USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
  • Actuando en el Canal 5: ‘México suena’… en directo.

  • Participando en el Festival Indio de Puebla.

La quinta visita a México de Dorian.

 
 

EN LA CARRETERA (2012)

DORIAN Una gira por Latinoamérica

Por Marc Gili

Entre mayo y junio de 2012, Dorian realizaron una gira por diversas salas y festivales en México, Chile y Argentina. Marc Gili, cantante y guitarrista de la banda, contó las experiencias de este viaje latino para Rockdelux. El periplo incluyó actuaciones en directo en la televisión y su participación en prestigiosos festivales como el Ciudad Emergente de Buenos Aires. En esta ocasión, y para una mayor integración, Dorian decidieron instalarse en pisos de México DF y de Buenos Aires, dos “campamentos base” desde los que fueron desplazándose a las distintas ciudades para tocar. Fue, en definitiva, una vivencia muy positiva para el grupo barcelonés.

Decía el periodista y escritor argentino Enrique Symns que la vida es un proceso de demolición. Tal vez esta sea una de las razones por las cuales hacemos o consumimos arte, para combatir ese proceso de demolición, esa rutina del vivir por vivir que va agotando nuestra capacidad de asombrarnos e ilusionarnos con y por las cosas. En cierto modo, en eso consisten las giras: en provocar fuertes estímulos (el descubrimiento de nuevos lugares, gente diferente, nuevos referentes culturales…) que aniquilen la rutina y neutralicen la amenaza del vacío.

La pasada primavera, al terminar las últimas fechas en España y tras haber pasado por la Canadian Music Week de Toronto, Dorian estuvimos tres meses girando y viviendo en México, Chile y Argentina. Digo “viviendo” porque, esta vez, en lugar de hacer una gira concentrada en fechas yendo de hotel en hotel, decidimos instalarnos con toda la banda en pisos de México DF y de Buenos Aires, dos “campamentos base” desde los que nos fuimos desplazando a las distintas ciudades del tour.

“México es un país tremendamente acogedor y llega a fascinarte desde todos los puntos de vista (geográfico, histórico, cultural, gastronómico y humano). Si bien es cierto que la guerra contra el narco ha desestabilizado algunas partes del territorio (sobre todo el norte), no es de recibo que todas las noticias que llegan a España desde ahí tengan que ver con tiroteos, drogas y muerte”

 

Esta fue nuestra quinta visita a México, país con el que guardamos una estrecha relación y donde ya tenemos buenos amigos, así que nos resultó muy fácil sentirnos como en casa desde el primer día. México es un país tremendamente acogedor y llega a fascinarte desde todos los puntos de vista (geográfico, histórico, cultural, gastronómico y humano). Si bien es cierto que la guerra contra el narco ha desestabilizado algunas partes del territorio (sobre todo el norte), no es de recibo que todas las noticias que llegan a España desde ahí tengan que ver con tiroteos, drogas y muerte.

En México DF pasamos un par de semanas promocionando “La ciudad subterránea” (2009) antes de empezar con los conciertos. Nos alegramos al ser reclamados para actuar en el programa de televisión ‘México suena’, un show musical de audiencias millonarias que normalmente visitan artistas mainstream como Juanes o Shakira, y que esa noche acogió por primera vez en su historia a bandas indie, entre ellas tres excelentes propuestas: Carla Morrison, San Pascualito Rey y Torreblanca. Todas las actuaciones se llevaron a cabo en riguroso directo (voz y música), una auténtica anomalía en la televisión actual.

Ahora que en España se habla tanto de la escena musical chilena, es un buen momento para recordar que el underground mexicano también goza de gran salud. Grupos como Zoé (posiblemente la banda indie más importante de Latinoamérica), Austin TV (una apisonadora de math rock), Hello Seahorse! o Vicente Gayo han contribuido a renovar el panorama musical del país dejando el listón muy alto y con gran éxito de público y crítica. A lo largo del tiempo hemos tenido ocasión de compartir cartel con algunos de ellos, y a nuestro regreso a la hermosa ciudad de Puebla lo hicimos con los míticos El Tri, y con Plastilina Mosh y Los Daniels, entre otros, en el marco del Festival Indio.

