×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JULIO BUSTAMANTE, Brisa vespertina

El mundo sereno, la vida contemplativa del amigo Bustamante, Julio Bustamante.

Foto: Ernesto Calvo

 
 

ENTREVISTA (2006)

JULIO BUSTAMANTE Brisa vespertina

Siempre ha ido a su aire. Escribe, compone y canta según unos planteamientos tan alejados del cantautor convencional como del torturado artista maldito. En activo desde 1973, cuando participó en la puesta en escena del musical “Tommy”, el veterano músico valenciano perseveró con “Material volátil”, su disco de 2005, en una concepción del pop bañada en poesía y sencillez, en olor a salitre y puesta de sol. Eduardo Guillot aprovechó entonces para hablar con este músico especial que debería ser mucho más conocido por todos los amantes del pop amable pero con poso. Y no se pierdan el audio de su emblemática “Mundo sereno” interpretada en la fiesta del veinte aniversario de Rockdelux en 2004. Escuchar sus canciones es siempre una buena noticia: la alegría está garantizada. Julio Bustamante mola.

Más de uno se quedó con la boca abierta cuando apareció sobre el escenario de La Riviera de Madrid el 23 de noviembre de 2004, en el concierto conmemorativo del vigésimo aniversario de Rockdelux. ¿Quién era aquel señor de edad respetable, tocado con una gorra de fieltro, que jaleaba al personal con espontáneo desparpajo y le animaba a dar palmas? ¿Bustamante? ¿Y quién es Bustamante? ¿Pero, a ver, ese no era uno de los memos de ‘OT’? Apenas tres minutos más tarde, la sala en pleno le vitoreaba y se contagiaba de su entusiasmo, al tiempo que seguía el ritmo de “Mundo sereno”, una de tantas memorables canciones salidas de su pluma desde que empezó a juntar notas a mediados de los años setenta.

“Tengo registrado en la SGAE el nombre artístico de Julio Bustamante. Lo que pasa es que siempre que he publicado un disco ha salido únicamente como Bustamante. Desde que apareció el chico de ‘Operación Triunfo’, me pareció mejor poner también Julio”

Aquella fue una de sus últimas apariciones como Bustamante, a secas. De hecho, en la portada de “Con tal de volar” (El Europeo, 2003) ya figuraba como Julio Bustamante, precisamente para evitar confusiones innecesarias. “Es que yo no me llamo Bustamante (su apellido real es Balanzá), aunque desde 1975 tengo registrado en la SGAE el nombre artístico de Julio Bustamante. Lo que pasa es que siempre que he publicado un disco ha salido únicamente como Bustamante. Desde que apareció el chico de ‘Operación Triunfo’, que sí se llama así, me pareció mejor poner también Julio, aunque no es probable que se produzca un malentendido. Lo hice en previsión de posteriores confusiones, en las que sería yo quien llevaría las de perder”.

En realidad, el nombre es lo de menos. Cuando suena “Amor antiguo”, la canción que abre “Material volátil” (Comboi-Karonte, 2005), y empieza a cantar este valenciano nacido en 1951, no hay ninguna duda. Es Bustamante. Julio. Y eso pese a que, en esta ocasión, se aprecia un trabajo vocal diferente al de su producción anterior. “He descubierto, o recuperado, aspectos de mi voz. Creo que se debe a la temática del disco, que está compuesto íntegramente por canciones de amor. Es un LP en el que Carlos y yo llevábamos mucho tiempo pensando. No me costó nada confiar en él porque sabía que estaba entusiasmado con el proyecto desde hacía varios años. Estoy contento porque no he tenido prejuicios sobre mi manera de cantar. Ha sido una auténtica lección no cantar como me daba la gana, sino como debía”.

Sonó la canción un “Mundo sereno” en el veinte aniversario de Rockdelux en La Riviera (Madrid), el 23 de noviembre de 2004. Es el tema más emblemático de su disco “Entusiastas” (1998), clasificado en el puesto 72 de los cien mejores álbumes españoles del siglo XX según la lista publicada en el Rockdelux 223 (noviembre 2004). Aquí se puede escuchar aquella celebrada interpretación en directo, en la que Julio estuvo acompañado por The Rockdelux Experience, formación dirigida por Raül Fernandez (Refree). Foto: Alfredo Arias

