USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOHN GRANT, Vida real

Retrato psicológico de un tipo sinceramente atormentado por las exigencias sociales, culturales o sexuales de la cultura de su país, incrustadas hasta tal punto en su raciocinio que solo podían llevar hacia la tortura autoinfligida de su madurez. Foto: Jimmy Edgar

 
 

ENTREVISTA (2011)

JOHN GRANT Vida real

La descarnada intensidad de su disco “Queen Of Denmark” fue una de las sorpresas más inesperadas de 2010: canciones atormentadas pero espléndidas. Para quien no lo haya visto todavía, digamos que sus conciertos son extraordinarios, consiguiendo con lo mínimo (su voz, teclados) altas cotas de emoción. Imprescindible terapia de choque. En esta reveladora entrevista de Ferran Llauradó podremos conocer mejor al que en su día fuera cantante de The Czars.

Curiosamente, en una era de sobreabundancia de información, la mayoría de discos que aparecen en el mercado no tienen una narrativa propia. “Fui al estudio de 9 a 5”, “nos mandábamos los ‘tracks’ por RapidShare” o “teníamos claro que no queríamos repetirnos” son los argumentos con los que teóricamente deberíamos acercarnos a las tiendas de discos para salvar la industria. “Queen Of Denmark” (Bella Union, 2010), sin embargo, fue uno de los pocos discos del año pasado que mereció un desembolso militante no solo por méritos propios más o menos circunstanciales: John Grant se nos dibujó en nuestro imaginario romántico como un artista que debería poder vivir de sus grabaciones.

En cualquier caso, casi nadie sabía que el que fuera líder de The Czars (1994-2004), grupo al que él mismo niega la opción del culto retrospectivo, hubiera pasado por un infierno de alcoholismo, drogadicción y sexo chungo capaz de inspirar un cancionero en solitario tan exquisitamente brutal. Canciones como “Marz”, “Silver Platter Club”, “Jesus Hates Faggots”, “TC And Honeybear” o “Queen Of Denmark” ofrecían el retrato psicológico de un tipo sinceramente atormentado por las exigencias sociales, culturales o sexuales de la cultura de su país, incrustadas hasta tal punto en su raciocinio que solo podían llevar hacia la tortura autoinfligida de su madurez. Musicalmente, y con la ayuda en la producción de Midlake, Grant remontaba hasta los setenta AOR de su infancia para trazar el mapa sonoro de su dolencia, aunque con un poso innegable del nihilismo grunge y post-grunge de Kurt Cobain, Mark Lanegan y Thom Yorke. El resultado, un disco mucho mayor y necesario que la suma de sus canciones.

¿Crees que “Queen Of Denmark” ha provocado una reacción tan visceral porque hay una gran masa de público cansada del escapismo de la música actual? Sí, me parece que la gente ha conectado con la honestidad del disco y con la idea de “no dejar nada negativo en el tintero”. La gente suele detectar cuando alguien quiere ser percibido de una determinada manera, y no les gusta. Les gusta algo real con lo que identificarse. Aunque depende del artista. En el caso de Lady Gaga no creo que les importe demasiado el contenido de sus canciones, buscan el espectáculo y el escapismo.

“En Estados Unidos se espera que todo el mundo se convierta en alguien. No obstante, creo que todavía es más difícil en algunos países europeos. En Estados Unidos puedes hacer lo que quieras, pero en Europa la gente tiene algunas ideas muy concretas sobre la clase social y lo que deberías hacer. Es verdad que en Estados Unidos existe una presión para que seas alguien y te hagas famoso, pero a su vez a la gente no le importa de dónde vienes siempre que lo consigas. Te diría, pues, que no me es más fácil en Berlín”

Teniendo en cuenta que parte del encanto del disco se basa en la sinceridad con la que abordas problemas personales, ¿has pensado que en un futuro tal vez tengas que escribir canciones basadas en otros personajes o que tengas que presentarte en directo más como un showman que como un artista atormentado? Pienso mucho sobre ello, y no estoy seguro de la respuesta. Está claro que quiero ser más entretenido y que en el nuevo disco habrá canciones sobre otros temas, pero seguramente siempre utilizaré mis cosas personales como material, porque me ayuda a enfrentarme a la vida. Pero me gusta también cierta música simplemente por su valor como entretenimiento. Goldfrapp, por ejemplo.

