USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOSÉ GONZÁLEZ, Un sueco en la procesión silenciosa

Responde sin prisa y se toma pausas para pensar.

 
 

ENTREVISTA (2006)

JOSÉ GONZÁLEZ Un sueco en la procesión silenciosa

A tres años de su irrupción con “Veener”, José González todavía seguía sacándole rendimiento a su disco de debut. Se demuestra en esta entrevista hecha por Miguel Martínez en 2006, cuando los réditos de su exitosa versión del “Heartbeats” de The Knife llegaron también a España (a finales de 2005 Discmedi distribuyó “Veener” entre nosotros). Aquí estaba el sueco de origen argentino, con su tono de voz tranquilo, confesándonos que “ahora prefiero salir fuera y empezar de cero”. Fue el principio de una bonita amistad con el público español.

Bisbisear, cuchichear, mascullar, murmurar, farfullar, balbucear. Son seis sinónimos de susurrar. Porque José González susurra cuando canta. Si no se quiere retroceder mucho en el tiempo, basta decir que Sam Bean, el hombre barbudo que pilota Iron & Wine, puso el susurro en solfa hace dos años con “Our Endless Numbered Days”. Si se quiere girar un poco más la cabeza, ahí está “Quiet Is The New Loud” de The Kings Of Convenience. Corría 2001. Si se prefiere citar lo inevitable, solo hay que recordar que Nick Drake publicó “Pink Moon” en 1972, seis años antes de que naciera el sueco José González.

“Es que estudié guitarra clásica y en muchas de las piezas que aprendí el silencio era una parte fundamental de la obra. Por eso será que lo valoro tanto y por eso igual parezco un poco raro al público del pop, porque hay mucho más silencio en la clásica que en el pop”

¿Sueco? Sí, has leído bien. El hombre vino al mundo en 1978 en Gotemburgo, hijo de padres argentinos, y desde allí arriba se ha sumado con cierto estrépito a la procesión de silenciosos de la canción de alcoba. Haciendo mucho ruido mediático. La culpa es de un tema de su álbum de debut, una versión del “Heartbeats” de The Knife, que ha sonado en un anuncio de Sony. Como suele pasar en estos casos, la bola de nieve se ha ido haciendo cada vez más grande y ya se sabe... Para más inri, otras dos canciones suyas, “Crosses” y “Stay In The Shade”, también han aparecido en sendos capítulos de la teleserie estadounidense “The O.C.”. La bola de nieve, aún más grande.

En Suecia es una estrella. Recibir premios de alcance nacional y discos de oro o tocar ante un millar de personas forman allí parte de su realidad. “Veneer” lo editó el sello Imperial Recordings en su país en 2003, y a finales de 2005 lo recuperó Discmedi en España. Él todavía vive de esas rentas (que este artículo vea la luz en mayo de 2006 así lo demuestra). “Ahora prefiero salir fuera y empezar de cero; tocar ante cincuenta personas como me pasaba antes de que todo se disparase en Suecia. En mi país no quiero volver a dar conciertos hasta que tenga en la calle mi próximo disco. Para mí lo lindo es sorprender a la gente y con ‘Veneer’ ya no puedo sorprender a mis paisanos”. De aquellos tiempos de antes de la explosión recuerda, y cómo olvidarla, una actuación en Noruega. Nevaba. Acudió al local una persona. Doy fe: en junio del pasado año interpretó sus canciones ante muy pocos curiosos en el minúsculo Heliogàbal barcelonés. Se le notaba bien contento ante la escasa concurrencia, disfrutando del casi anonimato como si fuera un famoso más.

No se arrepiente de haber metido una canción en un anuncio para una multinacional. “Estoy contento con todo lo que me está pasando, aunque el éxito a veces sea molesto, como cuando quiero pasear tranquilo con mi chica y no puedo”, dice. Tampoco le da corte reconocer que de lo que está más orgulloso de su carrera es de “haber tocado durante un acto que se celebraba en honor del Dalai Lama. En el escenario tenía a varios chamanes a mi lado y el público era muy numeroso, unas diez mil personas”. Sony y el Dalai Lama. Puedes pensar lo que quieras.

Todo eso José González lo suelta sin cambiar el tono de voz, que durante toda la conversación es tan tranquilo como cuando se le escucha cantar. Responde sin prisa y se toma pausas para pensar. Se lo comento. “Es que estudié guitarra clásica y en muchas de las piezas que aprendí el silencio era una parte fundamental de la obra. Por eso será que lo valoro tanto y por eso igual parezco un poco raro al público del pop, porque hay mucho más silencio en la clásica que en el pop”. Aunque, como se aprecia en sus contestaciones del párrafo anterior, está claro que ha captado lo que es saber vivir con las contradicciones. “Es cierto. En mi juventud toqué en grupos de hardcore y punk”.

