USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JEFF TWEEDY, No soy la flor, soy el tiesto

“Los mejores discos del rock se hicieron entre 1968 y 1973. No te hablo solo de obras oscuras que compraba una minoría, sino de superventas de Neil Young o The Rolling Stones, entre muchos otros. Las técnicas de grabación de ese período no han sido superadas. Tienen una calidez especial”, aseguraba Jeff Tweddy en 2006.

 
 

ENTREVISTA (2006)

JEFF TWEEDY No soy la flor, soy el tiesto

Entrevista de Víctor Lenore –publicada en la antigua sección de Rockdelux Truco o Trato– a Jeff Tweedy justo antes de aterrizar en España para sus conciertos en solitario de 2006 y presentar su DVD “Sunken Treasure”. Tweedy habló del papel del músico en directo, entre otras (polémicas) cosas; Pete Doherty, entre ellas. Recordemos que sus conciertos con Wilco siempre son notables muestras de rock con momentos para la introspección y el aquelarre eléctrico.

“Me llamo Jeff Tweedy. Tengo 39 años. Comencé a tocar solo hace doce años. Uncle Tupelo acababan de deshacerse y yo tenía muchas canciones nuevas. Pensé que sí quería que estuvieran vivas tenía que tocarlas fuera de mi sofá. Ahora sigo haciendo giras en solitario: lo veo como una forma más limpia de enfrentarme al repertorio. Es como viajar sin equipaje. Además, para los fans es una oportunidad de conocer las canciones en su primera forma. Quiero aclarar que esta gira (se refiere a la que le trajo a España en diciembre de 2006, a La Riviera, en Madrid, y al Primavera Club, en Barcelona, con el repertorio de Wilco y algo de Uncle Tupelo, Loose Fur y Golden Smog) no es la lanzadera de mi carrera en solitario ni nada por el estilo”.

“Es cierto lo que has leído: habrá disco de Wilco en abril de 2007. Será otro álbum de sonido setentero. Por algún motivo no podemos apartarnos de esa época. Los mejores discos del rock se hicieron entre 1968 y 1973. No te hablo solo de obras oscuras que compraba una minoría, sino

de superventas de Neil Young o The Rolling Stones, entre muchos otros. Las técnicas de grabación de ese período no han sido superadas. Tienen una calidez especial. Se supone que la inocencia acabó a finales de los sesenta, pero yo creo que fue mucho más allá. Los músicos en los setenta aún pensaban que podían hacer una gran canción sobre cualquier cosa que les pasara en la vida cotidiana. Hubo una explosión de nuevos géneros que aún son relevantes. Un ejemplo: sin los primeros setenta no existiría el country-rock”.

“Amo el punk de 1977, crecí con él, pero también veo sus defectos. Hizo mucho daño que todo el mundo fingiese ser algo grande. Se creían la hostia. En principio, no es negativo creerse grande, ¿qué más da? Pero el punk empujó esa postura más allá del límite. Sinceramente, no encuentro nada especial en escuchar a una generación de grupos gritando con arrogancia. Ni ellos eran tan buenos ni su actitud era especialmente liberadora para el oyente”.

 
 
JEFF TWEEDY, No soy la flor, soy el tiesto

“Hoy en día la gente tiene problemas para mantener su autoestima. Un concierto es una oportunidad de estar en un ambiente relajado y reforzar la creencia en tus posibilidades. Pero, ojo, no lo veo como un ritual de adoración al artista. Si quitas al público de la ecuación de un directo, te quedas desnudo. Los músicos muchas veces nos vemos como la flor, cuando en realidad somos el tiesto. Eso lo tengo claro”. Foto: Óscar García

 

Tus dos últimos lanzamientos son directos: “Kicking Television. Live In Chicago” (Nonesuch, 2005) de Wilco y el DVD de tu gira en solitario, “Sunken Treasure. Live In The Pacific Northwest” (Nonesuch-Warner, 2006). ¿Qué opinas como oyente de los discos en directo? Pueden estar bien. Hay algunos que dicen muchas cosas sobre un grupo. Ahora estoy bastante colgado del “Live At The L.A. Troubadour” de Fairport Convention. Lo han reeditado hace poco y me encanta. Lo grabaron en 1970. Sandy Denny acababa de dejar el grupo, pero aún estaba Richard Thompson en un gran momento. No me canso de escucharlo. Por el tono de la pregunta, no te gusta lo que saco últimamente, ¿no?