Puebla (capital del Estado que lleva el mismo nombre) es una ciudad universitaria situada a unas tres horas del DF. Hemos visitado esa parte del país en repetidas ocasiones, por lo que aquella tarde en el Estadio Ignacio Zaragoza encontramos a un público muy animado y receptivo. Al día siguiente fuimos a León, importante ciudad industrial del Estado de Guanajuato, que está situado en la zona de México conocida como el bajío (centro del país). Tras cinco horas de viaje nos sorprendió encontrar un calor insoportable y la curiosa sorpresa de que ese día el equipo de fútbol de la ciudad se jugaba el ascenso a primera división contra el Correcaminos (equipo del Estado de Tamaulipas). León estaba literalmente cubierta por una marea verde (el color del club), y las masas aguardaban ansiosas la hora del partido bebiendo cerveza (¿qué otra cosa se puede hacer a 45º?) y aporreando el claxon de sus vehículos.

 
  • Exhaustivo calentamiento preconcierto… para tocar en el Club Loreto de Santiago de Chile.

  • Enfrentrándose a los fans en el Loreto de Santiago.

 

Nuestro concierto en el club Monaghan (bastión de la música independiente en la ciudad) tuvo que retrasarse a causa del partido, pero mereció la pena ya que el León ganó 4 a 0, desatando la euforia en toda la ciudad, cosa que nos favoreció. Con la sala casi llena tuvimos ocasión de actuar cerca de dos horas, haciendo un buen repaso a los tres álbumes de la banda e incluyendo en el set un par de apropiaciones: “Lucha de gigantes”, de Nacha Pop (versión publicada en México recientemente), y “A Forest” de The Cure, que solemos mezclar con una canción de Dorian titulada “Solar”.

Una vez en el DF y tras visitar con la banda algunas de las radios y publicaciones musicales más interesantes del país, estuve pinchando en diversos clubes de la ciudad, como por ejemplo el Imperial (donde ya hemos tocado y pinchado en varias ocasiones), Rhodesia (a mí me recuerda mucho al Nitsa de Barcelona) o el M.N. Roy, imponente sala que esa misma semana acogió los DJ sets de Caribou (espectacular) y Mark Jones (capo de Wall Of Sound). El DF está viviendo una auténtica explosión de la cultura de clubes similar a la que vivió Barcelona hace años, pero hablar de ella merecería un artículo aparte.

“A lo largo de ese fin de semana en la carretera sufrimos cuatro intentos de mordidas (sobornos) por parte de agentes de la policía estatal, que pretenden sacar dinero de todos los camiones y furgonetas que se ponen a tiro por medio de un bochornoso juego dialéctico. Cuando se trata de músicos, suelen ir en busca de droga”

Tras una animada firma de discos en la tienda Rebel Shop del DF, en días sucesivos actuamos en un pequeño festival situado en la ciudad de Guanajuato y en Guadalajara. Guanajuato (capital del Estado que lleva el mismo nombre) es una acogedora ciudad universitaria salpicada de iglesias y casas de colores cuyas calles estrechas y plazas adoquinadas invitan a perderse. Goza de bastante oferta artística y musical, especialmente durante el Festival Internacional Cervantino, uno de los acontecimientos culturales más importantes del calendario mexicano. Tras una actuación corta pero intensa y con menos de tres horas para descansar, seguimos nuestro camino hacia Guadalajara, ciudad que llevábamos un par de años sin visitar. Ahí actuamos en el Midtown, hermoso club integrado dentro de una gran casa (con su jardín incluido) que cuenta con un buen equipo técnico, cosa que nos ayudó mucho a disfrutar de la actuación. Hay que destacar el hecho de que México cuenta en la actualidad con excelentes profesionales y, aunque en ocasiones uno sí tiene la sensación de estar yendo a la guerra, lejanos quedan ya esos tiempos en que girar por el país azteca era ir a la aventura más absoluta.

