USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
IAN SVENONIUS, Combat Rock

“Napoleón invadió Europa bajo el pretexto de expandir los ideales de la Revolución Francesa: ‘Libertad, Igualdad y Fraternidad’. En España encontró mucha resistencia de unos partisanos que gritaban ‘Vivan las cadenas’. En eso se inspira el nombre de Chain And The Gang”. Foto: Sarah Cass

 
 

ENTREVISTA (2010)

IAN SVENONIUS Combat Rock

Ian Svenonius es una de las mentes más inquietas y lúcidas de la música de las últimas décadas, como corrobora su paso por Nation Of Ulysses, Make-Up, Weird War, Chain And The Gang... Su faceta de teórico social no tiene desperdicio, como se demuestra en las reflexiones que lanza en esta entrevista hecha por Víctor Lenore para la antigua sección de Rockdelux Truco o Trato.

“Me llamo Ian Svenonius. No quiero decir mi edad; soy tan viejo que me falla la memoria. Nací en Chicago, pero crecí en Washington D.C., frente a una iglesia donde se cantaba gospel. Recuerdo que ponían altavoces en la calle. Recibí el impacto poderoso de esa música mucho antes de meterme en el punk-rock. Vengo de una familia de clase trabajadora donde no había músicos, pero sí bastante gente creativa. Tengo un pariente que inventó un movimiento de ajedrez, la variante Svenonius de la defensa siciliana. Y otro que formuló un teorema matemático. También hay un iceberg que lleva nuestro apellido”.

“Me eduqué leyendo propaganda política: desde constructivismo y Revolución Rusa hasta los noticieros del cineasta cubano Santiago Álvarez. Me marcaron el jazz, el rock’n’roll, el punk, las películas de Buñuel y las de Godard, la poesía de los situacionistas, los pósters del Frente Sandinista de Nicaragua y el Movimiento 26 de Julio en Cuba. No es una educación formal, sino una reacción al rodillo publicitario del capitalismo que nos empapa a diario. En Estados Unidos la clase dominante tiene a los mejores hipnotizadores de masas. Yo soy una especie de comunista místico”.

“Hoy la influencia cultural de un músico de rock es infinitesimal o inexistente. Ningún periodista preguntaría a los Yeah Yeah

Yeahs qué opinan del hambre en el mundo. Quizá es buena señal: no digo que la opinión de Karen O sea importante, me limito a señalar que la estrella de rock ha perdido relevancia”.

“Los músicos no se atreven a expresar en público su visión de las cosas. Los medios han hecho un deporte de humillar a las celebridades, ya sea con fotografías de Britney Spears borracha o de un rapero con esposas en comisaría. Es una puesta al día del macarthismo: les hacen tener miedo a fallar, a ser humanos. Llámalo control a través del escándalo. El objetivo final es desacreditar a los artistas para que el público deje a un lado sus impulsos creativos”.

“Inglaterra ha dado grupos muy buenos, no tengo nada contra ellos. Pero me irritan los músicos de Estados Unidos que se sienten acomplejados ante cualquier cosa que escupe la máquina de ‘hypes’. Supongo que en España pasa algo parecido. ¿Cómo lo hacen para venderse tan bien? Los británicos inventaron la aproximación ideológica al rock que constituye la narrativa moderna de la música ‘underground’. Empaparon el género de elaboradas metáforas ‘arty’ provenientes del jazz de los años cincuenta. Desde entonces, ellos dictan al mundo qué es importante. Dominan la retórica para colocarnos cualquier cosa. No hay mejor ejemplo que Oasis”.

 
 
IAN SVENONIUS, Combat Rock

“No creo en las cosas gratis. Hay que pagar a quien trabaja. Me dan mala espina incluso los productos baratos: en la sociedad actual eso suele ser sinónimo de que están fabricados por asiáticos en estado de semiesclavitud”.

