USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
GEPE, Entre el emo y el reggaetón

“Creo que nos hemos despreocupado de la problemática interna. Nos cuesta vernos como ciudadanos simples de un país como Chile”, asegura Daniel Riveros. Foto: María Paz Arias

 
 

ENTREVISTA (2013)

GEPE Entre el emo y el reggaetón

Ha sido, junto a Javiera Mena, el nombre que introdujo el nuevo pop chileno en España. Pero, ya con una sólida trayectoria, Gepe continúa escalando posiciones en ese aperturismo que empezó en el neofolk y el electropop y ahora podría estar próximo a una especie de “pop-emo-andino”, etiqueta acuñada por el propio Daniel Riveros en honor a su disco “GP” (2012). Susana Funes habló con él.

En su Chile natal, a Daniel Riveros, Gepe, se le relacionó primero con una nueva cantautoría chilena, al lado de artistas como Manuel García, Nano Stern o Camila Moreno, que venían tirando de sonidos tradicionales y de la nueva canción chilena de finales de los sesenta, en una propuesta de renovación folclórica a través del pop. Afuera llegó, en cambio, un quinquenio más tarde con el boom electropop, especialmente a partir de “Audiovisión” (Quemasucabeza, 2010), la colección de delicados artefactos sonoros con olor a tierra que, junto a Javiera Mena, pusieron a Chile en la mirilla de las nuevas tendencias de Latinoamérica.

“Ahora siento que estoy haciendo música desde Chile para el mundo. Prefiero ver al público de los países como un solo público al que me gustaría acceder con la mayor síntesis e intensidad de mensaje. Y algo así entiendo que es el lenguaje del pop”
(Daniel Riveros)

Hoy, tres años más tarde, aquellas etiquetas de neofolk y electropop todavía le suenan correctas e incluso aplicables para su más reciente placa, “GP” (Quemasucabeza, 2012), su cuarto álbum de estudio tras “Gepinto” (Quemasucabeza, 2005), “Hungría” (Quemasucabeza, 2007) y el espaldarazo internacional de “Audiovisión”. “Pero también la música que hago puede ser pop-emo-andino”, intenta acuñar, en honor al último disco, recién lanzado en España por [PIAS] Iberia & Latin America.

El lado andino se hace evidente en temas como “Bomba Chaya” o el single “En la naturaleza (4-3-2-1-0)”, curtidos de diablada o takirari, aunque aguijoneados en clave bailable por el reggaetón –también presente en “Con un solo zapato” y en el fondo de “Libre”–. En otros, su evolución hacia el pop internacional lo conduce más a la balada, al reggae o a compartir micrófono con artistas extranjeros como el fenómeno indie de la canción mexicana Carla Morrison –antes fue la argentina Juana Molina–.

“El reggae en general y el reggeatón con DJ Playero”, admite, se encuentran entre los ritmos y artistas que más le han sorprendido e influido últimamente. Lo emo –de no ser una broma para eludir clasificaciones– solo podría relacionarse con una emotividad ahora un tanto más extrovertida. Más que oscuridad o tormento gótico, inapreciable en sus canciones, prevalece cierto sentimentalismo neohippie, claro y naíf, con el que, en lugar de retraerse, busca plantarse ante el mundo.

“La masividad me llama mucho la atención”, recalca. “Antes estábamos acostumbrados a no trabajar más allá de las fronteras y ahora siento que estoy haciendo música desde Chile para el mundo”, manifiesta. “Prefiero ver al público de los países como un solo público al que me gustaría acceder con la mayor síntesis e intensidad de mensaje. Y algo así entiendo que es el lenguaje del pop”.

 
GEPE, Entre el emo y el reggaetón

“En esa inocencia radica la ‘gracia’ de la personalidad chilena, el ‘no saberse’ y el ‘descubrirse de golpe’”. Foto: Diego Palma

 

Ciertamente. Gepe ha vivido una notable escalada desde un reducto under independiente hasta vitrinas bastante más mainstream, como el hipermediático Festival de Viña del Mar, que ya lo confirmó para 2014. Mientras, él continúa realizando conciertos por América y Europa.

También deja espacio para divertimentos estéticos, como la reciente experimentación junto a Alex Anwandter, “Alex & Daniel” (Quemasucabeza, 2013). “De cada uno se pueden oír los aportes cruzados. Hay letras y melodías que podrían ser más típicas de Alex, pero las inventé yo; lo mismo pasa con letras que canto, y que hizo originalmente Alex”.

