×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
EMMY THE GREAT, La guerra tranquila

Emma-Lee: amor a primera vista. Foto: Inma Varandela

 
 

ENTREVISTA (2009)

EMMY THE GREAT La guerra tranquila

Voz dulce, melodías suaves... pero el envoltorio, a veces, engaña. Como en el caso de esta Emma-Lee Moss, conocida como Emmy The Great, cuyas canciones hablan con crudeza de los ovillos amorosos y los enredos sentimentales. Poco azúcar y mucha franqueza emocional en la agenda de una mujer que encandiló con su debut, “First Love” (2009). Juan Manuel Freire la entrevistó.

Emma-Lee Moss, Emmy The Great, es una cantautora (anti)folk (engañosamente) dulce, una creadora de pop encantador y una observadora ácida del mundo. Estos días se publica por fin en España un primer álbum de marcado tono confesional, “First Love” (Close Harbour-Coconut, 2009), cuyo título y concepto nacen nada menos que del relato “Primer amor” (1973) de Samuel Beckett. Emma-Emmy se sintió ofendida por el personaje principal, pero también se obsesionó con él. Tomó prestado vagamente el argumento y lo convirtió en analogía de una relación suya algo maltrecha.

“Estoy acostumbrada a que la gente me tome por lo que no soy. En la universidad no hacía amigos fácilmente porque todos creían que era imbécil. Es lo malo de ser china; la gente cree que si eres china eres mona y poco más. Me he pasado la vida tratando de demostrar a la gente que no soy lo que creen que soy”

El resultado fueron trece canciones de falsa candidez que, oídas de cerca, asombran a un puñado de niveles: por la belleza de sus melodías y lo real de sus letras, pero también por su brillante componente hipertextual: “Absentee” incorpora el “Kyrie Eleison” y “The Easter Parade”, el “Gloria In Excelsis”; y el tema titular interpola, ligeramente modificadas, la letra y la melodía del “Hallelujah” de Leonard Cohen. “Me encanta el sentimiento de la música coral –comenta Emma en un entorno que le pega, la cafetería de la librería Laie de la calle Pau Claris en Barcelona–. La campiña inglesa, esas viejas iglesias... Todo eso me provoca un sentimiento que no puedo explicar. No sé lo que es, pero pensé que si lo incluía en una canción, quizá alguien pudiera sentirlo también... Sobre Leonard Cohen y ‘Hallelujah’: me gusta cómo suena la palabra ‘hallelujah’, y como ese tema trata acerca de la seducción, como también lo hace ‘First Love’, tenía toda la lógica”.

En una escucha superficial, tu música parece inocente. Pero si la escuchas de cerca, se revela bastante oscura. ¿No temes que pocos perciban tu identidad en estos tiempos tan raudos? Estoy acostumbrada a que la gente me tome por lo que no soy. En la universidad no hacía amigos fácilmente porque todos creían que era imbécil. Es lo malo de ser china; la gente cree que si eres china eres mona y poco más. Me he pasado la vida tratando de demostrar a la gente que no soy lo que creen que soy.

Bajo esas melodías dulces cantadas con voz cristalina se esconden historias de ruptura, muerte, bebés no deseados... ¿Te interesa el contraste luz-oscuridad? No, no es algo que buscase a propósito. Lo que sucede es que, básicamente, escucho música pop muy bien estructurada, con melodías y estribillos, y tenía sentido que hiciera algo parecido. En cuanto a las letras, simplemente escribo sobre lo que pienso. Es lo que escribiría si hiciese un libro, me parece.

“Tu boca sabe a descomposición”, llegas a escribir en “City Song”. Es el sabor de la boca cuando te levantas por la mañana; el olor de tus dientes pudriéndose un poco.

 
EMMY THE GREAT, La guerra tranquila

Cantautora (anti)folk (engañosamente) dulce, una creadora de pop encantador y una observadora ácida del mundo. Foto: Inma Varandela

 

Yo lo había escuchado de otro modo. En conjunto “First Love” parece un disco de concepto sobre una relación que se descompone, degrada y deteriora. Y así es, solo que no es un disco de concepto, sino de ruptura. Sería un disco de concepto si todo fuera inventado, pero es más bien un disco confesional. Nunca he tenido un aborto –ese es el tema de “We Almost Had A Baby”–, pero conozco a gente que sí los ha tenido, así que era algo que pasaba por mi mente en ese momento. En realidad son todo analogías. Nada de esto sucedió, salvando un tema. De algún modo he apostado por una visión romántica de mi exnovio; aparece como un Lotario que rompe el corazón de una joven virginal que sería yo misma. No fue así, claro. Pero me regañaba mucho, ¡que lo sepa todo el mundo! Y yo fui imbécil también...