El Carlos a que hace referencia Bustamante es Carlos Carrasco, guitarrista de largo recorrido (acaba de acompañar a la vocalista Eva Dénia en un disco de homenaje a Georges Brassens) que ya había aparecido de forma episódica en algunos de sus discos anteriores y que esta vez se ha erigido en productor del álbum. “La idea del disco empieza a tomar forma hacia 1999, pero nuestras agendas no habían coincidido hasta ahora. He ido guardando canciones para el proyecto desde entonces, mientras que otras surgieron en plena grabación. ‘Old Song’, que está dedicada a la abuela irlandesa de mi madre, tiene varios años. ‘La máquina que somos tú y yo’ era un as en la manga que guardaba desde hacía tiempo. ‘Amor antiguo’ la descarté del disco anterior pensando en este. ‘Para quererte’ era para otro disco“La vida habla” (El Europeo-Karonte, 2000)–, pero también la reservé para una ocasión como esta. Otras, como ‘L’habitude du silence’, ‘Material volátil’, ‘Yo me rindo’, ‘Estrella azul’ y ‘Cosas que no pasan’, han sido compuestas durante el proceso de grabación”.

“Sólo deseo desarrollar mi estilo de la mejor manera posible, haciendo las canciones que otros se dejan por hacer. Podría meterme en terrenos más comerciales, pero en la vida hay que luchar por lo que a cada uno le gusta”

“Material volátil” incluye canciones en francés, castellano, inglés (quizá lo más sorprendente) y valenciano, que es la manera de hablar el catalán propia de Valencia. “Me siento más cómodo cantando en lenguas latinas como el francés, el catalán, el castellano o el italiano, que también domino, pero hablo inglés desde los 12 años, cuando le pedí a mi padre que me apuntara a la academia Mangold para saber qué decían las canciones de The Beatles”. Sin embargo, Bustamante no graba un disco en valenciano desde “Ciutat magnètica” (Picap, 1992). “En la segunda mitad de los noventa pasé mucho tiempo fuera de Valencia y perdí la costumbre de escribir en valenciano, aunque lo hablo a diario. Por otra parte, los discos en valenciano me dejan siempre un mal sabor de boca. Soy consciente de que, por buenos que sean, no alcanzan la misma repercusión”.

El protagonismo adquirido por Carlos Carrasco en la producción ha relegado a segundo plano a Alberto Tarín, veterano guitarrista de la escena local (ha formado parte de Seguridad Social y ha editado varios trabajos en solitario relacionados con el reggae) que se ocupó de los dos discos anteriores de Bustamante. “Alberto había producido ‘La vida habla’ y ‘Con tal de volar’, proyectos para los que era el productor más adecuado con que podía contar. Pero en este disco se grabó casi todo en casa de Carlos, con quien he estado trabajando casi un año, en diferentes intervalos. Ha sido más laborioso y la estructura de las canciones se ha hecho de manera consensuada. Cuando trabajaba con Alberto, yo me encargaba de las maquetas, mientras que esta vez lo hemos hecho conjuntamente y en el proceso de grabación lo he dejado todo en manos de Carlos, fiándome de su criterio. En cambio, con Alberto producía a medias. He perdido el miedo a que un productor vea mis canciones desde fuera y haga con ellas algo nuevo”.

 
JULIO BUSTAMANTE, Brisa vespertina

“Valencia siempre es muy injusta”, asegura Julio. Foto: Ernesto Calvo

 

Otra novedad es que estrena discográfica. La recién creada Comboi Records se encarga de la edición. “Todo vino junto. Al mismo tiempo que íbamos reuniendo el material para el disco, se puso en marcha la compañía. Dado que tanto Carlos como José Antonio Ribas, mi mánager, forman parte del sello, me pareció lo más lógico editarlo con ellos porque nos permitía tener el control absoluto del producto. Pero en ningún momento me lo impusieron”. La gran paradoja es que “Material volátil” es, probablemente, el disco de Bustamante con más potencial comercial. “Creo que es el LP indicado para que mis canciones tengan una repercusión más allá de su público habitual. El disco se ha pensado durante mucho tiempo; quizá si hubiera hecho lo mismo con cualquiera de los anteriores, hubieran tenido más eco. El sonido es muy bueno, quizás el mejor de todos los que he grabado”.

“Hay tantos sonidos mediterráneos que en realidad no hay ninguno. Creo que se trata de una manera de ser, que consiste en coger de aquí y de allá. No existe una fórmula secreta, sino que es un temperamento abierto donde cabe todo. Incluso la música folclórica del ámbito mediterráneo es muy acrisolada”

