×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOSH ROUSE, Vacaciones en el mar

“The Mediterranean Sounds Of Josh Rouse” (diciembre 2011).

 
 

CD ROCKDELUX (RDL 301)

JOSH ROUSE Vacaciones en el mar

Con el Rockdelux 301 (diciembre 2011) se regaló el CD “The Mediterranean Sounds Of Josh Rouse”, recopilatorio exclusivo para los lectores de la revista con 15 temas (debajo se pueden escuchar tres de las canciones; el diseño de la portada del CD es obra de su fiel escudero Xema Fuertes). Después de “El turista” (2010), un trabajo que le permitió adentrarse en la música caribeña y en el que incluso se atrevió a cantar en castellano, el trovador estadounidense también publicó en 2011 “Josh Rouse And The Long Vacations”, un álbum en el que recuperó su sonido característico y otorgó mayor protagonismo a sus habituales músicos de directo. Eduardo Guillot informó aquí de la frenética actividad de este amigo americano asentado en Valencia.

“Quiet Town” (de “Subtítulo”, 2006).

Ha trasladado su residencia a una urbanización situada a varios kilómetros de Valencia, buscando algo más de tranquilidad. Hace unas semanas nació Daniel, su segundo hijo español, y Josh Rouse prefiere verlo crecer alejado del ajetreo urbano. Sus responsabilidades como padre se han duplicado, pero la música sigue tirando de él, como una adicción, aunque tras la publicación de “El turista” (Bedroom Classics-Warner, 2010) aseguraba que se estaba haciendo mayor, que cada vez le costaba más componer y que había dicho casi todo lo que tenía que decir. “Siempre me pasa después de grabar un disco”, comenta en la terraza de un bar del Barrio del Carmen. “Sin embargo, tengo una colección de canciones en una carpeta y deduje que sería divertido poner en marcha un proyecto que no fuera solo a mi nombre. No pensaba sacar otro disco, pero disponía del repertorio. Le propuse a Cayo y Xema que me ayudaran y aceptaron”.

Cayo Bellveser y Xema Fuertes han estado a su lado casi desde que llegó a la ciudad. Acompañantes habituales de Alondra Bentley y miembros de Maderita y Ciudadano (en stand by desde que se publicó “Libros de viajes” en 2006), primero se incorporaron a su banda de directo y ahora son The Long Vacations. “Tenía más canciones de estilo ‘singer-songwriter’, con un sonido más folk o americana, pero esta vez prefería hacer algo un poco más mediterráneo, más soleado, y guardar los otros temas para mi próximo disco solista”, asegura en su fluido castellano.

“En la época de ‘El turista’ deseaba componer en castellano y ahora no me apetece. No es que no me gustara; lo he probado y fue divertido. De hecho, voy a seguir haciéndolo, pero quizás con otra intención. Me gusta más mi voz en inglés, y probablemente a los fans también. Lo que pasa es que las canciones funcionaban muy bien en directo en Estados Unidos porque son muy alegres”

Lo cierto es que “Josh Rouse And The Long Vacations” (Bedroom Classics-Grabaciones en el Mar, 2011) suena refrescante, como si fuera producto, precisamente, de unas largas vacaciones. “Quería hacer un disco espontáneo, rápido, casi grabado en directo”. Y deja atrás los experimentos que caracterizaron su anterior entrega. “En la época de ‘El turista’ deseaba componer en castellano y ahora no me apetece. No es que no me gustara; lo he probado y fue divertido. De hecho, voy a seguir haciéndolo, pero quizá con otra intención. Me gusta más mi voz en inglés, y probablemente a los fans también. Lo que pasa es que las canciones funcionaban muy bien en directo en Estados Unidos porque son muy alegres, aunque el público anglosajón no entiende lo que estoy diciendo y, como procedo de la tradición de los cantautores, necesitan poder seguir la historia”.

“Magdalena” (del EP descatalogado “Valencia”, 2009).

