×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FRIDA HYVÖNEN, La ciencia de la artista

Antigua estudiante de teología. Foto: Paco y Manolo

 
 

ENTREVISTA (2007)

FRIDA HYVÖNEN La ciencia de la artista

Las canciones de la sueca Frida Hyvönen son pruebas evidentes de un talento notable: pasmosa facilidad para componer melodías perfectas a partir del piano y una enorme capacidad expresiva visualizada en unas letras marcadas por la ruptura sentimental y plagadas de confesiones ambiguas y epatantes, sexo y sentimientos incómodos. Ferran Llauradó la entrevistó en 2007, cuando vino por primera vez a tocar entre nosotros, y hablaron, entre intimidad y matemáticas, del papel de la mujer en la sociedad y en la música.

Observo a la sueca Frida Hyvönen poco antes de su concierto en Barcelona el pasado 21 de abril (ver Rockdelux 252) mientras confraterniza con Bernd Jestram y Ronald Lippok de Tarwater. Debe de medir cerca de 190 cm. Tiene una figura imponente sin ser especialmente guapa y desprende cierto aire de divismo: mirada altiva y una estudiada pose de mujer fatal con la copa y el cigarrillo en la mano. Busco a la pianista excéntrica al estilo Tori Amos que aparece extasiada en la portada de su primer y revelador álbum, “Until Death Comes” (Licking Fingers, 2005; Secretly Canadian-Green Ufos, 2006), y a la loca de la colina al estilo Kate Bush que quema otro piano en medio del bosque en el videoclip de “The Modern”. Queda claro que esta antigua estudiante de teología nacida en 1977 es consciente de su talento, de su pasmosa facilidad para componer melodías perfectas a partir de sencillas figuras en el piano y de la enorme capacidad expresiva de unas letras marcadas por la ruptura sentimental y plagadas de confesiones ambiguas y epatantes, sexo y sentimientos incómodos. Tal vez es la muestra de una feminidad exhibicionista y en permanente conflicto. Pero también hay una Frida Hyvönen con una personalidad más completa y cercana, la autora del más modesto “Music From The Dance Performace Pudel” (Licking Fingers, 2007) y la que al término de una canción se pone como un tomate cuando su mano tropieza con el piano en plena reverencia al público.

Suelo escribir canciones pensando en una persona en especial, tal vez un amigo al que quiero impresionar. Quiero que él o ella entiendan lo que quiero decir, de manera que tengo que usar diferentes recursos retóricos para decirlo. Pones esto aquí, esto allá. Es como una fórmula

“Pudel”, compuesto por encargo para un espectáculo de danza, suena mucho más dulce y escapista que “Until Death Comes”. ¿No crees? ¿De verdad? Sí, tal vez. Es que no tiene nada que ver... La manera de escribir el disco fue completamente distinta a “Until Death Comes” y a las canciones del que será mi segundo álbum pop. En esta ocasión había un límite de tiempo y tenía que trabajar con las bailarinas y la coreógrafa Dorte Olesen. Por la mañana escribía la música y por la tarde ensayábamos. Además, las letras están inspiradas en las historias del espectáculo: antiguas reinas, animales, sueños, sexo...

¿Te sentiste más relajada al tener que escribir canciones por encargo sobre un tema concreto? Sí, en ese momento fue como una bendición porque acababa de publicar “Until Death Comes”, había tenido mucho éxito y todos los periodistas me preguntaban ya por el segundo disco. Así que fue un alivio hacer algo que no estuviera tan centrado en mí misma. Además, en el espectáculo yo llevaba un disfraz. No era yo; era un personaje.

Creo que uno de los rasgos más destacados de tus canciones es la tensión entre distancia e intimidad. En “I Drive My Friend” y en algunas otras canciones de “Until Death Comes” pasas de la tercera a la segunda persona, un recurso bastante curioso y muy expresivo. Sí, suelo escribir canciones pensando en una persona en especial, tal vez un amigo al que quiero impresionar. Quiero que él o ella entiendan lo que quiero decir, de manera que tengo que usar diferentes recursos retóricos para decirlo. Pones esto aquí, esto allá... Es como una fórmula. A ver, las cosas nunca son exactas. Lo más exacto que tenemos son las matemáticas. Nunca dices 0,333... porque sería infinito, dices 1/3. Esto es una fórmula muy precisa, y así es como quiero que sean mis canciones. Pones una serie de elementos y todo el mundo debe intentar entender la relación entre ellos. ¿Se entiende? Creo que esta tarea define el método de trabajo de los artistas... y de los matemáticos.

 
FRIDA HYVÖNEN, La ciencia de la artista

“Mi cantante favorita es Nina Simone; la escucho cada día. Pero no intento sonar como ella”.

Foto: Paco y Manolo

 

¿Crees entonces que componer canciones se parece a las matemáticas? Exacto.

El hecho de que compongas con el piano también impone una serie de normas y reglas, una estructura delimitada. Sí, el piano es el primer instrumento que aprendí a tocar de pequeña. Mis padres eran un poco hippies y siempre estaban haciendo fiestas donde todo el mundo tocaba las maracas y cantaba canciones folk. Empecé a usarlo para acompañarme mientras cantaba y me di cuenta de sus limitaciones. Mis canciones están formadas por armonías y melodías, mucho más que por ritmos, y esto es algo totalmente típico del piano. Nunca “tengo un ritmo” y lo desarrollo; la melodía siempre es la que lo dirige todo. El ritmo de mis canciones proviene siempre de las letras. Aun así, “The Modern” la escribí con la guitarra, pero no suelo tocar ese instrumento.

