USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FERNANDO RUBIO, El sabio hacer

Carrera de fondo.
Foto: Pilar Morales

 
 

ENTREVISTA (2019)

FERNANDO RUBIO El sabio hacer

Fernando Rubio (ex-Ferroblues) no es un recién llegado, más bien todo lo contrario. Tras más de tres décadas de experiencia sigue siendo un desconocido para la mayoría. Dedicándose en cuerpo y alma a la música, con los suficientes demonios interiores que eso conlleva, aún desprende honradez y una autenticidad merecida. Miguel Tébar A. lo entrevista.

El cantautor Fernando Rubio (Cartagena, 1966) me cita en un remanso de música en directo de esos donde se aprecia la humanidad que él mismo desprende. “Aquí habré tocado cinco o seis veces en diversos formatos”. Llega de hacerse una sesión fotográfica, con su amada mar de fondo, y se justifica: “No tengo ninguna foto chula por internet”. Por desinterés o por falta de oportunidad, lo cierto es que aún existen artistas que no venden imagen, algo que suele coincidir con aquellos que verdaderamente sí hacen buena música. “Desde el punk está muy bien que cualquiera se lo guise y se lo coma, pero si además de pose y pinta se tiene algo de talento, es cuando se destaca, ¿no?”.

Justo antes de las fotos, le habían presentado al excrítico Mingus B. Formentor, y, al coincidir con él nuevamente, este nos dijo del músico: “La mirada de este tipo muestra sabiduría... Me encantaría escuchar algo suyo”. Al parecer el buen olfato nunca se pierde y Mingus terminó llevándose una copia del nuevo disco de Fernando, “Cheap Chinese Guitar” (Perdición, 2018). Por si fuera poco, la fotógrafa le ha confesado que ha tardado medio año en sustituir “Cheap Chinese Guitar” por otro CD en el coche, a lo que el guitarrista le ha contestado prudentemente: “Me hace muy feliz saberlo, porque es una de las intenciones de quienes hacemos canciones”. Aunque tras todo logro siempre hay una historia.

“Dicho en broma, está sobrevalorado tener un repertorio propio. En un concierto se agradece escuchar versiones si eso va a elevar el nivel del directo. Hay que interpretarlas como las sientas

Rubio intentó formarse académicamente, “pero cuando toqué la rítmica de ‘Sultans Of Swing’ (Dire Straits), el maestro me mandó para casa... No sabía cómo enseñarme”. Obligado a ser autodidacta, sacó sus primeras canciones con Ley Seca antes de cumplir los 20. En 1986 cofundó Ferroblues, con quienes se curtió por salas madrileñas, tocando en festivales como el de Blues de Cerdanyola. Recuerda que tan solo publicaron dos discos, “Mondongo” (1994) y “Blind Lizard” (2000), y que la aventura duró hasta que telonearon a Chuck Berry en 2005, aunque su último bolo juntos fue en 2012 en el BluesCazorla.

Fernando reconoce que la disolución de Ferroblues llegó porque les costaba mucho ensayar un repertorio tan variado, integrado por versiones y composiciones propias. “Quizá lo hacíamos un poco rebuscado, huyendo de los solos de guitarra que acostumbraban a oírse en el blues”, siempre recogiendo las distintas influencias de cada uno “sin caer en los clichés del soul” y, sobre todo, por el dichoso reconocimiento. “Hubo una época en la cual los mods se concentraban y nos llamaban para emular los bailes de la película ‘Granujas a todo ritmo’, pero no veíamos premio alguno y nuestra misión era tocar para enaltecer la figura de nuestro arrebatador cantante, Amador Blaya”. Algo más propio del rhythm’n’blues que de los tributos. “Dicho en broma, está sobrevalorado tener un repertorio propio. En un concierto se agradece escuchar versiones si eso va a elevar el nivel del directo. Hay que interpretarlas como las sientas: si tienes algo que decir, ya le estarás aportando algo a la original. Al igual que en el jazz, donde los autores no tienen tanto protagonismo y los estándares son sobrexplotados”.

De aquel período le apetece destacar los directos con el efímero supergrupo Adiós Amigo, la gira por Cataluña con Adrià Puntí para presentar “Maria” (2002) –”pese a lo caótico y rebuscado que fue, es un artista que merece mucho la pena”– y que su primer encargo como productor le llegó tras un bolo, gracias al debutante Manolo Breis y su “24 horas” (2004).

Vídeo de “Cheap Chinese Guitar”, tema titular del álbum de Fernando Rubio.

Pasó un lustro antes de sacar sus primeras composiciones en el álbum “Tides” (Perdición, 2009). “Lo hice todo en casa durante dos años, con algunas canciones de soul y funk que tenía guardadas para mi banda junto a otras inspiradas por mi pasión por la música de raíz de Estados Unidos y Canadá. Hasta que llegó la americana debía explicar cómo pueden unirse las músicas negras con el folk-rock blanco. Tenía muy claro que iba a cantar en inglés, pero quizá la moda miraba hacia otro lugar. Al estar un poco al margen de todo eso, no me atrevería a calificar de indie o algo parecido”.

