USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
GRANT HART, Contra viento y marea

Leyenda del rock alternativo de la década de los ochenta en Hüsker Dü. Foto: Mercè Dauder

 
 

ENTREVISTA (1996)

GRANT HART Contra viento y marea

Documento Factory: Gran Hart (1961-2017), entrevistado por Ramon Llubià en noviembre de 1995, cuando el ex Hüsker Dü actuó en España para presentar su disco en directo “Ecce Homo”. La noticia de la pérdida de Hart fue una de las más dolorosas de aceptar en 2017. El batería de los Dü pasó por el mundo del rock como si hubiese estado viviendo una y otra vez en una versión bruja de “This Is Spinal Tap”. Y a pesar de ello, fue uno de los músicos más influyentes de la década de los ochenta. A mediados de los noventa se sentía en paz consigo mismo. Se le reconocían los méritos muy de vez en cuando, pero a él ya le iba bien así. Y si exagerabas, se irritaba.

Dicen los puristas que en el rock alternativo americano de los ochenta se deben distinguir tres bandas imprescindibles. Tres tótems. Gente que rompió esquemas y creó unos nuevos. Músicos que se sobrepusieron al dogma del todo-está-inventado-a-estas-alturas-de-la-partida y consiguieron que a partir de ellos algo empezara. El único problema capaz de desmontar semejante teoría reside en que pocos serán los que se pongan de acuerdo al escoger su triunvirato favorito. Sobre gustos no hay ley que valga y, como mínimo, va a haber una plaza en danza constante: pon a The Replacements, Black Flag, R.E.M., Pixies… Lo que quieras. Como mínimo Sonic Youth parecen tener el puesto asegurado, y un servidor, ya del todo aventurado en el terreno resbaladizo de la especulación, ha decidido reservar una parcela de la misma altura para Hüsker Dü: “Nunca he sido capaz de asimilar influencias. Supongo que se debe a que hasta los dieciséis años, uno antes de formar el grupo, nunca había escuchado música rock. Esto debió condicionarme para que me saliese algo original en nuestros primeros tiempos” (Gran Hart).

“Hay cosas que no hubiese hecho nunca en Hüsker Dü, como dar más protagonismo a los teclados que a las guitarras, pero no estoy del todo insatisfecho con el resultado porque aprendí que cuando añades algo nuevo a tu estilo debes asegurarte de que sea parte integral de la música”

En apenas seis años (1982-1987), el trío de Minneapolis parió ocho discos (dos de ellos dobles). Partiendo del hardcore más radical, el tándem creativo Bob Mould/Grant Hart –a duras penas juntos y nunca revueltos– acabó estableciendo unos postulados melódicos asombrosos que hoy en día son rememorados en todas partes, desde Superchunk hasta Therapy?, siguiendo con (glups) Insanity Wave. Como es sabido, Hüsker Dü acabaron de mala manera, dejando atrás clásicos como “Zen Arcade” (1984), “New Day Rising” (1985), “Flip Your Wig” (1985) o “Candy Apple Grey” (1986).

Mould acabó formando los célebres Sugar después de una breve e incomprendida trayectoria en solitario. En cuanto al protagonista de esta entrevista, Grant Hart, la mitad creativa más pop y dulce del grupo, también lo intentó en solitario, en su caso recuperándose a tracas y barrancas de sus problemas con las drogas. Consiguió curarse de la adicción, pero artísticamente su primer paso fue decepcionante. “Intolerance” (SST, 1989) representó una pérdida de norte temporal, aunque algunos lo consideren un disculpable tropiezo teniendo en cuenta que Hart podía estar buscando nuevos horizontes creativos a través de la experimentación. La verdad es que comparado con las cotas de exquisitez que había alcanzado su trabajo en Hüsker Dü, este disco anda demasiado falto de sustancia y no puede pasar más que por mero artificio. “Es cierto que estaba buscando algo nuevo. Hay cosas que no hubiese hecho nunca en Hüsker Dü, como dar más protagonismo a los teclados que a las guitarras, pero no estoy del todo insatisfecho con el resultado porque aprendí que cuando añades algo nuevo a tu estilo debes asegurarte de que sea parte integral de la música. Un adorno, por el simple hecho de utilizarlo, no va hacer que la canción sea buena”.

 
GRANT HART, Contra viento y marea

“¡Todo el mundo tiene que venir preguntándome que si tal canción es sobre Bob Mould! ¡Pues de acuerdo, cada jodida canción va sobre Bob Mould!”, exclamó un Hart excitado. Foto: Mercè Dauder

 

Es curioso observar la carrera de Grant Hart y comprobar que siempre se las arregla para vivir y/o trabajar en circunstancias adversas o cómo el infortunio le persigue a pesar de que con la formación de Nova Mob consiga levantar la cabeza componiendo discos notables. Se ve obligado a abandonar SST por diferencias contractuales. “Fue un timo. Ese sello se hinchó más de lo que podía permitirse y al final no podía pagar a todos los grupos que había fichado. Cuando tenían dinero, no sé cómo se les iba de las manos y seguían sin pagarte. Creo que los discos de Hüsker Dü nunca fueron arriesgados, al contrario, funcionaban, y calculo que por cada uno de ellos SST se embolsó seis veces más dinero que nosotros. Para que veas, yo percibo más ‘royalties’ por mi producción actual con Nova Mob que por todo el trabajo que llegué a editar con ellos. Y quien piense que Nova Mob están vendiendo mejor de lo que vendieron Hüsker Dü es un completo iluso”.