Parte de la problemática que reflejas en el disco tiene que ver con no estar a la altura de las expectativas de tu entorno. ¿Crees que la cultura social en Estados Unidos ejerce una presión excesiva en términos de la importancia del éxito personal? ¿Lo ves diferente viviendo en Berlín? Esto es un problema en Estados Unidos: se espera que todo el mundo se convierta en alguien. No obstante, creo que todavía es más difícil en algunos países europeos. En Estados Unidos puedes hacer lo que quieras, pero en Europa la gente tiene algunas ideas muy concretas sobre la clase social y lo que deberías hacer. Es verdad que en Estados Unidos existe una presión para que seas alguien y te hagas famoso, pero a su vez a la gente no le importa de dónde vienes siempre que lo consigas. Te diría, pues, que no me es más fácil en Berlín. Uno espera lo mismo de sí mismo esté donde esté. Supongo que aquí a la gente le importa menos cierto tipo de éxito, aunque hay otras cosas sobre las que preocuparse, y otras cosas que se esperan de uno. No sigo la política demasiado, y esto en Alemania puede ser un problema. Todo el mundo tiene una opinión sobre estos temas y a mí me interesan más bien poco.

Midlake tuvieron un papel central en tu regreso artístico, tanto al ayudarte a centrarte como en definir el sonido del disco. ¿Crees que tú también les has influido? ¿Cómo? No lo sé, no creo, pero supongo que es posible.

“Queen Of Denmark” es una de mis canciones favoritas del disco, y debo confesar que me encanta lo primitivo de su estribillo –“why don’t you take it out on somebody else? / why don’t you bove the shit out on somebody else? / why don’t you tell somebody else that they’re selfish / weepy coward and pathetic...”–, que podríamos comparar con cualquiera de los mejores himnos autodestructivos de los noventa, al estilo de “Creep” de Radiohead o “Lithium” de Nirvana. ¿Te sientes raro cantándola y observando la reacción del público? Me encanta cómo reacciona la gente con esta canción. Me inspira y demuestra que todos tenemos mucho en común respecto a las cosas con las que no sabemos enfrentarnos. Estoy orgulloso de haber escrito esta canción. Siempre disfruto cantándola.

En “Queen Of Denmark” has recuperado el sonido y el universo de la música norteamericana comercial de los setenta porque, según afirmas, estabas recreando episodios felices de tu infancia. ¿Tienes un recuerdo similar de los ochenta? ¿Van a sonar influencias de esa década en tus nuevas canciones? Sí, estoy seguro de que en el futuro podréis escuchar influencias de los ochenta en mi música, tipo Yello, Cabaret Voltaire, Ultravox, The Fixx, The Cars o Gary Numan. ¡Me encanta la música de los ochenta!

CARLES SANTOS, Disparen al pianista
Por Víctor Lenore
DANIEL HIGGS, El jardinero de las imágenes religiosas
Por Manel Peña
ALDOUS HARDING, El salto

ENTREVISTA (2017)

ALDOUS HARDING

El salto

Por Víctor Trapero
MORENTE, Buscando la hecatombe

ENTREVISTA (2010)

MORENTE

Buscando la hecatombe

Por Luis Troquel
CANCER MOON, Veneno en la piel

ENTREVISTA (1995)

CANCER MOON

Veneno en la piel

Por Roberto Herreros y Blas Fernández
MARINA HERLOP, Un lenguaje propio

ENTREVISTA (2018)

MARINA HERLOP

Un lenguaje propio

Por Aïda Camprubí
MARIE DAVIDSON, El alma de la máquina
Por Álvaro García Montoliu
TRACEY THORN, Popstar a su pesar

ENTREVISTA (2013)

TRACEY THORN

Popstar a su pesar

Por Kiko Amat
VAMPIRE WEEKEND, Los rookies del año
Por David Saavedra
ODIO PARÍS, Eternamente jóvenes

ENTREVISTA (2011)

ODIO PARÍS

Eternamente jóvenes

Por Carlos Barreiro
PEGASVS, El ruido (no tan) infernal
Por David Morán
BONNIE PRINCE BILLY, El cantante

ENTREVISTA (2009)

BONNIE PRINCE BILLY

El cantante

Por Juan Monge
MANOS DE TOPO, Inteligencia emocional
Por David Saavedra
MOGWAI, Súbelo

ENTREVISTA (2011)

MOGWAI

Súbelo

Por JuanP Holguera
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia
Por David Saavedra
JOHN LYDON, Esto es un bosque

ENTREVISTA (2015)

JOHN LYDON

Esto es un bosque

Por Kiko Amat
DELLAFUENTE, La calle está hablando
Por Guillermo Arenas
ARCTIC MONKEYS, Lo que somos y lo que no somos
Por David S. Mordoh
GEPE, Entre el emo y el reggaetón
Por Susana Funes
PONY BRAVO, Contra el mimetismo

ENTREVISTA (2010)

PONY BRAVO

Contra el mimetismo

Por Gabriel Núñez Hervás
UPROOT ANDY, Sabor para el mundo

ENTREVISTA (2012)

UPROOT ANDY

Sabor para el mundo

Por Víctor Lenore
WHITNEY, Canciones por necesidad

ENTREVISTA (2016)

WHITNEY

Canciones por necesidad

Por Juan Manuel Freire
JOANA SERRAT, Sin tu latido

ENTREVISTA (2016)

JOANA SERRAT

Sin tu latido

Por César Luquero
Arriba