USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOE ARROYO, Arrollador

Joe Arroyo: liderando la música tropical y la salsa de Colombia.

 
 

ENTREVISTA (1992)

JOE ARROYO Arrollador

Documento Rockdelux. En cuanto a popularidad, la definitiva explosión latina que se vivió en España a principios de la década de los noventa llegó encabezada por el dominicano Juan Luis Guerra. Aparte de él, tan solo un artista caribeño aparecía como portaestandarte musical de la comunidad latinoamericana. Se trataba de Joe Arroyo (1955-2011), un colombiano tremendo, caliente y tropical que revolucionó las fronteras de la música afrocubana con su mezcla de salsa con sonidos autóctonos colombianos (cumbia, porro) y otros ritmos del Caribe (reggae, soca) y África, hasta dar con un sonido propio, el joesón... Luis Lapuente habló con él a su paso por Madrid para esta entrevista publicada por Rockdelux en 1992.

Conseguir una entrevista con Joe Arroyo no es empresa fácil, y no porque el colombiano sea un tipo arisco o engreído, que todo lo contrario, sino porque se trata de un dormilón empedernido, con lo que sus horas hábiles al cabo del día son más bien escasas. Solventada esta pequeña dificultad, una vez que se le conoce se descubre a un artista fascinante, no solo por la contundencia y claridad de sus planteamientos musicales, sino también por su sencillez y una espontaneidad extrañas en el mundillo de la música popular.

“En el colegio, siempre ganaba los concursos de canto. Hacia los 11 años estuve en un internado, era un colegio de curas y me escogieron como voz solista en la coral de la iglesia. Para poder costearme los estudios –tenía una beca, pero no era suficiente– cantaba por las noches en una especie de cabaret. En una ocasión apareció por allí ‘el meteorito', mi profesor de Física; me vio y al día siguiente me expulsaron del colegio”

“Yo soy de extracto humilde, como la mayoría de los grandes músicos de mi país. Me crié con mi abuela, en Cartagena de Indias, y allí me conocen como ‘la voz del tanque', porque no teníamos agua y yo tenía que acercarme a una cuadra de distancia para llenar un tanque de doce latas. Mientras esperaba en la cola, para pasar el rato, metía la cabeza en una de las latas y cantaba. Yo era un gran admirador de Raphael, así que me gustaba entonar sus canciones, como aquella de… (coge aire, sonríe y canta a pleno pulmón) ‘¡Aaave María, es-cú-cha-me!’... Siempre tuve el don de cantar”.

Álvaro José Arroyo González nació el 2 de noviembre de 1955 en Cartagena de Indias, uno más en una larga lista de treinta y nueve hermanos. “El Ciclón del Caribe”, “El Centurión del Sabor” o “El Sonero Mayor de América”, que de todo le han llamado, no se extraña de tan proteica fecundidad –de hecho, él mismo es ya padre de siete hijos–: en la sociedad colombiana es casi norma y, por ejemplo, Lucho Argain, líder de La Sonora Dinamita, cuenta con veintisiete hijos que mantener. Pese a crecer rodeado de limitaciones, Joe supo enseguida explotar la única herramienta con que contaba para emerger de la miseria: su voz, una voz aguda, de gran riqueza tímbrica y rara belleza, cuyo referente más cercano entre sus coetáneos podría ser Salif Keita y, entre sus predecesores, Sam Cooke.

“En el colegio, siempre ganaba los concursos de canto. Hacia los 11 años estuve en un internado, era un colegio de curas y me escogieron como voz solista en la coral de la iglesia. Para poder costearme los estudios –tenía una beca, pero no era suficiente– cantaba por las noches en una especie de cabaret. En una ocasión apareció por allí ‘el meteorito', mi profesor de Física; me vio y al día siguiente me expulsaron del colegio. Pero al poco tiempo tuvieron que llegarse a buscarme a casa de mi mamá porque la coral tenía que cantar en la catedral de Cartagena ante el obispo de Bogotá y nadie podía reemplazarme como solista”.

A Joe se le encienden las pupilas recordando los comienzos de su carrera: en Cartagena, 1968, con la orquesta de Michi Sarmiento –“que estaba muy fuerte entonces”–; en Barranquilla, 1970, como líder de la orquesta La Protesta; en Medellín, 1973, como vocalista de Fruko y Sus Tesos, primero, y de Los Líderes y The Latin Brothers, después.

“A principios de los setenta firmé contrato con Discos Fuentes, el sello más importante de Colombia, y entré a formar a parte de Fruko y Sus Tesos. Fruko era el número uno de mi país, a su lado maduré musicalmente y me preparé para afrontar el reto más difícil, y más soñado, de mi carrera: tener mi propia banda”.

