×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
DAVID CARABÉN, Todo Mishima acaba y empieza en “Ara i res”

David y María: de la vida (y otros accidentes). Foto: Ismael Llopis

 
 

FIRMA INVITADA (2017)

DAVID CARABÉN Todo Mishima acaba y empieza en “Ara i res”

Con su octavo álbum, Mishima nos propusieron viajar hacia su universo de intensidad y contención. “Ara i res”: una colección de once canciones en las que confluyeron las altas pasiones con el paso del tiempo y la distancia de la madurez. Paisajes emocionales descritos por una voz más narrativa y comedida, confirmando una transformación que ya se intuía en su disco anterior. En la segunda y última parte de esta entrevista en dos entregas, se invirtieron los papeles y Maria Arnal conversó con David Carabén, el líder de Mishima. Aquí se puede leer la entrevista previa de Carabén a Arnal.

 




“Me propusieron que versionara en catalán a grandes autores que admiro. Es algo que he hecho siempre, porque, en todas las canciones que nos gustan, siempre hay algo, una palabra, un giro, una temática que tú no has tratado nunca. Además, con el ejercicio de la adaptación, el músculo de la métrica continúa entrenado”

El 29 de diciembre de 2015, en el cierre de la gira de  “L’ànsia que cura” (The Rest Is Silence-Warner, 2014), Mishima nos invitaron, a Marcel Bagés y a mí, a tocar cinco canciones antes de que empezara su concierto. Compartir con ellos el Apolo barcelonés, abarrotado de gente ávida y sedienta de celebración, fue un regalo para nosotros. Pudimos conocer mejor a la banda y terminamos yéndonos de fiesta junto con su séquito de seguidores. Recuerdo muy bien que, entre la salida de la sala y el primer bar donde fuimos, un David Carabén pletórico me explicó que el proceso del disco había sido muy rápido, pero tan intenso que terminó aburriéndose de sí mismo y de su propia voz.

Dos años después, empiezo por preguntarle qué ha pasado desde esa conversación hasta hoy, cuando ya ha culminado la gestación de su octavo álbum, “Ara i res” (The Rest Is Silence-Warner, 2017), donde aborda cuestiones como la fe o el amor desde unos arreglos más desnudos y un registro más contenido y distanciado. Todo esto tiene un antecedente en “L’amor feliç” (The Rest Is Silence-Warner, 2012): “Aparte de ser nuesto disco más exitoso, también significó un momento de expansión, una sensación de vértigo a la que quise darle continuidad. Por una parte, tras los tres discos que nos produjo Paco Loco, teníamos la sensación de fin de ciclo. Por otra, yo experimentaba con nuevas maneras de escribir. Durante la segunda parte de la gira, me invitaron a participar en el Kosmopolis, un festival de literatura que se celebra en Barcelona. Me propusieron que versionara en catalán a grandes autores que admiro. Es algo que he hecho siempre, porque, en todas las canciones que nos gustan, siempre hay algo, una palabra, un giro, una temática que tú no has tratado nunca. Además, con el ejercicio de la adaptación, el músculo de la métrica continúa entrenado y, cuando llega el momento de volver a escribir temas propios, siento que todo fluye mejor. Acepté el encargo con ganas y, como habitualmente nos reprochaban que ‘siempre habláis de amor’, decidí buscar entre mis ídolos un repertorio que no tratara directamente de ese asunto. Sigo creyendo que el amor, a menudo desde la idea de ‘religio’, la religión, es el universo en el que habita la canción popular. Pero era un reto y, por eso, escogí a The Beach Boys hablando sobre vegetales o a Randy Newman y su ‘The Beehive State’, que es más política”.

 
DAVID CARABÉN, Todo Mishima acaba y empieza en “Ara i res”

“Sigo creyendo que el amor, a menudo desde la idea de ‘religio’, la religión, es el universo en el que habita la canción popular”, explica Carabén. Foto: Ismael Llopis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Me quedé con la sensación de que pienso en público, no haciendo estriptis, pero sí accediendo a un estadio en el que habla un yo que no controlo, que me abre la música, un yo que no domino. A pesar de que me reconozca en las canciones, estas dirán cosas que ni yo mismo sé acerca de mí. Me encanta y es seguramente el motivo de mi adicción al hecho de escribir: noto la desinhibición a la hora de tratar lo que no abordo en la vida consciente”