“Creo que los discos de Hüsker Dü nunca fueron arriesgados, al contrario, funcionaban, y calculo que por cada uno de ellos SST se embolsó seis veces más dinero que nosotros. Para que veas, yo percibo más ‘royalties’ por mi producción actual con Nova Mob que por todo el trabajo que llegué a editar con ellos. Y quien piense que Nova Mob están vendiendo mejor de lo que vendieron Hüsker Dü es un completo iluso”

Es chocante. Con cuatro frases Hart acaba de echar por tierra uno de los mayores mitos discográficos de la industria independiente americana. El sello de Black Flag, Minutemen, Sonic Youth, Dinosaur Jr… “Sí, consiguieron una plantilla increíble, con grupos que han acabado siendo de los más significativos. Muchas bandas jóvenes hubiesen matado a alguien por poder entrar en SST y estar al lado de esa gente, pero date cuenta de que la mayoría de ellos acabaron largándose escarmentados a otros sellos. Es muy bonito querer publicar los discos de las mejores bandas, pero al menos sé honesto con ellos, porque cualquiera puede alcanzar el éxito timando a los demás”. Lo paradójico es que SST acabó en la bancarrota y solo hace un par de años que sus jefes consiguieron reflotarla.

Para mayor indignación y desespero de Grant Hart, la siguiente compañía a la que fue a parar, Rough Trade, también se arruinó coincidiendo con el lanzamiento en 1991 de “The Last Days Of Pompeii”, el debut con los recién formados Nova Mob. A causa de ello el prensaje del disco fue muy limitado y su distribución, precaria. Una lástima, porque “The Last Days Of Pompeii” sí hace justicia al talento de un Grant Hart que había fundado este proyecto con entusiasmo renovado y tantas ganas de asumir el control de la situación que había abandonado su puesto de batería para ponerse al frente con la guitarra. Para más inri, al año siguiente el grupo sufriría un aparatoso accidente de tráfico estando de gira. La moral por los suelos.

Volvamos al disco. Está lleno de momentos altamente inspirados y, por si fuera poco, tiene sorpresilla morbosa. “Sí, en efecto, fue un disco conceptual, pero no pienso explicar de qué va porque quise hacer una historia que cada cual pudiese interpretar a su manera a partir de lo que fuesen capaces de percibir”. ¡Ja! Con una respuesta así lo único que uno puede percibir es que Grant nos quiere torear. Mejor dejarle claro que lo que la mayoría de fans interpretan es una alegoría a las malas relaciones internas que desembocaron en la ruptura de Hüsker Dü. “No sé, parece que todo lo que yo haga va a tener que ser valorado en esos términos”. Se excita. “¡Todo el mundo tiene que venir preguntándome que si tal canción es sobre Bob Mould! ¡Pues de acuerdo, cada jodida canción va sobre Bob Mould!”. Mejor dejamos a Mould tranquilito de ahora en adelante.

 
GRANT HART, Contra viento y marea

“Con el mal rollo que me supuso la separación de Hüsker Dü decidí distanciarme de la gente. Ahora me he dado cuenta de que no había razón para distanciarme también de las canciones”, nos confesó. Foto: Mercè Dauder

 

Después de todo esto, Hart se ve obligado a emprender un nuevo comienzo. El formato de banda es el que más cómodo le hace sentir y no está dispuesto a renunciar a él. “Siempre he sido el compositor y el cantante de todo en lo que he participado últimamente, pero no quiero que mi protagonismo prevalezca por encima del de los demás. Eso acaba destruyendo a los grupos, por eso, si uno brilla como artista más que los otros, hay que procurar encontrar un equilibrio. Si alguna vez yo he acaparado más la atención, no ha sido premeditadamente. Nunca he tratado a un miembro de mi banda como a un músico de sesión”. Necesitaba compañeros y se ve obligado a reestructurar Nova Mob (la única cara conocida que le quedaba era el bajista Tom Merkl) para un retorno que, esta vez sí, es definitivamente sonado. El disco titulado sencillamente “Nova Mob” (World  Service, 1994) ya refleja sobriedad desde la gigantesca y solitaria torre que aparece en la portada, muy en contraste con los caóticos collages de antaño, y muestra a Grant Hart volviendo de nuevo por sus fueros melódicos más inspirados. “Old Empire”, “Puzzles”, “Little Miss Information”, “The Sins Of Their Sons” y “Beyond A Reasonable Doubt” son perlas auténticas. Artesanía pop en carne viva. Punto y aparte otra vez.

