×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FRANK ZAPPA, De entre los muertos

Un legado inabarcable.

 
 

ARTÍCULO (2012)

FRANK ZAPPA De entre los muertos

Zappa Records, la empresa creada por Frank Zappa en 1977, firmó un acuerdo de distribución con Universal para reeditar buena parte del material del guitarrista y compositor. Los primeros títulos aparecieron el 12 de julio de 2012. Su obra volvía a la vida. Quim Casas seleccionó en este artículo las doce referencias fundamentales de este genial músico.

Frank Zappa (1940-1993) es rock. También es sinónimo de la contracultura de los años sesenta, del seudomovimiento freak, del pop como expresión estética y política. Pero igualmente es jazz, y jazz-rock en un estilo bien diferente al de Chick Corea o John McLaughlin. Y siempre estará ligado al blues, rhythm’n’blues, psicodelia, hard rock, punk –fue uno de los primeros punks cuando el hippismo mostraba sin tapujos su atolondramiento bobalicón–, incluso a géneros que nunca se asociarían, en primera instancia, al guitarrista del mostacho: funk, boogie, reggae y, sobre todo, el doo-wop, herramienta habitual en los primeros The Mothers Of Invention y, después, esencial en la utilización de los coros en sus grabaciones de la segunda mitad de los setenta. La música de vanguardia jugó un papel importantísimo en su obra: Kagel, Stravinsky y Varèse son influencias reconocibles en un músico para quien el rock se quedó pequeño.

Nacido el 21 de diciembre de 1940 y fallecido el 4 de diciembre de 1993, Zappa dejó un legado discográfico inmenso en cantidad, ideas, certezas y revoluciones. Todos los estilos citados se desperdigan a lo largo de su obra, en la que también afloran las sinfonías electrónicas, las obras conceptuales, los monólogos corrosivos a lo Lenny Bruce, los encuentros con Pierre Boulez, la música sinfónica, las grabaciones con Synclavier o los discos compuestos con solos de guitarra. No era en absoluto megalomanía virtuosa: Zappa se enamoró de la mesa de mezclas y dedicó horas y horas a recomponer sus canciones y sus solos, a otorgarles una nueva dimensión, a añadir y quitar con la técnica del overdub pequeños fragmentos o partes enteras a aquellos temas que había registrado en directo. Zappa tuvo dos hábitats naturales, la sala de grabación y la sala de conciertos, y se sintió tan cómodo interpretando en directo como manipulando después en estudio.

La aventura de The Mothers Of Invention empezó el Día de la Madre de 1964, aunque no grabaron su primer álbum hasta dos años después. Atrás quedaba el comienzo de su amistad con Don Van Vliet (Captain Beefheart), fraguada en la escucha mutua de las emisoras de radio que programaban música negra, sus pinitos como dibujante, la compra de un cobertizo en Cucamonga que se convertiría en su primer estudio de grabación –“Cucamonga” es el título de una de las canciones del único disco que Zappa y Van Vliet grabaron juntos, “Bongo Fury” (DiscReet-Reprise, 1975)– y el primer grupo más o menos profesional, The Soul Giants. Junto con Ray Collins, Jim Carl Black y Roy Estrada daría forma a las primeras Madres. Con los años irían saliendo y entrando de la banda músicos de procedencias diversas: Bunk Gardner, Ian Underwood, Ruth Underwood, Don Preston, Napoleon Murphy Brock, George Duke, Jean-Luc Ponty, Bruce y Tom Fowler, Chester Thompson... Los discos de The Mothers se alternaron con los de Zappa en solitario, pero la experimentación y la ironía eran las mismas: las músicas, letras e ilustraciones de “Freak Out!” (Verve, 1966), “Absolutely Free” (Verve, 1967), “We’re In Only It For The Money” (Verve, 1968), “Cruising With Ruben & The Jets” (Verve, 1968), “Weasels Ripped My Flesh” (Bizarre-Reprise, 1970) o “Chunga’s Revenge” (Bizarre-Reprise, 1970) así lo demuestran.

Zappa hizo cine también –“200 Motels” (1971), “Baby Snakes” (1979)–, creó un sello, Bizarre, y luego otro, Straight, para producir discos ajenos –Lord Buckley, Tim Buckley, Captain Beefheart And His Magic Band, Alice Cooper–, y hasta el momento de su muerte no paró de grabar, rebuscar en sus archivos, tocar en directo y seguir siempre fiel a su ideario. Definió su última obra, “Civilization Phase III” (Barking Pumpkin, 1994), como una ópera-pantomima, otro género con el que alimentar su voraz apetito musical.

