×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Una serie de jóvenes talentos buscan erigirse en los nuevos abanderados del vídeo musical, espoleados por las facilidades que ofrece la tecnología digital.

 
 

INFORME (2015)

La nueva ola en la era YouTube Realizadores de videoclips

Hay que remontarse a los años noventa para presenciar la última gran eclosión del vídeo musical. La década en que las piezas de Spike Jonze, Michel Gondry y Mark Romanek, entre otros, desfilaban por la programación de la MTV. Con la metamorfosis del canal musical y el salto al largometraje de las figuras más relevantes, el star system del videoclip se quedó sin relevo generacional. Ahora, una nueva hornada de jóvenes realizadores parece dispuesta a llenar el vacío. Marc Muñoz nos los presenta en este informe.

En la edición de los Oscar de 2014, el director Spike Jonze subió al escenario para recoger la estatuilla al mejor guion por su última tentativa, “Her” (2013), con la que además optó a los dos principales galardones de la noche. Con ello se escenificaba la asimilación en el tejido hollywoodiense de una generación de cineastas curtida en el campo del videoclip. Spike Jonze, Michel Gondry (ganador del Oscar al mejor guion en 2004 por “Olvídate de mí”), Chris Cunningham, Mark Romanek, Anton Corbijn, Jonathan Glazer, Floria Sigismondi, Stéphane Sednaoui, Hype Williams y Roman Coppola formaron lo que se conoció como la generación del videoclip de autor, auspiciados por la decisión que tomó el canal MTV en el año 1992 de listar las canciones junto al nombre del artista y del director de la pieza musical. Surgidos alrededor de ese período de oro –con grandes inversiones por parte de las discográficas– y respaldados por la coyuntura favorable de que gozaban tanto el medio –con la proliferación/consolidación de canales/programas musicales: MTV en su rol de monopolio cultural/estético, ‘Top Of The Pops’, VIVA o nuestro ‘Sputnik’ en Canal 33– como el formato, estos destacados artistas se caracterizaron por imprimir en sus creaciones un estilo propio y diferenciado, en la mayoría de los casos haciendo uso de una imaginación desbordante recogida por un envoltorio llamativo, llevando la experimentación formal hasta límites insospechables.

 
  • Spike Jonze

  • Michel Gondry

  • Chris Cunningham

  • Mark Romanek

  • Anton Corbijn

  • Jonathan Glazer

  • Floria Sigismondi

  • Stéphane Sednaoui

  • Hype Wiliams

  • Roman Coppola

Una generación de cineastas curtida en el campo del videoclip formaron lo que se conoció como la generación del videoclip de autor.

 

Era una época en que el vídeo musical cotizaba al alza, y cualquier músico de primer nivel buscaba asociarse con esas reputadas firmas del género, que mediante las grandes sumas de dinero invertidas por los sellos –con siete millones de dólares, “Scream” (1995), dirigido por Mark Romanek para Michael y Janet Jackson, sigue siendo el videoclip más caro de la historia– como paso lógico y necesario dentro de sus esquemas de promoción podían ver concretadas sus ideas con una producción abultada. Aunque lo que definió mejor a este grupo de realizadores, cuyo trabajo en el vídeo musical, el cortometraje y la publicidad fue recogido en la imprescindible serie en DVD “Directors Label” (2003), fue su posterior asalto al mundo del largometraje. La mayoría de ellos aprovecharon su remarcable obra y el alcance mediático obtenido con ella como lanzadera para abrirse camino en el mundo del cine; algunos con gran fortuna y consolidación a día de hoy –caso del mencionado Spike Jonze (“Cómo ser John Malkovich”, 1999), F. Gary Gray (“The Italian Job”, 2003) y Michel Gondry (“Olvídate de mi”, 2004)–, otros con una producción más intermitente y encuadrada en esquemas más indie: Roman Coppola (“CQ”, 2001), Anton Corbijn (“Control”, 2007), Mark Romanek (“Nunca me abandones”, 2010), Floria Sigismondi (“The Runaways”, 2010) y Jonathan Glazer (“Under The Skin”, 2013). Un salto que han emprendido sin renunciar a su sello personal y sin desvincularse completamente, a nivel profesional, del formato embrionario en el que se dieron a conocer.


