USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
DAVID BOWIE, Serious Moonlight Tour

La gran sonrisa del eterno Duque Blanco. Foto: Denis O'Regan

 
 

PORTADA ROCKDELUX (RDL 4)

DAVID BOWIE Serious Moonlight Tour

Sin duda, uno de los más grandes prebostes de la cultura pop en el siglo XX, el camaleónico David Bowie (1947-2016) fue un artista total que avanzó y abanderó todas las modas posibles y, al mismo tiempo, fue capaz de generar, sobre todo en su singladura en la década de los setenta, canciones y álbumes imprescindibles para definir, probablemente mejor que nadie, el zeitgeist de la cultura juvenil moderna. Recuperamos del archivo histórico de la revista el tema de portada del Rockdelux 4 (febrero 1985), un texto extraído del libro “David Bowie’s Serious Moonlight. The World Tour” (1984) en el que Bowie, con la ayuda del periodista Chet Flippo, narraba las impresiones de su paso por Singapur.

Cuando se me pidió que escribiera mi propia opinión sobre la gira mundial que se llamó Serious Moonlight Tour 83, mi mente se quedó momentáneamente paralizada por el pánico. Mis pensamientos saltaron, adelante y atrás, a través de un abanico de sensaciones: el éxtasis y las depresiones en América, la familiaridad y el aislamiento de la vieja Europa, las promesas y sospechas del Este. ¿Cómo podía resumir tal abundancia de imágenes y variadas impresiones en unas pocas páginas? El viejo truco del diario personal podía hacerlo. Dejar que los pensamientos instantáneos y las sensaciones a flor de piel lo resumieran todo. Describir un día cualquiera y esperar que eso proporcione una idea parcial de lo que significó hacer un tour mundial en 1983.

 

Imágenes de la gira que convirtió a Bowie en gran atracción mundial (nuevamente) en la década de los ochenta. Fotos: Denis O'Regan

 

SINGAPUR

Cada vez que las azafatas palidecen con expresión de temor, y los maleteros del techo del avión se abren desparramando su contenido, agarro fuertemente mi pequeña medalla de Buda y aprieto mi pequeño crucifijo contra el pecho y me digo que es tan solo un aterrizaje más. Y cuando vientos casi huracanados hacen que se balancee el inevitable  DC 10 y nubes tan espesas como una sopa  de guisantes aniquilan incluso una leve fantasía de visibilidad, reprimo mis intenciones de gritar e intento acordarme de lo mal que está el tráfico en Nueva York actualmente. Pero entonces, incluso antes de que mis pensamientos se transformen en terror puro, las nubes desaparecen como si fueran absorbidas por la altitud y estamos ya a escasos metros de las aguas de Singapur.

Para mí, actuar en el Este es siempre lo mejor. El resto de una gira, por mágica que sea la química de las actuaciones, se me hace monumentalmente aburrido y frustrante a causa del horario, que debe cumplirse religiosamente, y el ir de ciudad en ciudad. Es así. Mientras voy en taxi  hasta el Ming Court Hotel, le disparo al conductor una serie de preguntas sinvergüenzas típicas  de turistas. ¿Dónde está la parte vieja de la ciudad? ¿Es esta la parte árabe o china o malaya? Me hace saber, en términos no precisamente inciertos, que los nuevos bloques de apartamentos, con sus cuartos de baños y su aire acondicionado, son mucho mejores para familias de cinco o seis miembros que las chabolas malolientes e infestadas de ratas y cucarachas que yo he tomado por la parte típica. He metido la pata. Entonces va y me cuenta los recientes ahorcamientos por drogas. “A muchos les dejan colgados un día entero”, me explica. “Desde chavales de catorce años a viejos. Hay pena de muerte por fumar hachís. Estamos limpiando la ciudad”.

El chófer también me comenta disimuladamente lo duro que es para él mantenerse a flote con el coste de la vida subiendo en espiral a toda marcha. Nunca ha tenido vacaciones y recuerda con nostalgia la última vez que pudo tomarse un par de días libres, hace cuatro años. “Pero todo el mundo trabaja”, dice. “Singapur va a ser el próximo Hong-Kong”.

Cuando me instalo en mi suite del Ming Court Hotel, el pequeño botones malayo señala la moqueta y el televisor con diez canales. Parece muy orgulloso de los cuartos de baño, pero lo que visiblemente le alucina más son los trescientos pies cuadrados de libertad personal. Se pasea por la habitación de pared a pared, suspirando un “cuánto espacio” revelador.

