×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
CLAP YOUR HANDS SAY YEAH, Viajo solo

Alec y sus palmas.
Foto: Michael Regan

 
 

ENTREVISTA (2017)

CLAP YOUR HANDS SAY YEAH Viajo solo

Hubo un tiempo, a principios de la pasada década, cuando se publicó su exitoso debut, en que Clap Your Hands Say Yeah nos tuvieron engañados a todos: creíamos que era una banda al uso. Años más tarde, se ha descubierto el pastel. Alec Ounsworth es el corazón, el cerebro y las manos de un proyecto que en 2017 recobró el toque con su quinto disco en estudio, “The Tourist”. Víctor Trapero habló con Ounsworth.





“Hace tiempo sí podía decirse que éramos un grupo, pero siempre han sido mis canciones. No ha cambiado mucho para mí en todos estos años”
(Alec Ounsworth)

Por alguna extraña razón, da la sensación de que Clap Your Hands Say Yeah llevan más tiempo (aún) entre nosotros de lo que en realidad es. Sorprende comprobar que “The Tourist” (CYHSY-Undertow-Karonte, 2017), publicado en el primer trimestre de este año, es “solo” su quinto trabajo en estudio, pero una sencilla operación aritmética aclara que el proyecto lleva buen ritmo discográfico: salen a un álbum cada dos años y pico, más o menos. No está mal. El plural, en realidad, es un decir: tras las siglas CYHSY siempre se ha escondido una única persona, ya sin cortapisas de un tiempo a esta parte. Aunque a principios de década posaran como un feliz quinteto en las fotos promocionales, CYHSY nunca ha dejado de ser, básicamente, el alter ego de Alec Ounsworth desde 2004. El asunto no es un secreto. “Hace tiempo sí podía decirse que éramos un grupo, pero siempre han sido mis canciones. No ha cambiado mucho para mí en todos estos años”, aclara escuetamente Ounsworth como el que piensa que, en realidad, no hay nada que aclarar. Y posiblemente sea así. Escuchar el material de Clap Your Hands Say Yeah en cualquiera de sus etapas es descubrir los entresijos personales e intransferibles de Ounsworth y de nadie más. “The Tourist” no es excepción: “Fue compuesto en un período agitado de mi vida. Escribir me ayuda; sacar esas experiencias negativas es útil. Funciona como una buena terapia, aunque también hace que sea difícil olvidar cosas que preferiría no recordar”.

Pese a todo, no es un LP de sonoridad especialmente depresiva como sí lo era, en gran parte, su predecesor, el disperso “Only Run” (Xtra Mile, 2014). “El álbum es un poco oscuro, pero de una forma juguetona y traviesa. Toda mi música favorita suena así: Bob Dylan, Nick Cave, Lou Reed, John Cale, Tom Waits... He intentado hacer algo como ellos”. En “Better Off”, de hecho, se parafrasea a Lou Reed: ese “you hit me with a flower” que se escuchaba en el “Vicious” del neoyorquino vuelve a escucharse aquí.

Vídeo oficial de “Down (Is Where I Want To Be)”, dirigido por Meghan Doherty, canción de “The Tourist”. Y con la voz de Alec Ounsworth, todavía, aunque no tanto, a lo David Byrne.

“The Tourist” casi parece recobrar el vigor y el brillo de su exitoso debut homónimo de 2005, ese listón que ha medido sin misericordia todo lo que ha salido de la cabeza del de Pensilvania hasta la fecha. Dejado atrás algún patinazo, el titular parece claro: Clap Your Hands Say Yeah recupera su identidad. “No es bueno tratar de ser alguien que no eres”, canta Ounsworth en “Unfolding Above Celibate Moon (Los Angeles Nursery Rhyme)”. “He leído y escuchado a varias personas a las que este disco les recuerda al primero, pero no ha sido nada premeditado; sería demasiado aburrido repetirme conscientemente. Además, ya se reeditó en el décimo aniversario, así que ya se ha publicado dos veces”.

