USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOSETXO EZPONDA, Los Bichos

“Siempre he pensado que cuando las cosas se explican demasiado pierden brillo”, decía Josetxo Ezponda en esta entrevista realizada en la época de “1991-1988”, 2CD-libro que muestra a lo grande el esplendor del Rey Bicho, época a la que corresponden estas fotos.

 
 

ENTREVISTA (2007)

JOSETXO EZPONDA Los Bichos

Josetxo Ezponda (1963-2013) fue líder de Los Bichos. Con solo dos discos, “Color Hits” (1989) e “In Bitter Pink” (1991), ambos fantásticos, se convirtieron en uno de los grupos más personales del rock underground español. Recuperamos esta entrevista de Víctor Lenore publicada en la antigua sección de Rockdelux Truco o Trato y hecha a raíz de la edición de “1991-1988” (2006), recopilatorio de la banda navarra.

“Me llamó Josetxo Ezponda. Ando por los 44 años y vivo en Burlada (Navarra). Cuando tenía 12 años, estaba –lo sigo estando– loco por The Beatles y el glam, que era lo que sonaba en las máquinas de las salas de juego y en los autos de choque. Echabas un duro y ponías tres canciones. Aquello sonaba a magia; los grupos parecían superhéroes de la Marvel. A esa edad me fascinaba ‘It’s Only Rock’n’roll (But I Like It)’ de The Rolling Stones por la mezcla de morbo y malicia que rezumaba: ‘Si pudiera clavarme un boli en el corazón y pringar de sangre todo el escenario, ¿te satisfaría?’. El ‘riff’ parece fusilado de T. Rex... ‘but i like it...’”.

“Por esa época también di con los New York Dolls: me parecieron unos Stones geniales y pasados de rosca. Me los encontré, por increíble que parezca, en un miniartículo con foto de una revista ‘Lecturas’ que tenía mi madre. En la radio podías escuchar ‘Trash’ en el programa ‘La Caja de Música’ en Radio Requeté (que ahora es SER Pamplona). En pleno franquismo, ese programa fue el primero en poner ‘Fun House’ de The Stooges cuando se reeditó. También fue el primer sitio donde escuché a Television, The Clash y Sex Pistols. El presentador, William, era otro loco perdido de Pamplona. Esta ciudad es muy curiosa, con muchos contrastes”.

“¿Que si vi alguna vez a los Rolling Stones en directo? Pues sí, en 1982, el año de Naranjito y Maradona. Tierno Galván era alcalde de Madrid y el futuro resplandecía engañosamente, prometiendo el oro y el moro. Para ser sincero, me aburrí como una puta ostra. Me preguntaba qué pintaba yo ahí, deseando que terminasen para volver a Pamplona, que estaba en plenos Sanfermines. ¡Qué coñazo! No entiendo cómo ‘eventos’ de ese tipo pueden gustar y atraer a toda esa gente, pero hay tantas cosas que no entiendo... Yo, como Marianne Faithfull, me quedo con la época que va de ‘Beggars Banquet’ a ‘Exile On Main St.’, de 1968 a 1972. Eso son los Rolling Stones que me interesan: malos y pegajosos como la quina. Sobre todo pegajosos”.

“Entre la larga lista de cosas que me han influido también citaría el libro ‘Por favor, mátame’ de Legs McNeil y Gillian McCain. Musicalmente, no es que descubriese nada; cuando lo leí ya conocía a los artistas que salen, pero esa biografía oral del punk estadounidense muestra otra manera de ver la música y de pasar por este mundo. Aunque no lo creas, algunas experiencias que se cuentan allí no son muy distintas de las que tuvimos Los Bichos”.

 
 
JOSETXO EZPONDA, Los Bichos

“Nunca me he considerado escritor de canciones; todo era espontáneo. Se trata de agarrar la guitarra y darle. Pero uno necesita un objetivo para disparar. Llegó un momento en que, simplemente, me quedé sin cobertura y nunca volví a tenerla. Puede que a ciertas personas esta música les parezca genial; la crítica siempre estuvo con ella, pero a la hora de la verdad no hubo manera de que nadie se mojara”, aseguraba un realista Josetxo en 2007.