Naturalmente chileno. En realidad, no tengo otra opción: toda mi vida he vivido en el mismo país, en la misma ciudad y casi siempre en el mismo barrio. Pero también me di cuenta, ya de grande, de que casi todos los elementos estéticos que ocupo son chilenos, porque me han inspirado siempre”
(Daniel Riveros)

De su recorrido, confiesa que “al principio (la búsqueda) era más que nada hacer música, hacer canciones y disfrutar haciéndolas”. Después de recibir cierta atención, “fue querer hacer ‘algo’ artístico que fuese digno de análisis y goce”. En la actualidad, la meta es “hacer canciones y, más que nada, generar un imaginario estético chileno interesante, que pudiese llegar a la mayor cantidad de gente posible a partir de mi verdad, de mis ganas de ser artista chileno”, subraya.

Y aunque asegura que no aplica una estrategia particular para ser escuchado en otros mercados –“podría decir que es un problema de mánager o de sello discográfico”–, sí admite estar perfeccionado el show en vivo. “Creo que voy logrando el fiato necesario para disfrutar el show y que se entienda afuera y en Chile”, afirma.

Más seguro de su trabajo que nunca antes, considera que todo lo que hace es “naturalmente chileno”, aunque sea en la manera de incorporar referencias. “En realidad, no tengo otra opción: toda mi vida he vivido en el mismo país, en la misma ciudad y casi siempre en el mismo barrio”, explica. “Pero también me di cuenta, ya de grande, de que casi todos los elementos estéticos que ocupo son chilenos, porque me han inspirado siempre”.

Resulta un tanto paradójico que, aunque resalte su identidad, él y muchos de sus compañeros en el electropop refieran escasamente la realidad de su país y se mantengan al margen de discusiones como las protestas estudiantiles. “Creo que nos hemos despreocupado de la problemática interna. Nos cuesta vernos como ciudadanos simples de un país como Chile. Nos cuesta entender nuestras raíces, y no solo me refiero a las indígenas, sino a la influencia que la vida cotidiana de nuestras ciudades ejerce sobre nosotros”, reflexiona.

No obstante, esta realidad bien “puede ser un gran motor creativo”. “Seguro que hay que ir allá en lo próximo que hagamos”, supone. “De todas formas, en esa inocencia radica la ‘gracia’ de la personalidad chilena, el ‘no saberse’ y el ‘descubrirse de golpe’, como en las marchas y protestas de estos últimos tiempos”, concluye.

BURRITO PANZA, Especialistas secundarios
Por David Morán
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
LOS EVANGELISTAS, El último regalo de Morente
Por Gabriel Núñez Hervás
DJ KRUSH, Beats & scratches

ENTREVISTA (1996)

DJ KRUSH

Beats & scratches

Por Bruno Galindo
ALLEN TOUSSAINT, Piano añejo

ENTREVISTA (2009)

ALLEN TOUSSAINT

Piano añejo

Por Ramón Fernández Escobar
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (2ª parte)
Por Santi Carrillo
DEAD CAN DANCE, La estación de la cosecha
Por Jordi Bianciotto
CHUCK BERRY, Habló la leyenda

ENTREVISTA (1987)

CHUCK BERRY

Habló la leyenda

Por Joan Ribera
ANNA MEREDITH, Maximalismo pop entre audiolibros
Por Vicenç Batalla
RON SEXSMITH, La presión financiera existe
Por Nando Cruz
FERMIN MUGURUZA, A la caza del león asmático
Por Oriol Rodríguez
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
MBONGWANA STAR, Afrofuturismo

ENTREVISTA (2016)

MBONGWANA STAR

Afrofuturismo

Por Ramon Súrio
LA BIEN QUERIDA, El corazón es un cazador solitario
Por Elena Cabrera
EEF BARZELAY, Hiperactivo en tránsito
Por Ramón Fernández Escobar
ARCTIC MONKEYS, Lo que somos y lo que no somos
Por David S. Mordoh
JOE ARROYO, Arrollador

ENTREVISTA (1992)

JOE ARROYO

Arrollador

Por Luis Lapuente
REMIGI PALMERO, Canciones para días de fiesta
Por César Estabiel
DESTROYER, La vida adulta

ENTREVISTA (2011)

DESTROYER

La vida adulta

Por Juan Monge
KING JAMMY, Un hombre y su corona

ENTREVISTA (2017)

KING JAMMY

Un hombre y su corona

Por Dr. Decker
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
RICKIE LEE JONES, Y el espíritu se hizo verbo
Por Ramón Fernández Escobar
PUTOCHINOMARICÓN, Yo y nuestras circunstancias
Por Víctor Trapero
Arriba