USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FANTASTIC NEGRITO, Hora de romper cadenas

En pie de guerra.
Foto: DeAndre Forks

 
 

ENTREVISTA (2018)

FANTASTIC NEGRITO Hora de romper cadenas

Tras irrumpir en la escena musical a la edad de 48 años con el trascendente “The Last Days Of Oakland” (2016), por el cual ganó un Grammy, Fantastic Negrito volvió en 2018 con una aventura discográfica más contundente: “Please Don’t Be Dead”. Un blues adulterado que arremete contra las tendencias negativas que impregnan la sociedad estadounidense. Xavier Gaillard lo entrevistó.

“Tengo la impresión de que ahora mis dientes están mucho más afilados”, asevera Xavier Dphrepaulezz, aka Fantastic Negrito, con respecto a su nuevo disco, “Please Don’t Be Dead” (Blackball Universe-Cooking Vinyl-Popstock!, 2018). “Fue un proceso creativo muy distinto al anterior“The Last Days Of Oakland” (Blackball Universe, 2016)–, y es así como debería ser siempre: debo responder a lo que siento y veo en cada momento”. A diferencia de su debut, que según él es una obra más reflexiva, más basada en la observación, aquí opta por salir a la ofensiva, a “empuñar una espadaza. Ahora mismo siento que, como artista, mi actitud debe ser agresiva”. Así, tanto en la composición –“la síntesis de un mensaje capaz de conectar con la gente”– como en la producción –“la selección del vehículo que utilizamos para transmitirlo”–, este flamante álbum es un ataque en toda regla.

“No es erróneo pensar que los Estados Unidos se están convirtiendo en un país tercermundista. De hecho, mi primer álbum lamentaba estos terribles cambios”
(Xavier Dphrepaulezz)

“Las fuerzas de nuestro alrededor, especialmente las destructivas, son virulentas: nos dividen como gente”. El concepto que da título al álbum canaliza una furia positiva: “Por favor, no estés muerta: me refiero a la idea de la paz, del amor, de la unidad”. Más concretamente, es, de hecho, una imprecación dirigida a los Estados Unidos. Al girar por Europa, el californiano trató con gente que le suscitó preguntas sobre la situación política y social de su país. “¿Qué está sucediendo en los Estados Unidos? Era la nación que dio la bienvenida a inmigrantes, la nación que permitió a todos perseguir sus sueños, la nación de la democracia, una luz resplandeciente en lo alto de la colina. Por favor, no estés muerta”.

Dphrepaulezz observa con preocupación el empeoramiento de las dinámicas socioeconómicas en su ciudad, Oakland, colindante con San Francisco. Aunque su juventud fue complicada (escapó de casa a los 12 años y cayó en el mundo del crimen), considera que por entonces no había tanta desigualdad social. “No es erróneo pensar que los Estados Unidos se están convirtiendo en un país tercermundista. De hecho, mi primer álbum lamentaba estos terribles cambios. Muchos de los ciudadanos que contribuyeron a la grandeza de la comunidad han sido dejados de lado, viven en casas de cartón en los alrededores de la autopista. No es una situación sostenible”. Sin embargo, se considera una persona esencialmente positiva que no ha renunciado a la esperanza, algo evidente en su música (por ejemplo, en la combativa “A Letter To Fear”, título que habla por sí solo). “Mis canciones deberían ser útiles y constructivas para la gente; es una música que quiero legar a mis hijos, a los hijos de todos”. Pero rehúsa etiquetar su obra como “política” o “social”. “O bien es una música absorbente, o no lo es: no quiero vivir en el mundo de las categorizaciones. Tengo una plataforma, mi voz, que puedo utilizar para aportar mis reflexiones al mundo, sean cuales sean”.

Vídeo de “Plastic Hamburgers”, dirigido por Kristian Hill, primer single de “Please Don't Be Dead”.