Lo mismo me he perdido algo. Mi problema es que no disfruto los directos de grupos que he visto en concierto. Me parecen sucedáneos o souvenirs de merchandising. ¿Tú podrías citar un directo que te guste de un grupo que hayas visto en directo? (Piensa un minuto). Ahora mismo tengo que darte la razón: no se me ocurre ninguno. Pero a los discos en vivo no hay que juzgarlos como discos pop. No tienen la obligación de tener un impacto artístico en el mes siguiente. Para Wilco es válido porque documenta nuestro estado de forma en una época determinada. Eso nos ayuda a pasar página. Quizá para ti no tenga valor, pero sí para un chaval que vive en Nueva Jersey y no puede acercarse a vernos. O para un fan de dentro de cuarenta años.

En el DVD citas una frase de Kim Gordon, Sonic Youth, que dice: “La gente paga la entrada de un concierto para ver a un grupo creyendo en sí mismo”. ¿Por qué crees que pasa eso? Hoy en día la gente tiene problemas para mantener su autoestima. Un concierto es una oportunidad de estar en un ambiente relajado y reforzar la creencia en tus posibilidades. Pero, ojo, no lo veo como un ritual de adoración al artista. Si quitas al público de la ecuación de un directo, te quedas desnudo. Los músicos muchas veces nos vemos como la flor, cuando en realidad somos el tiesto. Eso lo tengo claro.

Se ha hablado mucho de la música de Wilco y poco de las letras. En “Ashes Of American Flags”, de “Yankee Hotel Foxtrot” (Nonesuch, 2002), cantabas: “Me pregunto por qué escuchamos a los poetas / cuando a nadie le importan un carajo”. ¿En qué poetas pensabas cuando escribiste eso? No pensaba en nadie en concreto. Esa frase no era una crítica al público, sino más bien a la poesía actual, que tiene una actitud elitista y parece satisfecha de vivir aislada en su rincón académico. La poesía tiene un problema de comunicación con la gente corriente. Me gustan sobre todo los poetas que cuando los lees dices: “Esto lo podría haber escrito cualquiera”. Yo leo poesía todo el rato, pero no podría nombrarte a un autor contemporáneo. Me importan un carajo los nombres; solo recuerdo los versos.

¿Cuál es el último qué te gustó? No me hagas esto... Ahora mismo solo aparecen en mi cabeza versos de gigantes de la poesía estadounidense: Frank O’Hara, William Carlos Williams, Robert Frost... ese tipo de gente. Todos ellos me han inspirado mucho.

¿Qué es para ti una buena letra? Escribir canciones es una forma de acceder a tu subconsciente. Te permite explicar cosas que no puedes articular intelectualmente. Varias letras de “A Ghost Is Born” las compuse poniéndome en el punto de vista de un insecto o un animal. “Company In My Back” la escribí como si yo fuera una abeja. No trata de intentar sentirse una abeja, sino de mirar el mundo desde esa perspectiva. Ponerme en la piel de un animal es un intento de escapar de mí mismo. Esa es una motivación esencial de mis canciones. Mi definición del proceso artístico es ser capaz de comunicarte con tu subconsciente. Mucha gente solo consigue ponerse en contacto con eso cuando sueña. Hay artistas que se meten ahí y no logran volver. Mira Syd Barrett. Yo no creo que tomase drogas porque estuvieran de moda; seguro que las tomaba para acceder a sitios más elevados, pero es una pena, porque hubiera podido componer canciones igual de buenas sin tomar drogas.

¿Has escuchado el disco de Babyshambles? Creo en serio, muy en serio, que la gente debería avergonzarse de sí misma. Dándole un solo segundo de atención a Pete Doherty le estamos permitiendo vivir el tipo de vida que le está destruyendo. Tú deberías avergonzarte de ti mismo por haber mencionado el álbum de Babyshambles en esta entrevista. Yo nunca le prestaría un segundo de atención. Lo único importante es que este chico necesita ayuda. Si crees que escuchar su disco va a ayudarle, estás equivocado. ¿Estás de acuerdo conmigo? ¿Crees que ese disco es arte?

