USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JAMBINAI, El nuevo chamanismo

Eun Youg Sim, Ilwoo Lee y Bomi Kim: otra tradición.
Foto: Òscar Giralt

 
 

ENTREVISTA (2016)

JAMBINAI El nuevo chamanismo

Retratando los distintos frentes de Corea del Sur, Jambinai tienen vocación ritualista y devoción por la recuperación de los instrumentos tradicionales, pero sin perder la conexión con el mundo contemporáneo. Su segundo álbum, “A Hermitage”, fue fruto de un período convulso necesitado tanto del contacto espiritual como de la conciencia política. Pero para entender el mensaje, primero hay que buscar el contexto. Aïda Camprubí lo intentó hablando con ellos.

La hanguk eumak o música tradicional coreana nació con distintas finalidades: se empleaba en el contexto popular, durante los bailes de máscaras, en las celebraciones agrícolas y también en los rituales chamánicos, donde recibía el nombre de muak. Viendo la calidad catárquica de Jambinai, ¿se puede decir que tocan un muak moderno? “Sí, nos ha influenciado profundamente. No es fácil ver una actuación de muak, porque el número de chamanes que celebraban los rituales hoy en día está decreciendo. La ciencia –y, conociendo la situación económica del país, el avance tecnológico– ha relegado la tradición, dificultando que se produzcan este tipo de ceremonias. La primera vez que presenciamos una nos aturdió, pero, cuando tocamos en directo, nos gusta imaginar que transmitimos la misma intensidad y emoción”. Estos ritos chamánicos promovían el entendimiento entre lo espiritual y lo mundano, algo que la jovencísima banda surcoreana también realiza combinando la tradición con la modernidad. Es inevitable preguntarse cómo llegaron a ello.

“Decidimos formar la banda al darnos cuenta de que muy pocos coreanos escuchan la música tradicional. Con nuestro ‘crossover’ queríamos llegar a todo tipo de oyentes”

Ilwoo Lee, líder de la formación, cuyo núcleo principal se completa con Bomi Kim y Eun Youg Sim, nos pone en antecedentes: “Cuando era pequeño tocaba el piano y mi madre, viendo este precoz interés por la música, me animó a conocer nuestras raíces. Así que decidí ir al Instituto de Artes Tradicionales de Seúl, y allí conocí a Bomi y a Eun Youg. Los tres nos especializamos en folclore coreano”. No contaba con que a medio camino se toparía con el “Enter Sandman” de Metallica, que lo llevaría a tocar la guitarra en la banda de hardcore 49 Morphines.

Su compañera Bomi se matriculó inspirada por la película “Seo pyeon je” (1993) de Lim Kwon-taek, un récord de audiencia que despertó de nuevo el interés por el canto pansori, técnica tradicional de narración musicada. No se impartían clases de la disciplina, pero, en cambio, conoció el haegum, el instrumento de cuerda parecido al violín que toca ahora en Jambinai.

La trayectoria de Eun Youg también sufrió un giro inesperado. Entró en la escuela interesada por el samul nori, un método de percusión que imita los fenómenos climáticos (viento, nubes, trueno y lluvia), hasta que su profesor le sugirió que sus dedos servirían mejor para instrumentos de cuerda. Así que la introdujo en el geomungo, que es parecido a un cítara con un alto componente rítmico.

¿Post-folk? ¿Post-rock? ¿Post-metal? Jambinai (잠비나이) abren un nuevo camino desde Corea. Como demuestra “그들은 말이 없다” (“They Keep Silence”), tema de “A Hermitage”.

“Decidimos formar la banda al darnos cuenta de que muy pocos coreanos escuchan la música tradicional. Si vas a un concierto de este tipo, solo hay otros músicos o estudiantes. Con nuestro ‘crossover’ queríamos llegar a todo tipo de oyentes”. La intención les ha salido bien: “Différance” (GMC, 2012), su debut, recibió el premio al mejor álbum “Crossover” en los Korean Music Awards. Entre bambalinas, Ilwoo confiesa que los músicos folclóricos aún los ven con ciertos reparos, porque tienen un componente demasiado agresivo, fruto de las influencias más contemporáneas de la banda: Black Sabbath, Tool, Sepultura o Mogwai, por nombrar algunas. “Muchos creen que los instrumentos tradicionales no pueden adoptar el sonido del metal, pero también quería romper estos estereotipos. Busqué un bajista y un batería para que sonase más duro. Trabajamos juntos para crear un muro de sonido que deje en ‘shock’ a la audiencia”.

