USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FANTASTIC NEGRITO, Hora de romper cadenas

En pie de guerra.
Foto: DeAndre Forks

 
 

ENTREVISTA (2018)

FANTASTIC NEGRITO Hora de romper cadenas

Tras irrumpir en la escena musical a la edad de 48 años con el trascendente “The Last Days Of Oakland” (2016), por el cual ganó un Grammy, Fantastic Negrito volvió en 2018 con una aventura discográfica más contundente: “Please Don’t Be Dead”. Un blues adulterado que arremete contra las tendencias negativas que impregnan la sociedad estadounidense. Xavier Gaillard lo entrevistó.

“Tengo la impresión de que ahora mis dientes están mucho más afilados”, asevera Xavier Dphrepaulezz, aka Fantastic Negrito, con respecto a su nuevo disco, “Please Don’t Be Dead” (Blackball Universe-Cooking Vinyl-Popstock!, 2018). “Fue un proceso creativo muy distinto al anterior“The Last Days Of Oakland” (Blackball Universe, 2016)–, y es así como debería ser siempre: debo responder a lo que siento y veo en cada momento”. A diferencia de su debut, que según él es una obra más reflexiva, más basada en la observación, aquí opta por salir a la ofensiva, a “empuñar una espadaza. Ahora mismo siento que, como artista, mi actitud debe ser agresiva”. Así, tanto en la composición –“la síntesis de un mensaje capaz de conectar con la gente”– como en la producción –“la selección del vehículo que utilizamos para transmitirlo”–, este flamante álbum es un ataque en toda regla.

“No es erróneo pensar que los Estados Unidos se están convirtiendo en un país tercermundista. De hecho, mi primer álbum lamentaba estos terribles cambios”
(Xavier Dphrepaulezz)

“Las fuerzas de nuestro alrededor, especialmente las destructivas, son virulentas: nos dividen como gente”. El concepto que da título al álbum canaliza una furia positiva: “Por favor, no estés muerta: me refiero a la idea de la paz, del amor, de la unidad”. Más concretamente, es, de hecho, una imprecación dirigida a los Estados Unidos. Al girar por Europa, el californiano trató con gente que le suscitó preguntas sobre la situación política y social de su país. “¿Qué está sucediendo en los Estados Unidos? Era la nación que dio la bienvenida a inmigrantes, la nación que permitió a todos perseguir sus sueños, la nación de la democracia, una luz resplandeciente en lo alto de la colina. Por favor, no estés muerta”.

Dphrepaulezz observa con preocupación el empeoramiento de las dinámicas socioeconómicas en su ciudad, Oakland, colindante con San Francisco. Aunque su juventud fue complicada (escapó de casa a los 12 años y cayó en el mundo del crimen), considera que por entonces no había tanta desigualdad social. “No es erróneo pensar que los Estados Unidos se están convirtiendo en un país tercermundista. De hecho, mi primer álbum lamentaba estos terribles cambios. Muchos de los ciudadanos que contribuyeron a la grandeza de la comunidad han sido dejados de lado, viven en casas de cartón en los alrededores de la autopista. No es una situación sostenible”. Sin embargo, se considera una persona esencialmente positiva que no ha renunciado a la esperanza, algo evidente en su música (por ejemplo, en la combativa “A Letter To Fear”, título que habla por sí solo). “Mis canciones deberían ser útiles y constructivas para la gente; es una música que quiero legar a mis hijos, a los hijos de todos”. Pero rehúsa etiquetar su obra como “política” o “social”. “O bien es una música absorbente, o no lo es: no quiero vivir en el mundo de las categorizaciones. Tengo una plataforma, mi voz, que puedo utilizar para aportar mis reflexiones al mundo, sean cuales sean”.

Vídeo de “Plastic Hamburgers”, dirigido por Kristian Hill, primer single de “Please Don't Be Dead”.