Además de cantar en castellano, Rouse grabó entonces más versiones que nunca, entre ellas una del cubano Bola de Nieve. “Quizá siga haciéndolo. Es lo que pasa si compones mucho pero no tienes nada que decir (risas). Buscas estilos diferentes para inspirarte. Ahora tengo dos hijos y más temas sobre los que puedo componer. Se ha operado un cambio importante en mi vida. Me gusta, pero al mismo tiempo es duro porque me limita. No puedo ver una película cuando quiero (risas). Estaba acostumbrado a hacer lo que quería cuando quería, y ya no es posible. Componer resulta difícil porque no puedo elegir el momento de inspiración, sino que debo imponerme un horario. Muchas veces me despierto a las cuatro de la mañana con una idea en la cabeza, y en vez de terminarla en ese momento, como hubiera hecho antes, la grabo con el iPhone para trabajar en ella posteriormente porque sé que tengo que levantarme a la misma hora que los niños y hay mucho trabajo por delante”.

En todo caso, no ha abandonado del todo los ritmos latinos. “Fine, Fine”, por ejemplo, remite a Brasil. “No quería dejar atrás la bossa nova. A Xema y Cayo también les gusta mucho. Quizá en mi próximo disco haya más temas en esa línea, aunque creo que la mayoría será MOR –“Middle of the Road”, formato radiofónico copado por estilos como el soft rock, el smooth jazz o el easy listening y caracterizado por su accesibilidad y el predominio de la melodía–. Es decir, más ‘mainstream’. Es que nunca he tenido un éxito comercial. Nunca. Y ya está bien. Hoy en día es difícil ganarse la vida con la música, así que creo que me merezco un ‘hit’ (risas). Uno, al menos. Pero no tengo la fórmula para hacerlo”.

 
JOSH ROUSE, Vacaciones en el mar

El turista que vino a quedarse. Foto: Liberto Peiró

 

En el caso del proyecto con The Long Vacations, la instrumentación (tres cubano, banjo, contrabajo) ha tenido una importancia vital en el enfoque sonoro de los temas. “Sí, ha influido. Es difícil grabar instrumentos acústicos, más que los eléctricos, pero definen muy bien el sonido y el ambiente del disco, aunque no hay un concepto profundo tras las canciones. Probamos muchas y decidí elegir las que finalmente forman parte del álbum. He dejado las más serias para otro disco mío en solitario, aunque tengo mucho material y ellos tienen ideas, por lo que es casi seguro que haremos algo más en el futuro”.

Prueba de ello es “Friend”, el primer tema compuesto conjuntamente por Rouse y Xema Fuertes. “Es un caso especial. Yo tenía un poco de la música y desarrollé la melodía y la estructura con Xema, así que fue un trabajo a medias. Pero suelo componer con Daniel Tashian, de los Silver Seas. Son muy buenos. Él ha escrito ‘Quiet Town’, ‘It’s The Nighttime’… Todos mis temas más famosos los he compuesto con él, porque es muy pop, sabe mejor que yo lo que le gusta a la gente”.

“No quería dejar atrás la bossa nova. A Xema y Cayo también les gusta mucho. Quizá en mi próximo disco haya más temas en esa línea, aunque creo que la mayoría será MOR. Es decir, más ‘mainstream’. Es que nunca he tenido un éxito comercial. Nunca. Y ya está bien. Hoy en día es difícil ganarse la vida con la música, así que creo que me merezco un ‘hit’ (risas). Uno, al menos. Pero no tengo la fórmula para hacerlo”

Totalmente integrado en la ciudad que lo acogió hace ya varios años, el norteamericano es consciente de que el cambio de país ha tenido consecuencias en su carrera. “Hubiera sido completamente distinta. Siempre pienso en los caminos que he tomado, pero la vida es así. En realidad, así es como vivo, donde vivo y lo que hago. Claro, al venirme a España, los discos y las canciones que salen son diferentes a como serían si me hubiera quedado en Los Ángeles, por ejemplo, aunque no hay una conclusión que sacar al respecto. Me gusta mi vida y lo que hago, no hay otra opción”.

“Lemon Tree” (de “El turista”, 2010).