 
JOE ARROYO, Arrollador

Joe Arroyo y su Verdad.

 

LA HORA DE LA VERDAD

Por fin, en 1981, Joe Arroyo pudo hacer realidad su sueño al fundar La Verdad, una  orquesta de catorce miembros –los mismos catorce que siguen ahora formándola– fuertemente enraizada en la gran tradición de la música afrocaribeña.

“Al principio, me enfrenté con graves problemas, producidos por la inestabilidad personal y profesional que me creó el abandonar un grupo tan importante como el de Fruko para encarar mi propio proyecto. Me metí en el mundo de las drogas, se me complicó todo con un problema de hipertiroidismo y estuve a punto de morir; todos me daban por muerto. De todo ello salí gracias al Señor, con fuerza y voluntad y pidiéndole a Dios su ayuda. Hoy, por fortuna, todos aquellos problemas ya están superados y acabamos de cumplir nuestros primeros diez años como Joe Arroyo y La Verdad. Uno de nuestros temas más populares, el cumbión ‘A mi Dios todo lo debo’, rememora, por la vía del agradecimiento, aquellos días”.

“Al principio, me enfrenté con graves problemas, producidos por la inestabilidad personal y profesional que me creó el abandonar un grupo tan importante como el de Fruko para encarar mi propio proyecto. Me metí en el mundo de las drogas, se me complicó todo con un problema de hipertiroidismo y estuve a punto de morir; todos me daban por muerto. De todo ello salí gracias al Señor”

Joe parece lazado y aprovecho para enlazar con uno de los temas espinosos de la sociedad colombiana.

“¿La droga? Bueno, allá, en mi país, hay mucha calma ahora. Todo esto es una propaganda negativa, que viene de fuera. El año pasado hubo mucha violencia, asesinatos, tú sabes, a raíz de que fueron a detener a Escobar. Pero tras su detención y disolución del cártel, ya todo el país volvió a la calma. El problema es que los yanquis querían llevarse a Escobar para coger su dinero, pero ese es un dinero que no puede salir de Colombia, porque pertenece a mi país”.


FUEGO EN EL CUERPO

En 1984, el jurado del carnaval de Barranquilla le concedió el primer Congo de Oro al frente de La Verdad –ya había ganado antes alguno más con Fruko y Sus Tesos y volvería a ganar otro más tarde, siendo el artista que más Congos de Oro, una especie de Grammy de la música latina, ha conseguido–. A partir de entonces, se sucedieron los éxitos y en todo el mundo latino se comenzó a hablar de la nueva sensación de Colombia. “Arroyo es ya un Amazonas” o “La nueva era musical del Caribe”, titulaban ‘El Tiempo', de Bogotá, y ‘The New York Times', respectivamente. Su música era vibrante, “arroyadora”, y no se limitaba a los estilos clásicos –el son, la cumbia, el chandé, la bomba, el porro, la salsa…–, sino que inventaba, o recreaba, los suyos propios.

“El ‘joesón' es el resultado de mezclar una pizca de soca, algo de chandé, una porción de ritmos afrocaribeños, un poco de cumbia y salsa… En realidad, cogemos un patrón musical de cualquier ritmo colombiano autóctono y le vamos añadiendo sabor y sabor, le vamos dando golpes y más golpes, hasta que lo convertimos en un ritmo nuestro, en un ‘joesón'”.

 
JOE ARROYO, Arrollador

Joe Arroyo en la portada del disco “En acción” (1989), editado en España por Fonomusic en 1990.

 

Y un pasito tun tun, y otro pasito tun tun, al compás del son… En directo impresionan; con solo diez años a sus espaldas rezuman sabiduría y no tienen nada que envidiar a formaciones veteranas y tan respetadas como El Gran Combo de Puerto Rico. La voz de Arroyo suena potente y sincera y únicamente sobran esas largas pausas entre canción y canción, motivadas seguramente por alguna secuela de la grave dolencia que padeció el cantante hace casi una década.

“Fuego en mi mente” (1988), “En acción” (1989) y “La guerra de los callados” (1990), este último recién publicado en España por Fonomusic, confirman su magnífico momento de forma y su madurez como artista.

“En 1990 hicimos nuestra gira de décimo aniversario, junto a gente tan importante como Ricardo Ray y Bobby Cruz, Wilfrido Vargas o Andy Montáñez. Yo nunca antes había tocado con Ricardo Ray, que era mi cantante favorito, y poder conocerlo y cantar junto a él fue como un regalo personal”.