“En realidad son todo analogías. Nada de esto sucedió, salvando un tema. De algún modo he apostado por una visión romántica de mi exnovio; aparece como un Lotario que rompe el corazón de una joven virginal que sería yo misma. No fue así, claro. Pero me regañaba mucho, ¡que lo sepa todo el mundo! Y yo fui imbécil también...”

¿Has tenido algún problema en tu entorno por culpa de airear estas... analogías? En realidad no. Mis padres, por ejemplo, son de mentalidad abierta. Y mi exnovio era un novio terrible, esencialmente porque solo le interesaba la música. Pero eso mismo hizo que se entusiasmase con la idea de mi disco, aunque saliese mal parado en él. Me ayudaba con las canciones; me decía “cambia eso, pon esto otro”. Pero he de decir que jamás volvería a hacer un disco así. No me gusta humillar a nadie. Tengo demasiado respeto por la gente a la que conozco.

¿En qué dirección quieres ir ahora en términos líricos? Canciones que giren menos sobre mí. Menos confesional. Más sobre el mundo que sobre las relaciones. Sí, el mundo, simplemente... Lo intangible y todas esas cosas que no puedes articular.

Que suelen ser una gran inspiración. Sí, constante. Es por eso que llevo siempre un cuaderno conmigo. Cuando tengo un pensamiento, temo perderlo. Vas por la calle y dices “me gusta ese edificio”, sin más, ¿verdad? Pues yo lo apunto porque temo olvidar que me gusta ese edificio. Cada idea que tengo y que pueda interesarle a la gente, la convierto en una canción.

Además de escribir tus canciones, has escrito sobre las de otros. ¿Seguirás combinando tu faceta compositiva con la de periodista musical? No tengo planes de ser periodista musical. Es algo difícil para mí, sobre todo si se trata de reseñas. Porque soy consciente de cuánto trabajo lleva cada canción, y no disfruto teniendo que pensar en una pieza de música desde el punto de vista del crítico. Me gusta entrar en ello con gran entusiasmo, como un fan. Me gusta escribir además de hacer canciones, pero, generalmente, no sobre música.

El disco sale en España con cuatro canciones añadidas del “Edward E.P.” (Close Harbour, 2009). Son temas primerizos, ¿verdad? ¿Por qué has querido rescatarlos? Me parecen canciones infantiles y no me gusta tocarlas, pero la gente no deja de pedirlas. Supongo que tienen un encanto ingenuo. Cada vez que las interpretamos en directo, la gente aplaude mucho. No sé qué pensar. ¿Debí quedarme ahí? 

GREGORY PORTER, Be water, my friend
Por Oriol Rodríguez
EILEN JEWELL, Expresividad relajada
Por Ramón Fernández Escobar
091, Spanish Bombs

ENTREVISTA (1986)

091

Spanish Bombs

Por Santi Carrillo
MARONDA, Artesanía pop

ENTREVISTA (2013)

MARONDA

Artesanía pop

Por Eduardo Guillot
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
CHUCHO VALDÉS, Sinfonía afrocubana
Por Barracuda
FATHER JOHN MISTY, The Bright Side Of Life
Por Pablo Gil
¡PELEA!, El gang que se encontraba en conciertos
Por Kiko Amat
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
NATALIE PRASS, El empleo del tiempo
Por Eduardo Guillot
MAR OTRA VEZ, Rehuyendo la quietud y la calma
Por Jesús Rodríguez Lenin
DANIEL JOHNSTON, Superhéroe eterno
Por Joan Pons
PAUL WELLER, Mirando hacia delante sin ira
Por David Saavedra
MARTIRIO, La timidez es el reino de la carne
Por Víctor Lenore
MAX RICHTER, El cielo es el límite
Por Juan Manuel Freire
DJ KRUSH, Beats & scratches

ENTREVISTA (1996)

DJ KRUSH

Beats & scratches

Por Bruno Galindo
HUDSON MOHAWKE, Siguiente pantalla
Por Juan Monge
PUMUKY, El hombre bosque en llamas
Por Esteve Farrés
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
SUPERORGANISM, El discurso del método
Por César Luquero
SENIOR I EL COR BRUTAL, De la depresión a la piscina
Por Nando Cruz
JOHN CALE, Agujeros de vagabundo

ENTREVISTA (2007)

JOHN CALE

Agujeros de vagabundo

Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
Arriba