USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
DERRIBOS ARIAS, Licencia para irritar

Poch, lunático deseable que renegaba del liderazgo del grupo sin dejar de ser una auténtica estrella. Foto: Francesc Fàbregas

 
 

ARTÍCULO (1983)

DERRIBOS ARIAS Licencia para irritar

Documento ‘Rock Espezial’, 1983. Al principio podía parecer una broma, algo poco creíble y demasiado enloquecido, pero transcurrido un año desde la publicación de sus singles “Branquias bajo el agua” y “A flúor”, ambos de 1982, la cosa tomó caracteres de fenómeno. Derribos Arias, con Poch (1956-1998) en primera línea, se convirtió en el grupo favorito de expertos, locos y cuerdos. Jaime Gonzalo penetró en el imbatible mundo de los Derribos para averiguar cómo se construía el primer álbum de la banda, “En la guía, en el listín”, publicado en 1983 y precedido por otro single: “Aprenda alemán en 7 días”.

“Irritante” puede ser un individuo de tres meses de edad berreando meticulosamente, a pleno pulmón, de madrugada. Irritante puede ser una herida infecciosa en la parte superior izquierda del prepucio. Irritante, palabra con especial propensión al chirrido, puede ser un grupo de rock aupado por el clamor popular gracias a su propia capacidad de irritación.

Irritar es hermoso. Es una profesión, una carrera universitaria, una enfermedad. Un fenómeno musical con pantuflas, batín a cuadros y chuchos con periódico entre la dentadura. O sea, un evento de andar por casa, y no por ello menospreciable, que Derribos Arias ha amasado hasta convertir en pastelillo favorito de los comensales más sibaritas, maniáticos, exigentes, vulgares o guarros que se sientan a la mesa musical que cada día se prepara en este país.

Irritación es un acto patentado por Derribos Arias consistente en exterminar los arrumacos y zalamerías con que el pop español (también conocido como “baboso”) se instaló en el incómodo butacón de la moda hará cosa de un año y medio. Vil maniobra gracias a la cual fueron votados Mejor Grupo del Año en ‘Diario Pop’ de Radio 3. Terrible falta de educación por la que pudieron grabar dos singles. Execrable obscenidad con la que se financiaron el primer vídeo independiente. Furioso azote del que obtuvieron una memorable aparición en ‘Musical Express’ y repelente trastada que les favoreció ante el jurado de cierto concurso de grupos de rock.

“Branquias bajo el agua” y “Mosquitos Blitz”, en el programa ‘Musical Express’ de TVE-2 en 1983. Con la ayuda a la guitarra de Jaime Stinus, Derribos Arias interpretan dos de sus temas más celebrados: sublimes.

Derribar es la actual ocupación de Poch, Alejo y cía. –insaciables consumidores de agrietadas botas militares y gabardinas menesterosas de tintorería–, quienes, según ellos, apoyan el terrorismo solapado y la “destrucción sutil” de supervivencias babosas con tupidos sonidos que arrastran ecos de Bowie, Velvet y otros selectos prestamistas. Todos refritos y condimentados por Poch, lunático deseable que, con cara de Elvis Costello haciendo la mili, reniega del liderazgo, le gustaría que el batería fuese el jefe de los Derribos y se considera un ser que unos días está superatómico y otros ni siquiera se atreve a entrar en el metro por miedo a la gente.

Extravagante es el calificativo favorito de Poch, generoso ladrón de jamones de Jabugo que luego reparte entre los necesitados de Rock-Ola, a pesar de que niega hacer cosas raras. Al igual que Andy Warhol, tiene el divino don de convertir la nada en algo, de copiar con elegancia, de ser estrella invitada hasta en una cantina de la RENFE. Un vip de los subterráneos cuyos cinco discos favoritos para llevarse a un hotel de lujo son el primer LP de Dr. Feelgood, el “Max Kansas” de Velvet Underground, uno de Siouxsie, otro de Damned y otro de Sex Pistols. Un voraz catalizador de ingenios y talantes que no admitiría, por nada del mundo, un libro de Woody Allen en su biblioteca (a excepción de “Cómo acabar de una vez por todas con la cultura”, 1974).

Grabar es lo que han de hacer Derribos Arias si desean que su primer LP aparezca el próximo mes de abril. Y eso es lo que hacen, en los estudios Kirios de Madrid, con el insólito presupuesto, medio kilo, que Grabaciones Accidentales ha puesto a su disposición. Papel moneda, o calderilla, que por parte de cintas y petróleo va a transformarse en canciones como “Aprenda alemán en 7 días” (bilingüe descripción de cursos por correspondencia), “Derribos Arias” (autodenominado panfleto y declaración de principios), “Mosquitos Blitz” (a próposito de lo molestos que resultan dichos insectos), versiones de “Lili Marleen” y “Lonesome Cowboy Bill” (Velvet, sin ir más lejos) y otros temas por decidir.

No ir a misa puede ser pecado, pero ignorar a Derribos Arias es infame. Procura que antes te excomulguen por la gracia del lendakari.

Publicado en Rock Espezial 19 (Marzo 1983)
ANGEL OLSEN, Yo no soy tu ángel

ARTÍCULO (2016)

ANGEL OLSEN

Yo no soy tu ángel

Por David Saavedra
THE BEATLES, 40 años de “Sgt. Pepper” (1ª parte)
Por John Harris
KANYE WEST, El hombre que quiere (y puede) reinar
Por Ruben Pujol
LEAD BELLY, Rompiendo el grillete
Por Miguel Martínez
JASON MOLINA, Un gótico tardío

ARTÍCULO (2013)

JASON MOLINA

Un gótico tardío

Por Beatriz G. Aranda
PACO DE LUCÍA, El genio “especial”
Por Silvia Cruz Lapeña
PETE SEEGER, La voz de América

ARTÍCULO (2007)

PETE SEEGER

La voz de América

Por Phil Sutcliffe y Xavier Cervantes
MALANDRÓMEDA, Fight For Your Right (To Party)
Por Fernando Fernández Rego
MORENTE, Esa curiosidad inacabable
Por Luis Clemente
TOM JONES, ¿Cómo soy de bueno?

ARTÍCULO (2016)

TOM JONES

¿Cómo soy de bueno?

Por Miguel Martínez
AGUJETAS, Vida salvaje

ARTÍCULO (2000)

AGUJETAS

Vida salvaje

Por Javier Blánquez
BUDDY HOLLY, Para acabar de una vez con la adolescencia
Por Marcos Ordóñez
MARIO PACHECO, Enamorado de la vida (aunque a veces duele)
Por Carlos Fuentes
BOB MARLEY, El Rey León (1ª parte)
Por Lloyd Bradley
AMY WINEHOUSE, Killing Me Softly

ARTÍCULO (2008)

AMY WINEHOUSE

Killing Me Softly

Por Paul Elliott
HÉCTOR LAVOE, El hombre que respiraba bajo el agua
Por Ragnampiza
THE STONE ROSES, Un solo dios, un solo amor... y una sola piedra
Por Jorge Albi, Ramón Noguera y Ximo Bonet
GIL SCOTT-HERON, Limbo, purgatorio, altares
Por Ramón Fernández Escobar
BOB DYLAN, La cicatriz ha cambiado de sitio
Por Miguel Martínez
THE BEATLES, 40 años de “Sgt. Pepper” (y 2ª parte)
Por John Harris
RAY HEREDIA, Como un caballo sin frenos
Por José Antonio Pérez
DAVE BARTHOLOMEW, El gran superviviente
Por Luis Lapuente
Arriba