Lo que pasó hace quinientos años, ya pasó y ninguno de nosotros tuvo que ver con ello. Los muchachos y yo teníamos muchas ganas de conocer la madre patria y ahora España nos parece un país tan lindo y tan acogedor como si fuera nuestra propia casa”

Además de Ricardo Ray, de quien habla y no para, se siente admirador de Rubén Blades –“por supuesto”– y de Dizzy Gillespie, y le merecen enorme respeto las experiencias del Grupo Kerube –“están trabajando con sus raíces, haciendo lo que nosotros llamamos taller; es uno de los grupos con mejores perspectivas del momento”– y la Orquesta de La Luz –“es impresionante cómo han pegado esos japoneses en todo el mundo de habla hispana; y no solo eso, sino que, además, nos han abierto un mercado muy importante en Japón”–.

Pese a la larga conversación y a que le esperan para comer –¡a las siete de la tarde!–, Joe Arroyo se muestra afable y complacido de la gran acogida que encontró en su primera visita a España el pasado verano. “Si quieres un traguito, con mucho gusto”.

No hay tiempo ya más que para indagar en la opinión sobre el Quinto Centenario de un hombre que ha compuesto algunos de los alegatos antiesclavistas y antinacionalistas más sinceros y directos de toda Latinoamérica, canciones duras, como “Rebelión”, pequeños himnos contagiosos y festivos, como “Yamulemau”.

Lo que pasó hace quinientos años, ya pasó y ninguno de nosotros tuvo que ver con ello. Los muchachos y yo teníamos muchas ganas de conocer la madre patria y ahora España nos parece un país tan lindo y tan acogedor como si fuera nuestra propia casa”.

Las palabras de Arroyo suenan cercanas, tan desprovistas de manierismos que uno acaba por arrinconar todos los prejuicios y da por buenas afirmaciones que en cualquier otra voz sonarían a tópico y/o falsa declaración de hispanofilia: tanta sinceridad y tanta espontaneidad no tienen parangón entre la élite del momento. Y a uno le dan ganas de irse con él pa' Barranquilla.

BATTLES, Huida hacia delante

ENTREVISTA (2011)

BATTLES

Huida hacia delante

Por JuanP Holguera
MIKE COOPER, El viajero exótico

ENTREVISTA (2015)

MIKE COOPER

El viajero exótico

Por Juan Monge
WEYES BLOOD, Un trono para la dama
Por Álvaro García Montoliu
ELEANOR FRIEDBERGER, Emancipada

ENTREVISTA (2011)

ELEANOR FRIEDBERGER

Emancipada

Por Ruben Pujol
MORENTE, Buscando la hecatombe

ENTREVISTA (2010)

MORENTE

Buscando la hecatombe

Por Luis Troquel
SMOG / PALACE, Magia cotidiana

ENTREVISTA (1996)

SMOG / PALACE

Magia cotidiana

Por Jesús Llorente
ANOUSHKA SHANKAR, El viaje flamenco
Por Ramon Súrio
GABI RUIZ, El ideólogo del Primavera Sound (2ª parte)
Por Santi Carrillo
BORED NOTHING, Las antípodas. Lo contrario
Por David Saavedra
JOHN GRANT, Vida real

ENTREVISTA (2011)

JOHN GRANT

Vida real

Por Ferran Llauradó
THE FIELD, Miles de años luz

ENTREVISTA (2010)

THE FIELD

Miles de años luz

Por Juan Monge
DON THE TIGER, Sabotaje

ENTREVISTA (2013)

DON THE TIGER

Sabotaje

Por Ruben Pujol
KING JAMMY, Un hombre y su corona

ENTREVISTA (2017)

KING JAMMY

Un hombre y su corona

Por Dr. Decker
FIRST AID KIT, Un nuevo amanecer

ENTREVISTA (2018)

FIRST AID KIT

Un nuevo amanecer

Por Álvaro García Montoliu
EMPRESS OF, Unidos podemos

ENTREVISTA (2019)

EMPRESS OF

Unidos podemos

Por Guillermo Arenas
KEVIN SHIELDS, El buscador de túneles
Por Juan Manuel Freire
THE DRUMS, Nubes de verano

ENTREVISTA (2010)

THE DRUMS

Nubes de verano

Por Ruben Pujol
KATE TEMPEST, Vidas cruzadas

ENTREVISTA (2017)

KATE TEMPEST

Vidas cruzadas

Por Llorenç Roviras
FATHER JOHN MISTY, Verdad y melodía
Por Ramón Fernández Escobar
MARIA DEL MAR BONET, La aventura sin fin
Por Jordi Bianciotto
CIGARETTES AFTER SEX, Al caer la noche
Por Álvaro García Montoliu
FERNANDO RUBIO, El sabio hacer

ENTREVISTA (2019)

FERNANDO RUBIO

El sabio hacer

Por Miguel Tébar A.
EZRA FURMAN, Con la nariz ensangrentada
Por Borja Duñó Aixerch
Arriba