La nueva ola en la web 2.0

Con la expansión de internet y sus plataformas de vídeo, la consecuente entrada en barrena de la industria discográfica, así como el cambio de modelo de negocio en la influyente MTV –pasando de ofrecer vídeos musicales las veinticuatro horas del día a la telerrealidad, con la misión de intentar retener a una audiencia tránsfuga hacia el medio internet–, el videoclip y sus canales temáticos especializados sufrieron una desaceleración con la entrada del nuevo milenio, especialmente acusada en 2005 con el lanzamiento de YouTube, y certificada posteriormente en 2008 con la cancelación del programa insignia del canal de Viacom, el “Total Request Live (TRL)”. Desde entonces, el fan musical ya no estaba a expensas del criterio de los programadores y la audiencia interactiva de determinado canal o programa. Desde ese instante, podía acceder a la red y buscar el último vídeo de su artista favorito de manera inmediata, y no solo eso, también dejar su opinión y compartirlo en redes sociales.

Ese cambio coyuntural significativo en la distribución y recepción, y el estado crítico de la industria discográfica, coincidió con la llegada de los “autores” de la generación de los noventa al campo cinematográfico. Con ello, el videoclip pasó por un período de austeridad y de orfandad en cuanto a directores que tomasen el relevo de los heraldos de la generación anterior. Solo casos aislados, como Romain Gavras, Patrick Daughters y Chris Milk lograron sobresalir en la pasada década. Sin embargo, desde 2008, y especialmente desde el principio de la actual década, parece que una nueva estirpe de realizadores pretende tomar las riendas del formato y recuperar el destello de antaño. Una serie de jóvenes talentos que buscan erigirse como los abanderados del vídeo musical, espoleados por las facilidades que ofrece la tecnología digital pero lastrados, muchas veces empezando por la ausencia de remuneración, por los recortes de las discográficas en sus departamentos de marketing. Y puede que ahí resida la clave para entender este nuevo estallido de creatividad, en la confrontación de ideas rompedoras con limitaciones presupuestarias. Sin dinero de por medio no hay control, ergo, amplia libertad para los creadores.

“Pyramids” (2012) de Frank Ocean. En este corto de Nabil aparecen todos los elementos visuales que dan vida a la canción (incluso el guitarrista John Mayer tocando su solo): la noche, el sexo, las drogas...

Algunos lo han asimilado con celeridad y se han desenvuelto ante el nuevo marco de forma asombrosa. Es el caso, por ejemplo, de Nabil. Un joven fotógrafo/realizador oriundo de Chicago, crecido en Australia, afincado en Los Ángeles y, a día de hoy, el director con el que quiere trabajar cualquier músico. Bajo su lente han pasado Kanye West, Bon Iver, James Blake, FKA twigs, Arctic Monkeys, Frank Ocean y Lana del Rey. Sin ir más lejos, sus tres videoclips más recientes –“Fuck That” de Skrillex, “Hunger Of The Pine” de Alt-J y “Two Weeks” de FKA twigs– terminaron entre los más elogiados de 2014.

“Never Catch Me” (2014) de Flying Lotus, canción del álbum “You're Dead” en la que participa Kendrick Lamar. Los bailarines Will Simmons y Angel Gibbs protagonizan este vídeo de Hiro Murai.

Hiro Murai es otro de los nuevos paladines del formato. Nacido en Tokio pero residente en Los Ángeles, en su currículo encontramos piezas para Childish Gambino, Flying Lotus, Queens Of The Stone Age y St. Vincent. Si el estilo de Nabil destaca por el fuerte impacto que despliega con su continente, el de Mirai se basa en un estilo cinematográfico enraizado en historias y personajes imprevisibles. Atmósferas oscuras, personajes extraños y criaturas gigantes parecen adueñarse de los frames dibujados por este joven empapado por el cine negro de Kitano y el universo onírico de David Lynch.

“Time To Dance” (2012) de The Shoes; homenaje de Daniel Wolfe a “American Psycho”, con Jake Gyllenhaal como asesino despiadado. Bret Easton Ellis dijo: “The best video I've seen in ages. Funny, sexy, raw”.

