USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO, Iconos

El móvil y el corazón.
Foto: Óscar García

 
 

ENTREVISTA (2015)

ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO Iconos

La peculiar it girl barcelonesa estrenó con el pop romántico elegante del EP “Desencuentros” (2014) el proyecto que lleva su nombre y apellido. A la espera del debut en largo del supergrupo que encabeza –mitad Extraperlo, mitad Doble Pletina–, y a la luz de un cóctel con jengibre, Elsa de Alfonso le advirtió a Marta Salicrú que un corazón puede romperse como la pantalla de un smartphone.

 

 


“Cuando estás enamorado, tu móvil es como una puerta a otra dimensión, el amado está al otro lado. Y, si se rompe la pantalla...”

“¿Puedo hacer como si mirara al móvil?”, pregunta Elsa de Alfonso removiéndose ante el objetivo de la cámara. Estamos en el Negroni y Elsa pide un Borja Rosal, una mezcla de ginebra y Chartreuse con ginger ale y jengibre fresco que lleva el nombre y apellido del cantante de Extraperlo –ellos dedicaron un tema a la coctelería barcelonesa en su debut “Desayuno continental” (2009)– y guitarrista de Los Prestigio, la banda con la que ha grabado el EP “Desencuentros” (Canada, 2014), mitad Extraperlo (Borja Rosal y Pau Riutort), mitad Doble Pletina (Laura Antolín y Marc Ribera). De Alfonso cuenta que los emborrachó para embarcarlos en su aventura después de Villarroel. Pero Borja Rosal –el hombre, no el cóctel– la desmiente. “Avísame si tengo que seguirte la corriente”, le suelta. Asegura que fue él quien se ofreció a acompañarla si se decidía a aparcar la ingeniería de seguridad nuclear por la música.

Dice Borja que la llamó al móvil. “Elsa tenía un móvil que no servía para nada, que no era un ‘smartphone’. Pero estaba todo el día mirándolo”. No era un iPhone como el de la portada de “Desencuentros”, donde el alma de De Alfonso se disocia del cadáver de un teléfono Apple con la pantalla rota. “Cuando estás enamorado, tu móvil es como una puerta a otra dimensión, el amado está al otro lado. Y, si se rompe la pantalla...”, la puerta se cierra (no acaba la frase Elsa). “La gente va con las pantallas rotas y le da igual”, afirma. “Y corta”, la pantalla resquebrajada, añade Borja. Como llevar una hiriente metáfora del corazón roto en el bolsillo o el bolso.

 
ELSA DE ALFONSO Y LOS PRESTIGIO, Iconos

Canción romántica elegante y sensual, recreación de indisimulado bajo presupuesto de las producciones de alta fidelidad de los ochenta. Foto: Óscar García

 


Los cuatro temas del EP –canción romántica elegante y sensual, recreación de indisimulado bajo presupuesto de las producciones de alta fidelidad de los ochenta– giran alrededor del “feliz desencuentro” que es el mal de amor. La cita es de “Gardenias”, el tema que abre el disco y que cuenta con un videoclip dirigido –y coprotagonizado– por Marçal Forés, autor de las premiadas “Animals” (2012) y la reciente “Amor eterno” (2014), película en la cual Elsa tiene un papel –como su hermano, Adrián de Alfonso (ex-Veracruz), que firma la banda sonora como Don The Tiger–. En el vídeo, De Alfonso derrocha su particular glamour entre el encanto decadente del piano bar barcelonés Klavier.

“Ha llegado un momento en que Elsa de Alfonso ya no soy yo, es otra cosa. Yo oigo ese nombre y me imagino a un personaje que está en Facebook. O en las revistas. Cuando hago canciones me imagino a alguien que es Elsa de Alfonso. Busco una voz dentro de mí que me diga lo que tengo que hacer, o que me diga cosas que yo no soy capaz de decir. Cuando no sé por dónde tirar en el amor o en el negocio, cuando no me sale una rima, me pregunto: ‘¿Qué haría Elsa de Alfonso?’. Estoy generando un álter ego que me protege"

