USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FKA TWIGS, Personalidad y misterio

La transformación de Tahliah Barnett. Foto: David Burton

 
 

ENTREVISTA (2014)

FKA TWIGS Personalidad y misterio

Por Pablo Gil

De aspecto quebradizo y personalidad poderosa, esta cantante y productora de R&B digital presentó su álbum de debut tras una impresionante serie de canciones y vídeos. Creció en un pueblo de la campiña inglesa con el sueño de ser bailarina, pero en 2014, con su estreno, se nos mostró como una muñeca perturbadora sin miedo a exponer su debilidad con una oscura música envuelta en misterio. Aprovechando su paso por el Primavera Sound de ese año, Pablo Gil la entrevistó.

La voz de pajarito, una perfecta dicción de la campiña inglesa y su risa de princesa Disney engañan tanto como su apodo, twigs, “Ramitas”, descripción de su complexión delicada. Bajo la fachada amable de Tahliah Barnett corren manantiales de lava y una personalidad que ella, juguetona, fierecilla, airea en cuanto puede. Primero, sentencia: “Soy una chica valiente”, con picardía. Al poco, dice: “Soy una soñadora”, y va haciendo énfasis una y otra vez en su determinación y su actitud. Es como si te estuviera gritando en susurros: “Tengo carácter”. Su música transmite algo de eso también, un R&B digital que suena un poco a trip hop actualizado al gusto de las tendencias de hoy; líricamente, se balancea entre la exposición poética de sus sentimientos y una sensualidad perturbadora. FKA twigs debuta en largo tras dos cacareados EPs cuyo efecto estimulante se multiplicó con una serie estupenda de vídeos que ella misma ha ideado y codirigido. El álbum se titula “LP1” (Young Turks-Popstock!, 2014) y contiene diez canciones nuevas.

“Me gusta mucho que haya espacio para que se perciban los ritmos y los sintetizadores, que puedan crecer alrededor de la voz”

Desde niña has sido una apasionada de la danza. ¿Cómo se transmite eso en tu música? A través del ritmo. Cuando programo los “beats” y las baterías puedo sentirlos en mi cuerpo y me invitan a moverme con ellos. No podría hacer canciones que no pudiera bailar. De hecho, siempre estoy bailando al cantar.

¿Cómo has llegado a tu estilo actual? Ha sido un camino muy largo. Durante mucho tiempo mi música era mala, no me gustaba ni me representaba. Me dejaba vacía, me aburría. Componer canciones no me costaba, pero sí fue difícil para mí encontrar el sonido para ellas. Y no lo logré hasta que, hace dos años, me fui involucrando cada vez más en la parte musical. Primero colaboraba con el productor que hubiera y luego empecé yo a producirme con la ayuda de amigos músicos.

¿Qué es lo más importante para ti en la canción? Me gusta mucho que haya espacio para que se perciban los ritmos y los sintetizadores, que puedan crecer alrededor de la voz.

¿Has recibido lecciones de canto? Cuando era niña me dieron clases de ópera y cantaba en latín y en italiano. Cuando tenía 12 o 13 años, pero nada más.

 
FKA TWIGS, Personalidad y misterio

“LP1” remite a muchas ideas antiguas y actuales, pero no quiere imitar a ninguno de sus referentes (se dijo en la crítica del disco en Rockdelux).

 

Tu madre era bailarina y bailar hubiera sido el paso natural para ti. ¿Por qué terminaste en la música? A los 16 o 17 años me di cuenta de que amaba bailar por la música. Fue un momento de epifanía para mí, darme cuenta de que lo que debía hacer era buscar mi camino creando mis sonidos y mis canciones. Sucedió cuando fui a la escuela de danza en Londres. Estábamos todo el día entrenando y acabé odiándolo. No comprendía por qué; aquel había sido mi sueño toda la vida, pero en cuanto lo conseguí, lo perdí. Me pareció frío y, sin embargo, la música me parecía todo sentimiento. Fue entonces cuando convertí la música en mi prioridad.