La mayoría de la gente considera que los hombres tienen más derecho que las mujeres para hablar en voz alta y decir las cosas como son. En cuanto hablas de algo importante y real, se te tacha de fría; y esto es un problema de nuestra sociedad que debemos cambiar. Simplemente estoy hablando de cosas que pasan. Las mujeres siempre tienen que ser complacientes, mantenerse al margen y seguir la corriente

El piano se acostumbra a asociar con formas musicales muy determinadas. ¿Escuchas música de piano? No, no mucho. A quien más he escuchado es a Erik Satie y a algunos pianistas de jazz. Como ya he dicho, utilizo el piano para acompañarme, pero ni me inspira ni me fijo especialmente en la música de piano.

Entonces, supongo que no debes identificarte mucho con Carole King o Laura Nyro, referencias que podrían parecer cercanas por este motivo. La verdad es que no. Me gusta Carole King, pero no la he escuchado demasiado; un disco tal vez. Me enteré de quién era Laura Nyro cuando empezaron a salir reseñas de mi disco. Hubo un periodista que escribió que yo era como Laura Nyro y que Laura Nyro era como un ángel caído del cielo, así que lo investigué. Sin embargo, no me gusta demasiado. Era interesante, aunque no encuentro la relación con mi música. Musicalmente, hablamos lenguajes distintos.

¿Cuál sería tu referencia principal entonces? Mi cantante favorita es Nina Simone; la escucho cada día. Pero no intento sonar como ella.

También podría decirse que tu música es muy sueca, en el sentido en que también lo es la de Jens Lekman. Melodías muy claras y composiciones muy estructuradas, muy pulidas. Jens Lekman es amigo mío y siento bastante afinidad con su música. Me encanta su trabajo. No sé si llega a apreciarse, pero, tal como yo las veo, mis letras son muy humorísticas, incluso sarcásticas en cierto sentido.

Sin embargo, no te gusta que te digan que eres fría. No, no soy fría.

Lo digo porque en tus letras sueles pasar de la ternura al sarcasmo, y esto es algo que puede confundir al oyente, hacerle sentir amenazado. Creo que es porque soy una mujer. La mayoría de la gente considera que los hombres tienen más derecho que las mujeres para hablar en voz alta y decir las cosas como son. En cuanto hablas de algo importante y real, se te tacha de fría; y esto es un problema de nuestra sociedad que debemos cambiar. Simplemente estoy hablando de cosas que pasan. Las mujeres siempre tienen que ser complacientes, mantenerse al margen y seguir la corriente.

Tal vez lo que cuesta de aceptar es que combines ambos aspectos. Si siempre fueses tierna o siempre fueses agresiva, sería más fácil. Creo que sí. Es más provocador. Supone un reto para el oyente. No creo que lo que haga yo sea muy provocador, pero está claro que hay gente que lo ve así.

Etiquetas: 2000s, 2007, folk-rock, pop, Suecia
CAPULLO DE JEREZ, Persiguiendo la onda
Por Carola Guerrero
YUCK, La inconsciencia de la juventud
Por Juan Manuel Freire
SAMPHA, A solas consigo mismo

ENTREVISTA (2017)

SAMPHA

A solas consigo mismo

Por Víctor Trapero
091, Spanish Bombs

ENTREVISTA (1986)

091

Spanish Bombs

Por Santi Carrillo
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
JULIAN COPE, Los clichés son valiosos
Por Víctor Lenore
KIKO VENENO, Venenoso

ENTREVISTA (2005)

KIKO VENENO

Venenoso

Por Víctor Lenore
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2016)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
FERRAN PALAU, La muerte y la rima

ENTREVISTA (2012)

FERRAN PALAU

La muerte y la rima

Por Nando Cruz
THE FIELD, Miles de años luz

ENTREVISTA (2010)

THE FIELD

Miles de años luz

Por Juan Monge
JOSETXO EZPONDA, Los Bichos

ENTREVISTA (2007)

JOSETXO EZPONDA

Los Bichos

Por Víctor Lenore
ADRIÀ PUNTÍ, Un pura sangre

ENTREVISTA (2015)

ADRIÀ PUNTÍ

Un pura sangre

Por Alicia Rodríguez
MOGWAI, Súbelo

ENTREVISTA (2011)

MOGWAI

Súbelo

Por JuanP Holguera
ANNETTE PEACOCK, Eligiendo ella misma
Por Xavier Ferré
MAIKA MAKOVSKI, El deseo y los sustitutos del amor
Por Miquel Botella
THE WEDDING PRESENT, Guitarras, fútbol y rencor
Por Joan Pons
RICHMOND FONTAINE, Fantasmas errantes
Por Ramón Fernández Escobar
UPROOT ANDY, Sabor para el mundo

ENTREVISTA (2012)

UPROOT ANDY

Sabor para el mundo

Por Víctor Lenore
MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
GINO PAOLI, (Sobre)vivir para cantarla
Por Carlos Fuentes
BENJAMIN CLEMENTINE, Buena historia, buen músico
Por Juan Manuel Freire
TRACEY THORN, Popstar a su pesar

ENTREVISTA (2013)

TRACEY THORN

Popstar a su pesar

Por Kiko Amat
Arriba