Y aunque no es especialmente nostálgico, admite que echa de menos cómo funcionaba la industria en los años sesenta y setenta. “Sí, claro. Y en los noventa. Entonces, una discográfica todavía disponía de dinero para grabar un álbum y pagar a un productor. Había más filtros. Hoy, todo el mundo puede poner su disco en la web. Hay más música que nunca, pero menos filtros. Antes, para conseguir que un sello discográfico te editara un LP, necesitabas tener bastante talento. Y luego pasabas a otro nivel, a una gira para ver si la cosa funcionaba… Sí, lo echo de menos. En el pasado había dinero para marketing y apoyo en gira, que hoy en día no existe. Hay menos ‘artist development’. Eso es lo que necesita alguien que está empezando. Puedes tener buenas canciones, pero te hacen falta tres discos para crecer y mejorar, y no hay base para eso, no hay presupuesto. Existen artistas grandes como Beyoncé, que son pop ‘fashion’, pero para la música orgánica hay muy pocos recursos”.

Los términos han cambiado. Ahora hay menos “artist development” y más “do it yourself”. “Exacto. Sacar un disco se ha convertido en un hobby, ya que nadie gana dinero con ello. Y está bien, también me gusta eso, pero hay artistas que necesitan inversión. Recuerdo que en mis primeros tres o cuatro álbumes tenía dinero de la discográfica para hacer giras con una banda. Hoy en día no puedes ir a Francia por doscientos euros y llevar a los músicos, es imposible”.

Así y todo, prepara gira de presentación en formato trío, sin Raül Fernandez (Refree), quien últimamente había acompañado a Josh Rouse. “Coordinarse con alguien que reside en otra ciudad resulta complicado. Además, él tiene bastante trabajo. Cayo y Xema están en Valencia, podemos ensayar cuando queremos y funcionamos muy bien así. De hecho, Xema está tocando la batería y el banjo a la vez. Es impresionante. Raül participa en el disco y lo hace muy bien, pero para ir de gira nos basta el trío, aunque en algunos conciertos nos secundará Esteban Perlés, que ha tocado la percusión en el álbum. El set es bastante fuerte, no es un concierto folk, porque toco la guitarra eléctrica, aunque haremos un interludio acústico. Quiero conseguir algo más cercano a un show que a una actuación al uso”.

 

IT’S A SHAME ABOUT RAY

En “Josh Rouse And The Long Vacations” hay una canción que llama la atención por encima del resto. Se trata de “Lazy Days”, que no pocos han asociado con Ray Davies. “¡No tiene nada que ver los Kinks!”, clama Rouse. “Cuando la compuse pensaba en Leon Redbone, un vocalista folk-jazz de los setenta que ha grabado canciones tradicionales de Nueva Orleans y material de ese tipo. Cogí un par de acordes de un tema suyo y compuse ‘Lazy Days’. Lo que pasa es que, al final, por el ritmo y el banjo, también recuerda a los Kinks. Me encantan, por supuesto, creo que Ray Davies es un genio”.

De hecho, Rouse ha llegado a conocerlo. “Grabé ‘A Well Respected Man’ para una recopilación –“This Is Were I Belong. The Songs Of Ray Davies & The Kinks” (2002)– y Davies vino a Nashville para ver a algunos músicos. Me llamaron y me dijeron que quería conocerme porque le había gustado mi versión. Fue alucinante saber que la había escuchado. Quedamos en un bar, pero estaba lleno de gente que se acercaba a saludarlo, así que hablamos poco”.

Aquella noche, el viejo cascarrabias no hizo gala de su famoso mal humor. “Más tarde conocí a una ex novia suya después de un concierto en Nueva York. Le comenté que me encantaría colaborar con Ray y me dijo que no era buena idea. Había hecho algo con Yo La Tengo y fue bastante mal, parece que es difícil trabajar con él –Rouse se refiere a unas sesiones que debían formar parte del álbum “Other People’s Lives” (2006), pero que Davies rechazó y nunca vieron la luz–. Hace unos diez años le dispararon en Nueva Orleans. Ella estaba con él y me contó la historia. Es muy divertida. Ray tiene una versión de los hechos, pero la de ella es completamente diferente. En la prensa, él quedó como un héroe. Sin embargo, parece que está lejos de ser la verdad”.