“Me gusta elegir palabras que puedan tener dos o tres significados, para que así el oyente pueda usar su imaginación y completar lo que no esté presente o muy bien explicado. Otro aspecto que me atrae es hablar de lo oscuro, de lo oculto; tengo esa tendencia”

Sigue hablando de la guitarra. Hacerla hablar flojito es lo que más le gusta, para así dar nacimiento a esos mantras suyos de seis cuerdas. Las melodías, dice, le salen solas. “Me pongo a tocar la guitarra casi con los mismos acordes durante media hora, y van apareciendo. Las melodías son como instintivas, aunque después las estudio mucho, pero intentando que al final suenen reales, que no se pierda ese instinto”. El problema son las letras: “Ésas no salen solas. No soy bueno con ellas. Lo compenso esforzándome mucho. Me siento y me pongo a escribirlas (en inglés) como si fuese un trabajo; no me queda otro remedio”. Tras confesar su punto débil, desvela algunas claves para superarlo. “Me gusta elegir palabras que puedan tener dos o tres significados, para que así el oyente pueda usar su imaginación y completar lo que no esté presente o muy bien explicado. Otro aspecto que me atrae es hablar de lo oscuro, de lo oculto; tengo esa tendencia”.

González se guarda un golpe de efecto en la chistera: que sepas que en sus directos le gusta hacer versiones de canciones que, en apariencia, no encajan entre sí. Pone ejemplos. Pueden caer en el mismo concierto “Love Will Tear Us Apart” de Joy Division y “Hand On Your Heart” de Kylie Minogue. O “Teardrop” de Massive Attack. Otra debilidad para sus covers: el pop ochentero. Ya que estamos con las referencias, ahí van los modelos en que se fija: “Nick Drake sería el más evidente, lo reconozco, pero hay muchos más, desde Johnny Cash hasta Tortoise. También me gustan mucho algunas canciones viejas de João Gilberto o las nuevas de Cat Power. Utilizo mis composiciones como un ventilador con el que airear todo eso. Y aunque creo que me sale una música muy del norte de Europa, a los suecos les sueno un poco a latino”.

ROLLING BLACKOUTS C.F., Australia, a contracorriente
Por Cesc Guimerà
JAMBINAI, El nuevo chamanismo

ENTREVISTA (2016)

JAMBINAI

El nuevo chamanismo

Por Aïda Camprubí
BRUCE SPRINGSTEEN, ¿Estás hablando conmigo? (y 2ª parte)

ENTREVISTA (2006)

BRUCE SPRINGSTEEN

(y 2ª parte)

Por Phil Sutcliffe
DANIEL AVERY, El paciente inglés

ENTREVISTA (2018)

DANIEL AVERY

El paciente inglés

Por Álvaro García Montoliu
BERT JANSCH, Vivir

ENTREVISTA (2006)

BERT JANSCH

Vivir

Por Ferran Llauradó
NICK CAVE, Más vale tarde que nunca
Por Jesús Rodríguez Lenin
RUSTIN MAN, Cuestión de tiempo

ENTREVISTA (2019)

RUSTIN MAN

Cuestión de tiempo

Por Víctor Trapero
WILD HONEY, Bendito hobby

ENTREVISTA (2013)

WILD HONEY

Bendito hobby

Por JuanP Holguera
JAMES RHODES, Las teclas de la vida
Por Javier Blánquez
OMAR SOULEYMAN, Vivan los novios

ENTREVISTA (2014)

OMAR SOULEYMAN

Vivan los novios

Por Manel Peña
LÜGER, Krautrock con torreznos

ENTREVISTA (2010)

LÜGER

Krautrock con torreznos

Por César Estabiel
NOURA MINT SEYMALI, La heredera

ENTREVISTA (2017)

NOURA MINT SEYMALI

La heredera

Por Carlos Fuentes
JEFF TWEEDY, No soy la flor, soy el tiesto
Por Víctor Lenore
LOS HERMANOS CUBERO, Jota para Bill Monroe
Por Nando Cruz
THE ORCHIDS, Los chicos “malos” de Sarah
Por Kiko Amat
SENIOR I EL COR BRUTAL, De la depresión a la piscina
Por Nando Cruz
LIFT TO EXPERIENCE, Próxima parada, el paraíso
Por Juan Manuel Freire
NACHO VEGAS, Hablando del asunto (2ª parte)
Por Santi Carrillo
DAVID CARABÉN, Mishima

ENTREVISTA (2012)

DAVID CARABÉN

Mishima

Por Víctor Lenore
ARCÁNGEL, De Huelva a la heterodoxia
Por Silvia Cruz Lapeña
CESÁRIA ÉVORA, Episodios de leyenda
Por Luis Troquel
LEÓN BENAVENTE, Bocados de realidad
Por JuanP Holguera
RICHARD SWIFT, La sinceridad como valor
Por Salvador Catalán
Arriba