USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
DON THE TIGER, Sabotaje

Vísceras de amor.

Foto: Ismael Llopis

 
 

ENTREVISTA (2013)

DON THE TIGER Sabotaje

La música puede ser una vocación, una devoción y hasta te puede salvar la vida, pero cuando dicta tus constantes vitales y atenta contra tu salud solo puede salir un disco como el debut en solitario de Adrián de Alfonso. Ruido, golpes, pasión latina y amor por el riesgo se aúnan en una obra que abraza la contradicción, indaga en la complejidad, se sumerge en lo incómodo y busca el azar como catalizador del talento. Ruben Pujol lo entrevistó.

En manos de Adrián de Alfonso, la música se duele. Al hombre detrás de Don The Tiger le gusta mortificarla –y mortificarse a sí mismo en el proceso–, acosarla, empujarla hacia los límites y exigirla hasta que extrae de ella esa idea expresiva que sabe que esconde en su interior. Figura ubicua en el underground barcelonés, ya fuera en Veracruz, Bèstia Ferida y, prácticamente, en cualquier proyecto musical que haya germinado en los márgenes en los últimos casi diez años, Adrián de Alfonso tenía una deuda pendiente con este proyecto en solitario que ha ido arrastrando en fanzines, casetes, CD-Rs y directos de diverso pelaje. Esa deuda la ha pagado con sangre, generosa y dolorosamente, en “Varadero” (Canada, 2013), un disco que de alguna manera la escena estaba esperando, pero que no complacerá a nadie. Más que nada porque está hecho para trastornarnos.

“Podríamos decir que todo el tema melódico es mi historia sentimental, y el aspecto sonoro es mi historia de formación adolescente”

“Es un disco dedicado a una chica. Un disco que hice estando con ella, rompiendo con ella, tratando de volver con ella, así que está muy marcado por esa experiencia. Podríamos decir que todo el tema melódico es mi historia sentimental, y el aspecto sonoro es, por decirlo de alguna manera, mi historia de formación adolescente”, explica. Se refiere a la doble naturaleza del disco, decorado con motivos que remiten a lo más pasional de la canción latina, como aproximaciones a los corridos, tangos o boleros, pero instalados en una atmósfera abusiva, hecha de experimentación y cadencias rítmicas y sonoridades que pertenecen a su patrimonio exclusivo: “Son bolsas de cintas que guardaba en casa de cuando tenía 15 o 16 años y grababa todo tipo de ruidos y ritmos. Estas cintas las he oído mucho, y muchas de las texturas mentales, frecuencias, solo las recuerdo en esas cintas. Cuando busco un sonido, no me acuerdo de ‘presets’ del Pro Tools ni de otros discos. Siempre regreso a las cintas”.

 
DON THE TIGER, Sabotaje

“Es un disco dedicado a una chica. Un disco que hice estando con ella, rompiendo con ella, tratando de volver con ella, así que está muy marcado por esa experiencia”. Foto: Ismael Llopis

 

De Alfonso es uno de esos tipos raros que consigue verbalizar la experiencia musical con verdadera lucidez y desde una óptica completamente personal. Pero no necesariamente porque desee construir un discurso –ni porque ejerza con mayor o menor regularidad de crítico–, sino por su amor enfermizo por la música, y porque, además de disponer de un talento oscuro, es un tipo inteligente y un artista insumiso. Algo que también se demuestra en un proceso de composición que no es solo creativo (que lo es, por supuesto), sino incluso físico; que no se limita a imaginar melodías, ritmos y arreglos, sino que casi por imperativo debe incluir elementos del entorno y actos que normalmente están fuera de lo que entendemos que es escribir una canción: “Mis catalizadores favoritos para hacer música son los gestos, más que las palabras, las melodías, las tonalidades, las texturas o los colores. Todos los elementos musicales necesarios para construir una canción se engarzan naturalmente en mi cabeza cuando imagino la caída de un animal, el desplazamiento relativo de unos brazos respecto a los hombros que los aguantan, alguien agarrando las costillas de otra persona... Cosas así. Una vez fijada la imagen, lo que hago es ponerme a grabar y toco lo primero que tenga a mano sin pensar demasiado. Los sonidos llegan después. Primero viene una época con bases, ‘loops’, muestras, cosas muy abstractas. Luego aparecen las canciones, la melodía, y estas me traen otra pátina de golpes, ruidos... Es una cosa muy barroca, pero mi cabeza funciona así”.