Otro de los punteros en el actual panorama es el inglés Daniel Wolfe. Este realizador de Mánchester de 34 años ha hecho acopio de un contundente y visceral tratamiento de la imagen. De enfoque realista, imagen granulosa y debilidad por el celuloide, sus piezas se desvían del patrón clásico del vídeo musical adherido a la canción para abrazar, en su lugar, una narrativa más acorde con el cortometraje. Excelentes muestras dio en el imborrable “Time To Dance” de The Shoes, en el que Jake Gyllenhaal interpretaba a una versión hipster de Patrick Bateman causando terror por las calles de Londres. Y a la misma altura de este clip, su última pieza para el “Iron Sky” de Paolo Nutini, elegida como el mejor videoclip del pasado año por esta publicación. En ella vuelve a desplegar un poderoso estilo cinematográfico de corte semidocumental cargado de ambientes lúgubres y personajes decadentes con heridas abiertas. En esta ocasión, el escenario es un mundo distópico de algún país de la antigua URSS –filmado en Ucrania– asolado por una potente droga. Wolfe, además, es uno de los primeros exponentes de la generación actual en dar el salto al mundo del cine. Con producción de Film4, “Catch Me Daddy” pasó por la Quincena de los realizadores de Cannes y tiene programado su estreno en los cines británicos el 27 de este mes.

“Iron” (2011) de Woodkid es un estilizado trabajo en blanco y negro de Yoann Lemoine (el propio Woodkid), con participación de la modelo Agyness Deyn. La canción se incluyó en el álbum “The Golden Age” (2013).

Quien está destinado a seguirle los pasos en el terreno del largometraje es el francés Yoann Lemoine, más conocido por Woodkid, su alias musical. Este polifacético artista, poseído por el espíritu renacentista, es uno de los creadores más talentosos y populares del género. Los espectaculares y bellos videoclips para sus propias canciones acumulan millones de visionados en YouTube. Las secuencias en blanco y negro de avance en scroll –lenguaje prestado de los videojuegos, una de sus fuentes de inspiración– que creó para el tema “Iron” suman más de 32 millones en la plataforma de vídeo de Google. Con un blanco y negro estilizado, asombroso uso de los efectos visuales y pulsión épica, el de Lyon ha construido un sello personal distinguible al que podría dar continuidad en el mundo cinematográfico tras haber pronunciado su intención de emprender ese paso.

Daniels impactan con “Turn Down For What” (2014) de DJ Snake & Lil Jon. Canción trap publicada a finales de 2013 que obtuvo un éxito viral con este clip. La testosterona como plaga: entre la fiebre y el absurdo.

Desde la comicidad más física, el absurdo y rozando lo grotesco, ha irrumpido el dúo norteamericano Daniels. Suya es una de las piezas más reproducidas y destacadas de 2014 (163 millones de reproducciones en apenas un año). Un “Turn Down For What” para DJ Snake & Lil Jon que cruzaba con inmaculada pericia técnica y delirante resultado el “13, Rue del Percebe” y la estructura del videojuego de plataformas con el twerking y las películas de superhéroes.

Los franceses Megaforce dirigen “Sacrilege” (2013) de Yeah Yeah Yeahs. Narración inversa con la modelo inglesa Lily Cole como víctima góspel. Expiación de los pecados: el de la hipocresía y el falso puritanismo.

En una línea pareja en sus aproximaciones cómicas se sitúa Megaforce, una criatura formada por cuatro cabezas y ocho manos, las de los franceses Charles Brisgand, Clément Gallet, Léo Berne y Raphaël Rodriguez, que amasan una buena cantidad de premios internacionales. Su huella más célebre se reconoce en el divertido y polémico, debido a su componente sexual, “Dancing Anymore” de Is Tropical, o en la narración inversa planteada en “Sacrilege” de Yeah Yeah Yeahs.

Aunque la ristra de nuevos rostros ganando peso en el panorama es cada vez más larga y estimulante: AG Rojas, Kristoffer Borgli, Daniel Brereton, Focus Creeps, David Wilson, Isaiah Seret, Eric Wareheim y Fleur & Manu, entre otros. Algunos de ellos, reputados y solicitados realizadores; otros, recién llegados con una sed insaciable por convertirse en los nuevos Gondry, Jonze, Cunningham y compañía, y relevar así su lugar privilegiado en el star sytem del videoclip. Internet mató a la MTV y a su concepción originaria, pero no ha podido desplazar al videoclip de su espacio destacado como obra artística y/o comercial de la cultura pop.