 
DAVID BOWIE, Serious Moonlight Tour

Rockdelux 4 (Febrero 1985)

Diseño: Jordi R. Brusi

 

CONTRA EL ROCK

Las autoridades de Singapur no ven con buenos ojos el rock & roll. Dos de mis canciones, “China Girl” y “Modern Love”, fueron prohibidas en la radio. “Restricted”, como se dice. Nuestro maravilloso y atrevido promotor, el Dr. Goh Pohseng, arriesgó su cuenta bancaria e incluso su libertad al traernos, a mí y a mi grupo, a este país. Cuando las autoridades se enteraron de que yo iba a efectuar una aparición sorpresa en su club dos días antes del concierto, hicieron una redada, prohibieron al grupo de la casa por escándalo público y amenazaron al Dr. Pohseng con encarcelarlo si un invitado del club (yo) subía al escenario y cantaba. También tuvo que enfrentarse a muchos problemas para conseguir montar el escenario y el equipo de luces: las empresas locales se negaron a colaborar con él. Cuando pidió tres yardas de cable, los vendedores locales –a sabiendas de que era para el rock & roll– solo le vendían bobinas de cien yardas. Nadie quería dejarle material para montar el escenario, así que acabó comprando una estructura permanente diseñada por un arquitecto a diez veces el coste real de un escenario… y así fue todo, una y otra vez.

Las luces tuvieron  que traerse expresamente desde Malasia. Muchas llegaron rotas, y las que llegaron bien no tenían mayor potencia que la de una vulgar bombilla. Pero, ¡Dios!, por lo menos lo intentó. Se supone que debo decirles algo a los críos que conforman mi público de Singapur. Esos críos que están condenados a subir eternamente por la escalera mecánica. Esas caras interesadas/inescrutables que parecen diseñadas en América a base de fibra de vidrio y plástico. Aquí estoy de pie en un hermosamente improvisado escenario de alta tecnología, y me choca el pensar lo tontas que parecen mis canciones ante estos críos vestidos de verde y rojo que representan una cultura de cuatro mil años. Y casi como ratificando esas diferencias culturales, las autoridades locales me han distanciado del público con un foso de sesenta y cinco pies que separa la primera fila del escenario. ¡Y cuando digo público me refiero a críos, y cuando digo separado quiero decir separado!

Intento saludar y presentar al grupo chino. Lo que es recibido con simpatía por el público, ya que mi pronunciación es tan terrible que estoy seguro de que no se entiende ni una sola palabra. El público al otro lado del foso queda tan lejos que me parece estar cantando a destiempo. Me giro y veo a un Carlos Alomar enano que salta e intenta dirigir a un grupo de rock que no acaba de prender fuego. Miro a mi alrededor y veo policías paramilitares a montones ante la primera fila. Acarician sus porras y no sueltan sus pistolas. Mi chaqueta es estilo Tokyo (rascacielos y focos de luz de diamante). Hay tanta laca en mi pelo que ni siquiera un huracán podría moverlo. Mi camisa se mantiene dentro de mis pantalones gracias a que va interiormente fijada a un par de ligueros que me aprietan la parte alta de las piernas. Llevo dos pares de calcetines, unos encima de los otros, porque los zapatos me van grandes. Y estoy implorando al público que se ponga los “zapatos rojos” de la canción (“Let’s Dance”). La ovación es inmensa, hay 15.000 personas delante de nosotros. Una chica es golpeada ferozmente con una porra y trasladada violentamente al terreno de seguridad.

 
  • Con Jerry Hall y Mick Jagger.

  • Con Grace Jones.

  • Con Giorgio Moroder.

Estrella con estrellas en los camerinos. Fotos: Denis O'Regan

 

En una ciudad en la que puedes ser arrestado por mascar chicle, pedirle a la gente que se ponga zapatos rojos suena indudablemente subversivo.

El cálido aire de la noche baña nuestros cuerpos, y los olores y sabores del Este se hacen más intensos a medida que avanza la noche. Por un momento me siento como si estuviera tocando en la jungla infestada de tigres que había aquí antes de que llegara la civilización hace unas décadas. De vez en cuando, la timidez del público se rompe levemente al reconocer esta canción o esta otra. Cantan con nosotros. Es una experiencia increíble para mí, y supongo que para cualquier artista, ver a un público de una cultura tan distante de la mía propia cantando mis canciones. Igual no hay para tanto, pero, por una noche, puede significarlo todo.

