USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
CATE LE BON, La música es una elección

La galesa errante.
Foto: Ivana Klickovic

 
 

ENTREVISTA (2016)

CATE LE BON La música es una elección

Gracias a su colaboración con Tim Presley (White Fence) en el proyecto DRINKS, Cate Le Bon recordó por qué empezó a hacer música en un primer momento. En su segundo disco grabado en Los Ángeles, su nueva ciudad de adopción, la cantautora psych pop-folk galesa prescindió de dogmas claros sin perder seguridad. “Crab Day”, a pesar del título, poco tiene que ver con los cangrejos e ir hacia atrás. Juan Manuel Freire la entrevistó.

Según contaba el año pasado ‘The New York Times’, “Los Ángeles está viviendo un renacimiento con una escena boyante de arte, moda y gastronomía que se ha vuelto irresistible para los adeptos de la cultura”. Sumemos un coste más bajo de la vida y obtendremos un hogar soñado para muchos neoyorquinos. O galeses, como Cate Le Bon. “Me mudé allí para hacer mi disco anterior“Mug Museum” (Turnstile, 2013)–, pero sobre todo fue un deseo de cambiar de paisaje y de ritmo de vida. La tentación de tener un clima agradable cada día también fue un factor importante”, explica.

“Me mudé a Los Ángeles para hacer mi disco anterior, pero sobre todo fue un deseo de cambiar de paisaje y de ritmo de vida. La tentación de tener un clima agradable cada día también fue un factor importante”

Cate no se apellida Le Bon, como Simon Le Bon, cantante de Duran Duran, sino Timothy, pero ese apellido escrito en broma en un antiguo póster de concierto acabó quedándose para siempre. Creció en la región rural de Carmarthenshire en Gales, y en galés publicó su primer EP, “Edrych Yn Llygaid Ceffyl Benthyg” (Peski, 2008; algo así como “A caballo regalado no le mires el dentado”), que incluía voces de Euros Childs, cuyos Gorky’s Zygotic Mynci fueron una influencia capital para Cate por su creatividad y su fuerza melódica.

Otra fuerza motriz del ascenso del pop y rock galés a mediados de los noventa, Gruff Rhys, de Super Furry Animals, se convirtió en su mentor. Fichó a Cate como telonera para su gira en solitario de 2007 y la invitó a cantar (gloriosa “I Lust U”) en el primer disco de su proyecto paralelo Neon Neon, “Stainless Style” (2008); después publicó el primer álbum de Le Bon, el despojado “Me Oh My” (2009), en su sello Irony Bored.

Lo mejor estaba por venir: “Cyrk” (The Control Group, 2012) y, sobre todo, el depurado “Mug Museum”, inspirados cruces de pop sixties, psicodelia y post-punk con menos afán revivalista que de intemporalidad. Sus melodías brillaban, sobre todo en ese tercer trabajo, con hitos como “Are You With Me Now?” y “I Think I Knew”, dueto con Perfume Genius. Ese afán melódico no aparece con igual intensidad en “Crab Day” (Turnstile-Caroline-Music As Usual, 2016), el segundo disco que ha grabado después de mudarse a Los Ángeles. Más que como pop, podríamos etiquetarlo como “estilo libre”.

“Crab Day” es un corto que nos introduce en la música del álbum de Cate Le Bon del mismo título, publicado en abril de 2016. Dirigido por Phil Collins, las imágenes fueron rodadas en Berlín.

Cate nunca ha sido tímida a la hora de usar arreglos curiosos y buscar composiciones angulosas, pero este álbum suena a liberación definitiva. ¿Cuánto de esta se debe al espíritu relajado del cálido Los Ángeles? “No creo que sea tanto la ciudad en sí como los productores y músicos con quienes he trabajado, que han puesto el énfasis en esa libertad”. Los productores Noah Georgeson y Josiah Steinbrick (conocidos por su trabajo con Devendra Banhart) han subrayado la psicodelia, mientras que Tim Presley (de White Fence, otro grupo producido por Steinbrick) le abrió los ojos a otra forma de hacer música cuando grabaron su disco conjunto bajo el alias de DRINKS, “Hermits On Holiday” (2015).