“Él tenía muy clara la idea de Elsa seducida por muchas chicas”, explica Borja. ¿Seducida o seduciendo? “Seduciendo, pero sin querer. Marçal quería crear un icono gay –añade ella, no muy convencida–. No soy especialista en decidir qué se hace con mi imagen. Yo hago la música y propongo a la gente que aporte ideas, me gusta probar. Tampoco lo pensé, soy un poco impulsiva, no pienso mucho en las consecuencias de las cosas”. ¿Y ha tenido consecuencias, el videoclip de “Gardenias”? “No –dice rotunda; hace una pausa y suelta una risita estilo Amadeus–. Pero tú, si quieres, di que sí. Di que no puedo salir de casa”. Continúa: “Sí que es verdad que muchas chicas me agregan al Facebook. Si quieres puedes decirlo”. “Y qué haces, ¿las agregas o no?”, pregunta Borja, y la respuesta es sí: “Ha llegado un momento en que Elsa de Alfonso ya no soy yo, es otra cosa. Yo oigo ese nombre y me imagino a un personaje que está en Facebook. O en las revistas. Cuando hago canciones me imagino a alguien que es Elsa de Alfonso. Busco una voz dentro de mí que me diga lo que tengo que hacer, o que me diga cosas que yo no soy capaz de decir. Cuando no sé por dónde tirar en el amor o en el negocio, cuando no me sale una rima, me pregunto: ‘¿Qué haría Elsa de Alfonso?’. Estoy generando un álter ego que me protege. Tenía que pasar, porque soy muy tramposa conmigo misma, porque me he estado cortando las alas, porque me ha costado mucho meterme en la música”. “Un día igual aparecerá Elsa de Alfonso de verdad –apostilla Borja–, y va a ser jodido. Hoy debería haber venido”.

Los Prestigio acaban de empezar a trabajar en el que será su debut en largo, que tienen previsto grabar durante 2015. Y, aunque los primeros temas que están ensayando vuelven a orbitar alrededor del desamor (“Tuve una experiencia amorosa un poco chunga, un desencuentro aún mayor. Los desencuentros de antes eran una niñería”), la atmósfera del álbum podría respirar aires distintos. “Hay un estigma con los grupos, un rasero diferente respecto a los artistas solistas –afirma Borja–. Los solistas no tienen por qué explicar un cambio radical, y en cambio un grupo sí: la gente puede pensar que se han vendido; no se entiende que cinco personas cambien de rumbo a la vez”. De ahí la elección de Elsa de Alfonso Y Los Prestigio, una denominación que les da “libertad para explorar estilos” y para “cambiar la formación un poquito”, en el caso de que Los Prestigio tengan compromisos con Extraperlo o Doble Pletina, a pesar de que, según la susodicha, sea un apelativo “barroco y añejo” y una “fórmula desgastada”. “Ocupa mucho espacio en los carteles”, protesta. “Creo que muchos festivales no nos van a contratar por la longitud del nombre”, remata Rosal, y vacía el vaso con el brebaje que lleva su nombre.

MAURICE LOUCA, Buenos tiempos para la lírica
Por Llorenç Roviras
ODIO PARÍS, Eternamente jóvenes

ENTREVISTA (2011)

ODIO PARÍS

Eternamente jóvenes

Por Carlos Barreiro
ANA BÉJAR, Rehaciendo el camino

ENTREVISTA (2016)

ANA BÉJAR

Rehaciendo el camino

Por Rubén Izquierdo
HUDSON MOHAWKE, Siguiente pantalla
Por Juan Monge
FUCKED UP, Pero jodiendo

ENTREVISTA (2009)

FUCKED UP

Pero jodiendo

Por Ruben Pujol
JANELLE MONÁE, Ha nacido una estrella
Por Juan Manuel Freire
NICK GARRIE, Barroco por accidente
Por Víctor Lenore
BALAGO, Humanos frente al precipicio
Por Donat Putx
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
HECTOR ZAZOU, El sentir del geógrafo
Por Ramon Súrio
RICHMOND FONTAINE, Fantasmas errantes
Por Ramón Fernández Escobar
ANNETTE PEACOCK, Eligiendo ella misma
Por Xavier Ferré
SAMPHA, A solas consigo mismo

ENTREVISTA (2017)

SAMPHA

A solas consigo mismo

Por Víctor Trapero
LIDIA DAMUNT, Definitivamente, esta chica tiene algo
Por Nando Cruz
NUEVA VULCANO, Los mirlos negros del underground de Barcelona
Por Marta Pallarès
DANIEL HIGGS, El jardinero de las imágenes religiosas
Por Manel Peña
GINO PAOLI, (Sobre)vivir para cantarla
Por Carlos Fuentes
LOS PLANETAS, Entrevista del fin del mundo
Por David Saavedra
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
TIRZAH, Esa extraña devoción

ENTREVISTA (2018)

TIRZAH

Esa extraña devoción

Por Álvaro García Montoliu
BEACH HOUSE, Tapar el sol con los dedos
Por Juan Monge
LOQUILLO, Desbocado y fuera del toril
Por Miquel Botella
Arriba