 

Hace unos meses se editó “1991-1988” (Munster, 2006), una antología de Los Bichos en formato libro-doble CD. Durante el proceso de recopilación, ¿has aprendido algo sobre tu grupo que no supieras? Es volver a dar lo mismo en un envoltorio diferente: una manera de sacar esas canciones del pozo negro y sin fondo en que estaban, aunque la verdad es que las cosas nunca son para tanto. Resulta chocante que la realidad, terca y corta de cojones, se empeñe en convertirnos en una especie de rareza para enteradillos cuando no había nada más lejos de nuestras intenciones.

En 2006 Atom Rhumba grabaron un disco con Josetxo Anitua (ex Cancer Moon). Él ha explicado que primero te lo ofrecieron a ti, pero que les dijiste que no... No me negué, simplemente no lo hice. Se metieron historias por medio y lo olvidé, eso es todo.

¿Sigues escribiendo canciones? No. Vamos a ver... Nunca me he considerado escritor de canciones ni de historias; todo era espontáneo. Se trata de agarrar la guitarra y darle; y si te gusta lo que sale, darle dos veces. ¡O tres! Pero uno necesita un objetivo, algo hacia adonde apuntar, para disparar. Llegó un momento en que, simplemente, me quedé sin cobertura y nunca volví a tenerla. Puede que a ciertas personas esta música les parezca genial; la crítica siempre estuvo con ella, pero a la hora de la verdad no hubo manera de que nadie se mojara. Fue un insoportable rosario de “noes”, “no” a todo, y uno es fuerte pero no Superman. No lo digo con amargura. Solo cuento lo que hay. No nos hicieron ni puto caso, eso es todo.

Después de esta colección, ¿queda material de Los Bichos por editar? Hace unos años se comentaba que las sesiones del álbum “In Bitter Pink” (Oihuka,1991) daban para un disco cuádruple. Supongo que has usado parte, pero no sé si todo. ¿Hay algún concierto grabado? ¿Planes para hacer un DVD? Teníamos, sí, muchísimo material, pero no lo grabamos. Vaya, que lo que hay es lo que hay. Nos ocupábamos de elegir con mucho cuidado qué canciones íbamos a grabar y cómo. Era terreno sagrado: eso no lo manoseaba ni Dios. En cuanto a filmaciones o grabaciones en vivo, nadie se ocupó nunca de hacerlas con un mínimo de calidad, y no es algo que me quite el sueño, la verdad. Pero, créeme, mucha peña del mundillo que tuvimos que aguantar tenía –tiene– menos luces que el belén de un ciego.

Ahora muchos cuarentones le están dando una lección de rock’n’roll a los artistas más jovencitos. Pienso en Dirtbombs, en Primal Scream o en Beasts Of Bourbon (su última gira por España fue de una crudeza y una clase impresionantes). ¿Tú tienes planes de volver a tocar? Sinceramente, a veces no sé qué hostias quiero. Volver a subir el Everest en bañador y a la pata coja y después bajar de culo y en patinete a ver si sirve para algo... Es broma. Tengo un montón de cristos que arreglar en mi vida antes de pensar en hacer algo en serio.

¿Recuerdas la primera vez que te subiste a un escenario? Sinceramente, nunca he visto diferencia entre el escenario y lo que no es escenario. Nunca he actuado. Es la puta verdad.

Describe el mejor y el peor concierto que recuerdas de Los Bichos. Entre los mejores recuerdo los primeros y los últimos. Los más mediocres, los de en medio, que fueron los más. Supongo que se debe a que la ilusión y la desesperación son buenos combustibles para despegar en un concierto y llegar a tocar el cielo.

Siempre has sido un gourmet del rock. ¿Qué discos escuchas últimamente? No soy un gourmet del rock, sólo un apasionado del rock’n’roll, que no es lo mismo. Básicamente, escucho lo que siempre he escuchado, y el abanico es tan grande que no habría espacio... “Anything with guts and style”, dijo Kim Salmon una vez... Cualquier cosa visceral y con estilo...

Ya, vale, pero dame algún nombre. Por ejemplo, ¿a qué artistas admiras de por aquí? Pues a Corcobado y a Kiko Veneno. Je, je... Con eso te lo digo todo. Me gusta la gente que es de verdad. Nosotros éramos kamikazes de verdad. Kiko Veneno me parece un artistazo de tomo y lomo. Cuando yo era un crío y escuchaba glam, mientras iba metiéndome en el punk, a la vez escuchaba las primeras canciones de Veneno. Me parecía increíble que eso se estuviera haciendo en este país en 1977; pienso en cosas como “San José de Arimatea”. También hizo una canción para Camarón, que eso no lo conseguía cualquiera.