 

LA NUEVA GENERACIÓN

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Los realizadores de esta lista representan a los nuevos abanderados del videoclip. Una estirpe dispuesta a recuperar el brillo de antaño mediante una creatividad desbordante espoleada por las facilidades que ofrece la tecnología digital y la necesidad de superar las barreras presupuestarias. Nombres que marcan las pautas de este formato y que durante los últimos años se han convertido en piezas muy cotizadas para bandas y sellos. Una nueva hornada que se ha implantado como el relevo a la generación de oro de la década de los noventa: Gondry, Jonze, y compañía.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

AG Rojas

Lugar: nacido en Barcelona y asentado en Los Ángeles.

Pieza más destacada: “Hey Jane” de Spiritualized.

Estilo: semidocumental narrativo. Historias crudas. Afinidad por personajes duros y castigados. Ambientes desolados.

Influencias: cine indie norteamericano (Gus Van Sant, Jim Jarmusch, Larry Clark) y cine documental.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Daniel Brereton

Lugar: Londres.

Pieza más destacada: “House” de Kindness.

Estilo: fusión entre imagen real y animación. Stop motion. Animación tradicional mezclada con técnicas digitales.

Influencias: animación y pintura, humor británico, Chris Morris, “Vic & Bob”.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Daniel Wolfe

Lugar: Mánchester.

Pieza más destacada: “Time To Dance” (ver vídeo en el texto principal) de The Shoes. “Catch Me Daddy” (2014) es su ópera prima en el cine. Prepara un segundo largo junto a su hermano.

Estilo: semidocumental. Plantea sus vídeos musicales como cortos. Personajes y ambientes sórdidos. Prefiere desligar la historia del significado de la canción.

Influencias: cine social británico, Frederick Wiseman, Mike Leigh, Ben Wheatley, Guy Ritchie, Gaspar Noé.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Daniels

Nombre: Daniel Scheinert & Daniel Kwan.

Lugar: Los Ángeles.

Pieza más destacada: “Turn Down For What” (ver vídeo en el texto principal) de DJ Snake & Lil Jon.

Estilo: cómico e hiperbólico. Alta dosis de violencia y de slapstick hormonado. Humor absurdo y desacomplejado. Mucho efecto en 3D.

Influencias: comedia norteamericana, Monty Python, Eric Wareheim, Frank Budgen, cómics, videojuegos y cine de superhéroes.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

David Wilson

Lugar: nacido en Yorkshire (Inglaterra) y establecido en Los Ángeles.

Pieza más destacada: “We Exist” de Arcade Fire.

Estilo: inicios como “YouTube director”. Fusión entre imagen real y animación digital. Combina los efectos tradicionales físicos con el CGI.

Influencias: Michel Gondry, Ray Harryhausen, Ian Eames, “La leyenda del lago mágico”, “Wallace & Gromit”, Wes Anderson.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Emily Kai Bock

Lugar: nacida en Montreal y afincada en Nueva York.

Pieza más destacada: “Oblivion” de Grimes.

Estilo: mezcla entre documental y mundo onírico. Predilección por historias alrededor de un solo personaje al que suele seguir con desplazamientos de cámara y cambios de espacio inesperados.

Influencias: Sofia Coppola, Spike Jonze, Philip-Lorca DiCorcia, Alex Prager, Gus Van Sant, Roger Deakins.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Eric Wareheim

Nombre: Eric Alexander Wareheim (mitad del dúo cómico Tim & Eric).

Lugar: Filadelfia.

Pieza más destacada: “HAM” de Mr. Oizo.

Estilo: humor paródico descarado, grotesco y descantillado. Kitsch. Colores chillones.

Influencias: “Little Britain”, Reece Shearsmith & Steve Pemberton, Rob Zombie, vídeos horteras de YouTube, comedias “Adult Swim”, Monty Python.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Fleur & Manu

Nombre: Fleur Fortune & Emmanuel Cossu.

Lugar: París.

Pieza más destacada: “Pursuit” de Gesaffelstein. Trabajan en su primer filme, ambientado en un universo distópico. 

Estilo: cinematográfico. Colores desaturados. Realismo con un punto fantástico.

Influencias: Jacques Rivette, Jeff Cronenweth, el diseño gráfico, Bridget Riley, Chris Cunningham, Terrence Malick, manga, MTV.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Focus CreepS

Nombre: Aaron Brown y Ben Chappell.

Lugar: Los Ángeles.

Pieza más destacada: “R U Mine?” de Arctic Monkeys.