“Aunque suene fuerte y ruidosa, anima a las personas a sobreponerse y a reinar sobre sus propias vidas. No somos religiosos, pero nos gusta este sentimiento de espiritualidad. Hoy en día es muy duro vivir en Corea”

Con la llegada del nuevo disco, “A Hermitage” (Bella Union-[PIAS] Iberia & Latin America, 2016), el sonido se ha ido fortaleciendo. El título es una referencia clara al aislamiento, a aquello difícil de encontrar o de acceder. “Durante la grabación del álbum estaba trabajando en Korean Broadcast System, y para mí fue un período estresante. Por eso el álbum está lleno de ira y recogimiento, pero no creo que sea lo único que encuentres en nuestras canciones”.

Por ejemplo, “Deus benedicat tibi” está inspirada en la marcial “Dae chui-ta”: “Aunque suene fuerte y ruidosa, anima a las personas a sobreponerse y a reinar sobre sus propias vidas. No somos religiosos, pero nos gusta este sentimiento de espiritualidad. Hoy en día es muy duro vivir en Corea”. Una situación difícil, ya no solo por la guerra fría entre los dos extremos de la península; la presidenta Park Geun-hye también gobierna con estilo autoritario de herencia familiar. La gente se ampara en el K-pop, pero la realidad del país es mucho más sórdida: “Hace unos años teníamos libertad, pero cada vez hay menos. La última canción de nuestro disco, ‘They Keep Silence’, habla sobre cómo el gobierno se enteró del naufragio del Sewol, pero obviaron lo sucedido”.

Jambinai rompen con la fachada de música naíf y ventajismo tecnológico para mostrarnos que en la trastienda existe la pérdida de la tradición y los valores espirituales, no solo por el canibalismo económico, sino también por el descontento social fomentado por la crisis del gobierno. Su solución: buena música para malos tiempos.

GRAVENHURST, Sonidos de una cartografía imaginada
Por Óscar García
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia
Por David Saavedra
MAURICE LOUCA, Buenos tiempos para la lírica
Por Llorenç Roviras
DON THE TIGER, Sabotaje

ENTREVISTA (2013)

DON THE TIGER

Sabotaje

Por Ruben Pujol
JOSETXO EZPONDA, Los Bichos

ENTREVISTA (2007)

JOSETXO EZPONDA

Los Bichos

Por Víctor Lenore
MEAT PUPPETS, La inspiración no los pillará trabajando
Por Ricard Martín
VAMPIRE WEEKEND, Los rookies del año
Por David Saavedra
RYUICHI SAKAMOTO, El código del samurái
Por José Manuel Caturla
JOSELE SANTIAGO, Males retratados

ENTREVISTA (2017)

JOSELE SANTIAGO

Males retratados

Por Ramón Fernández Escobar
PSYCHIC TV/PTV3, Tesis, antítesis
Por José Manuel Caturla
JUAN MONEO "EL TORTA", El cante que asusta a la gente
Por Luis Troquel
NIÑOS DEL CERRO, El fin de la inocencia
Por Javiera Tapia
SRASRSRA, Teoría y práctica del mojo
Por Iago Martínez
LITTLE SIMZ, Trastornos del crecimiento
Por Víctor Trapero
ANGELO BADALAMENTI, Terciopelo azul olímpico
Por Quim Casas
MBONGWANA STAR, Afrofuturismo

ENTREVISTA (2016)

MBONGWANA STAR

Afrofuturismo

Por Ramon Súrio
GABINETE CALIGARI, El diseño de la soledad
Por Diego A. Manrique
ALDOUS HARDING, El salto

ENTREVISTA (2017)

ALDOUS HARDING

El salto

Por Víctor Trapero
MORENTE & LAGARTIJA NICK, El regreso de “Omega”
Por Guillermo Z. del Águila
RICHMOND FONTAINE, Fantasmas errantes
Por Ramón Fernández Escobar
XAVIER BARÓ, Independiente(mente)
Por Miguel Martínez
TALK TALK, Neohippies

ENTREVISTA (1986)

TALK TALK

Neohippies

Por Tomás Fernando Flores
TAMINO, Primeras veces

ENTREVISTA (2018)

TAMINO

Primeras veces

Por Víctor Trapero
Arriba