Foto: Sarah Cass

 

Tu actual grupo, Chain And The Gang, se basa en una idea principal: dado el tipo de libertad que ofrece la sociedad de consumo, casi es preferible estar en la cárcel. ¿Cómo llegaste a esa conclusión? Napoleón invadió Europa bajo el pretexto de expandir los ideales de la Revolución Francesa: “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. En España encontró mucha resistencia de unos partisanos que gritaban “Vivan las cadenas”. En eso se inspira el nombre del grupo. En el siglo XX Estados Unidos ha pervertido el concepto de libertad para imponer a otros países su estilo de vida, ya sea por presión, invasión o seducción. Fíjate en Irán o Sudamérica: mi país ha gastado millones en lo que llama “desestabilizar” regímenes que no coinciden con su concepto de libertad. El disco “Down With Liberty... Up With Chains!” –editado por K Records en 2009– es un comentario perverso acerca de esa situación política. Lo que hoy entendemos por libertad es un mito, otra fantasía de la sociedad de consumo. Nos hacen creer que podemos tenerlo todo. La gente ni siquiera es consciente de su propia mortalidad.

¿Cómo se consigue que alguien se crea libre sin serlo? El hecho de poder comprar un bolso de Gucci o un café en Starbucks te da cierta sensación de poder y pertenencia a la élite. Es el fruto de una lógica absurda tatuada en el cerebro de la gente por los medios. La promesa universal del rock’n’roll es esquivar la pertenencia: ya sea a una raza, a una clase social o a un género sexual, ya desde Little Richard. En Estados Unidos nadie tiene conciencia de clase. No es solo problema nuestro: para cualquier país posindustrial esa conciencia resulta como mucho confusa, muy pocos saben realmente a qué clase pertenecen. A pesar de sus míseros salarios, Estados Unidos se percibe como una sociedad dominada por la clase media. En realidad está polarizada entre urbanizaciones cerradas, trabajos basura y personas sin techo. Estados Unidos se cree el país de la libertad cuando tiene al 1% de su población en la cárcel. Todo el mundo conoce a algún preso. La industria penal está entre las más boyantes.

Tu libro “The Psychic Soviet” (Drag City, 2006) está lleno de teorías musicales estimulantes. Dices que el paso a la electricidad de Bob Dylan es un triunfo del sistema. En los sesenta el folk no era música popular, sino canción protesta, basada en la tradición y en una postura política. Cuando Dylan llega al festival de Newport y coge la guitarra eléctrica lo que hace es reforzar el concepto capitalista de “cambio de estilo” como algo positivo. Abandonó el movimiento y sus valores. La celebración cultural de esa decisión fue muy extraña: la industria aplaudió a rabiar, como si hubieran seducido al principal enemigo del campo contrario. Me recuerda a los años de la Guerra Fría: entonces Estados Unidos jaleaba a Nureyev y Baryshnikov, cuando todos sabemos que en este país a nadie le gusta el ballet.

¿Ves el rock’n’roll como un estilo reaccionario? En el libro intento no emitir opiniones, sino hacer observaciones. El rock’n’roll fue un arma muy efectiva en la Guerra Fría. Lo usó la CIA para convencer al mundo de que el estilo de vida del capitalismo era el más atractivo posible. Gracias al rock, Estados Unidos proyectaba una imagen de paraíso de la seducción y la sexualidad donde el sistema recompensaba a los que iban contra corriente. El problema es que el rock’n’roll nunca ha sido rebelde, por mucho que sus protagonistas quieran creer que sí. Cuando alguien se enfrenta al sistema de verdad suele acabar muerto, como pasó con Fred Hampton –dirigente de los Panteras Negras– o Martin Luther King . El rock es el sonido de la contrarrevolución, como quedó claro en Checoslovaquia con la adopción de la Velvet Underground como banda sonora para el ascenso de Václav Havel. Más tarde diversas empresas publicitarias de Estados Unidos utilizaron argumentos rockeros para hacer más atractiva la “revolución naranja” en Ucrania o la “revolución de las rosas” en Georgia. Estas no fueron revueltas contra el comunismo per se, sino campañas para eliminar “reliquias estatales” como la Seguridad Social o la sanidad universal, que no se consideraban suficientemente jóvenes ni sexys. Las presentaron como cosas para los ancianos. En la mitología rock, las estrellas no enferman ni se jubilan, mueren en el suelo del baño de un hotel como Johnny Thunders.