Estilo: retazos cotidianos. DIY (vídeo doméstico), mucho uso de los tonos sepia y texturas granuladas.

Influencias: cine indie norteamericano de los setenta (Robert Altman y John Cassavetes), Wim Wenders, Gregg Araki, Larry Clark, Harmony Korine.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Hiro Murai

Lugar: nacido en Tokio y con base en Los Ángeles.

Pieza más destacada: “Never Catch Me” (ver vídeo en el texto principal) de Flying Lotus.

Estilo: ecléctico. Predilección por reconfigurar la realidad y jugar de forma original con los límites de esta. En sus vídeos predominan criaturas gigantes y situaciones/coreografías de lo más imprevisible. Peso importante de los F/X.

Influencias: Ron Mueck, Takeshi Kitano, Orson Welles, David Lynch, Gaspar Noé.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Isaiah Seret

Lugar: nacido en Kabul y afincado en Los Ángeles.

Pieza más destacada: “Cool Song No. 2” de MGMT.

Estilo: vídeos centrados en la historia, normalmente inspirados por las propias letras. Se suele rodear de rostros conocidos del medio televisivo.

Influencias: Andréi Tarkovski, Franklin Schaffner, Robert Altman, Sam Peckinpah, Arthur Penn.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Kristoffer Borgli

Lugar: Oslo.

Pieza más destacada: “Inspector Norse” de Todd Terje. Trabaja en su debut en el largometraje.

Estilo: concepción narrativa. Le gusta plantear sus videoclips como cortos. No duda en dilatar el metraje, incluso con fragmentos sin música, para dar sentido a sus propuestas.

Influencias: Arnaud Desplechin, Torbjørn Rødland, Joe Matt.

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Megaforce

Nombre: Colectivo formado por Charles Brisgand, Clément Gallet, Léo Berne y Raphaël Rodriguez.

Lugar: Paris.

Pieza más destacada: “Sacrilege” (ver vídeo en el texto principal) de Yeah Yeah Yeahs.

Estilo: cinematográfico, mezclado con animación y dosis considerables de F/X. Provocadores y veladores de una importante carga simbólica en las imágenes.

Influencias: Michel Gondry, Chuck Jones, videoclips de OK Go.

 
La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Nabil

Nombre: Nabil Elderkin.

Lugar: nacido en Chicago. Creció en Australia. Residente en Los Ángeles.

Pieza más destacada: “Pyramids” (ver vídeo en el texto principal) de Frank Ocean. También ha dirigido el documental “Bouncing Cats” (2010).

Estilo: ecléctico. Tonos oscuros. Envoltorio poderoso y llamativo.

Influencias: cine negro, Gaspar Noé, David Lynch.

 

La nueva ola en la era YouTube, Realizadores de videoclips

Yoann Lemoine

Nombre: Más conocido por su alias musical, Woodkid.

Lugar: Lyon.

Pieza más destacada: “Iron” (ver vídeo en el texto principal) de Woodkid.

Estilo: blanco y negro muy estilizado. Uso predominante de los F/X. Narrativa de los videojuegos. Sus historias las guía una pulsión épica. Cámaras lentas y simetría en la composición de los planos.

Influencias: Tarkovski, Carl T. Dreyer, Sergei Eisenstein, Terrence Malick, “Metrópolis”, Tolkien.

 
Etiquetas: 2010s, 2015
Nueva black music, Nuevas reglas
Por Pablo Gil
Fundación Robo, La revolución será musicada
Por David Saavedra
La industria discográfica, Su futuro, un enigma
Por David García Aristegui
Trap & nueva ola urban en España, El eco de la calle
Por Quique Ramos
House Sound of Chicago, Move your body
Por Juan Cervera
Pop cristiano, Fe en el pop

INFORME (2010)

Pop cristiano

Fe en el pop

Por Ruben Pujol
Mego, Veinte años de ediciones raras
Por Pablo Gil
Minneapolis Sound, La corte de Prince
Por Luis Lles
Nueva exótica, Paraísos artificiales en el nuevo milenio
Por Javier Díez Ena
Barcelona 70s & 80s, Realidad subterránea
Por Jaime Gonzalo
Venezuela, En el 55º aniversario del rock nacional
Por Susana Funes
El pop perdió las elecciones, Trump vs. Clinton
Por Juan Manuel Freire
Arriba