×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
KOKOSHCA, Sentimiento de pertenencia

Álex, Amaia e Iñaki: unidad y gran fuerza. Foto: Alfredo Arias

 
 

ENTREVISTA (2017)

KOKOSHCA Sentimiento de pertenencia

Comenzaron publicando CD-Rs y casetes limitados que hicieron de ellos un grupo de culto en el infra underground, y se han acabado convirtiendo en uno de los nombres de referencia en nuestra actual escena independiente. Los navarros cumplieron una década de trayectoria con “Algo real”, un trabajo que consolidó una visión propia del rock, ajena a modas y preconcepciones, aunque reconocible en sus vínculos. David Saavedra entrevistó a los Kokoshca, que actuarán el próximo 7 de febrero en Madrid teloneando a Mujeres (ver aquí).





“Yo hago algo, compongo canciones, aunque parece que es como si no hicieras nada porque no puedes vivir de ello. Yo no quiero ni casa ni coche; simplemente aspiro a gastar mi tiempo en lo que me gusta, y quiero que se vea como un trabajo, pero en España la cultura parece que no valga para nada”
(Amaia Tirapu)

Kokoshca acaban de probar sonido en la sala madrileña El Sol, donde van a tocar tres canciones en la fiesta de entrega del II Premio Ruido, que concede la asociación de periodistas musicales PAM. Me dirijo al bar colindante con tres de sus cuatro miembros: Amaia Tirapu e Iñaki López (voces, guitarras y letras) y el batería Álex López. Íñigo Andión (bajo) no se ha podido desplazar ese día a la capital por obligaciones laborales. Eso nos lleva a uno de los asuntos candentes en la mayoría de los grupos españoles de la escena independiente, y que ellos mismos reflejan en “r.b.u”, una de las canciones incluidas en su nuevo álbum, “Algo real” (Sonido Muchacho, 2016). “El tema es mío, y las siglas del título son las de renta básica universal”, explica Amaia. “Yo no quiero esa vida que me obligan a tener, que deba estar ocho horas en un trabajo y no tenga tiempo de hacer lo que realmente me gusta. Pero yo hago algo, compongo canciones, aunque parece que es como si no hicieras nada porque no puedes vivir de ello. Yo no quiero ni casa ni coche; simplemente aspiro a gastar mi tiempo en lo que me gusta, y quiero que se vea como un trabajo, pero en España la cultura parece que no valga para nada”. Las disyuntivas laborales también provocaron la marcha de Javier Aznárez, su anterior batería, quien a mitad de la grabación de “Hay una luz” (Ayo Silver!, 2013) anunció que se iba a Londres para poder desarrollar su trabajo como arquitecto.

Aunque comenzaron como dúo, con Amaia e Iñaki tocándolo todo desde que se juntaron en 2007, Álex habla de un orgullo, una especie de fuerza común que une tanto a los músicos de Kokoshca como a sus seguidores. Si su primer disco se titulaba “Únete a Kokoshca” (Birra y Perdiz, 2008), en el nuevo reinciden finalizando el tema “Serengueti” con un desafiante “y no te olvides, somos Kokoshca”. A ello se debe unir su apropiación del logo de K Records, en un guiño que va más allá. “Mira, hace un rato hicimos una especie de saludo para un programa de radio –apunta Álex– y recomendamos la canción ‘A Sense Of Belonging’ de Television Personalities. Ese sentimiento de pertenencia existe, y lo digo yo, que era fan antes de batería. Siempre hubo algo de militancia en Kokoshca y lo que le rodeaba”. Aunque la banda está afincada en Pamplona, Álex es de San Sebastián. Tocó en el grupo Thee Brandy Hips, fue el responsable del sello Ayo Silver!, de vida efímera, y programa conciertos en salas donostiarras como Dabadaba.

Television Personalities: “A Sense Of Belonging”.





