×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
House Sound of Chicago, Move your body

Rocky Jones, capo de D.J. International Records, y Farley ‘Jackmaster’ Funk, firmante de “Love Can’t Turn Around”, en 1986. Foto: Gene Schwartz

 
 

INFORME (1987)

House Sound of Chicago Move your body

Documento Rockdelux. Los principios del house, el sonido dance que a mediados de la década de los ochenta traspasó fronteras en el entonces incipiente mundo de la electrónica. Se internacionalizó y llegó a todas las pistas, abriendo las puertas a una euforia bailable que ya no cesó. Juan Cervera escribió en 1987 el primer artículo en España sobre el sonido house a partir de los temas presentados en el mítico recopilatorio “The House Sound Of Chicago” (D.J. International, 1986).

“¿House music? Bailar hasta que el cuerpo aguante. Esto es house music”. Así de claro y rotundo. House es el sonido que empieza a reinar en las salas de baile, un sonido amasado en los clubes de Chicago que está dejando de ser un fenómeno local y reclama con urgencia un lugar de honor en la parcela de músicas de baile de los ochenta. Chequea las listas de éxitos británicas: entre los cinco primeros puestos aparece el nombre de Steve ‘Silk’ Hurley. ¿Quién? Steve ‘Silk’ Hurley, un disc-jockey, creador de clásicos de house como el rotundo “Jack Your Body”. Hurley no es el único DJ con un papel preponderante en la génesis del house; de hecho, este sonido es música de pinchadiscos, nacida de las habilidades de los DJs para mezclar, remodelar y manipular los plásticos más insospechados que caían en sus manos. El Arte del Mix o Yo También Puedo Hacerlo. Al principio, simples remezclas conseguidas con los artilugios disponibles en la cabina del club; más tarde, rizando el rizo, los más arriesgados grababan repetitivos ritmos de drum machine y los superponían sobre discos ya registrados (los preferidos: disco music europea y viejas canciones de Philadelphia Sound).

Escarbando en el tiempo, el germen de la fiebre hay que buscarlo en The Warehouse, un popular club gay de Chicago que, de madrugada, servía de punto de reunión a la fauna más bailonga de la ciudad, y por una razón muy simple: era el único dance club de su estilo que permanecía abierto durante toda la noche. The Warehouse daría nombre a la criatura: house sound. En The Warehouse pinchaba Frankie Knuckles, actualmente dueño de COD’S, uno de los santuarios del house. Frankie ejerció también un papel importante en la difusión de este a través de WBMX, una radio local que programaba larguísimas sesiones de mixes. De la misma emisora saldría The Hot Mix Five, grupo de DJs entre los que se hallaba un tal Farley Keith Williams, ahora conocido como Farley ‘Jackmaster’ Funk, firmante de “Love Can’t Turn Around”, uno de los fetiches de este sonido, que, aseguran, lleva vendidos más de 100.000 ejemplares únicamente en el circuito de música bailable. Los disc-jockeys hacen temblar las paredes de locales como COD’S, The Candy Store o The Music Box. Algunos selectos clubes de New York se apropian de los 12” que los DJs más atrevidos se autofinancian como pueden. Arthur Baker, siempre atento al dance floor, homenajea a la ciudad de Illinois grabando un significativo “Chicago”.

 
House Sound of Chicago, Move your body

El preciado vinilo original de un recopilatorio mítico. Los primeros pasos del vibrante house de Chicago.

 

La piedra estaba rodando; faltaba una mente perspicaz que aglutinara tanto ritmo desbocado. Un oscuro hombre del bisnes, Rocky Jones, decide echar una mano a JM Silk, que había agotado la primera tirada autoeditada de “Music Is The Key”. A cambio del prensaje de 10.000 nuevas copias del tema, Rocky entrega su coche: había nacido D.J. International Records, el sello que agrupa a lo más granado del house sound (aunque las grandes compañías ya han empezado a lanzar sus anzuelos: lo nuevo de Steve Hurley lo edita RCA). Por D.J. Records han pasado, además de Hurley y Jackmaster, housers como Chip E, Marshall Jefferson (su “Move Your Body” es el himno de este asunto), Fingers Inc., Daryl Pandy, Christopher, Kahlid y cien nombres más. Y no hay que olvidar a un curioso personaje, Jay B. Ros, abogado entrado en años que, además de ocuparse de los asuntos legales de la compañía, prueba fortuna en el mundo del vinilo con el rap “Sue The Bastards!” (“Demanda a los bastardos”), bajo el apropiado apodo de The Rapping Lawyer.

El house, música de y para bailar, aglutina con exuberante destreza la mayor parte de los sonidos ideados en los últimos lustros con la sencilla y sana intención de hacer mover el esqueleto. Un obsesivo y golpeador ritmo de batería electrónica en primer plano y un marcadísimo zumbido de bajo sostienen fogonazos de sonido Múnich o Philadelphia, electro-soul, funk, spaghetti-disco, eurobeat, scratch, high-energy, hip hop… El house lo engulle todo, sin remilgos. Su objetivo es inyectar carburante a las salas de baile, cuidar de que la pista no quede nunca vacía. No tiene las connotaciones sociales (directas) del hip hop más combativo ni tampoco su carga de violencia y machismo. Es música desinhibida, enérgica, sexual, divertida y liberadora. Una celebración del ritmo proyectado una vez más, cómo no, por gente de color. Si no quieres que en el próximo guateque te pillen desprevenido, localiza la compilación “The House Sound Of Chicago”, siete rodajas de fresca agitación importadas (a precio casi nacional) por Polygram. Move & jack your body!

Trap & nueva ola urban en España, El eco de la calle
Por Quique Ramos
Nueva exótica, Paraísos artificiales en el nuevo milenio
Por Javier Díez Ena
Fundación Robo, La revolución será musicada
Por David Saavedra
Nueva black music, Nuevas reglas
Por Pablo Gil
Barcelona 70s & 80s, Realidad subterránea
Por Jaime Gonzalo
La industria discográfica, Su futuro, un enigma
Por David García Aristegui
Mego, Veinte años de ediciones raras
Por Pablo Gil
Minneapolis Sound, La corte de Prince
Por Luis Lles
El pop perdió las elecciones, Trump vs. Clinton
Por Juan Manuel Freire
Pop cristiano, Fe en el pop

INFORME (2010)

Pop cristiano

Fe en el pop

Por Ruben Pujol
Venezuela, En el 55º aniversario del rock nacional
Por Susana Funes
Arriba