Pero que nadie malinterprete las palabras de Bustamante. En ellas no hay lugar para las lamentaciones por las ocasiones perdidas. Está cómodo con su posición de artista de culto. “Mi situación, desde hace varios años, es buena. Puedo vivir de los discos y las actuaciones y tengo mucho tiempo para escribir. No miro más allá de poder seguir trabajando a este ritmo lo que me queda de vida, que espero que sea bastante. Ni siquiera cuando era más joven me planteaba llevarme el mundo por delante. Solo deseo desarrollar mi estilo de la mejor manera posible, haciendo las canciones que otros se dejan por hacer. Podría meterme en terrenos más comerciales, pero en la vida hay que luchar por lo que a cada uno le gusta”. Y a la hora de poner en la balanza lo ganado y lo perdido escogiendo el oficio de músico, lo tiene claro: “No tengo la sensación de estar perdiéndome nada. Todos venimos a esta vida para hacer un tipo de trabajo. En uno de mis textos digo: ‘La vida sabe mucho más que nosotros’. Y si cada uno hace lo que hace, es porque la vida le ha llevado hasta ahí y su papel era ese. Le estoy muy agradecido a la profesión que elegí desde muy joven”.

“Material volátil” es un eslabón más en una trayectoria en que Julio Bustamante llegó incluso a coquetear con la new wave en el efímero trío In Fraganti, donde le acompañaba otro músico fundamental del pop valenciano, Remigi Palmero. Ambos fueron considerados, en el tránsito de los setenta a los ochenta, los máximos representantes de un estilo de pop característicamente mediterráneo que nadie ha sabido definir nunca con exactitud. “Hay tantos sonidos mediterráneos que en realidad no hay ninguno. Más que eso, creo que se trata de una manera de ser, que consiste en coger de aquí y de allá. No existe una fórmula secreta, sino que es un temperamento abierto donde cabe todo. Incluso la música folclórica del ámbito mediterráneo es muy acrisolada”. Su aportación, y la de Pep Laguarda (a quien Bustamante recuperó, tras años de inactividad discográfica, en “Con tal de volar”), fue como un soplo de aire fresco en la música de la época, aunque sigue sin ser valorada en su justa medida. “Valencia siempre es muy injusta. Si los discos que grabamos fueron reconocidos, siempre fue a través de otros medios. Todos han aparecido entre los mejores del pop catalán, y tanto Rockdelux como ‘Efe Eme’ los han incluido entre los mejores de la historia del pop español. Pero, bueno, también es cierto que esto te lo está diciendo una persona que le da mucha más importancia al presente que al pasado”.

No mirar atrás más que para tener cierta perspectiva de las cosas. Sin nostalgia. Una buena forma de construir el futuro.

LOS LOBOS, Licántropos devoradores de raíces
Por Miquel Botella
LEE FIELDS, Siempre estuvo ahí

ENTREVISTA (2012)

LEE FIELDS

Siempre estuvo ahí

Por Ramón Fernández Escobar
JAMES RHODES, Las teclas de la vida
Por Javier Blánquez
SUICIDE, Jinetes fantasmas

ENTREVISTA (1988)

SUICIDE

Jinetes fantasmas

Por Juan Cervera
JUNIOR BOYS, Los verdaderos Boards Of Canada
Por David Saavedra
JOHN GRANT, Vida real

ENTREVISTA (2011)

JOHN GRANT

Vida real

Por Ferran Llauradó
YO LA TENGO, Así que pasen otros veinte años
Por César Estabiel
PUMUKY, El hombre bosque en llamas
Por Esteve Farrés
XENIA RUBINOS, La aldea global

ENTREVISTA (2012)

XENIA RUBINOS

La aldea global

Por Eduardo Guillot
ALDOUS HARDING, El salto

ENTREVISTA (2017)

ALDOUS HARDING

El salto

Por Víctor Trapero
FRIDA HYVÖNEN, La ciencia de la artista
Por Ferran Llauradó
MEAT PUPPETS, La inspiración no los pillará trabajando
Por Ricard Martín
DANNY TENAGLIA, Inclonable

ENTREVISTA (2001)

DANNY TENAGLIA

Inclonable

Por Nando Cruz y Llorenç Roviras
TINARIWEN, Desierto azul eléctrico
Por Carlos Fuentes
NINE STORIES, Más que amigos

ENTREVISTA (2013)

NINE STORIES

Más que amigos

Por José Fajardo
RUBÉN BLADES, El patriota en la encrucijada
Por Diego A. Manrique
CAPULLO DE JEREZ, Persiguiendo la onda
Por Carola Guerrero
NICK LOWE, Puro pop para gente con edad
Por Nando Cruz
BEACH HOUSE, Mirar atrás, mirar adelante
Por Ramón Fernández Escobar
COWBOY JUNKIES, Todas las cenas de Nochebuena
Por Nando Cruz
BURRUEZO & BOHEMIA CAMERATA, Mística moderna
Por Ramon Súrio
LEÓN BENAVENTE, Juegos (premiados) de la edad tardía
Por David Saavedra
JOAN COLOMO, La contradicción despierta
Por Marta Pallarès
Arriba