USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
DAVE BARTHOLOMEW, El gran superviviente

Esencia de Nueva Orleans.

 
 

ARTÍCULO (2017)

DAVE BARTHOLOMEW El gran superviviente

El pasado día 23 falleció a los 100 años Dave Bartholomew (ver aquí), uno de los músicos claves del sonido de Nueva Orleans y pieza imprescindible en la carrera de Fats Domino (1928-2017). Aquí sintetizamos la trayectoria de uno de esos artistas “en la sombra” fundamentales para entender la música popular del siglo XX.

Lew Chudd nació en Toronto en 1911, hijo de emigrantes rusos de origen judío. Crecido en Harlem, se aficionó al swing y en 1947 conoció a Dave Bartholomew y decidió fundar Imperial Records, una discográfica devota de los sonidos sureños, desde el rhythm’n’blues hasta el country y el jazz tradicional. Nombrado responsable de A&R del sello, Bartholomew recomendó a Chudd que fichara a un joven pianista de Nueva Orleans llamado Fats Domino. Antes de haber tomado esa decisión trascendental para el devenir del rock’n’roll, Bartholomew (nacido en Edgard, Louisiana, en 1918) ya gozaba de una sólida reputación como trompetista de jazz y de rhythm’n’blues en el mundillo de la música negra de Nueva Orleans al frente de su banda, The Dew Droppers, que acababa de debutar con el single “She’s Got Great Big Eyes”, patrocinado por otra de las leyendas del rhythm’n’blues local, el gran Cosimo Matassa, en cuyo pequeño estudio de grabación se gestarían buena parte de los incunables del género.

Pero la auténtica explosión artística y comercial de Bartholomew se produjo al unir su destino al de Domino y formar una de esas parejas de compositores esenciales en la historia de la música popular negra. Dave fue el alma en la sombra de Fats durante más de quince años, hasta el colapso de Imperial Records, y luego su amigo y eventual compinche artístico en distintas etapas de la carrera de Domino, cuya banda dirigió durante años, y en cuya propia discográfica, llamada Broadmoor Records en referencia al barrio donde residía, llegó a grabarle algunos singles a mediados de los años sesenta.

 
DAVE BARTHOLOMEW, El gran superviviente

Fats Domino y Dave Bartholomew supervisando una grabación en Nueva Orleans en los años cincuenta.

 

Pero, más allá de esta mítica unión artística, la trayectoria de Bartholomew –trompetista, arreglista, director de orquesta, compositor y productor– cobra sentido por sí misma en decenas de producciones a su nombre y para otros artistas de la escena local: su legado y su influencia son absolutamente decisivos en la evolución de la música negra de Nueva Orleans, desde el jazz arcaico hasta el rock’n’roll y el soul. En las últimas dos décadas ha grabado un par de álbumes de jazz tradicional al frente de su propia orquesta (“Walking To New Orleans”, en 1995, y “New Orleans Big Beat”, en 1998) y ha respaldado la carrera de su hijo Don, uno de  los asesores de grabación de la serie “Treme”.

En una de sus últimas apariciones públicas en su ciudad de adopción se le pudo ver en silla de ruedas, acompañando a Domino y a Dr. John en un acto  de homenaje a las figuras históricas del rhythm’n’blues local. Una jugosa selección de su herencia musical puede disfrutarse en un doble CD imprescindible, “Spirit Of New Orleans. The Genius Of Dave Bartholomew” (1992).

MADELEINE PEYROUX, La dama canta blues
Por Peter Doggett
NINA SIMONE, Espíritu libre

ARTÍCULO (2015)

NINA SIMONE

Espíritu libre

Por Salvador Catalán
BOMBINO, Alma tuareg

ARTÍCULO (2011)

BOMBINO

Alma tuareg

Por Vicenç Batalla
ANGEL OLSEN, Yo no soy tu ángel

ARTÍCULO (2016)

ANGEL OLSEN

Yo no soy tu ángel

Por David Saavedra
THE STONE ROSES, Un solo dios, un solo amor... y una sola piedra
Por Jorge Albi, Ramón Noguera y Ximo Bonet
KANYE WEST, Yes, Sir

ARTÍCULO (2005)

KANYE WEST

Yes, Sir

Por Roc Jiménez de Cisneros
KANYE WEST, El hombre que quiere (y puede) reinar
Por Ruben Pujol
THE WEEKND, Con amor y sordidez

ARTÍCULO (2012)

THE WEEKND

Con amor y sordidez

Por Ruben Pujol
ERYKAH BADU, Más allá del fantasma de Billie H.
Por Miquel Botella
RY COODER, Río Grande

ARTÍCULO (1987)

RY COODER

Río Grande

Por David S. Mordoh
THE BEATLES, 40 años de “Sgt. Pepper” (1ª parte)
Por John Harris
THE BEATLES, 40 años de “Sgt. Pepper” (y 2ª parte)
Por John Harris
JOHN HIATT, Una esperanza lenta

ARTÍCULO (1989)

JOHN HIATT

Una esperanza lenta

Por David S. Mordoh
CAN, Generación espontánea

ARTÍCULO (2017)

CAN

Generación espontánea

Por Ricardo Aldarondo
TOM JONES, ¿Cómo soy de bueno?

ARTÍCULO (2016)

TOM JONES

¿Cómo soy de bueno?

Por Miguel Martínez
DEATH GRIPS, Drapetomanía

ARTÍCULO (2012)

DEATH GRIPS

Drapetomanía

Por Ruben Pujol
MOTÖRHEAD, La máquina malvada

ARTÍCULO (1987)

MOTÖRHEAD

La máquina malvada

Por Diego A. Manrique
MICHEL LEGRAND, Puente musical entre Europa y Hollywood
Por Vicenç Batalla
BJÖRK, Violentamente infeliz

ARTÍCULO (2015)

BJÖRK

Violentamente infeliz

Por Javier Blánquez
BUDDY HOLLY, Solo para gafosos

ARTÍCULO (1986)

BUDDY HOLLY

Solo para gafosos

Por Diego A. Manrique
LOU REED, El explorador del abismo
Por David Morán
PACO DE LUCÍA, El genio “especial”
Por Silvia Cruz Lapeña
Arriba