Sí creo que ese disco es arte y no estoy de acuerdo contigo. El problema es que quedan cinco minutos de entrevista y hablar de Pete Doherty da para varias horas. No me gustaría tratar este asunto de manera superficial. Mejor cambiamos de pregunta. ¿Por qué no me cuentas algo más del nuevo disco de Wilco? Lo único que se me ocurre decirte es que he aprendido a hacer “fingerpicking” con un tercer dedo. He estado practicando este verano y ya controlo bastante. He aplicado eso en varias canciones. Pero ¿por qué me preguntas sobre Babyshambles si luego no quieres seguir hablando de eso?

Sí quiero seguir. Pero, bueno, tú ni siquiera has oído el disco, ¿no? No he dicho eso. Simplemente, me niego a comentar ese álbum en una entrevista. Ese no es el arte que debería interesarte. Hay gente haciendo arte de verdad en vez de destruirse a sí misma. Lo que pasa es que eres incapaz de resistirte a esa historia porque eso te permite alimentar al público con un montón de mierda sobre el mito del artista torturado. Ese chico va a ser una pérdida de talento toda su vida. A la gente le fascina la idea del cadáver bonito. No es problema de Doherty; es un problema de todos nosotros. Yo soy de la escuela de los que prefieren que Doherty sea feliz aunque sea a costa de dejar el rock’n’roll. La gente le glorifica y se ríe de él al mismo tiempo. Es una actitud repugnante. Sé que sueno amargado: lo que está pasando Doherty es algo que he pasado yo, y tengo sentimientos muy fuertes sobre ello. La validez del arte torturado se toma como regla, cuando en realidad es la excepción. Doherty se ha creído el personaje que los medios le han hecho creer que es, pero no le veo suficientemente fuerte para el papel. Nunca lo conseguirá. Eso es lo importante. Está en una situación en que comentar su música me parece banal.

BENJAMIN CLEMENTINE, Buena historia, buen músico
Por Juan Manuel Freire
MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS, Compartir la voz
Por Gerard Casau
KIM FOWLEY, Famoso en la sombra

ENTREVISTA (2012)

KIM FOWLEY

Famoso en la sombra

Por Ramón Fernández Escobar
MOMUS, El dedo en el ojo

ENTREVISTA (2009)

MOMUS

El dedo en el ojo

Por Víctor Lenore
MORENTE, Buscando la hecatombe

ENTREVISTA (2010)

MORENTE

Buscando la hecatombe

Por Luis Troquel
SHABAKA HUTCHINGS, La chispa de Sons Of Kemet
Por Salvador Catalán
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (1ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(1ª parte)

Por Phil Sutcliffe
BRADIEN, Un idioma propio

ENTREVISTA (2010)

BRADIEN

Un idioma propio

Por Ruben Pujol
XENIA RUBINOS, La aldea global

ENTREVISTA (2012)

XENIA RUBINOS

La aldea global

Por Eduardo Guillot
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia
Por David Saavedra
NEKO CASE, Cuentos de hadas

ENTREVISTA (2006)

NEKO CASE

Cuentos de hadas

Por Miquel Botella
¡PELEA!, El gang que se encontraba en conciertos
Por Kiko Amat
DANIEL JOHNSTON, Lejos, muy lejos

ENTREVISTA (2005)

DANIEL JOHNSTON

Lejos, muy lejos

Por Jordi Bianciotto
THE GO-BETWEENS, Canciones de cuna
Por Román F. Añaños
ÓSCAR ABRIL ASCASO + SEDCONTRA AVEC LES AUTRES, El pop es cuestión de moral
Por Dimas Rodríguez
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
RICHARD SWIFT, La sinceridad como valor
Por Salvador Catalán
PEOPLE LIKE US, Del Tesauro a Google
Por Anna Ramos
RAMONCÍN, … Bravo por la música!
Por Santi Carrillo
BOMBA ESTÉREO, Trance de electrocumbé
Por Susana Funes
BATTLES, Huida hacia delante

ENTREVISTA (2011)

BATTLES

Huida hacia delante

Por JuanP Holguera
PAUL HAIG, Nanorobótica independiente
Por José Manuel Caturla
NATHY PELUSO, En el parque de atracciones
Por Marcos Gendre
Arriba