“Debemos acabar de una vez por todas con las cadenas de la división, del odio, del clasismo, del racismo”
(Xavier Dphrepaulezz)

En el ramalazo rockero que abre el disco, “Plastic Hamburgers”, puede observarse claramente la confluencia de belicosidad sónica y mensaje crítico. El californiano considera que su aplastante riff pertenece a la tradición de “Johnny B. Goode”, “una canción tan arraigada en la experiencia del blues que da igual donde suene; cautivará siempre al público”. Las letras, así como el videoclip, abordan la nociva y excesiva proliferación de medicamentos prescritos en Estados Unidos, que “no nos sientan bien, no prestan servicio alguno a la sociedad”. La canción pasa de lo específico a lo general con un tajante estribillo que nos invita a romper las cadenas, un concepto que Dphrepaulezz aclara de forma similarmente rotunda: “Debemos acabar de una vez por todas con las cadenas de la división, del odio, del clasismo, del racismo”. En otro tema, “Bad Guy Necessity”, trata con ironía la obsesión de la gente por crear monstruos e instaurar enemigos imaginarios; y en “Transgender Biscuits”, arremete contra la “absurda discriminación y actitudes miopes” presentes en el sector laboral, listando docenas de apelativos (gay, cristiano, mujer, musulmán...) que pueden suponer el despido de cualquiera.

Musicalmente, el álbum es incluso más variado que el anterior. “Sentí una absoluta libertad en el proceso creativo; no pensé en etiquetas o géneros o premios. Quería capturar el espíritu de discos estilísticamente emancipados como el ‘White Album’ de los Beatles”. Su música bebe principalmente del blues, que considera muy arraigado en su persona y cuya ubicuidad le entusiasma: “Es un estilo que vivimos en todas partes... Lo bebemos, lo comemos, lo absorbemos; en la modernidad es el padre de toda la música popular occidental”. Siguiendo las enseñanzas de su héroe Prince, incorpora estructuras peculiares y elementos musicales extraños: menciona que, a pesar de crecer en un hogar islámico conservador, su padre somalí era un melómano ecléctico –“escuchaba desde Louis Armstrong y Harry Belafonte hasta música india o flamenco”–, y esas diversas sonoridades lo influenciaron. Ya sea de forma sutil o mediante la utilización directa de melodías que podrían llamarse “exóticas”, como en “The Duffler”, logra ornamentar y hacer evolucionar el blues sin caer nunca en el pastiche.

THE TELESCOPES, Más allá de la visión natural
Por David Saavedra
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo
Por Pablo Gil
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
MARK EITZEL, Nubes y claros

ENTREVISTA (2017)

MARK EITZEL

Nubes y claros

Por Eduardo Guillot
SPOON, Sexy madurez

ENTREVISTA (2017)

SPOON

Sexy madurez

Por Víctor Trapero
ALARMA!!!, Quieren su parte

ENTREVISTA (1985)

ALARMA!!!

Quieren su parte

Por José Antonio Maíllo
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
CLAP YOUR HANDS SAY YEAH, Viajo solo
Por Víctor Trapero
LOS LOBOS, Licántropos devoradores de raíces
Por Miquel Botella
PERFUME GENIUS, Musicoterapia

ENTREVISTA (2017)

PERFUME GENIUS

Musicoterapia

Por Víctor Trapero
LEÓN BENAVENTE, Bocados de realidad
Por JuanP Holguera
KING CREOSOTE, Huir del cinismo sin dejarse de gaitas
Por Ramón Fernández Escobar
SHARON JONES, El camino difícil

ENTREVISTA (2010)

SHARON JONES

El camino difícil

Por Ramón Fernández Escobar
DISCO LAS PALMERAS!, Por lo menos, intentarlo
Por César Luquero
ORNETTE COLEMAN, El sonido de la libertad
Por Roger Roca
ANNA MEREDITH, Maximalismo pop entre audiolibros
Por Vicenç Batalla
SLEAFORD MODS, Bored to be wild

ENTREVISTA (2014)

SLEAFORD MODS

Bored to be wild

Por Kiko Amat
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
CHICHARRÓN, La luz en tus entrañas
Por Fernando Fernández Rego
MUJERES, En su sitio

ENTREVISTA (2017)

MUJERES

En su sitio

Por César Luquero
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
RYUICHI SAKAMOTO, El código del samurái
Por José Manuel Caturla
Arriba