“Vinimos a Madrid la primera vez para actuar en 2008 en una fiesta en el pub Freeway... Al acabar de tocar nos dijeron que nos querían fichar... Aparecieron seguidores muy fieles, que estaban en todos los conciertos y de quienes nos hicimos amigos. Mucho de lo que somos se lo debemos a Birra y Perdiz”
(Amaia Tirapu)

Pero antes de seguir por aquí debemos introducir un pequeño flashback, el que nos sitúa en los inicios del grupo en el sello Birra y Perdiz. “Vinimos a Madrid la primera vez para actuar en 2008 en una fiesta en el pub Freeway”, recuerda Amaia. “Casi no habíamos tocado fuera de nuestro garaje, e incluso hicimos un cartel con la imagen de Paco Martínez Soria porque venir a la capital era lo máximo. Al acabar de tocar nos dijeron que nos querían fichar. Siempre nos han ayudado mucho. De repente, unas personas nos montaban conciertos, nos sacaban de Pamplona, nos hacían conocer gente. Aparecieron seguidores muy fieles, que estaban en todos los conciertos y de quienes nos hicimos amigos. Mucho de lo que somos se lo debemos a Birra y Perdiz”. Hablamos de un sello con dinámicas muy particulares. Con ellos publicaron el citado “Únete a Kokoshca” y “La fuerza” (2010), ediciones en CD-R limitadísimas (150 y 175 copias respectivamente) ya agotadas, aunque afortunadamente se pueden escuchar en kokoshca.bandcamp.com. Su estatus de culto se reforzó con la casete “Y vienen cromos en el pegamento (Las rarezas de Kokoshca)” (Nosotros Los Rusos, 2010) y el directo acústico “Gernika” (Kafea Arrastoak, 2010).

Tras inaugurar el Club del Single de Discos Walden en 2012 con un split compartido con Microcosmos, les llegó un sorpresivo email de Luis Calvo, de Elefant Records. “Les molaba el tema ‘La fuerza’ y nos quiso sacar un single y un vídeo”, apunta Iñaki. “Fue muy amable, porque nosotros éramos muy novatos y él nos hizo bastante tutelaje: nos explicaba los contratos y nos hablaba de derechos. Pero, como no teníamos tampoco un vínculo grande, no se dio margen a grabar el álbum”. La cosa se quedó en un EP homónimo de cuatro temas (Elefant, 2012). Y ahí es donde entra su actual batería: “Desde Ayo Silver! les preguntaba: ‘¿Pero de verdad que no estáis con nadie y no tenéis a todos los sellos llamándoos?’. Yo recuerdo decirles: ‘Si queréis yo os lo saco, pero, si viene alguien, mejor marchaos con él’”. No llegó nadie y Ayo Silver! publicó “Hay una luz”. Coincidiendo con la partida de Javier, también Álex se incorporó a la batería y, por la misma época, se añadiría Íñigo como bajista. El sello donostiarra cerró sus puertas y entró su discográfica actual, Sonido Muchacho, con la que hay vínculos musicales igual de fuertes. En el miniconcierto del Premio Ruido, ante la ausencia de su bajista, lo suplió el responsable del sello, Luis Fernández (Juventud Juché, Los Punsetes, Cosmen Adelaida...).

Videoclip de “No queda nada”, dirigido por la propia banda con ayuda de Gorka Beunza e Iker Insausti y rodado entre Pamplona, Donostia y Nueva York en diciembre de 2016. Primer single de “Algo Real”.

Una característica fundamental de Kokoshca es su bicefalia compositiva e interpretativa, creando una dualidad de personajes chico-chica sobre cuya dinámica les pregunto. (Amaia): “Depende de la canción. A veces la compone uno para cantar él, en otras la empieza para que el otro la complete...”. (Iñaki): “Yo creo que esa dualidad existió siempre y, al constatarse, la manipulas, la utilizas en beneficio del mensaje que quieres contar. Hay cosas que he hecho yo para el personaje inventado de Amaia, y las que hacemos a dúo son muy pensadas. Hay una idea detrás de los dos personajes, como de la Bella y la Bestia. A veces en mis fantasías pretendo jugar a eso”.