Algunas cosas, sin embargo, parece que no vayan a cambiar nunca, como por ejemplo el asunto de la corrupción que lastra a este maravilloso país desde lo más alto de su clase política (se volvió a acusar al PRI de comprar votos en las pasadas elecciones) hasta el funcionariado de base, cosa que, tarde o temprano, le acaba tocando a uno de cerca. A lo largo de ese fin de semana en la carretera sufrimos cuatro intentos de mordidas (sobornos) por parte de agentes de la policía estatal, que pretenden sacar dinero de todos los camiones y furgonetas que se ponen a tiro por medio de un bochornoso juego dialéctico. Cuando se trata de músicos, suelen ir en busca de droga. Si la encuentran tras un minucioso registro, los agentes tienen la excusa perfecta para elevar esa mordida de unos 100 pesos a varios miles (puede llegar a los 6.400 pesos, unos 400 euros). La otra alternativa  es el calabozo.

Nuestro último concierto en México tuvo lugar en el Caradura del DF, una de las salas más activas de la ciudad, en la que ya habíamos tocado con anterioridad. El ambiente esa noche fue espectacular, y nos acompañaron numerosos amigos y un público entregado. Noche para el recuerdo salpicada de mezcal que se alargó hasta el infinito y más allá. El DF es una de las ciudades más vibrantes y culturalmente activas de mundo. Lo conocemos bien y recomendamos a todo el que no lo haya visitado que lo haga en cuanto pueda.

Interpretando “Cualquier otra parte” en el festival Ciudad Emergente de Buenos Aires.

Sin darnos cuenta, y con una borrachera de buenos recuerdos dando vueltas en nuestras cabezas, nos sorprendimos volando hacia el invierno argentino. Tras unos días de promo en Buenos Aires, volamos a Santiago de Chile, donde estuvimos una semana compartiendo inolvidables momentos con nuestros amigos de Astro (una de nuestras bandas chilenas favoritas), Discos Río Bueno y Quemasucabeza. Un relajado plan de promo nos dio tiempo a disfrutar de actuaciones como la de Gepe y Dënver y de redescubrir a grupos como los extraordinarios Jaivas, banda seminal de la escena chilena de los años sesenta y setenta que mezcla (siguen en activo) hábilmente el folclore andino con la psicodelia, y que Perry Farrell, fan de la banda, se llevó recientemente al Lollapalooza de Chicago.

Dado que teníamos un fuerte feedback de público chileno en las redes de Dorian, en  Santiago de Chile nos atrevimos solos con una sala y entradas a taquilla, y tengo que destacar que hicimos bien. La noche en el Loreto (club indie de la ciudad) fue de las mejores de esta gira, y la banda tuvo ocasión de explayarse haciendo un buen repaso al repertorio. Al día siguiente, y después de otra larga noche, los restos del naufragio subieron a un avión de regreso a Argentina, donde nos esperaban dos actuaciones más.

“Buenos Aires es la noche, y la noche en Buenos Aires es una montaña rusa en la que uno puede salir de un club hipster y terminar repasando la historia de la literatura del siglo XX con un taxista mientras se dirige a un antro en el que se baila tango hasta las nueve de la mañana. Pura magia”

En lo personal tengo que decir que Buenos Aires vino a confirmar todas mis sospechas. Es una ciudad repleta de cafés, librerías, bares, clubes y, cómo no, salones de baile donde gente de todas las edades vive el tango con la misma pasión e intensidad que en tiempos pasados. Lejos de ser un fósil, el tango es LA música en Argentina, con permiso del rock y de la canción de autor, géneros que, como es bien sabido, levantan pasiones absolutamente irracionales en ese país. Buenos Aires es la noche, y la noche en Buenos Aires es una montaña rusa en la que uno puede salir de un club hipster y terminar repasando la historia de la literatura del siglo XX con un taxista mientras se dirige a un antro en el que se baila tango hasta las nueve de la mañana. Pura magia.

En Buenos Aires coincidimos con El Columpio Asesino en el marco del Ciudad Emergente, una especie de BAM porteño. Nos sorprendió encontrar más público conocedor de Dorian de lo esperado y la banda tocó bien engrasada ese día, así que lo tuvimos todo de cara para hacer un buen concierto ante las dos mil personas que esa tarde se habían acercado al Centro Recoleta para disfrutar de este interesante festival. La actuación de El Columpio Asesino tuvo músculo y sorprendió a los porteños. “No están mal estos ‘gachegos’”, dijo uno detrás de mí. ¡Pues claro que no están mal!

