USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
EMILIO JOSÉ, Canciones, canciones y más canciones

Naturaleza libre.

 
 

ENTREVISTA (2016)

EMILIO JOSÉ Canciones, canciones y más canciones

Desde Quins, Ourense, Emilio José publicó el disco más 
a contracorriente de 2015: un álbum dividido en tres CDs, con 52 canciones y prácticamente cuatro horas de música casera y letras cantadas en gallego que hablan del amor, del mundo rural 
y de la política actual. Una obra abrumadora, contundente y desmesurada, pero también íntima, ligera y más modesta en sus planteamientos de lo que pueda parecer. Un triunfo de la anarquía creativa, dejó traslucir Carles Novellas en esta entrevista.

Insiste Emilio José una y otra vez, entre la sinceridad y el disparate, que él no ha tenido mucho que ver en el formato de “Agricultura Livre” (Foehn, 2015). Tampoco en los títulos (ver despiece), la portada o el orden de las composiciones. Según él, todos estos asuntos han sido decididos de forma natural por unas canciones que tienen vida más allá de su autor: “Las canciones van pidiendo cosas. Muchas veces, casi siempre, exigen que les quites elementos, y luego, entre ellas, aparecen espacios que demandan ser cubiertos. Yo cumplo órdenes del disco. El orden, por ejemplo, lo deciden las propias canciones. Da igual que yo diga ‘pues esta va aquí’, porque si una canción en concreto no quiere ir ahí, cinco minutos después, o al día siguiente, o una semana o un mes más tarde, sé que me va a meter en un problema. Así que dejo que se ordenen como quieran. Yo apenas decido cuándo le doy al botón de grabar, poco más”.

“Escribo sobre Quins porque es lo que conozco, pero mi percepción es que en el mundo rural de Ourense hay cientos de aldeas en la misma situación. Y, desde luego, en Galicia, en Portugal, en España, en China... todo es igual, básicamente. Bueno, en China directamente destruyen las aldeas con máquinas y matan a sus habitantes. Pero el fondo es el mismo”

El músico de Quins, Ourense (que no de Galicia, como él mismo se encarga de señalar), ha dado forma de esta curiosa manera, dejándose llevar por sus criaturas, a uno de los álbumes más inclasificables y sorprendentes de la música reciente hecha en España. Un disco que irradia libertad y maravilloso caos en cada uno de sus compases, y que rebosa ideas, melodías inspiradas, letras incendiarias, evocaciones románticas, requiebros, alegatos y placeres escondidos. Su autor, afable, socarrón y un punto esquivo, no tiene ningún problema en analizar tan magna obra durante el tiempo que haga falta: más concretamente, cuatro horas (curiosamente el tiempo que dura el disco) de intercambio de preguntas y respuestas por chat. “Empecé en 2010, con la idea de hacer un disco de siete canciones de amor. Algo simple, que en realidad es lo que hago habitualmente, porque no es que me pueda meter en muchas complicaciones. Por supuesto, estas ideas iniciales se van diluyendo con el paso del tiempo, pero creo que, aun así, la simplicidad se mantuvo. Lo de las siete canciones de amor, obviamente, no”. El proceso al que alude Emilio José empieza justo un año después de “Chorando apréndese” (Foehn, 2009), su anterior e igualmente notable trabajo, que ahora podría antojarse como un ensayo previo a “Agricultura Livre”. Muy atrás, en 2002, queda “Todo sigue intacto”, de Apeiron, publicado cuando él apenas tenía 17 años, aunque ya podía intuirse ahí al Emilio José libertino y cósmico que conocemos hoy.

2002-2009-2015: la pausa, la calma y la naturalidad propias del paso del tiempo no son cuestiones menores a la hora de analizar la música de tan peculiar artesano. Puede que tenga que ver con el hecho de que todo lo hace él solo, sin la ayuda de nadie, en su casa; o quizá también, más aún incluso, porque vive en un pueblo de apenas doscientos habitantes: “Escribo sobre Quins porque es lo que conozco, pero mi percepción es que en el mundo rural de Ourense hay cientos de aldeas en la misma situación. Y, desde luego, en Galicia, en Portugal, en España, en China... todo es igual, básicamente. Bueno, en China directamente destruyen las aldeas con máquinas y matan a sus habitantes. Pero el fondo es el mismo”.

 
EMILIO JOSÉ, Canciones, canciones y más canciones

Labrador libre.