“Mi grado de dedicación y de minuciosidad hacia lo que me gusta puede llevarme a comportarme como un verdadero descerebrado y olvidarme de casi todo. Y me encanta compartir con la gente que disfruta tanto como yo, venga de donde venga. Porque la música para mí siempre tendrá prioridad”.

Una manera de funcionar nada dócil que, como el propio Adrián reconoce, se parece mucho al autosabotaje, una habilidad aprendida que debe servirle para encontrar su propio camino: “Recuerdo mis primeros años con Veracruz, cuando cualquier nota que tocaba con la guitarra me llevaba directamente a Meat Puppets, Keiji Haino, Ennio Morricone, Rowland S. Howard, The Wipers, Neil Young... Era una putada, pero a fuerza de esquivar tótems incrustados en mi cabeza logré desarrollar una forma de tocar totalmente libre y bastante inconsciente. Dejar de atrancarme con esas visiones fue una de las cosas que más me costó en su día, pero una de las más importantes para avanzar. Ahora lo veo claro: para poder sonar un poco creíble y que los demás disfruten de tu música es necesario dejar la consciencia de lado. Trabajando así, siempre queda espacio para la sorpresa, por lo que cada vez que vuelvo a una canción lo hago con muchas ganas. El problema de esto es que se me hace muy difícil encontrar el momento de cerrar cada idea”.

Y ese momento lo encontró en Berlín, donde ahora vive y donde conoció “el vacío absoluto, la soledad”, tras dejar atrás las comodidades de la escena barcelonesa. “Me he metido en mil y un fregados de todos los colores, perdiendo un huevo de dinero, lo más habitual, o cobrando muchísimo, alguna vez, pero siempre poniendo toda la carne en el asador. Pero mi grado de dedicación y de minuciosidad hacia lo que me gusta puede llevarme a comportarme como un verdadero descerebrado y olvidarme de casi todo. Y otro tema importante: me encanta compartir con la gente que disfruta tanto como yo, venga de donde venga. Porque la música para mí siempre tendrá prioridad”, finaliza.

ARCTIC MONKEYS, Lo que somos y lo que no somos
Por David S. Mordoh
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia
Por David Saavedra
PREFAB SPROUT, Escuela de amor

ENTREVISTA (2009)

PREFAB SPROUT

Escuela de amor

Por Juan Manuel Freire
LEE FIELDS, Siempre estuvo ahí

ENTREVISTA (2012)

LEE FIELDS

Siempre estuvo ahí

Por Ramón Fernández Escobar
ESCUELAS PÍAS, Juego de luces

ENTREVISTA (2017)

ESCUELAS PÍAS

Juego de luces

Por Rubén Izquierdo
KING JAMMY, Un hombre y su corona

ENTREVISTA (2017)

KING JAMMY

Un hombre y su corona

Por Dr. Decker
KIKO VENENO, Venenoso

ENTREVISTA (2005)

KIKO VENENO

Venenoso

Por Víctor Lenore
JOANA SERRAT, Todo al número 4

ENTREVISTA (2014)

JOANA SERRAT

Todo al número 4

Por Marta Salicrú
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
XAVIER BARÓ, Independiente(mente)
Por Miguel Martínez
EVARISTO, De La Polla Records a Gatillazo
Por Víctor Lenore
JUNIP, Los límites sin límites

ENTREVISTA (2010)

JUNIP

Los límites sin límites

Por David Saavedra
NICK CAVE, Más vale tarde que nunca
Por Jesús Rodríguez Lenin
ROCÍO MÁRQUEZ, Entre dos aguas

ENTREVISTA (2014)

ROCÍO MÁRQUEZ

Entre dos aguas

Por Luis Troquel
MAD PROFESSOR, The Spanish Dub Invasion
Por Dr. Decker
FATHER JOHN MISTY, The Bright Side Of Life
Por Pablo Gil
HOLLY HERNDON, Mundo conectado

ENTREVISTA (2015)

HOLLY HERNDON

Mundo conectado

Por Juan Manuel Freire
MAR OTRA VEZ, Rehuyendo la quietud y la calma
Por Jesús Rodríguez Lenin
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
TINARIWEN, Desierto azul eléctrico
Por Carlos Fuentes
MAURICE LOUCA, Buenos tiempos para la lírica
Por Llorenç Roviras
WILD HONEY, Bendito hobby

ENTREVISTA (2013)

WILD HONEY

Bendito hobby

Por JuanP Holguera
Arriba