"He leído y escuchado a varias personas a las que este disco les recuerda al primero, pero no ha sido nada premeditado; sería demasiado aburrido repetirme conscientemente"
(Alec Ounsworth)

Mucho ha cambiado el mundillo musical desde el lanzamiento de aquel “Clap Your Hands Say Yeah” (Autoeditado, 2005; reeditado por Wichita en 2006), que pasará a la posteridad como uno de los primeros fenómenos hype de la blogosfera. “Siempre me he sentido un poco como un turista en la escena musical y en otros ámbitos, aunque ahora quizá más que nunca. He visto muchas cosas por primera vez en los últimos años, pero eso no es siempre algo malo”. Otro que ha visto cambiar el negocio delante de sus narices, más todavía que Ounsworth, es el veterano Dave Fridmann, de nuevo involucrado en un trabajo de Clap Your Hands Say Yeah. Tras producir “Some Loud Thunder” (Autoeditado-Wichita, 2007) y mezclar “Only Run”, Fridmann ha mezclado “The Tourist”. “Dave y yo ya nos conocemos lo suficientemente bien como para saber hacia dónde debemos ir cuando trabajamos juntos. No siempre escuchamos las mismas bandas y a menudo tenemos desacuerdos, pero siempre logramos encontrar un terreno común. Esta vez no estaba seguro de que fuera un álbum perfecto para él, hasta que empezamos a añadir capas y más capas, y supe que el disco estaba en las manos correctas”.

El resultado, grabado durante cuatro semanas en un estudio de Filadelfia, muestra a un Ounsworth bastante más arropado musicalmente que en “Only Run”. Para entendernos, “The Tourist” suena más “a banda”. Él se da por aludido: “Lo grabé con un guitarrista, un bajista y un batería, e intenté que cada uno pudiera dejar su propio sello en él. Los temas fueron reimaginándose entre todos en el estudio, pero su esencia sigue siendo la misma con la que nacieron”. Pese a esas aportaciones externas, los diez cortes que componen el LP, sean ruidosos como “The Vanity Of Trying” y “Ambulance Chaser” o sosegados como “Visiting Hours” y “Fireproof”, son puro CYHSY, puro Alec Ounsworth. Es decir, relatos entre la agonía y la ironía que uno escucha con una sonrisa congelada. “Me gusta generar esa sensación algo incómoda con mis textos”, reconoce. “Agarrarse al humor negro es una buena forma de sobrellevar el día a día. Llevo ya casi cuarenta años sobreviviendo de este modo y, ahora que lo pienso, creo que no me ha ido mal del todo”.

ESCUELAS PÍAS, Juego de luces

ENTREVISTA (2017)

ESCUELAS PÍAS

Juego de luces

Por Rubén Izquierdo
NICK GARRIE, Barroco por accidente
Por Víctor Lenore
ÓSCAR ABRIL ASCASO + SEDCONTRA AVEC LES AUTRES, El pop es cuestión de moral
Por Dimas Rodríguez
LEONARD COHEN, El arte del susurro
Por Diego A. Manrique
JAMBINAI, El nuevo chamanismo

ENTREVISTA (2016)

JAMBINAI

El nuevo chamanismo

Por Aïda Camprubí
SONIC YOUTH, Arte joven

ENTREVISTA (2010)

SONIC YOUTH

Arte joven

Por David Saavedra
SLEAFORD MODS, Bored to be wild

ENTREVISTA (2014)

SLEAFORD MODS

Bored to be wild

Por Kiko Amat
IAN SVENONIUS, Combat Rock

ENTREVISTA (2010)

IAN SVENONIUS

Combat Rock

Por Víctor Lenore
NEKO CASE, Cuentos de hadas

ENTREVISTA (2006)

NEKO CASE

Cuentos de hadas

Por Miquel Botella
BURRUEZO & BOHEMIA CAMERATA, Mística moderna
Por Ramon Súrio
RAMONCÍN, … Bravo por la música!
Por Santi Carrillo
CHARLES BRADLEY, Si yo fuera “soulman”
Por Nando Cruz
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
BILL RYDER-JONES, Una caja de bombones
Por Oriol Rodríguez
CIGARETTES AFTER SEX, Al caer la noche
Por Álvaro García Montoliu
CHICHARRÓN, La luz en tus entrañas
Por Fernando Fernández Rego
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo
Por Pablo Gil
MAZONI, Disparen al profesor Keating
Por Dimas Rodríguez
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
SPOON, Sexy madurez

ENTREVISTA (2017)

SPOON

Sexy madurez

Por Víctor Trapero
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
SURFIN' BICHOS, Pequeñas criaturas
Por Blas Fernández
LLOYD COLE, Hombre de familia

ENTREVISTA (2010)

LLOYD COLE

Hombre de familia

Por Jordi Bianciotto
Arriba