 

DOCE PIEZAS BÁSICAS

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

THE MOTHERS OF INVENTION
“Freak Out!”

(Verve, 1966)

El primer tema, “Hungry Freaks, Daddy”, rock ácido con coros irónicos, ya es toda una declaración de principios. El concepto freak se alejaba de la parada de los monstruos de Tod Browning para envolver lo más sintomático de la contracultura de la Costa Oeste. Zappa va del blues al doo-wop, y entre la lista de influencias que cita están Bram Stoker, Eric Dolphy, Mauricio Kagel, Bob Dylan, Phil Spector, Edgar Varèse y Lenny Bruce; ahí es nada.

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA
“Lumpy Gravy”
(Bizarre-Verve, 1967)

Fruto de su interés por la música dodecafónica y por las percusiones de Varèse surge esta sinfonía eléctrica diseñada, como puede leerse en la portada, para un ballet que probablemente nunca se hará. Fracaso comercial en toda regla, implanta el germen de posteriores experimentos sonoros de un Zappa interesado en la mutilación del sonido, el proceso de grabación y la deconstrucción orquestal. Le acompañan jazzmen como Shelly Manne.

 
FRANK ZAPPA, De entre los muertos

THE MOTHERS OF INVENTION
“We’re Only In It For The Money”

(Bizarre-Verve, 1968)

El rock como repulsa contra el conservadurismo. Zappa no deja títere con cabeza: un título que lo dice todo (“Solo estamos en esto por la pasta”), premoniciones (“Flower Punk”), canciones sobre idiotas bastardos y las partes más feas del cuerpo humano, parodia gráfica de la portada del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de The Beatles, nazis que han encontrado su hueco en el Congreso estadounidense, arreglos de pop cítrico...

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

THE MOTHERS OF INVENTION
“Uncle Meat”

(Bizarre-Reprise, 1969)

Obra capital porque mezcla todas las constantes de Zappa hasta la fecha (rock, blues, free jazz, jazz-rock, rock’n’roll, música de cámara, orquestación pop, ionizaciones varias, interludios dialogados, doo-wop) y por ser la primera en la que aísla y ensambla solos de guitarra procedentes de grabaciones diversas. El disco debía ser la banda sonora de un filme sobre The Mothers que no se terminó, aunque parte del mismo llegó a montarse en 1987.

 
FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA
“Hot Rats”
(Bizarre-Reprise, 1969)

Pocos temas de la primera etapa de Zappa definen tan bien su interés por la mixtura como el instrumental “Peaches En Regalia”, que es pop, jazz y vanguardia en tres minutos. Le secunda un Ian Underwood pletórico a los vientos y teclados. Y después “Willie The Pimp”, cantada por Captain Beefheart y ribeteada por el violín de Sugar Cane Harris. Dos gemas en un disco que es un verdadero torbellino sonoro.

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA
“Chunga’s Revenge”
(Bizarre-Reprise, 1970)

Jazz en duermevela para “Twenty Small Cigars”, un toque de góspel inicial en “Road Ladies”, guitarras que no cesan en “Transylvania Boogie”, rhythm’n’blues en “Chunga’s Revenge” (con el fraseo de Ian Underwood con el saxo alto)... Un paisaje casi hiperrealista en el que Zappa empieza a pintar sus primeros óleos de jazz-rock temperado: la entrada del teclista George Duke resultará clave.

 
FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA AND THE MOTHERS
“Over-Nite Sensation”
(DiscReet-Reprise, 1973)

Quizá puede verse como un disco de transición en el que el sarcasmo general se da la mano con el blues arrastrado de “Dirty Love”, y el jazz digno de serie B de “Zomby Woof” convive con el wah-wah expansivo de “I’m The Slime”. Solo por la preciosa “Camarillo Brillo” vale la pena incorporarlo a cualquier antología zappiana. La libidinosa “Dinah Moe Humm” no pasó la censura franquista en su momento.

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA AND THE MOTHERS OF INVENTION
“One Size Fits All”
(DiscReet-Reprise, 1975)

Zappa dijo que su música era americana, pero que no por ello debía verse como un producto exclusivamente yanqui. La música negra (blues, funk) está bien presente, intelectualizada a partir de la transfiguración que Zappa da al jazz-rock, y el resultado no admite calificación ortodoxa. Percusiones brillantes, coros imaginativos y sutileza en las guitarras.