 
JOSH ROUSE, Vacaciones en el mar

Xema, Josh y Cayo: el espíritu mediterráneo. Foto: Liberto Peiró

 

LA ETAPA MEDITERRÁNEA

Nació en Nebraska, pero su vocación viajera lo ha llevado a lugares que, tarde o temprano, han dejado huella sonora en su trabajo. Ocurrió cuando se trasladó a Nashville. Y también durante su residencia en Nueva York. No es extraño que haya pasado lo mismo a partir de su desembarco en la costa este española, cuya cosecha recoge “The Mediterranean Sounds Of Josh Rouse” (2011), el CD que este mes regala Rockdelux. Ya en “Subtítulo” (2006), que también significó la puesta en marcha de Bedroom Classics, su propio sello discográfico, Josh Rouse incluyó “Quiet Town”, un tema inspirado por la localidad alicantina de Altea, su primera escala mediterránea.

Más tarde se instalaría en Valencia, a la que dedicaría un EP previo a “El turista” (2010), el álbum en que se atrevió a cantar en castellano y abrazó sonoridades latinas. En la ciudad encontró también a Xema Fuertes y Cayo Bellveser, que han terminado por convertirse en The Long Vacations, la banda con la que ha grabado su último disco. Y es que, como la Isabelle Huppert de “Una mujer en África”, la vida y la música de Josh Rouse corresponden al lugar al que pertenece.

PSM Festival, Un lugar donde quedarse con Pedro San Martín
Por Asier Leoz
Tributo a Julio Bustamante, Mediterráneo

CD ROCKDELUX (RDL 320)

Tributo a Julio Bustamante

Mediterráneo

Por Xesc Cabot y Julio Bustamante
MICAH P. HINSON, El hombre orquesta

CD ROCKDELUX (RDL 311)

MICAH P. HINSON

El hombre orquesta

Por Micah P. Hinson
Tributo a Family, Un regalo de corazón

CD ROCKDELUX (RDL 213)

Tributo a Family

Un regalo de corazón

Por Nando Cruz
MANTA RAY, A 24 fotogramas por segundo

CD ROCKDELUX (RDL 162)

MANTA RAY

A 24 fotogramas por segundo

Por Joan Pons y Quim Casas
NACHO VEGAS, Mirar una canción

CD ROCKDELUX (RDL 312)

NACHO VEGAS

Mirar una canción

Por Ramón Lluís Bande
LITTLE WINGS, Surfin' Bird

CD ROCKDELUX (RDL 310)

LITTLE WINGS

Surfin' Bird

Por Borja Barbesà
LA MUÑECA DE SAL, Versiones sin culpa

CD ROCKDELUX (RDL 317)

LA MUÑECA DE SAL

Versiones sin culpa

Por Eduardo Guillot
Foehn, La resistencia silenciosa

CD ROCKDELUX (RDL 289)

Foehn

La resistencia silenciosa

Por David Morán
Munster, Treinta años alumbrando criaturas y desenterrando engendros
Por Luis Lapuente
REFREE, La revolución silenciosa

CD ROCKDELUX (RDL 306)

REFREE

La revolución silenciosa

Por Jordi Bianciotto
Bankrobber, La guerrilla ampurdanesa

CD ROCKDELUX (RDL 299)

Bankrobber

La guerrilla ampurdanesa

Por Jordi Bianciotto
REMATE, Yo no pinto un cuadro en blanco antes de que la luz me ciegue
Por Remate
THE WAVE PICTURES, Pop de letras

CD ROCKDELUX (RDL 298)

THE WAVE PICTURES

Pop de letras

Por Kiko Amat
Quemasucabeza, El pulso pop de Chile que atravesó el Atlántico
Por Susana Funes
Soundway, Añejas joyas sonoras de tres continentes
Por Carlos Fuentes
Arriba