 

La vida rural es uno de los temas centrales de “Agricultura Livre”. Canciones como “Coalición Galega” (“Quines nunca foi Quins / Quins na puta vida foi Quines / e isso não vai mudar / enquanto Ourense seja Orense”), “Aldeia” (“quero morrer / nesta aldeia / onde moram os meus pais / e os meus avós”) o “Cidade” (“como estás / meu amor / comes bem / és feliz / já te adaptas / à cidade”) son solo tres ejemplos cazados al vuelo que reivindican su entorno y su identidad frente a los cantos de sirena de la metrópolis. Emilio José lo tiene claro: “Prefiero vivir de forma modesta en un pueblo que ir a buscarme la vida a una ciudad. Aunque habría que definir ‘vivir de forma modesta’, porque seguro que en cualquier ciudad hay mucha más gente viviendo de forma modesta que en el campo. Las ciudades son cárceles: por eso no me gustan”. Enseguida matiza: “Naturalmente, en el día a día yo estoy encantado en la ciudad, la gente es tan maravillosa como en el campo, y hay todas esas comodidades modernas que el campo no tiene”. Y sigue: “Eso sí, grabando el disco llegué a la conclusión, a la que un sinfín de gente habrá llegado hace mucho tiempo, de que, en realidad, desde el plano humano, la situación del mundo rural es fantástica, mucho más avanzada que la de las ciudades. Todo lo que las ‘autoridades’ no están haciendo es algo menos que habrá que destruir llegado el momento; y, mientras tanto, las aldeas se mantienen relativamente alejadas de las manos del progreso y el capital”.

“Sí, la música de Brasil me gusta mucho, pero creo que no tiene tanta importancia como parece en lo que hago. Aunque tampoco me molesta, ¿eh? ¿Cómo podría molestarme? Bueno, bien mirado quizá sí sea muy importante para mí. De hecho, tal vez Elis Regina sea el único nombre claro que he tenido en la cabeza durante todo este tiempo que he estado alejado de la música de los otros. Aunque, como en el caso de D’Angelo, no se puede decir que sea una influencia, porque Elis Regina cantaba de una forma que ni D’Angelo puede soñar. ¡Así que imagínate yo!”

Esa última reflexión nos lleva al segundo gran tema del álbum (aunque no necesariamente en ese orden): la política. Y, más concretamente, la dictadura del capitalismo y los sucesivos gobiernos del PP en Galicia, donde ha ostentado el poder durante veintiuno de los últimos veinticinco años: “Tal vez menciono más al PP porque son los que gobiernan; si no, hablaría de otros. La principal consecuencia de haber vivido con el PP en el gobierno durante este tiempo es que Ourense es un puro atraso, básicamente”. Las canciones con contenido político explícito se cuentan por decenas en “Agricultura Livre”, y casi todas se distinguen por su, digamos, falta de diplomacia: en “Sepé Tiaraju” canta, sobre luminosos acordes de guitarra, que “ETA no mató tanta gente como España” y maldice (por decirlo suavemente) a varios políticos gallegos, entre ellos Rocío Mosquera, exconsejera de Sanidad con Núñez Feijóo: “Bueno, yo estoy lejos de ser un gudari, pero matemáticamente ETA mató a infinitamente menos gente que España. Por eso me hace gracia el planteamiento oficial de ‘buenos contra malos’ cuando, igual que en Palestina y tantos otros sitios, la cosa siempre es más bien de ‘malos contra malos’. Y, sobre los políticos gallegos, el problema no es que sean burreznos, que yo tampoco es que tenga una mente privilegiada; lo malo es que son muy pero que muy chulitos. Rocío Mosquera se me apareció en una canción en 2013, cuando suprimió parte de las urgencias pediátricas en Ourense y dijo que los padres lo entenderían. Pero, al igual que en el caso de los partidos, hablo de estas personas por la posición que ocupan: personalmente les deseo lo mejor, como a todo el mundo, pero como políticos son unos miserables. Y, sinceramente, no creo que sea muy explícito; o, por lo menos, no creo que se pueda llegar a ser lo suficientemente explícito cuando se habla de organizaciones que pudren la vida humana”. Al igual que hace con su música, en sus planteamientos políticos también pasa sin dificultades de lo local a lo global combinando contundencia y sorna: “Desde luego, el capitalismo es la raíz del problema mundial en la actualidad, pero eso ya lo sabemos desde hace unos pocos siglos, ¿no? La gracia de todo esto es que yo estoy tan dentro del capitalismo como Amancio Ortega. Esa es la gracia. Es como esa famosa canción de Loco Mía: ‘Te lo voy a dar, te pongas como te pongas, te lo voy a dar’”.