Nuestra última parada tuvo lugar la semana siguiente en La Plata, ciudad universitaria situada a unos 55 km de Buenos Aires. Ahí actuamos en el Ciudad Vieja, un pequeño club que guarda el sabor de los viejos cafés europeos de entreguerras. Suele decirse que el porteño es más altivo y el platense más llano, más hospitalario. Puede que haya algo de verdad en ello. Tuvimos ocasión de experimentar esa hospitalidad encarnada en un público que, pese a haber empezado tímido, terminó dándolo todo con canciones como “Paraísos artificiales” o “La tormenta de arena”

A lo largo de 2013, si la clase política española no termina de cargarse la industria musical de este país, seguiremos trabajando en nuevos retos, entre ellos un nuevo disco y una nueva gira. Atrás quedan estos tres últimos años, que han sido especialmente intensos para nosotros. El proceso de demolición queda congelado, por el momento.

Publicado en la web de Rockdelux el 8/10/2012
EL COLUMPIO ASESINO, Terremoto en México

EN LA CARRETERA (2012)

EL COLUMPIO ASESINO

Terremoto en México

Por Albaro Arizaleta
LITORAL, Perder el norte

EN LA CARRETERA (2011)

LITORAL

Perder el norte

Por Pau Roca
OCELLOT, Visiones de China

EN LA CARRETERA (2016)

OCELLOT

Visiones de China

Por Marc Fernández
FURGUSON / ALIMENT, Una gira para dos

EN LA CARRETERA (2011)

FURGUSON / ALIMENT

Una gira para dos

Por Edu Vila y Pol Huedo
MANEL, Tres conciertos, dos universidades y un quiste sacro
Por Guillem Gisbert
REMATE, A 1.250 millas de Omaha

EN LA CARRETERA (2013)

REMATE

A 1.250 millas de Omaha

Por Remate
THE BLACK BAGS, Con Daniel Johnston en Nimes
Por Xavi Caparrós
CUCHILLO, Diario de una gira por Estados Unidos
Por Cuchillo
PUMUKY, La “mala buena suerte” en México
Por Jaír Ramírez
DUOT, Compartiendo experiencias

EN LA CARRETERA (2013)

DUOT

Compartiendo experiencias

Por Duot
ANÍMIC, Chorrillanas y pisco sours

EN LA CARRETERA (2013)

ANÍMIC

Chorrillanas y pisco sours

Por Miquel Plana “Zuma”
MARGARITA, Quince conciertos, quince ciudades
Por Margarita
HIDROGENESSE, De costa a costa

EN LA CARRETERA (2009)

HIDROGENESSE

De costa a costa

Por Hidrogenesse
BETUNIZER, En compañía de Daniel Johnston
Por Marcos Junquera
HANS LAGUNA, Un indie en la India

EN LA CARRETERA (2015)

HANS LAGUNA

Un indie en la India

Por Hans Laguna
SANJOSEX, En el festival del desierto

EN LA CARRETERA (2011)

SANJOSEX

En el festival del desierto

Por Carles Sanjosé
ARIES, De ruta por Europa con Calvin Johnson
Por Isabel Fernández Reviriego
DEPEDRO, Pedacitos de vértigo

EN LA CARRETERA (2011)

DEPEDRO

Pedacitos de vértigo

Por Jairo Zavala
MANOS DE TOPO, Las rolas están muy chidas
Por Rafa de los Arcos
BURRUEZO, El loco errante (de países, de músicas, de estilos...)
Por Pedro Burruezo
BEACH BEACH, Sobrevivir con ceviche y pisco
Por Tomeu Mulet
ZA!, Ponencias australianas

EN LA CARRETERA (2015)

ZA!

Ponencias australianas

Por Za!
DEAD CAPO, Intensidad en Addis

EN LA CARRETERA (2012)

DEAD CAPO

Intensidad en Addis

Por Javier Díez Ena
Arriba