“Quería eso para mis discos en solitario: no permitir que la influencia exterior o las expectativas se filtraran en el estudio, solo dejar que sucediera lo que sucediera y disfrutar mientras lo hacía”

“Colaborar con Tim”, dice Le Bon, “es como hacer ‘reset’ con todo. Me encantaron la libertad y el abandono con que grabamos el álbum de DRINKS. Me hizo tener ilusión por la música de nuevo. Quería eso para mis discos en solitario: no permitir que la influencia exterior o las expectativas se filtraran en el estudio, solo dejar que sucediera lo que sucediera y disfrutar mientras lo hacía”. La música debería ser algo que eliges, no una obligación o un peso. El único plan aquí era no tener planes o, dicho con otras palabras, tener muy clara la falta de claridad. “El abandono con que hicimos todo era lo único que estaba planeado. Si es un disco homogéneo, con cierto sentido, es porque todo se compuso y grabó en muy poco tiempo. Todo pertenece al mismo estado mental”.

Incluso hay un leve halo de concepto, como en “Mug Museum”, inspirado por la muerte de su abuela por parte de madre y los cambios que desencadenó en las relaciones familiares. Según Cate, el nuevo disco tiene mucho de “oda delirante a lo absurdo de la vida en el planeta Tierra. De entender que no hay nada que entender surge un gran miedo, pero también un extraño confort”. Como cantaban Gorky’s Zygotic Mynci en “Gorky 5” (1998): “Solo el mar tiene sentido / Solo el mar es nuestro amigo”.

Se cuentan maravillas del nuevo directo de Cate, con banda de apoyo de lujo: BANANA, nombre apropiado, velvetiano, para un grupo de aire avant garde. En este combo “semiimprovisatorio, semiexperimental” tocan sus colaboradores del disco (incluyendo a Stella Mozgawa, batería de Warpaint) y se suma Josh Klinghoffer, guitarrista de Red Hot Chili Peppers: “Son todos artistas con quienes he trabajado a lo largo de los años, reunidos en un conjunto por Josiah Steinbrick. Son músicos increíbles en los que confío completamente y son amigos íntimos, así que el placer de tocar con ellos se filtra en la música”.

Ella promete venir a visitarnos y contagiarnos de ese placer y de sus renovadas ansias de libertad. “Con suerte, a finales de año. Creo que hay un par de conciertos españoles en el horizonte”.

GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE, La vida buena
Por Guillermo Z. del Águila
MAX RICHTER, El cielo es el límite
Por Juan Manuel Freire
DON THE TIGER, Los tigres también mudan la piel
Por Carolina Velasco
LOS PILOTOS, Distopía y euforia

ENTREVISTA (2014)

LOS PILOTOS

Distopía y euforia

Por Eduardo Guillot
COWBOY JUNKIES, Todas las cenas de Nochebuena
Por Nando Cruz
YO LA TENGO, Así que pasen otros veinte años
Por César Estabiel
LA BIEN QUERIDA, El corazón es un cazador solitario
Por Elena Cabrera
GRANT HART, Contra viento y marea

ENTREVISTA (1996)

GRANT HART

Contra viento y marea

Por Ramon Llubià
JOSH T. PEARSON, Maldito amor, gloriosa obsesión
Por Ramón Fernández Escobar
IGNACIO JULIÀ, Las tomas falsas de Sonic Youth
Por Santi Carrillo
EILEN JEWELL, Expresividad relajada
Por Ramón Fernández Escobar
CAPULLO DE JEREZ, Persiguiendo la onda
Por Carola Guerrero
PAUS, Romper todo y empezar de nuevo
Por Gerard Casau
FRANKIE COSMOS, Universo en expansión
Por Juan Manuel Freire
UNKNOWN MORTAL ORCHESTRA, La vida moderna
Por JuanP Holguera
LIDIA DAMUNT, Material desclasificado
Por Marta Pallarès
ASHLEY KAHN, Salvado por el jazz

ENTREVISTA (2006)

ASHLEY KAHN

Salvado por el jazz

Por Roger Roca
WIND ATLAS, La otredad permitida

ENTREVISTA (2018)

WIND ATLAS

La otredad permitida

Por Aïda Camprubí
GREGORY PORTER, Be water, my friend
Por Oriol Rodríguez
DESERT, Un oasis en el pop de aquí
Por Juan Manuel Freire
MIDLAKE, Melancolía y abandono

ENTREVISTA (2010)

MIDLAKE

Melancolía y abandono

Por David S. Mordoh
ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO, Iconos
Por Marta Salicrú
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
Arriba