Lógicamente, ese estiramiento influyó en “L’ànsia que cura”, claro. “Uno de mis referentes es el dramaturgo inglés Noël Coward, así que, cuando me decidí a componer, ya jugaba este nuevo rol de cantautor, de escritor de ‘entertainment’, que no era el de la intimidad desvelada, entre la ebriedad y la sobriedad, entre la noche y el día, entre el yo y una experiencia compartida, donde siempre me había movido con más facilidad. En ese momento, ya me interesaba evolucionar hacia la creación de una escena, hacia un desarrollo más narrativo de las emociones. Después del lanzamiento, me encargaron la recopilación de las letras de la historia de Mishima –“La forma d’un sentit” (Empúries, 2015)–. Esto hizo que pasara por un ejercicio de autoconsciencia y me diera cuenta de la porosidad de mi vida privada. Y me quedé con la sensación de que pienso en público, no haciendo estriptis, pero sí accediendo a un estadio en el que habla un yo que no controlo, que me abre la música, un yo que no domino. A pesar de que me reconozca en las canciones, estas dirán cosas que ni yo mismo sé acerca de mí. Me encanta y es seguramente el motivo de mi adicción al hecho de escribir: noto la desinhibición a la hora de tratar lo que no abordo en la vida consciente”. Y es, entonces, cuando todo converge en “Ara i res”. “Al comentar en el libro los episodios que dieron a luz a cada una de las canciones, se nos ocurrió hacer una gira en solitario con este repertorio. Volví entonces a pasar por un aprendizaje intensivo con la obra de Mishima y con clásicos ajenos, muchos de ellos con un registro humorístico, como por ejemplo ‘Le mauvais sujet repenti’ de Georges Brassens. Han pasado tres años y el entrenamiento me ha permitido afrontar el nuevo disco desde dos caminos distintos: canciones más mentales, más frías, con las que me vinculo menos personalmente, y otras en las que me vinculo completamente, pero con una voz que no parte de un lugar abstracto y poético, sino que pone palabras a paisajes emocionales que son míos aunque puedo encarnar en personajes o en escenas que controlo. Gracias a las adaptaciones y al debate interior, el proceso me ha hecho crecer como compositor”.

Después de escuchar el disco, tengo la sensación de que uno de los ítems que está más presente es la fe y su reverso, la falta de ella, cuando uno se va haciendo mayor. “Es uno de mis temas. No la fe como emoción espiritual, sino la fe en que el amor sigue existiendo, al igual que sigue existiendo la necesidad de hacer discos”. El título proviene del poema “Tot són preguntes” (“Todo son preguntas”) de Joan Vinyoli, y me planteo si no es esta fe la que puede responderlas todas. “Esta conexión con la religión o con la búsqueda espiritual pero no mística, o no solo mística, y el simple hecho de creer en las cosas, o no, estaba ya en nuestro quinto álbum –“Ordre i aventura” (The Rest Is Silence-Sones, 2010)– de una forma explícitamente espiritual. Yo soy un ateo radical y más o menos documentado. Ese disco empezaba con ‘Tot torna a començar’, en la que cada estrofa es una explicación de cómo puede nacer la fe en los otros, y planteaba: ¿Es posible la verdad? ¿Es posible la belleza?”.

Estas son cuestiones que suelen aparecer en momentos de cambio. “Ara i res”, grabado en Francia con Peter Deimel, propone, ya desde su título, el camino hacia una transformación vital. “En realidad, ‘L’amor feliç’ también trata de la fe, i ‘Ara i res’ es una culminación. La canción que me informa de la siguiente pantalla es ‘Una sola manera’; no en vano, la primera del ‘tracklist’: relativiza cosas que antes no podia relativizar. Hablo de cuando te has pasado la mitad de tu vida con la necesidad de reafirmarte, de confimar todo: yo quiero así, yo soy así, me gusta esto, me visto así... Y, a partir de un momento, sientes que ya no tienes esta necesidad de delimitarte en absoluto; más bien al contrario. Creo que la vida es mucho mejor cuando no tienes que construirte como individuo”. ¿Será eso la madurez? “Antes era ‘Set tota la vida’ –se refiere al álbum “Set tota la vida” (The Rest Is Silence-Sinnamon, 2007)–, es decir, lo quiero todo; ‘Ara i res’ es una actitud radicalmente distinta. Y ‘Una sola manera’ supone una ruptura muy clara: entiendo que estoy en otra fase”.