Sería un idiota si pensara que las canciones de Nova Mob son más populares que las de Hüsker Dü. No es una situación que me haga particularmente feliz; todo artista quiere que su trabajo reciente reciba el mismo reconocimiento o mejor que el de su pasado”

Ahora Hart vuelve a encontrarse prácticamente solo… Esperemos que por poco tiempo. Tiene un disco en solitario y una serie de proyectos en la recámara esperando a la mínima oportunidad para ser realizados. “Tom Merkl y yo seguimos tocando juntos y escribimos material nuevo. El problema es que estamos acostumbrados a trabajar en el seno de un grupo y aún no hemos decidido si sería una buena idea lanzarnos como dúo. De momento estoy yo solo haciendo algunos bolos y él se me unirá más adelante para ver qué tal funciona. También he estudiado la idea de incorporar a una amiga, Lisa McKenzie, para tocar la batería, ya que me gustaría meterme en el estudio a grabar otro disco, esta vez con instrumentación completa. Aún no sé si va a ser como Nova Mob, y no es que me importe demasiado, pero podría ser, ya que Tom y yo somos los miembros fijos desde siempre”.

Esta situación se debe a que la banda volvió a desmembrarse durante una gira americana. Grant se encontró solo con su guitarra ante un público que ya había adquirido su entrada y se sintió con el imperativo moral de no defraudarles. Esa actuación, al estilo de un cantautor, fue registrada y se convirtió en el mencionado disco en solitario: “Ecce Homo” (World Service, 1995). Del mismo modo, a pelo, fue como apareció el pasado noviembre en España, presentando nuevas canciones, repasando temas recientes de Nova Mob y rememorando clásicos de Hüsker Dü –las magníficas “Don’t Want To Know If You Are Lonely”, “The Girl Who Lives On Heaven Hill” y alguna más–. “Las canciones de Hüsker Dü son muy populares ahora. Debo recurrir a ellas para que la gente pueda conectar con algo en el concierto y preste atención. Si solo tocase composiciones nuevas del último disco, que nadie ha escuchado aún, o de los más recientes, que apenas han sonado en la radio, el público se sentiría despistado... Sería un idiota si pensara que las canciones de Nova Mob son más populares que las de Hüsker Dü. No es una situación que me haga particularmente feliz; todo artista quiere que su trabajo reciente reciba el mismo reconocimiento o mejor que el de su pasado. Pero me pertenece igualmente; con el mal rollo que me supuso la separación de Hüsker Dü decidí distanciarme de la gente. Ahora me he dado cuenta de que no había razón para distanciarme también de las canciones. Es mi música, me quedo con ella y dejo los malos recuerdos atrás”. Finalizada la entrevista, me quejo de que no ha tocado “Diane” en el concierto… “¡Bah! Hubiese sido demasiado obvio”.

Publicado en Factory 9 (Enero-Marzo 1996)
ROLLING BLACKOUTS C.F., Australia, a contracorriente
Por Cesc Guimerà
GAZ COOMBES, La vida es extraña y rara
Por César Luquero
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
TINARIWEN, Desierto azul eléctrico
Por Carlos Fuentes
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
VAMPIRE WEEKEND, Los rookies del año
Por David Saavedra
IAN SVENONIUS, Combat Rock

ENTREVISTA (2010)

IAN SVENONIUS

Combat Rock

Por Víctor Lenore
JEFF TWEEDY, No soy la flor, soy el tiesto
Por Víctor Lenore
MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS, Compartir la voz
Por Gerard Casau
JAMES BLAKE, Viaje vertical

ENTREVISTA (2011)

JAMES BLAKE

Viaje vertical

Por Juan Monge
PXXR GVNG, Arriba las manos

ENTREVISTA (2015)

PXXR GVNG

Arriba las manos

Por Jesús Llorente
MARINA HERLOP, Un lenguaje propio

ENTREVISTA (2018)

MARINA HERLOP

Un lenguaje propio

Por Aïda Camprubí
SONIC YOUTH, Arte joven

ENTREVISTA (2010)

SONIC YOUTH

Arte joven

Por David Saavedra
CLAP YOUR HANDS SAY YEAH, Viajo solo
Por Víctor Trapero
CALVIN JOHNSON, Hazlo tú mismo

ENTREVISTA (2015)

CALVIN JOHNSON

Hazlo tú mismo

Por Marc Muñoz
SRASRSRA, Teoría y práctica del mojo
Por Iago Martínez
SUEDE, Reflexiones de duermevela

ENTREVISTA (2016)

SUEDE

Reflexiones de duermevela

Por Marcos Gendre
THE TELESCOPES, Más allá de la visión natural
Por David Saavedra
LOS HERMANOS CUBERO, Jota para Bill Monroe
Por Nando Cruz
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (2ª parte)
Por Santi Carrillo
OKKERVIL RIVER, La otra cara de Texas
Por Vicenç Batalla
SISA, El hombre que convirtió la tristeza en humo (1ª parte)
Por Santi Carrillo
EXPLOSIONS IN THE SKY, Lampedusianos
Por Ruben Pujol
Arriba