“Yo creo que esa dualidad existió siempre y, al constatarse, la manipulas, la utilizas en beneficio del mensaje que quieres contar. Hay cosas que he hecho yo para el personaje inventado de Amaia, y las que hacemos a dúo son muy pensadas. Hay una idea detrás de los dos personajes, como de la Bella y la Bestia. A veces en mis fantasías pretendo jugar a eso”
(Iñaki López)

Otra constante “kokoshquiana” es el espíritu tabernario que se desprende de sus canciones. “A mí me interesa eso de las fiestas populares, lo típico de ponerse a cantar en las comidas...”, explica Amaia. “Los cantos báquicos, la cultura mexicana... En el ‘Gernika’ versionamos a Chavela Vargas y otra gente que tiene ese punto”, añade Iñaki, y Álex apuntilla: “El disco tiene una sorpresa de la que no se ha hablado, porque como la gente ya no lo escucha hasta el final... Está en el corte oculto del vinilo, y ahí se encuentra la respuesta a tu pregunta”.

También hay una desafiante transversalidad en su propuesta: han sido capaces de hacer bailar pogo salvaje a un público indie pop en el Madrid Popfest, de colaborar igualmente con El Drogas que con Luis F. Bayo de Espanto, de versionar a La Polla Records, a Eydie Gorme y Los Panchos e incluso un tema de “Twin Peaks”. Pero, sobre todo, que esa convivencia entre el indie, el garage-punk de escuela rutera y el rock urbano a lo Burning les salga tan natural puede tener que ver con cierto ADN del underground pamplonica. “Nosotros somos de 1983”, comenta el vocalista. “Cuando salieron Los Bichos teníamos 6 años, pero es cierto que vas a un bar y escuchas a grupos como The Make-Up y estoy seguro de que eso deriva de aquella gente”. El batería aporta la visión externa: “Yo soy de Donosti y lo noto mucho cuando voy a Pamplona. Hay como un ecosistema muy pequeñito, pero que es muy persistente y está en todos los sitios. Yo qué sé, vas al Terminator y hay un mural con la cara de Josetxo Ezponda, y eso es información que se te queda en el subconsciente. Erais herederos sin ser conscientes”. “Lo que sí nos diferencia es que nosotros escuchamos a Nirvana, Los Planetas y Sonic Youth, mientras que ellos eran más de Pussy Galore y Nick Cave. Tenemos un toque más pop que ellos nunca tuvieron. Pero a mí me da un poco de miedo ser tan eclécticos –reflexiona Iñaki en voz alta–, porque no nos ponemos muchas trabas, dejamos que fluya la cosa. Pero el no tener la unidad o una entidad sonora... Bueno, creo que tenemos un sonido propio, aunque no sea genuino”, concluye.

 

“Yo nací”: una visión de España

Una de las grandes sorpresas de “Algo real” es “Yo nací”, una ejemplar adaptación de “Born On The Floor” de The Make-Up (1999) y sobre la que Kokoshca plasman una visión de la historia de España descarnada y sin glamurizaciones postizas.

The Make-Up: “Born On The Floor”.