 
DAVID CARABÉN, Todo Mishima acaba y empieza en “Ara i res”

“‘Ara i res’. Este título es ambivalente, como lo suelen ser las cosas que valen un poco la pena. Ahora siento que no tengo un norte tan claro, pero ¡uf, qué bien!”, le confiesa David a Maria. Foto: Ismael Llopis

 

 

 

 

 

“Antes era como si fuera incluso víctima de mi necesidad de expresarme. Ahora puedo jugar, puedo disfrazarme, porque nada me parece tan importante... y esto me libera de mucho. Antes, para mí, era todo mucho más inminente e importante. Y ahora es nada y todo está por hacer”

Un silencio sin propietarios

Pero si cambia el músico, entonces cambia la música. Los arreglos de este disco muestran una necesidad de vaciar las capas de sonido, un movimiento que ya se intuía en “L’ànsia que cura”. “Antes nos gustaba construir texturas jugando, incluso, a la confusión. Intentábamos ser expansivos para ser más emotivos. Ahora tenemos una visión menos urgente, en la que buscamos la medida justa y el silencio. Un silencio habitable, donde podamos descansar. Fíjate que en la última canción, ‘Hasta que lo miras’, hablo de que Francia ya no tiene ni un trocito de tierra sin propietarios. Es un país precioso, pero también claustrofóbico. Es como esta misma necesidad de confirmarse, de la que hablábamos antes, en las formas de hacer, en las identidades. Tú sales de una ciudad de aquí y lo primero que ves es un descampado. Es ese mismo silencio. ‘Ara i res’ es ‘todo está por hacer’. Nosotros venimos de ese lugar en que todos queríamos poner lo nuestro. Pero ahora nos hemos cerciorado de la grandeza del silencio. Hemos aprendido que siempre es mejor decir poquito, pero decirlo bien dicho; a enfocar y a dejar que nuestro público entre en estos silencios”.

Una de las canciones que más nos remite al paso del tiempo y que a la vez permite produndizar en el título del disco es “Posa’m més gin, David!”. “Habla del momento, en el que yo sentía una fascinación por la vida, de niño, en el que el mundo se presentaba lleno de misterios por descubrir: el sabor del gin, quién era Josep Pla, quién era Llach, qué era la canción... Y ahora tienes la edad de tus padres en ese momento y reivindicas la fascinación de ese niño y lo celebras. Ese niño estaba maravillado por la vida, y yo ahora... ya no tanto. Y, ostras: otra vez, ‘ara i res’. Este título es ambivalente, como lo suelen ser las cosas que valen un poco la pena. Ahora siento que no tengo un norte tan claro, pero ¡uf, qué bien! Ahora puedo jugar, puedo ser un cantautor italiano en ‘Menteix la primavera’, puedo hacer de niño que sirve el gin, puedo entretener, puedo dar espectáculo... Antes era como si fuera incluso víctima de mi necesidad de expresarme. Ahora puedo jugar, puedo disfrazarme, porque nada me parece tan importante... y esto me libera de mucho. Antes, para mí, era todo mucho más inminente e importante. Y ahora es nada, y todo está por hacer”.

NACHO VEGAS, Me, myself & I

FIRMA INVITADA (2011)

NACHO VEGAS

Me, myself & I

Por Nacho Vegas
ESPANTO, La diferencia

FIRMA INVITADA (2011)

ESPANTO

La diferencia

Por Hidrogenesse
LA MODE, Aquella canción

FIRMA INVITADA (1994)

LA MODE

Aquella canción

Por Mario Pacheco
ANTÒNIA FONT, Islas Baleares

FIRMA INVITADA (2011)

ANTÒNIA FONT

Islas Baleares

Por Guillem Gisbert
LA CASA AZUL, Confesiones del eneatipo cuatro
Por Guille Milkyway
CHRISTINA ROSENVINGE, El hada de los dulces
Por Raül Fernandez
SURFIN' BICHOS, El regreso de los hermanos carnales
Por Fernando Alfaro
ÉL MATÓ A UN POLICÍA MOTORIZADO, De viaje
Por J Planetas
MARIA ARNAL, La ronda de Promethea

FIRMA INVITADA (2017)

MARIA ARNAL

La ronda de Promethea

Por David Carabén
MANEL, Antihéroes románticos

FIRMA INVITADA (2013)

MANEL

Antihéroes románticos

Por Nacho Vegas
JOAN MIQUEL OLIVER, Veo amor en sus hábitos
Por Laia Palau
Arriba