Seguramente no se le prestó mayor atención hasta los conciertos del “Peluca & Bigote Tour”, una minigira que en 2011 intentó sacar de su zona de confort a músicos de tres formaciones: la suya, la de Joaquín Talismán y Los Chamanes, y la de Los Marañones. “Para mí estos son de los grandes en este país, a quienes también se ha tratado injustamente. Quizá porque cuesta mucho seguir la personalidad de quien hace lo que quiere”. En 2018 cumplió las bodas de plata con Malaventura, un dúo acústico formado junto con su amigo –y dueño del sello Perdición– Talismán, con quien interpreta en bares un songbook propio de notables guitarristas.

“Espero que se me conozca algo más y pueda tirar pa’ lante, profesionalmente hablando. Me conformaría con llegar a la gente, tal como me transmiten que está sucediendo”

Hasta 2018 ha sobrevivido tocando todo lo posible, dando clases y produciendo a otros. En verano de 2015, mientras superaba un cáncer, su excompañero moría en una habitación contigua. “Sinceramente, no sabía cómo saldría de aquel momento personal y eso se aprecia en mis nuevas canciones”. En 2016 se unió a la Bantastic Fand, justo cuando los invitaron al homenaje español a “The Last Walz” en Frías (Burgos), “para que reinterpretáramos esa música que me toca el alma y a la que en los ochenta nadie hacía caso... Disfrutamos con un repertorio abierto, propio y ajeno, y dimos rienda suelta a la vena dylanita”.

Ante las expectativas –lógicamente deseables– a partir de “Cheap Chinese Guitar”, reflexiona: “Espero que se me conozca algo más y pueda tirar pa’ lante, profesionalmente hablando. Me conformaría con llegar a la gente, tal como me transmiten que está sucediendo. Estoy satisfecho del resultado; lo paso genial con mi actual banda y tengo ganas de darle continuidad. Pero dependerá de las circunstancias, porque grabar supone una inversión, y si no obtengo un retorno se dilatará algo más de lo deseable. Soy músico, no un héroe bíblico. A todos nos gusta un poco de tranquilidad y hoy en día las cosas están muy difíciles”.

Seguramente Rubio ya no espera mucho más de este negocio, porque de injusticias va la industria. O de golpes de suerte, como el que puede recibir quien se acerque a verlo en directo y compruebe que aún se escriben buenísimas canciones intemporales y que ciertos músicos sí hacen lo propio de su oficio. Poniéndole la sensibilidad y el corazón suficiente para ser creíbles. Sin pretensiones ni alardes, sin esperar a que las redes sociales lo aprueben o no. Tan solo deseando emocionar al oyente y poder seguir viviendo de ello.

FIRST AID KIT, Un nuevo amanecer

ENTREVISTA (2018)

FIRST AID KIT

Un nuevo amanecer

Por Álvaro García Montoliu
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
FANTASTIC NEGRITO, Hora de romper cadenas
Por Xavier Gaillard
LOS HERMANOS CUBERO, Jota para Bill Monroe
Por Nando Cruz
NOURA MINT SEYMALI, La heredera

ENTREVISTA (2017)

NOURA MINT SEYMALI

La heredera

Por Carlos Fuentes
KEITH RICHARDS, Veterano de las guerras químicas
Por Ricard Martín
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
DANIEL HIGGS, El jardinero de las imágenes religiosas
Por Manel Peña
JOHN CALE, Agujeros de vagabundo

ENTREVISTA (2007)

JOHN CALE

Agujeros de vagabundo

Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
TIRZAH, Esa extraña devoción

ENTREVISTA (2018)

TIRZAH

Esa extraña devoción

Por Álvaro García Montoliu
SUICIDE, Jinetes fantasmas

ENTREVISTA (1988)

SUICIDE

Jinetes fantasmas

Por Juan Cervera
DUCKTAILS, Nostalgia accidental

ENTREVISTA (2015)

DUCKTAILS

Nostalgia accidental

Por Guillermo Arenas
UPROOT ANDY, Sabor para el mundo

ENTREVISTA (2012)

UPROOT ANDY

Sabor para el mundo

Por Víctor Lenore
ASHLEY KAHN, Salvado por el jazz

ENTREVISTA (2006)

ASHLEY KAHN

Salvado por el jazz

Por Roger Roca
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2017)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
FUGEES, Hard-Rap Café

ENTREVISTA (1996)

FUGEES

Hard-Rap Café

Por Gerardo Sanz
PAPA WEMBA, El perfume

ENTREVISTA (1996)

PAPA WEMBA

El perfume

Por David S. Mordoh
GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE, La vida buena
Por Guillermo Z. del Águila
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
NENEH CHERRY, ¡Activista!

ENTREVISTA (2019)

NENEH CHERRY

¡Activista!

Por Beatriz G. Aranda
ANNA MEREDITH, Maximalismo pop entre audiolibros
Por Vicenç Batalla
JOSH T. PEARSON, Maldito amor, gloriosa obsesión
Por Ramón Fernández Escobar
Arriba