“Me gusta el silencio, la tranquilidad, la calma, y es algo que permanece dentro de mí y que también va en la música. En términos de sonido, tengo que decir que todos esos ruidos que hacen clic me encantan y se parecen bastante a cómo siento que funciona mi cabeza

¿Cuándo empezaste a pensar que podrías tener una carrera profesional? Todavía no lo veo como algo profesional, no me veo como una artista, sino como alguien que disfruta haciendo música y que tiene la suerte de tener un equipo de personas que me ayudan a mostrarla. Siempre he hecho cosas. De niña también hacía pequeños proyectos sola o con mis amigos, y me parece una extensión de eso.

¿Es tu música una representación de tu personalidad? Sí, claro, pero es más como una magnificación de algunos aspectos. No es un retrato de todo lo que soy, eso sería imposible.

¿Me podrías poner un ejemplo? La canción “Closer” trata sobre mis esfuerzos por ser una mejor persona. Es algo que también está presente en la primera, “Preface”, en la que canto una y otra vez “I love another and thus I hate myself” (“amo a otro y por ello me odio a mí misma”), que es de un poema de Thomas Wyatt, “I Find No Peace”. Todo el disco trata sobre eso, sobre amar tanto algo, y puede ser una persona o puede ser la música o bailar, que intentas ser el mejor y te vas dando cuenta de todos tus defectos y todas las cosas en las que no eres buena.

Creciste en un pueblo. ¿Cómo te afectó? Es importante. Me gusta el silencio, la tranquilidad, la calma, y es algo que permanece dentro de mí y que también va en la música. En términos de sonido, tengo que decir que todos esos ruidos que hacen clic me encantan y se parecen bastante a cómo siento que funciona mi cabeza: grandes sonidos que circulan de un altavoz al otro (sonríe). Así siento que son mis pensamientos.

Al escuchar música, ¿eres una persona chapada a la antigua? Sí, eso diría. Escucho mucha música actual, pero en general la que llevo más adentro es música antigua. Me gustan las canciones que son sencillas, limpias y con un mensaje fuerte, que son cualidades que se han perdido en el pop moderno. Lo que escucho en casa es punk, nuevos románticos, Serge Gainsbourg, Philip Glass, Édith Piaf...

¿Googleas FKA twigs? Al principio era muy emocionante hacerlo, no te voy a engañar, pero ahora no. Prefiero no hacerlo y seguir viviendo en mi burbuja. Paso la mayor parte del tiempo en casa, con un tipo de vida muy tranquilo.

MUJERES, En su sitio

ENTREVISTA (2017)

MUJERES

En su sitio

Por César Luquero
JENNY HVAL, La fascinación por el tabú
Por Aïda Camprubí
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
NACHO UMBERT, La hora de los valientes
Por David Morán
HUDSON MOHAWKE, Siguiente pantalla
Por Juan Monge
COLA JET SET, ¿Apocalipsis pop?

ENTREVISTA (2016)

COLA JET SET

¿Apocalipsis pop?

Por Marcos Gendre
ANGELO BADALAMENTI, Terciopelo azul olímpico
Por Quim Casas
VERONICA FALLS, Las dulces caídas
Por David Saavedra
PUMUKY, El hombre bosque en llamas
Por Esteve Farrés
CARLES SANTOS, Disparen al pianista
Por Víctor Lenore
MAR OTRA VEZ, Rehuyendo la quietud y la calma
Por Jesús Rodríguez Lenin
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
THOMAS KÖNER, Borroso

ENTREVISTA (2012)

THOMAS KÖNER

Borroso

Por Llorenç Roviras
GAZ COOMBES, La vida es extraña y rara
Por César Luquero
IGNACIO JULIÀ, Las tomas falsas de Sonic Youth
Por Santi Carrillo
EXPLOSIONS IN THE SKY, Lampedusianos
Por Ruben Pujol
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
BILL RYDER-JONES, Una caja de bombones
Por Oriol Rodríguez
MARIA DEL MAR BONET, La aventura sin fin
Por Jordi Bianciotto
LOS LOBOS, Licántropos devoradores de raíces
Por Miquel Botella
EMILIO JOSÉ, Canciones, canciones y más canciones
Por Carles Novellas
THE LIMIÑANAS, Adictos a la cultura pop
Por Eduardo Guillot
BIGOTT, Al natural

ENTREVISTA (2010)

BIGOTT

Al natural

Por Julio A. Cuenca
Arriba