre el hip hop y en particular sobre su evolución en los últimos años? Hay mucho rap entre la música que escucho habitualmente. Creo que el hip hop es un reflejo de la sociedad, algo muy necesario que procede de un grupo de personas que no tienen otro vehículo de expresión al margen de la música. El hip hop en ese sentido no creo que se haya desviado de su origen: hay muchas propuestas que aún me parecen buenas, y nuevos raperos que son fieles a la idea original.

“Hay mucho rap entre la música que escucho habitualmente. Creo que el hip hop es un reflejo de la sociedad, algo muy necesario que procede de un grupo de personas que no tienen otro vehículo de expresión al margen de la música. El hip hop en ese sentido no creo que se haya desviado de su origen: hay muchas propuestas que aún me parecen buenas, y nuevos raperos que son fieles a la idea original”

Estuviste más de quince años sin grabar y ahora has publicado dos discos en menos de tres años. ¿Cómo te sientes? Me alegra mucho. Me hace muy feliz que la gente quiera escuchar mi música y que piense que es aún lo suficientemente actual. Me permite volver a expresarme de nuevo musicalmente; es muy frustrante no tener la oportunidad de poder grabar.

Arquitecto, aparejador y currito del soul sureño, desde 1971, cuando se separaron (temporalmente) los MG’s, su trayectoria en solitario ha sido intermitente, aunque no han faltado momentos gigantes, como su producción del debut de Bill Withers –“Just As I Am” (1971)–, sus innumerables colaboraciones como sesionero o el histórico regreso de Booker T. & The MG’s a principios de los noventa: en el concierto homenaje a Bob Dylan en 1992 como grupo permanente y en la gira de Neil Young de verano de 1993, que en España pasó por A Coruña en un concierto memorable plagado de éxitos adobados en progresiones funk. Aquellas fueron las últimas noticias del señor Jones hasta ahora, que en realidad es más joven de lo que pudiera pensarse (tiene 66 años), ya que empezó a trabajar como músico profesional antes de poder conducir un coche, y compuso “Green Onions” a los 18.

Es irónico que en 2007 recibieras el premio Grammy a Toda Una Vida y que luego obtuvieras el de Mejor Álbum de Pop Instrumental de 2009 por “Potato Hole”. Es como si se hubiese asumido que te habías retirado. Era una percepción errónea. En realidad había decidido concentrarme en mi vida familiar. Me enamoré de nuevo, tuve dos hijos y quería verlos crecer, pero siempre quise volver a grabar, sentía que tenía energía suficiente e ideas.

Puedes tocar un montón de instrumentos desde que eras adolescente, pero has permanecido más cercano al Hammond B3 que a ningún otro. ¿Por qué? Es cierto. En el instituto mi instrumento era el trombón y conseguí graduarme con él, pero el Hammond B3 es un instrumento con el que siento que puedo hablar, con el que me puedo expresar mejor. Mis ideas musicales se reflejan mejor en él que de ningún otro modo, ni siquiera cantando. Es una relación muy especial realmente, me ha enriquecido y me siento muy conectado con él.

¿Cómo ha cambiado tu forma de tocar el órgano? Se ha mantenido igual a lo largo del tiempo. Todavía practico escalas cada día y mi forma de tocar y de acercarme al teclado es la misma que en 1960.

El soul sureño siempre se basó en el compromiso por hacer una música sencilla, accesible y pura. ¿Te has mantenido fiel también a esa identidad? Diría que sí, pero siempre me ha gustado hacer diferentes tipos de música, no solo soul. No me he cerrado y por eso he querido tocar jazz, country, pop, rock o clásica, y a lo largo de mi vida los he ido alternando porque todos estos géneros me gustan igual.

Hay músicos que reniegan de sus viejos éxitos, que intentan darles la vuelta o evitarlos. ¿Tú cómo te relacionas con tus viejos éxitos? Adoro tocar esa música. Era genial y todavía lo es, y nunca me cansaré de tocar “Green Onions”, “Hip Hug-Her” o “Hang ‘em High”. Son canciones estupendas que da gusto tocar y es un placer estar relacionado con ellas. Para mí no son un problema.

CHRISTINA ROSENVINGE, La novia era él (2ª parte)
Por Pepo Pérez
CALVIN JOHNSON, Hazlo tú mismo

ENTREVISTA (2015)

CALVIN JOHNSON

Hazlo tú mismo

Por Marc Muñoz
PSYCHIC TV/PTV3, Tesis, antítesis
Por José Manuel Caturla
MAZONI, Contra la inercia

ENTREVISTA (2016)

MAZONI

Contra la inercia

Por Borja Duñó Aixerch
JOHN GRANT, Vida real

ENTREVISTA (2011)

JOHN GRANT

Vida real

Por Ferran Llauradó
KEITH RICHARDS, Veterano de las guerras químicas
Por Ricard Martín
THE WAVE PICTURES, Emociones e ironías
Por Ramón Fernández Escobar
LLOYD COLE, Nirvana es un grupo sobrevalorado
Por Víctor Lenore
JUAN MONEO "EL TORTA", El cante que asusta a la gente
Por Luis Troquel
VAN DYKE PARKS, ¡Música, maestro!
Por Ferran Llauradó
JUNIOR BOYS, Los verdaderos Boards Of Canada
Por David Saavedra
AINARA LeGARDON, Culturismo emocional
Por David Morán
VIEUX FARKA TOURÉ, Pase de testigo en Bamako
Por Vicenç Batalla
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (2ª parte)
Por Santi Carrillo
SRASRSRA, Teoría y práctica del mojo
Por Iago Martínez
BILL RYDER-JONES, Una caja de bombones
Por Oriol Rodríguez
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
JOE ARROYO, Arrollador

ENTREVISTA (1992)

JOE ARROYO

Arrollador

Por Luis Lapuente
GAS, Efectos narcóticos

ENTREVISTA (2017)

GAS

Efectos narcóticos

Por Arnau Horta
LAWRENCE, Balada de la calle del perrito caliente
Por José Manuel Caturla
¡PELEA!, El gang que se encontraba en conciertos
Por Kiko Amat
SÍLVIA PÉREZ CRUZ, Fuera de control
Por Miquel Botella
DESERT, Un oasis en el pop de aquí
Por Juan Manuel Freire
Arriba