USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
HECTOR ZAZOU, El sentir del geógrafo

“¿Etnomusicología? No, porque a mí no me interesaba la pureza del folclore”. Foto: Juan Sala

 
 

ENTREVISTA (1996)

HECTOR ZAZOU El sentir del geógrafo

Documento Rockdelux con el francés Hector Zazou (1948-2008), el músico global que se atrevió con todo tipo de sonidos, colaboró con algunos de los artistas más interesantes del planeta y dejó una producción discográfica enorme. Recuperamos esta didáctica entrevista de Ramon Súrio hecha a finales de 1996, cuando Zazou, entonces con 48 años, era conocido, sobre todo, por su obra en el sello Crammed y por sus sofisticados proyectos dedicados a las polifonías corsas, a Arthur Rimbaud y a las músicas de los países nórdicos del globo.

Hector Zazou se encontraba enfermo en su casa parisina cuando atendió la llamada telefónica de Rockdelux. Nada chauvinista, habla un correcto castellano. Consecuencia: una hora de conversación que de rigor será necesario condensar.

Empezamos hablando de pecados de juventud y de su proyecto La Perversita. “Grabamos un disco cuyo tema eran las perversiones sexuales. Había una canción sobre Bokassa... Decían que comía niños. Pero todo hecho en tono humorístico, de caricatura”. Entre los músicos figura Henry Kaiser. “Sí, sí estaba. Este disco fue grabado bajo el impacto de ‘No New York’, que me impresionó mucho. En esta época, vivía en Nueva York y estuve en contacto con esa escena”. Pero aún existe una grabación anterior, “Barricade 3” (1976), editada por Isadora y acreditada a ZNR. “Después del mayo del 68 fundé un grupo llamado Barricades, muy influido por Captain Beefheart y Frank Zappa. Tocamos hasta el 74, pero no grabamos discos porque no queríamos entrar en el sistema. Éramos muy radicales y vivíamos en una comuna, cerca de Marsella”. ¿Estilo hippy? “No, no; nosotros éramos bastante punk, llevábamos el pelo corto y hacíamos una música muy violenta. En el 76 reactivé el proyecto junto a Joseph Racaille, y por eso decidimos bautizarnos como ZNR”.

¿Cómo entró en contacto con Crammed Discs? Marc Hollander, su “boss”, es un viejo amigo al que conozco desde hace más de veinte años. Jamás hemos tenido problemas de ideas o de dinero, y desde el principio estuvo claro que si salía algún proyecto de gran envergadura, lo podría realizar en otra compañía.

Buen rollo que empieza a cuajar cuando Zazou conoce al zaireño Bony Bikaye. “Fue a principios de los ochenta. París era un hervidero de músicos extranjeros debido al aperturismo de Mitterrand. Muchos se quedaron a vivir allí. Fue el caso de Bony, que llego de Zaire como bajista de Papa Wemba. En aquella época, le produje un maxi a Papa Wemba. Entonces la música africana se miraba de modo muy diferente, y era arriesgado para una compañía invertir en esta clase de productos. Después del maxi empecé a trabajar con Bony y llegamos a grabar tres discos”. El mini-LP “Mr. Manager” (1985) fue publicado aquí en vinilo por DRO y contiene la extraordinaria “Soki Akei”: “Probablemente, una de las más bonitas canciones que hicimos”. También reconoce los méritos de “Noir et blanc” (1983), y sabe ser autocrítico al confesar que “Guilty!” (1988) “fue un error”.

“A principios de los ochenta París era un hervidero de músicos extranjeros debido al aperturismo de Mitterrand. Muchos se quedaron a vivir allí. Fue el caso de Bony Bikaye, que llego de Zaire como bajista de Papa Wemba. Entonces la música africana se miraba de modo muy diferente, y era arriesgado para una compañía invertir en esta clase de productos”

La fructífera relación de Hector Zazou con Crammed le permitió simultanear otros discos en solitario, y a mediados de los ochenta salieron “Géographies”, “Reivax au Bongo” y “Géologies”, reeditados ahora en CD por Made To Measure, subsello de Crammed. Sobre eso, reflexiona: “Es una cosa extraña, pero si usted se fija en mi discografía, mis trabajos van por trilogías. Tres discos con Bony Bikaye, tres en solitario y la trilogía que incluye las polifonías corsas, el homenaje a Rimbaud y ‘Les chansons des mers froids’ –también conocido como “Songs From The Cold Seas” en su edición internacional–.

Vamos por partes. Primero Córcega: “Les nouvelles polyphonies corses”. “Al producir a la cantante corsa Patricia Polí descubrí las polifonías de la isla. Luego logré grabar las bases de los coros durante tres días en una capilla; ya en París, empezaron a ocurrir casualidades, como que Manu Dibango y Ryuichi Sakamoto se ofreciesen para colaborar”. Su siguiente diana fue llevar a buen puerto “Sahara Blue” (1992). “La idea original fue del Ministerio de Cultura francés, que quería hacer una exposición para celebrar el centenario de la muerte de Rimbaud. Me ofrecieron escribir la música y dije que sí, si podía contar con Ryuichi Sakamoto y David Sylvian. Aceptaron, y cuando se acabó la exposición, surgió la posibilidad de editar un disco añadiendo otros colaboradores, pero David Sylvian no podía figurar por motivos de contrato, así que decidimos llamarle Mr. X. Fue, en gran parte, un disco improvisado sobre la marcha”.