 
FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA / CAPTAIN BEEFHEART
/ THE MOTHERS
“Bongo Fury”
(DiscReet-Reprise, 1975)

En temas como “Poofter’s Froth Wyoming Plans Ahead”, la voz de Captain Beefheart casa bien con el trombón de Bruce Fowler: Zappa y sus Madres actúan de maestros de ceremonias y Van Vliet tiene espacio para sus inmersiones en el blues ácido con la voz o la armónica. El disco, parcialmente grabado en un tugurio de Austin, ilustra la gira que los dos viejos amigos hicieron para reconciliarse.

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA
“Sheik Yerbouti”
(Zappa-CBS, 1979)

El estudio de grabación y el overdub se convierten en la mejor arma expresiva de Zappa en esta obra maestra: el grueso de los temas fueron registrados en directo y reorganizados después en estudio. “I’m So Cute”, “Bobby Brown Goes Down”, “Jewish Princess” y “Flakes” son algunos de los mejores momentos de un disco que combina rock, punk, tango, jazz y coros pop, y cuenta con una banda encabezada por Adrian Belew y Terry Bozzio.

 
FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA
“Joe’s Garage Act I, II & III”
(Zappa-CBS, 1979)

Dividido en tres actos –un álbum sencillo y otro doble que quedaron recopilados en 1987–, “Joe’s Garage” es la quintaesencia de obra conceptual. Registros varios (rhythm’n’blues, funk, pop, incluso reggae) para contar la historia de Joe (con la voz de Ike Willis, guitarra rítmico de Zappa en este período) y sus enfrentamientos con el gobierno conservador. De la feroz “Catholic Girls” a la irónica “A Little Green Rosetta”, una (¿última?) obra maestra.

FRANK ZAPPA, De entre los muertos

FRANK ZAPPA
“Shut Up’n Play Yer Guitar”

(Barking Pumpkin-CBS, 1981)

Obseso del material de archivo, Zappa consagró tres discos a recopilar sus solos de guitarra, mayoritariamente registrados en directo entre 1979 y 1980. Vendido inicialmente por correspondencia, en formato caja o tres vinilos individuales, alcanzó después distribución normalizada. Obra-condensación, con no pocas ráfagas de rock duro y metálico, se convierte en un tratado del solo de guitarra en suspensión, como una interminable improvisación.

 
ERYKAH BADU, Más allá del fantasma de Billie H.
Por Miquel Botella
BUDDY HOLLY, Solo para gafosos

ARTÍCULO (1986)

BUDDY HOLLY

Solo para gafosos

Por Diego A. Manrique
RY COODER, Río Grande

ARTÍCULO (1987)

RY COODER

Río Grande

Por David S. Mordoh
PJ HARVEY, Viuda de guerra

ARTÍCULO (2011)

PJ HARVEY

Viuda de guerra

Por Jordi Bianciotto
PACO DE LUCÍA, El genio “especial”
Por Silvia Cruz Lapeña
DEAD KENNEDYS, Punto final

ARTÍCULO (1987)

DEAD KENNEDYS

Punto final

Por Quim Casas
HÉCTOR LAVOE, El hombre que respiraba bajo el agua
Por Ragnampiza
BJÖRK, Violentamente infeliz

ARTÍCULO (2015)

BJÖRK

Violentamente infeliz

Por Javier Blánquez
MERLE HAGGARD, Prisionero del viento
Por Miguel Martínez
LOS MODELOS, Lágrimas sobre un grupo muerto
Por Diego A. Manrique
LEAD BELLY, Rompiendo el grillete
Por Miguel Martínez
GEORGE MICHAEL, Estrella con doble fondo
Por Jordi Bianciotto
KANYE WEST, El hombre que quiere (y puede) reinar
Por Ruben Pujol
WILLIAM S. BURROUGHS, Opiáceos y rock’n’roll
Por Ignacio Julià
BROADCAST, Todas las voces dentro de una
Por Juan Monge
ELVIS COSTELLO, Tal como es

ARTÍCULO (1983)

ELVIS COSTELLO

Tal como es

Por Diego A. Manrique
BUDDY HOLLY, Para acabar de una vez con la adolescencia
Por Marcos Ordóñez
MORENTE, Esa curiosidad inacabable
Por Luis Clemente
WILL JOHNSON + ANÍMIC, Un texano en Montserrat
Por Nando Cruz
JOHN CAGE, El gran inventor

ARTÍCULO (2008)

JOHN CAGE

El gran inventor

Por Roc Jiménez de Cisneros
BOB MARLEY, El Rey León (1ª parte)
Por Lloyd Bradley
LOU REED, El explorador del abismo
Por David Morán
Arriba