En mayo de 2010, tras una fiesta en el Nasti de Madrid en la que tocó con Javiera Mena, Emilio José le comentó a César Estabiel que quería hacer un disco de hip hop. No lo ha cumplido (aún), pero en “Agricultura Livre” hay varios momentos gloriosos protagonizados por su flow vacilón, asombrosamente natural y directo: ahí están “ALOHAnet”, “SPLA/M” o “Xero (Cocaína)” –los tres, de nuevo, con rotundos comentarios políticos–, y el sorprendente synthfunk con Auto-Tune de “WhatsApp”: “Me gusta mucho el hip hop, claro que sí. Pero la verdad es que desde que empecé el disco no escuché apenas música; aparte, claro, de la que no se puede escapar, como Rihanna en los centros comerciales o en la tele, cosas así. No porque no me interese, sino al contrario: hay tanta música y tan interesante que es difícil no intentar convencer a las canciones de que suenen como tal o cual cosa que acabes de escuchar. Ahora que acabé, espero ponerme al día pronto”. Además del rap y de D’Angelo, de quien es muy fan, los referentes de su sonido son bastante claros: Van Dyke Parks, Brian Wilson, Robert Wyatt y, por supuesto, la tradición brasileña: “Sí, la música de Brasil me gusta mucho, pero creo que no tiene tanta importancia como parece en lo que hago. Aunque tampoco me molesta, ¿eh? ¿Cómo podría molestarme? Bueno, bien mirado quizá sí sea muy importante para mí. De hecho, tal vez Elis Regina sea el único nombre claro que he tenido en la cabeza durante todo el tiempo que he estado alejado de la música de los otros. Aunque, como en el caso de D’Angelo, no se puede decir que sea una influencia, porque Elis Regina cantaba de una forma que ni D’Angelo puede soñar. Así que, ¡imagínate yo!”.

 

Pictogramas y poliglotismo

El talante juguetón, expansivo y crítico de Emilio José queda patente ya desde las primeras palabras que llegan con el disco: los títulos. Los hay geográficos (“Lugo”, “Alsácia”, “Ilhas Faroé”, “Guiné Equatorial”), rurales (“Jovens agricultores”, “Terra arável”, “Manual de luta campesina”) y comerciales (“[Ryanair]”, “WhatsApp”, “Kawasan Industri”, “Sacyr Vallehermoso”); los que aluden a celebrities (“Kim Kardashian”, “Bruna Linzmeyer”) y a formas de vida (“Sexo, ecología, espiritualidade”, “Capitalismo verde”). Pero hay dos apartados que destacan especialmente: el de los idiomas (“próximo” en persa; “usted” en chino; “juez” en árabe) y el de los pictogramas: “ᄿ ”, ” ᷉ ᷉ ᷉ ᷉ ᷉ ᷉᷉” y “♥”. Este último, además, repetido en los tres CDs. Son las canciones las que lo han pedido así.

NACHO VEGAS, Hablando del asunto (y 3ª parte)
Por Santi Carrillo
IGGY AND THE STOOGES, Miami Punk Machine
Por Eduardo Guillot
DANIEL AVERY, El paciente inglés

ENTREVISTA (2018)

DANIEL AVERY

El paciente inglés

Por Álvaro García Montoliu
JOANA SERRAT, Todo al número 4

ENTREVISTA (2014)

JOANA SERRAT

Todo al número 4

Por Marta Salicrú
PXXR GVNG, Arriba las manos

ENTREVISTA (2015)

PXXR GVNG

Arriba las manos

Por Jesús Llorente
TWEEDY, Asuntos de familia

ENTREVISTA (2015)

TWEEDY

Asuntos de familia

Por Eduardo Guillot
BEN FROST, Cazafantasmas

ENTREVISTA (2010)

BEN FROST

Cazafantasmas

Por Ruben Pujol
DESTROYER, La vida adulta

ENTREVISTA (2011)

DESTROYER

La vida adulta

Por Juan Monge
NICK CAVE, Más vale tarde que nunca
Por Jesús Rodríguez Lenin
LEÓN BENAVENTE, Bocados de realidad
Por JuanP Holguera
SHARON JONES, El camino difícil

ENTREVISTA (2010)

SHARON JONES

El camino difícil

Por Ramón Fernández Escobar
JOSÉ GONZÁLEZ, Un sueco en la procesión silenciosa
Por Miguel Martínez
MARK EITZEL, Nubes y claros

ENTREVISTA (2017)

MARK EITZEL

Nubes y claros

Por Eduardo Guillot
SIERRA, Nuevas sensaciones

ENTREVISTA (2018)

SIERRA

Nuevas sensaciones

Por David Saavedra
ANNETTE PEACOCK, Eligiendo ella misma
Por Xavier Ferré
YOUSSOU N'DOUR, El griot escarmentado
Por Nando Cruz
LÜGER, Krautrock con torreznos

ENTREVISTA (2010)

LÜGER

Krautrock con torreznos

Por César Estabiel
RHYE, Cosas del directo

ENTREVISTA (2018)

RHYE

Cosas del directo

Por Víctor Trapero
MOTÖRHEAD, La fiesta de los 10 años
Por Luis Carlos Buraya
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
ALEJANDRO ESCOVEDO, Llorar, ganas de amar y colocarse
Por Ramón Fernández Escobar
DJ KRUSH, Beats & scratches

ENTREVISTA (1996)

DJ KRUSH

Beats & scratches

Por Bruno Galindo
GRIMES, Alegría en el dolor

ENTREVISTA (2012)

GRIMES

Alegría en el dolor

Por Pablo Gil
Arriba