¿“Las canciones de los fríos mares del norte”, también? No, este fue un proyecto muy calculado que duró tres años. Seis meses de preparación: escribir y enviar faxes para obtener información de los artistas que había en cada uno de estos países. En alguno de ellos no conocía a nadie que me introdujese; por ejemplo, a Siberia viajé junto a una delegación industrial. Fue un trabajo de periodista.

¿Etnomusicología? No, porque a mí no me interesaba la pureza del folclore; buscaba lo más bello y emocionante sin importarme la autenticidad de los cantantes.

¿Cómo fue su contacto con Harold Budd? A Harold lo conocí en Nueva York, y ya participa en uno de los temas de “Les chansons des mers froids”. Seis meses después me propusieron participar en un festival italiano dedicado a los poetas de la  generación beat. Yo sabía que Harold había compuesto música para este homenaje. Lo llamé y le propuse hacerlo juntos, y, al mismo tiempo, aprovechar su estancia en Europa para grabar algo.

Ese algo es “Glyph” (Crammed,1995). Hicimos el disco para explorar nuevas posibilidades. Se trataba de escoger elementos musicales que nos gustasen a ambos y que no hubiésemos explotado en nuestras respectivas carreras. Hay dos perfumes en este disco, el del trip-hop y el del jazz. Harold es “fan” de Chet Baker y Lennie Tristano, y yo estoy muy interesado en el tema del trip-hop.

¿Proyectos futuros? Ahora estoy produciendo a Barbara Gogan, una cantante y guitarrista que ha colaborado en mis últimos discos. Solo nos falta mezclar; será un cruce entre Ruby y Scott Walker.

¿Le gusta Ruby? Sí, pero me gusta más Scott Walker.

Con la cháchara nos olvidamos de preguntarle a Hector Zazou dónde había aprendido el castellano, y en eso que acabamos hablando de flamenco. “Me encantaría hacer un disco de flamenco”. ¿Lo dice en broma? “Lo digo totalmente en serio; soy aficionado y tengo bastantes discos. Me encantaría trabajar con Carmen Linares. Lo que me fascina del flamenco es la forma tan especial de medir los ritmos. He leído muchas cosas sobre teoría del flamenco, pero no acabo de entender cómo funciona... Cada vez que me pongo a contar me pierdo”.

TIM HECKER, Escala infinita

ENTREVISTA (2011)

TIM HECKER

Escala infinita

Por Juan Monge
DR. JOHN, Recetas criollas

ENTREVISTA (2010)

DR. JOHN

Recetas criollas

Por Ricard Martín
LOQUILLO, Desbocado y fuera del toril
Por Miquel Botella
EL LEBRIJANO, Bajarse al moro

ENTREVISTA (1998)

EL LEBRIJANO

Bajarse al moro

Por Ramon Súrio
TORTOISE, Las piezas del puzle

ENTREVISTA (2016)

TORTOISE

Las piezas del puzle

Por Eduardo Guillot
LIDIA DAMUNT, Material desclasificado
Por Marta Pallarès
SEAN NICHOLAS SAVAGE, Club Tropicana
Por Llorenç Roviras
JOAN COLOMO, La contradicción despierta
Por Marta Pallarès
ADRIÀ PUNTÍ, Un pura sangre

ENTREVISTA (2015)

ADRIÀ PUNTÍ

Un pura sangre

Por Alicia Rodríguez
SUICIDE, Jinetes fantasmas

ENTREVISTA (1988)

SUICIDE

Jinetes fantasmas

Por Juan Cervera
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
MAZONI, Contra la inercia

ENTREVISTA (2016)

MAZONI

Contra la inercia

Por Borja Duñó Aixerch
BUNBURY, Mundo de los atormentados
Por Víctor Lenore
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (3ª parte)
Por Santi Carrillo
SOPHIE AUSTER, Tírame piedras y haré un castillo
Por JuanP Holguera
ELLE BELGA, Línea clara

ENTREVISTA (2009)

ELLE BELGA

Línea clara

Por Ramón Fernández Escobar
THE MOUNTAIN GOATS, El rock que se hizo novela
Por David Morán
MARK EITZEL, Nubes y claros

ENTREVISTA (2017)

MARK EITZEL

Nubes y claros

Por Eduardo Guillot
DELOREAN, Extrañas compañías

ENTREVISTA (2018)

DELOREAN

Extrañas compañías

Por Quique Ramos
MARK LANEGAN, Un paseo por el abismo
Por Eduardo Guillot
JULIA HOLTER, Voces y visiones

ENTREVISTA (2012)

JULIA HOLTER

Voces y visiones

Por Pablo Gil
LÜGER, Krautrock con torreznos

ENTREVISTA (2010)

LÜGER

Krautrock con torreznos

Por César Estabiel
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
Arriba