Ahora todos bailamos y nos amamos y estamos pasando una velada increíble. Volvemos a salir para el bis y las masas suben por el foso hacia el escenario. Nos damos la mano y nos inspiramos mutuamente. De pronto mis canciones suenan bien, y me doy cuenta de nuevo de lo afortunado que soy al estar haciendo lo que hago. Creo que voy a hacer otra gira muy pronto.

EDWYN COLLINS, Una historia de amor

PORTADA ROCKDELUX (RDL 288)

EDWYN COLLINS

Una historia de amor

Por David Saavedra y Ricardo Aldarondo
EL GUINCHO, El gran salto

PORTADA ROCKDELUX (RDL 265)

EL GUINCHO

El gran salto

Por Jaime Casas
ARCADE FIRE, Cantando después del entierro

PORTADA ROCKDELUX (RDL 228)

ARCADE FIRE

Cantando después del entierro

Por David S. Mordoh
M.I.A., El orgullo del Tercer Mundo

PORTADA ROCKDELUX (RDL 232)

M.I.A.

El orgullo del Tercer Mundo

Por Víctor Lenore
CHRISTINA ROSENVINGE & NACHO VEGAS, Reunión (vampírica) en la cumbre
Por David Saavedra
LEONARD COHEN, El burgués juglar

PORTADA ROCKDELUX (RDL 276)

LEONARD COHEN

El burgués juglar

Por Alberto Manzano
NIRVANA, Generación X

PORTADA ROCKDELUX (RDL 102)

NIRVANA

Generación X

Por Amy Raphael
PIXIES, Corazón Diablo

PORTADA ROCKDELUX (RDL 78)

PIXIES

Corazón Diablo

Por David S. Mordoh y Ricardo Aldarondo
PONY BRAVO, Porque su rumba está buena

PORTADA ROCKDELUX (RDL 316)

PONY BRAVO

Porque su rumba está buena

Por Joan Pons
MICAH P. HINSON, Gigante

PORTADA ROCKDELUX (RDL 244)

MICAH P. HINSON

Gigante

Por David Morán
HOWE GELB AND A BAND OF GYPSIES, Juerga flamenca

PORTADA ROCKDELUX (RDL 286)

HOWE GELB AND A BAND OF GYPSIES

Juerga flamenca

Por Miquel Botella
VIC CHESNUTT, El filósofo del porche trasero

PORTADA ROCKDELUX (RDL 281)

VIC CHESNUTT

El filósofo del porche trasero

Por Nando Cruz
MANEL, Sabotaje a la “gent normal”

PORTADA ROCKDELUX (RDL 349)

MANEL

Sabotaje a la “gent normal”

Por David Morán
BON IVER, Más números, otras letras

PORTADA ROCKDELUX (RDL 355)

BON IVER

Más números, otras letras

Por Eduardo Guillot y Juan Manuel Freire
WILCO, Retrasando el reloj

PORTADA ROCKDELUX (RDL 251)

WILCO

Retrasando el reloj

Por Miguel Martínez
NICK CAVE, La firmeza tras la pérdida

PORTADA ROCKDELUX (RDL 354)

NICK CAVE

La firmeza tras la pérdida

Por Quim Casas, Gerard Casau y Jordi Bianciotto
NACHO VEGAS, Verdad, moral, fe y otras paradojas

PORTADA ROCKDELUX (RDL 236)

NACHO VEGAS

Verdad, moral, fe y otras paradojas

Por Pablo Gil
ANTONY AND THE JOHNSONS, Just like a woman

PORTADA ROCKDELUX (RDL 270)

ANTONY AND THE JOHNSONS

Just like a woman

Por Pablo Gil
NICK CAVE, Los fantasmas de la memoria

PORTADA ROCKDELUX (RDL 315)

NICK CAVE

Los fantasmas de la memoria

Por Adrián de Alfonso
JOANNA NEWSOM, Etérea ambición

PORTADA ROCKDELUX (RDL 248)

JOANNA NEWSOM

Etérea ambición

Por Ramón Fernández Escobar
EELS, El aprendizaje emocional

PORTADA ROCKDELUX (RDL 326)

EELS

El aprendizaje emocional

Por Ruben Pujol
MERCURY REV, La amistad es lo primero

PORTADA ROCKDELUX (RDL 160)

MERCURY REV

La amistad es lo primero

Por Nando Cruz
KENDRICK LAMAR, Chico de barrio

PORTADA ROCKDELUX (RDL 339)

KENDRICK LAMAR

Chico de barrio

Por Luis Lles
Arriba