“Debemos acabar de una vez por todas con las cadenas de la división, del odio, del clasismo, del racismo”
(Xavier Dphrepaulezz)

En el ramalazo rockero que abre el disco, “Plastic Hamburgers”, puede observarse claramente la confluencia de belicosidad sónica y mensaje crítico. El californiano considera que su aplastante riff pertenece a la tradición de “Johnny B. Goode”, “una canción tan arraigada en la experiencia del blues que da igual donde suene; cautivará siempre al público”. Las letras, así como el videoclip, abordan la nociva y excesiva proliferación de medicamentos prescritos en Estados Unidos, que “no nos sientan bien, no prestan servicio alguno a la sociedad”. La canción pasa de lo específico a lo general con un tajante estribillo que nos invita a romper las cadenas, un concepto que Dphrepaulezz aclara de forma similarmente rotunda: “Debemos acabar de una vez por todas con las cadenas de la división, del odio, del clasismo, del racismo”. En otro tema, “Bad Guy Necessity”, trata con ironía la obsesión de la gente por crear monstruos e instaurar enemigos imaginarios; y en “Transgender Biscuits”, arremete contra la “absurda discriminación y actitudes miopes” presentes en el sector laboral, listando docenas de apelativos (gay, cristiano, mujer, musulmán...) que pueden suponer el despido de cualquiera.

Musicalmente, el álbum es incluso más variado que el anterior. “Sentí una absoluta libertad en el proceso creativo; no pensé en etiquetas o géneros o premios. Quería capturar el espíritu de discos estilísticamente emancipados como el ‘White Album’ de los Beatles”. Su música bebe principalmente del blues, que considera muy arraigado en su persona y cuya ubicuidad le entusiasma: “Es un estilo que vivimos en todas partes... Lo bebemos, lo comemos, lo absorbemos; en la modernidad es el padre de toda la música popular occidental”. Siguiendo las enseñanzas de su héroe Prince, incorpora estructuras peculiares y elementos musicales extraños: menciona que, a pesar de crecer en un hogar islámico conservador, su padre somalí era un melómano ecléctico –“escuchaba desde Louis Armstrong y Harry Belafonte hasta música india o flamenco”–, y esas diversas sonoridades lo influenciaron. Ya sea de forma sutil o mediante la utilización directa de melodías que podrían llamarse “exóticas”, como en “The Duffler”, logra ornamentar y hacer evolucionar el blues sin caer nunca en el pastiche.

MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
NICK CAVE, Más vale tarde que nunca
Por Jesús Rodríguez Lenin
MAZONI, Contra la inercia

ENTREVISTA (2016)

MAZONI

Contra la inercia

Por Borja Duñó Aixerch
TIM HECKER, Escala infinita

ENTREVISTA (2011)

TIM HECKER

Escala infinita

Por Juan Monge
MYKKI BLANCO, Como guante de seda en puño de acero
Por Aïda Camprubí
ROSANNE CASH, Vida plena en Manhattan
Por Joseba Martín
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
EXPLOSIONS IN THE SKY, Lampedusianos
Por Ruben Pujol
CATE LE BON, La música es una elección
Por Juan Manuel Freire
MARIA DEL MAR BONET, La aventura sin fin
Por Jordi Bianciotto
JEFFREY LEWIS & THE JUNKYARD, Producciones animadas
Por David Morán
BOMBA ESTÉREO, Trance de electrocumbé
Por Susana Funes
LEONARD COHEN, Palabras y silencios
Por Constantino Romero
JOANA SERRAT, Sin tu latido

ENTREVISTA (2016)

JOANA SERRAT

Sin tu latido

Por César Luquero
LOS PLANETAS, Entrevista del fin del mundo
Por David Saavedra
ROCÍO MÁRQUEZ, Entre dos aguas

ENTREVISTA (2014)

ROCÍO MÁRQUEZ

Entre dos aguas

Por Luis Troquel
JAVIERA MENA, Montaña, nieve, esmog
Por Bruno Galindo
DELOREAN, Extrañas compañías

ENTREVISTA (2018)

DELOREAN

Extrañas compañías

Por Quique Ramos
SHOPPING, Cuestionarse todo, todo el tiempo
Por Juan Manuel Freire
JESÚS ORDOVÁS, Pop diario

ENTREVISTA (2007)

JESÚS ORDOVÁS

Pop diario

Por Víctor Lenore
BRUCE SPRINGSTEEN, Malas tierras

ENTREVISTA (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Malas tierras

Por Ignacio Julià y Jordi Beltran
ÓSCAR ABRIL ASCASO + SEDCONTRA AVEC LES AUTRES, El pop es cuestión de moral
Por Dimas Rodríguez
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (1ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(1ª parte)

Por Phil Sutcliffe
Arriba