Dices que hacer música se parece más al trabajo que al arte. ¿Habría que eliminar o redefinir la figura del artista? Lo primero es subrayar que el concepto “artista” es relativamente reciente. Se inventó en el Renacimiento, como parte de la guerra de la burguesía contra la aristocracia. Necesitamos otro enfoque que nos acerque al estatus de cualquier trabajador. Hoy el músico es una especie de animal mágico, desechable y vulnerable, sometido a los caprichos del mercado. Además, la sobreabundancia ha hecho mucho daño a la música. Antes los oyentes éramos como unos niños que se pasan la tarde entera jugando con un palo, hasta que exprimen todas sus posibilidades. Te aprendías un disco de memoria. Ahora pasas de uno a otro sin apenas enterarte.

A cambio, ¿no crees que internet ha facilitado el acceso? No, el sistema actual resulta más caro porque tienes que comprarte un ordenador y pagar cada mes tu conexión. No creo en las cosas gratis. Hay que pagar a quien trabaja. Me dan mala espina incluso los productos baratos: en la sociedad actual eso suele ser sinónimo de que están fabricados por asiáticos en estado de semiesclavitud.

 Respecto a la música, ¿se te ocurre cómo salir del embrollo? Me gusta cómo funcionan las organizaciones a sueldo del Estado. Me refiero a los ballets o las orquestas sinfónicas nacionales, donde cada miembro contribuye a un colectivo que es más grande que él mismo. No estoy seguro de si sería posible adaptarlo a la música popular, pero suena mejor que estar sujeto a la moda del momento.

SR. CHINARRO, Pequeño circo

ENTREVISTA (2013)

SR. CHINARRO

Pequeño circo

Por Jesús Llorente
CRISTINA LLISO, Una sorpresa

ENTREVISTA (2012)

CRISTINA LLISO

Una sorpresa

Por César Estabiel
ALDOUS HARDING, El salto

ENTREVISTA (2017)

ALDOUS HARDING

El salto

Por Víctor Trapero
PETER PERRETT, Último tren fuera de la burbuja
Por Ramón Fernández Escobar
JAVIER DÍEZ ENA, La ceremonia del éter
Por César Luquero
LOS LOBOS, Licántropos devoradores de raíces
Por Miquel Botella
BOOKER T. JONES, Un sonido cálido y gordo
Por Pablo Gil
SÍLVIA PÉREZ CRUZ, Fuera de control
Por Miquel Botella
LOS PLANETAS, Hay un camino

ENTREVISTA (2010)

LOS PLANETAS

Hay un camino

Por Nando Cruz
SPOON, Sexy madurez

ENTREVISTA (2017)

SPOON

Sexy madurez

Por Víctor Trapero
ALASKA Y DINARAMA, Ménage à trois
Por Miguel Ángel Arenas
LOQUILLO vs. J PLANETAS, El mito y la leyenda
Por David Saavedra
THE DRUMS, Nubes de verano

ENTREVISTA (2010)

THE DRUMS

Nubes de verano

Por Ruben Pujol
NACHO UMBERT, La hora de los valientes
Por David Morán
GRANT HART, Contra viento y marea

ENTREVISTA (1996)

GRANT HART

Contra viento y marea

Por Ramon Llubià
MEAT PUPPETS, La inspiración no los pillará trabajando
Por Ricard Martín
SHABAKA HUTCHINGS, La chispa de Sons Of Kemet
Por Salvador Catalán
SUPERORGANISM, El discurso del método
Por César Luquero
DANIEL MILLER, Perspectivas sobre una revolución
Por Jaime Casas
CHRISTINA ROSENVINGE, La novia era él (y 3ª parte)
Por Pepo Pérez
MARK LANEGAN, Un paseo por el abismo
Por Eduardo Guillot
SOPHIE AUSTER, Tírame piedras y haré un castillo
Por JuanP Holguera
BATIDA, Nuevo tropicalismo africano
Por Carlos Fuentes
Arriba