Iñaki López, responsable de la misma, la explica. “Esta canción nos gustaba, y más al escucharla leyendo la letra. La ralentizamos porque era muy funk, y cantar lo mismo que un yanqui no tenía sentido porque somos españoles. Nuestras influencias son extranjeras, pero lo mejor que podemos hacer con el lenguaje del rock’n’roll es adaptarlo a nuestra realidad. Entonces se me ocurrió hablar de cuatro o cinco hitos para definir a España. El primero es en 1983. Lo sitúo en mi nacimiento, cinco días después de la muerte de Luis Buñuel. Luego me muevo a 1978 y hablo de la transición, que nos parece importante, porque mucha de la gente que está aún ahí proviene de familias del franquismo. Luego el 66, para hacer una referencia al rock’n’roll. Cuando se graba en Inglaterra el ‘Revolver’ de The Beatles, aquí se estaba ejecutando a gente con el garrote vil, así que jugué también con la idea del revólver como arma. Luego me voy al 53 porque me parece importante el rollo del Concilio Vaticano. Ahí surge lo del nacionalcatolicismo, y todo eso lo seguimos sufriendo ahora. Finalizo en el 36. Hablo de que, en muchos pueblos, a las mujeres republicanas les rapaban el pelo, les daban aceite de ricino como laxante y las paseaban por la plaza mayor dejando que se cagasen, humillándolas”.

Kokoshca: “Yo nací”.

Iñaki acaba dialogando con el autor de la canción original en el remate de la misma. “Y a Svenonius le dije: / ‘Ian, aquí no hay pan, / ni tampoco rock, bajo el capital’ ... / Cuando al fin ya salí, y dejé mi meconio ahí / Respiré, y lloré, yo nací me caí / Yo nací, yo nací, yo nací me caí (en mi país)”.

KING MIDAS SOUND & FENNESZ, 3 + 1 = 1
Por Carles Novellas
MBONGWANA STAR, Afrofuturismo

ENTREVISTA (2016)

MBONGWANA STAR

Afrofuturismo

Por Ramon Súrio
JAMES RHODES, Las teclas de la vida
Por Javier Blánquez
MYKKI BLANCO, Como guante de seda en puño de acero
Por Aïda Camprubí
BORED NOTHING, Las antípodas. Lo contrario
Por David Saavedra
MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS, Compartir la voz
Por Gerard Casau
PSYCHIC TV/PTV3, Tesis, antítesis
Por José Manuel Caturla
OS RESENTIDOS, Consignas irónicas para una revolución
Por Emilio Alonso
JOHN GRANT, Vida real

ENTREVISTA (2011)

JOHN GRANT

Vida real

Por Ferran Llauradó
JOSELE SANTIAGO, Males retratados

ENTREVISTA (2017)

JOSELE SANTIAGO

Males retratados

Por Ramón Fernández Escobar
WILD NOTHING, Obsesionado con el pop puro
Por Álvaro García Montoliu
BELDA & SANJOSEX, Donde vive la tradición
Por Gerard Casau
FUTURE ISLANDS, El camino a casa

ENTREVISTA (2017)

FUTURE ISLANDS

El camino a casa

Por César Luquero
FUGEES, Hard-Rap Café

ENTREVISTA (1996)

FUGEES

Hard-Rap Café

Por Gerardo Sanz
NACHO UMBERT, La hora de los valientes
Por David Morán
PREFAB SPROUT, Escuela de amor

ENTREVISTA (2009)

PREFAB SPROUT

Escuela de amor

Por Juan Manuel Freire
ALGIERS, Une y vencerás

ENTREVISTA (2015)

ALGIERS

Une y vencerás

Por David Saavedra
BOBBY WOMACK, Fénix de alma digitalizada
Por Ramón Fernández Escobar
BOB STANLEY, Saint Etienne

ENTREVISTA (2008)

BOB STANLEY

Saint Etienne

Por Víctor Lenore
ESPANTO, Una libertad conquistada

ENTREVISTA (2016)

ESPANTO

Una libertad conquistada

Por David Saavedra
DIEGO A. MANRIQUE, Opinión y conocimiento
Por Ignacio Julià
SLEAFORD MODS, Bored to be wild

ENTREVISTA (2014)

SLEAFORD MODS

Bored to be wild

Por Kiko Amat
COLA JET SET, ¿Apocalipsis pop?

ENTREVISTA (2016)

COLA JET SET

¿Apocalipsis pop?

Por Marcos Gendre
Arriba