En el libreto de “1991-1988” insinúas que el rock’n’roll se ha ablandado en los últimos quince años. ¿Tienes alguna pista de por qué? Por definición, es imposible que el rock’n’roll se ablande. Si lo que escuchas suena a moñada es porque no es rock'n'roll, es otra cosa. Creo que en Occidente todo se ha ablandado; es pandémico, algo tendrá que ver la puñetera ley del péndulo, digo yo, pero es cierto que son ya demasiados años de gilipollez y no parece que nada vaya a cambiar... ¿Se habrá parado el puto péndulo? El mundo ha dado un vuelco, y a una velocidad de vértigo, esa es la realidad, aunque no creo que los gustos y las tendencias de la gente sean muy diferentes de lo que eran; se han homologado y sincronizado, como en un pueblecito diminuto.

También dices: “Si no fuera por el color que han traído los inmigrantes, sería para apagar e irnos”. ¿Qué crees que aportan al actual clima cultural? Es como en el pueblecito del que hablaba, como un cruce entre el Comala del “Pedro Páramo” de Juan Rulfo y “La noche de los muertos vivientes” de George A. Romero. Cuando Juan Preciado llega a Comala, ¿qué se encuentra? Fantasmas que se creen vivos, ¿no? En Occidente hay muchos zombis. Los inmigrantes nos dan mil vueltas en actitud y creatividad. Solo hay que mirarlos: son sangre nueva, van a por todas, están alerta... Me gusta observar y aprender, que falta me hace...

Me da la impresión de que en esta entrevista me he dejado muchos cabos sueltos... Mejor así. Siempre he pensado que cuando las cosas se explican demasiado pierden brillo.

WIND ATLAS, La otredad permitida

ENTREVISTA (2018)

WIND ATLAS

La otredad permitida

Por Aïda Camprubí
SPARKLEHORSE, Dead Man Walking

ENTREVISTA (1998)

SPARKLEHORSE

Dead Man Walking

Por Gerardo Sanz
MESHELL NDEGEOCELLO, Por Nina

ENTREVISTA (2013)

MESHELL NDEGEOCELLO

Por Nina

Por Ricard Martín
BEN FROST, Cazafantasmas

ENTREVISTA (2010)

BEN FROST

Cazafantasmas

Por Ruben Pujol
TINDERSTICKS, Pura medicina

ENTREVISTA (2012)

TINDERSTICKS

Pura medicina

Por Gabriel Núñez Hervás
MARK LANEGAN, Un paseo por el abismo
Por Eduardo Guillot
CHICHARRÓN, La luz en tus entrañas
Por Fernando Fernández Rego
WILD NOTHING, Obsesionado con el pop puro
Por Álvaro García Montoliu
VERONICA FALLS, Las dulces caídas
Por David Saavedra
FATHER JOHN MISTY, The Bright Side Of Life
Por Pablo Gil
MARIE DAVIDSON, El alma de la máquina
Por Álvaro García Montoliu
PUTOCHINOMARICÓN, Yo y nuestras circunstancias
Por Víctor Trapero
ALGIERS, Une y vencerás

ENTREVISTA (2015)

ALGIERS

Une y vencerás

Por David Saavedra
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
SUICIDE, Jinetes fantasmas

ENTREVISTA (1988)

SUICIDE

Jinetes fantasmas

Por Juan Cervera
SMOG / PALACE, Magia cotidiana

ENTREVISTA (1996)

SMOG / PALACE

Magia cotidiana

Por Jesús Llorente
NACHO VEGAS, Hablando del asunto (2ª parte)
Por Santi Carrillo
TOM ZÉ, Cosquillas en el sobaco del hastío
Por Víctor Lenore
NICK GARRIE, Barroco por accidente
Por Víctor Lenore
PONY BRAVO, Buscando un estado de ánimo
Por Paco Camero
ALEX ANWANDTER, Disidencia pop

ENTREVISTA (2017)

ALEX ANWANDTER

Disidencia pop

Por Cristian Rodríguez
TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO, Veneno
Por Iago Martínez
CLAP YOUR HANDS SAY YEAH, Viajo solo
Por Víctor Trapero
Arriba